mira-las-estrellas

La chica de las cuerdas flojas.
Y de la vida, también.
Lo que ella quería era a un chico
que le escuchase de la misma forma
en que escucha su canción favorita.
Es triste, deprimente y corta-venas,
pero es un puente precioso para cualquier suicida.
Quería que la mirase como quien mira las estrellas
cuando ha perdido la fe en todo,
hasta en sí misma.
Que creyera en ella como lo hace la magia
con las estrellas fugaces.

Siempre fue un cero a la izquierda,
pero quería que alguien la pusiese
como
la número
uno
en su vida,
en sus insomnios,
en sus mejores planes,
en sus peores pesadillas
y en sus más oscuras fantasías.
También buscaba que la sacaran de sus casillas
y que la pusiesen en las suyas.

Odiaba la soledad,
pero amaba estar sola.
Se contradecía siempre,
amaba lo que odiaba
y odiaba lo que amaba.
Complicada, pero preciosa.

Soñaba con ir a Francia,
con una cena en una habitación con vista a la Torre Eiffel,
con un paseo en Venecia,
con nadar en California Beach,
con una noche desenfrenada en Las Vegas,
con un atardecer en el rascacielos más alto de Manhattan
y Los Ángeles soñaba con que pisase suelo americano

algún día.

Cómo dejar de escribir sobre ella,
si tiene unas ojeras preciosas.
Las más preciosas de la ciudad
y hay muchas chicas por acá,
pero ninguna como ella.
Tendrías que verla
para dejar de pensar en la perfección
y concentrarte en el punto infinito
que es quererla.

Rompe las rutinas
y el vidrio de las ventanas
y baila sobre los cristales rotos.
Y le sangran los pies
y ella ríe fuerte
tanto que rompe tímpanos.

Por la que estuve ciego
y cuando abrí los ojos
la primera luz que miré
fue
su sonrisa.

—  Benjamín Griss
Mirar a la mujer en su estado puro, mientras duerme, mientras mira asombrada las estrellas y la noche la cubre con su manto, mientras está sin maquillaje, mientras se ducha y el agua toma sus formas tan sublimes, mirarla deseosa y amorosa, mirarla mientras derrama lágrimas de tristeza y de rabia, simplemente mirarla en su gran estado puro, mientras lee y sus ojos comen con la mirada, mientras baila y sus figuras danzan una a una mostrando su hermosura, escucharla cantar (No importa si bien o mal) pero escuchar esa voz celestial, esas ganas, mirarla mientras te acaricia y te lleva con ella al fin del mundo sin caminar ni un paso, mirarla mientras tiene un orgasmo, tan bella, la creación más hermosa de Dios, de la naturaleza…
—  Kriptonita - Mujer en estado puro