Te das cuenta de cuánto extrañas a alguien, cuando algo bueno o malo pasa y a la única persona que le quieres contar es a esa que no está.