monton do

anonymous asked:

i was checking a man's $100 bill. of course i heard the "i just printed it off this morning line!" i didn't even respond. i didn't even blink. he just goes "oh i'm sure you hear that a lot hahahahaha." and in the most montone voice, "yes i do. every single day." he apologized.

9

Birthday Girl Moodboard   → Feliz cumpleaños to my local latina slayer @linaisbluepancake!

Hielo. | Drabble Wigetta |
día 21 - 100 días. 

Mientras más avanzaba por los pasillos de aquél gigantesco acuario, más le parecía que las compresas iban a romperse y morirían ahogados allí todos los visitantes, incluyéndole. Guardó el móvil en uno de los bolsillos de su chaqueta terminada otra corta sesión de grabación en el viaje, para luego colocar sus manos sobre el vidrio, helado como el hielo, que le separaba de los animados pingüinos. El viaje estaba resultando verdaderamente inesperado, pero genial. Lo inesperado era genial.

Sintió una mano pellizcarle la mejilla y el leve dolor que le siguió. Se llevó la mano al lugar, colocando una de sus mejores expresiones de molestia y dejando un quejido al aire, encontrándose con la imagen de Vegetta con la vista una vez más, clavada en la inmensa pecera con una sonrisa divertida pintada en el rostro.

Venía a decirse que el hecho de que Samuel le acompañara había sido fruto de su constante insistencia y no de su propia voluntad. El menor siempre se preocupaba e incluso llegaba a molestarse con el hecho de que siempre que había un evento que no fuera de carácter obligatorio, hablando de donde le esperaran ver, como la inGame, evitaba ir a toda costa. Le comprendía hasta cierto punto. Comprendía que quería descansar y que prefería echarse una rutina normal que trabajar el triple para poder tener listos vídeos en su ausencia. Pero aún así…

Creo que hemos visto todo ya. —Le escuchó decir, mientras volteaba a verle—. ¿Quieres ir a cenar? 

Asintió. Cualquier actividad que retrasase su llegada a la habitación sería bien recibida. Y es que para mal de males, la reservación había sido mal anotada, dejándoles a ambos con una sola cama y dos montones de vergüenza. 

Cenaron en el hotel, pues habían disfrutado tanto del desayuno que no dejarían pasar una comida así. La conversación fluía con facilidad y las risas revoloteaban en su alrededor como siempre que estaban juntos que era, pensó Willy, con demasiada regularidad. 

Los dos amigos caminaban hechos un lío de ideas hacia la habitación por los pasillos del gran hotel, pensando cómo se las arreglarían para dormir juntos en una misma habitación, en una misma cama. Más bien, eso pensaba Willy. Samuel se había hecho a la idea, y a la oportunidad, desde el momento en que se dio cuenta de la situación.

Bueno, pues, si quieres… Te quedas tú en la cama, yo en el sillón… —Comenzó el menor, haciéndose de una almohada desde el clóset—.

No seas tonto. 

Las palabras, más que ponerle nervioso, tampoco le hicieron gracia. En todo caso, no las entendió para nada. Se volteó para encontrarse con la imagen de Vegetta colgando su abrigo de uno de los percheros, quedándose escondido bajo aquella camisa de lana blanca ajustada que tan bien le sentaba, y sus pantalones. Quiso decir algo más, pero al ver que el castaño estaba caminando hacia él sin ningún preámbulo, sólo logro surgir un balbuceo tonto.

Si cabemos los dos en la camita. —Sonrió, dándole otro pellizco en la mejilla, para después dirigirse al baño—. Voy a darme una ducha. Si quieres puedes acompañarme aquí también…

_________________________________________________

últimamente escribo sin pensar. :c