monstruos milenarios

Decidimos escribir para expiar nuestros pecados, para decirle adiós a nuestros sentimientos, para alivianar el peso de los recuerdos y para sentirnos libres pero en comunión con tantos otros que sienten y padecen nuestros mismos males. Escribimos para ser y sentir.
—  Monstruos Milenarios