mientes

De todas las mentiras que escuche las tuyas son mis favoritas
Odio que siempre tengas razón y odio cuando mientes.
Odio cuando me haces reír y más cuando me haces llorar.
Odio cuando no estás cerca y el hecho de que no llames.
Pero más que nada, odio la forma en que no te odio, ni siquiera algo, ni siquiera un poco, ni siquiera nada.
Me había mentido a mí misma muchas veces a lo largo de los años. Y mi mentira favorita era “Todo irá bien”.
—  ¿Y si quedamos como amigos?