mirares

anonymous asked:

Cuéntanos una anécdota/historia que the haya sucedido, la que tu quieras.

Esperé el momento para responder este ask con alguna historia decente, protagonizada por mí, de la vida real.

Acto I:
Era una tarde de jueves y fui a un restaurante donde tienen columpios el vez de sillas, venden comida que es mejor tomarle foto antes de comérsela, tienen una pecera con un pez y ponen música muy buena.

Hay un chico con dos expansiones, un tatuaje en el brazo y ojos hermosos. Me toma el pedido, y después cambia la canción.

Estoy mirando sentada qué pone, me voltea a mirar y me dice “¿por qué estás triste?”. Le miento, “no estoy triste.” Espero a que se vaya y me bajan las lágrimas.

Me da el pedido y me dice “El dulce ayuda.” pero como siempre tengo que ser una estúpida, le digo “no es para mí.”.

Me fui a casa con unas inmensas ganas de llorar y a la vez muy feliz, no sé porqué. Me cambio la camisa por una negra y voy a comprar algo para mí, bueno, sólo para volver a verlo.

Me atiende, me sonríe. Lo espero, lo empaca y no me quiere dar la cuchara y me río.

Acto II:

Creo que hizo eso por cortesía, no porque le pareciera linda o porque le importara. Hasta creo que la chica que le ayuda es su novia o tal vez es gay. Fui a comprarle algo a mi mamá. Me sonríe y quedo en blanco.

Acto III:

Acabo de llegar del colegio y tengo hambre, así que voy a comprarles algo. Estaba él atendiendo más la dueña del local. Me preguntó el nombre y quedé en blanco, ¿por qué le interesaría mi nombre?, de repente se le trabó la máquina del dinero y me dice por primera vez mi nombre con su linda voz, “Lina, ¿sabes algo sobre máquinas de dinero?” claro que no, no sé nada mientras miro tus pestañas.

Se va a cambiar algún billete grande para darle cambio al señor que lo espera. Llega, le da el cambio, me dice “te tengo que dar 6 de cambio, pero te doy 4 y si quieres te queda un bono de 2.” No sé qué decirle, y le digo que sí. Mientras él no estaba, me quedé hablando con la dueña y le pregunté si ellos dos eran sus hijos, y me dijo que ella sí, pero que él era sólo un empleado.

Creo que tuve suerte porque no dijo nuero.

Me fui temblando a casa porque él sabía mi nombre. Sigo pensando que es por cortesía.

Acto IV:

Mi mejor amigo está aquí para la cena de mi cumpleaños, que por cierto, fue ayer.

Lo llevé a comer allá, malteada de oreo. El tipo de las extensiones nos atendió, pero estaba muy serio. Nunca lo vi así, siempre me saluda o algo.

Después de comer con mi amigo, él me esperó en la mesa mientras yo iba a pagar, él me dijo “¿ya reclamaste lo que te debemos?” y le dije que no, me lo descontó, pero le dije que habría venido ayer porque era mi cumpleaños y quería que me saliera gratis. Me puso entre 17 y 21 pero no tengo esa edad, aunque sí la apariencia.

En ese mismo momento fui valiente y le pregunté su nombre, se llama Jovan. Le pregunté si era con J y con Y, sacó su celular y me dijo “Te muestro cómo se escribe y de paso te agrego.”. Cuando pasó eso, estaba que me vomitaba.

Aún sigo creyendo que lo hizo por cortesía, aunque ya hablamos y su color favorito es el blanco, igual que yo.


Se aburrirá de mí y me dejará de hablar en 3 meses.

La lluvia en tu habitación

No creo que ahora mismo tenga mucho sentido que cuentes todos los pedazos en los que se quedó tu corazón. Tampoco que mientas diciendo que las heridas no te duelen. Ni que me distraigas para no mirar los bordes oscuros alrededor de tus ojos -que apenas me miran-.
Yo sé que la fuerza no siempre se mide solo estando de pie, también cuenta el resistir.
Ahora que tengo los brazos a tus costados puedes dejar que la lluvia inunde tu habitación, yo estaré ahí impidiendo que te ahogues. 
Puedes abrir las ventanas de tu alma y sentir que pasa un tornado por cada rincón de ti, te prometo que no dejaré que tus sueños se vayan con el aire.
Puedes cerrar tus ojos e intentar dormir después de todo el mal clima que has tenido que soportar, no dejaría que el frío a tu alrededor fuera tanto que te congelaras.
No importa si en tu cielo mañana es primavera y pasado invierno, tampoco si el verano se pasa volando tirando hojas como en otoño, yo estaré ahí contigo.
@2miltazasdete

Hay mujeres que son como primavera,
te tocan,
hacen florecer un jardín en tu corazón,
dejan un rastro de dulzura en la piel.

Hay mujeres que habitan en el espacio,
te llevan a conocer nuevos mundos
y a volar con ellas.

Hay mujeres que son como mariposas,
dejan una estela de colores en tí
y son fugaces en la vida.

Hay mujeres que te atraen como la luna,
te enamoras de ellas al mirarlas
y te siguen iluminando
noche tras noche.

Hay mujeres que son como una caverna de la que no quieres escapar,
te enamoras a medida en que te adentras
y te abrigas en su oscuridad.

Hay mujeres con esencia de gata,
se apoderan de ti
y no puedes alejarte,
te atrapan con su ternura.

Hay mujeres que te marcan de por vida,
destruyen tus creencias
sobrevuelan tu mirar
y viven en tus sueños,
que aparecen como tormentas
y destruyen tu interior.

Y también estás tú,
que eres todas ellas en una.

Juan Diego (Un Lobo).

  • Persona sentada delante de mí en el tren:*lleva un anillo negro en el dedo corazón de la mano derecha*
  • Yo (en mi cabeza):¿Es esta persona asexual o simplemente lo lleva por moda? ¿Debería decir algo?
  • Yo:*no deja de mirar a esta persona*
  • Persona:*se mueve de forma nerviosa porque mi mirada la incomoda*
Me gustaría conocer a una persona con quien pueda estar sin sentirme incomoda, Una persona que me haga saber que mis defectos me hacen perfecta, que me ayude a matar esta inseguridad. Me gustaría conocer a una persona que me enseñe a vivir sin miedo, que me de la valentía para escaparme de casa en la media noche y correr sin mirar atrás tomada de su mano. Una persona que sueñe conmigo, con quien pueda reír sin importar que tan ridículos nos miremos; Una persona que me de momentos que recordar y yo a el, aun que yo solo sea una persona pasajera en su vida.
—  cosas que no van a pasarme.