monstruo bajo de la cama

Cuando era pequeña los monstruos bajo la cama eran respetuosos, y pienso que de verdad podrían ser amables y comprensibles. Se alejaban en cuanto las cobijas me cubrían. Pero tú, aunque tenga una muralla rodeandome, siempre me lastimaras, me gritaras y romperas todo dentro de mi.
—  wbR
Pedacitos de canciones...
  • Aries: Soy amiga del monstruo que hay bajo mi cama, me llevo bien con las voces de dentro de mi cabeza - The Monster
  • Tauro: No quiero dejar ir esto, no quiero perder el control, solo quiero ver las estrellas contigo - The Fault In Our Stars
  • Géminis: Puedo emborracharme un poco, hacer todo lo que no se debe hacer, pero en días buenos, soy la leche de encantadora - Moments 
  • Cáncer:  Y me pregunto, si alguna vez he pasado por tu mente
    porque a mí me sucede todo el tiempo
    - Need you now
  • Leo: Desearía no ser tan narcisista, desearía no besar de verdad el espejo cuando estoy por mi cuenta. ¡Oh dios! Voy a morir sola - Teen Idle
  • Virgo: Todo el mundo cree que somos perfectos, por favor no los deje ver a través de las cortinas - Dollhouse
  • Libra: A veces no sé quién soy yo, a veces me pregunto por qué estoy aquí - Growing Up
  • Escorpio:  Gritando, chillando, tormentas perfectas, puedo hacer que todas las mesas se den la vuelta. Jardines de rosas llenos de espinas
    te mantendrán dudando
    - Blank Space
  • Sagitario: Escucho los pájaros en la brisa veraniega, conduzco rápido, estoy sola en la noche, he estado intentando no meterme en problemas, pero tengo una guerra en mi cabeza, así que sólo conduzco - Ride
  • Capricornio:  Últimamente he estado, he estado perdiendo el sueño,
    soñando sobre las cosas que podríamos ser
    - Counting Stars
  • Acuario:  Si simplemente me recuesto aquí, ¿te recostarías conmigo aquí y te olvidarías del mundo? - Chasing Cars
  • Piscis: Una gota en el océano, un cambio en el clima, yo estaba rezando para que tú y yo pudiéramos terminar juntos - A Drop In The Ocean

Galaxia-

-¿Por qué no puedo ser feliz?— preguntó, como dándole forma a un pensamiento que había expresado en voz alta.

Eduardo esbozó una media sonrisa y se detuvo unos segundos a contemplar el atardecer por la ventana. Mantenía un aire despreocupado, casi surrealista.

-Has tenido miedo toda tu vida— respondió—. Miedo de decir o hacer esto o aquello. Miedo de no ser lo que espera la gente que seas. Y de nada sirve que te des cuenta del miedo que tienes si no eres capaz de mirar por de bajo de la cama para comprobar que no hay monstruos allí. Así que, haz eso: atrévete. Despierta mañana y sé quien has sido todo este tiempo, pero no le temas a lo que sucederá por ser quien eres, pues nada puede ocurrir cuando estamos disfrutando de la libertad que merecemos.