monstruo

Entiende que ninguna persona es mala porque sí.  Todos por dentro somos humanos, somos sensibles, somos amor.  Pero cuando nos han dañado, no hacemos nada distinto que protegernos del dolor, y terminamos convirtiéndonos en monstruos.   Y aunque muchas veces no conoces nada más que ese monstruo, recuerda que adentro, sigue habiendo un humano.