miembres

Buenos dias. Me llamo Cafe con Leche. Y yo soy nuevo miembre de la cafeteria.

Oh sorry I forget I’m among English speakers at times.
So I’m Cafe con Leche. The newest member of the cafe. Don’t let my appearance fool you though. I’m plenty young and capable to keep up with these guys. Plus I’ll be putting some Cuban flair in my services now. So feel free to ask for me. Asta luego.

¿Y si fuera actor porno?- Wigetta Lemmon One Shot| Fanfic Challenge

“Los inocentes son los peores” una de las frases más cliché escuchadas y traducidas a cualquier idioma. Las cinco palabras que más describían a Guillermo. Cualquiera que lo mirara podía asegurar que era una persona tímida, la típica persona que con solo decir “sexo” todo su rostro se volvería completamente rojo. Una personalidad donde salir de su zona de comodidad no estaba en sus planes.

Todo lo contrario, él amaba tomar riesgos poder cambiar muchas cosas de su vida cotidiana. Le encantaba poder probar cosas nuevas y a la vez experimentarlas.

En su intimidad, la palabra pudor no existía en su vocabulario. Más provocador mejor se sentía, saber que alguien estaba ahí observándolo, devorándolo con la mirada. La única persona de poder admirarlo en su lado más juguetón era su novio Samuel. No le gustaba ni quería imaginarse la idea de un trio porque a su pareja no lo tocaba nadie más que él. Era muy posesivo pero amaba verlo celoso a él.

Guille estaba solo en la cama con su pantalón de chándal y sus calcetines deportivos. Hacia treinta minutos que había hecho su rutina de abdominales, lo que más le gustaba mantener en forma. Y a veces porque no ejercitar sus brazos.

Recogió su portátil que se encontraba debajo de su cama para mirar algo que lo iba a entretener un tiempo mientras su novio se terminaba de bañar que recién había llegado del gimnasio. Necesitaba tener una de sus ideas para tener esta noche una de sus mejores travesuras que cenas. Agradecía muchísimo que Samuel haya elegido el horario más tarde para entrenar.

Busco en una de las páginas que tanto conocías para ver, no videos, si no fotos de hombres. Pero muy específicamente de estrellas del porno gay. Le había dado desde el día que empezó a descubrirse mucho morbo por ese mundo, como esas personas podían mantener una relación estable si al final hay días que con una “actuación” otro hombre te hacia acabar. Jamás podía permitir que otra persona tocara el perfecto cuerpo de su amado.

Samuel entro a su dormitorio con la intención de buscar a su novio para poder salir a cenar. Había tenido muchos días agobiantes sin descanso. Pero sus planes cambiaron un poco por la imagen que se le presento luego de abrir la puerta blanca de su habitación.

Su novio estaba completamente acostado con su portátil al costado de su cuerpo. Un gran bulto se veía en ese fino pantalón. Antes que la excitación se apoderada de él, los celos tomaron lugar.

¿Su pequeño se había estado excitando con fotos de otros hombres?

— ¿Qué coño seria lo que has estado haciendo?— hablo Samuel tomando toda la atención de su pareja.

Guille lo siguió con la mirada, cuando vio que se puso exactamente parado al frente de él. Sonrió, tenía una muy buena idea. 

—Estaba pensando… — mientras el menor contestaba con una de sus manos cerro lentamente su portátil.

—En otros hombres. — vio como los brazos de sus novios empezaban a marcarse las venas por el ataque de celos inútil.

—No cariño… ¿Qué pasaría si yo fuera actor porno? — pregunto Guille mirando la cara de desconcierto de su pareja y continuo. — ¿Sabes? Hay hombres que tienen pareja pero su trabajo es acostarse con otros hombres y dejarse a su merced ¿Cuántos crees que quisieran mi cuerpo?

Samuel sin entender aun lo que estaba oyendo siguió con la mirada atenta en el torso desnudo de su novio, veía como cada palabra que decía deslizaba su mano por su suave y perfecta piel este.

Guillermo vio que con apenas un movimiento había podido ya empezar a lograr lo que quería.

— ¿Por qué me miras así? ¿Te imaginas a millones de personas mirando como otro hombre recorre desde mi clavículas… — mientras explicaba lo que imaginaba movía sus manos soñándolo — y luego acaricia mis pezones para seguir en mi cintura? Y lo mejor como de golpe toma mi erección. — Termino su imaginación cuando con su mano derecha acaricio sobre la tela del pantalón su notario vuelto. Sacando un jadeo de sus hermosos labios.

—No me está gustando en absoluto lo que estás haciendo, Guillermo. — Quería sonar lo más autoritario posible, como siempre, para tener el control de todo pero esta vez no logro ni siquiera poder mantener su voz firme, por culpa de su novio que seguía tocándose descaradamente enfrente de él .

—Pero Samu… — se levantó para gatear en la cama de la manera más guarra así poder quedar arrodillado delante de él. — Ven dame tus manos, este cuerpo seria deseado por todos. Tendrías a un novio que todo el mundo quisiera llevarse a la cama y aún más los hombres. — Se acercó aún más para poder la segunda cosa en mente.

Puso su frente con la de su novio para que este creyera que simplemente lo iba a besar y terminarían haciendo el amor, lo de todos los días. Tenía las manos de Samuel controladas, así que cuando este menos se lo espero, Guille choco su erección contra la de mayor para moverse sobre él y rápidamente volver hacia atrás en la cama y disfrutar del primer gemido obtenido.

— Quédate ahí, quiero imaginarme aún más. — Se levantó para ponerse al lado de la cama, Samuel ya había cambiado su posición llevando su mano izquierda a acariciarse su entrepierna. — Vendría un hombre que me cogería para acercarme a su gran cuerpo. — Giro para quedar a espaldas del e imitar cada movimiento que relataba. — Bajaría sus manos hasta mi trasero para manejarlo a su antojo, y bajaría muy lentamente mis pantalones sabiendo que eso me desespera.

Guille coloco sus manos en el elástico del pantalón y se lo saco muy lentamente moviendo sus caderas con este. Para último mostro guarramente su trasero a su pareja mientras se agachaba.

El mayor no podía controlarse más al ver que tenía puesto los calzoncillos blancos que al tanto le excitaba y enloquecía. Pero no le estaba gustando en absoluto que su novio se esté excitando imaginando como otro hombre lo haría suyo.

—No me gusta esto, no me gusta en absoluto que te imagines con otros hombres. — su voz pudo sonar lo más autoritaria posible, ya no temblaba ni en los mas mínimo. El enfado lo pudo más en este momento.

—Pero mi amor ¡Joder! Sé que te gustaría tener un video mío para que reproduzca las veces que te sientas solito. —Guille volvió a la cama para acostarse con las piernas flexionadas y abiertas para él.

Samuel en el mismo instante se sacó su short deportivo para quedarse solamente en boxers. Llevo su mano para ponerla dentro de este y empezar a masajear su miembro.

—Y luego me quedo todo desnudito. —el menor se tomó todo el tiempo posible para deslizar su calzoncillo por las hermosas largas piernas que tiene. Su miembro se pudo ver en todo se esplendor lo excitado que estaba.

El mayor no podía resistirse más, tenía a su novio completamente entregado a él y como un tonto lo único que hacia es estar parado tocándose. Iba a dar un paso pero su pequeño le hizo una seña para que espere. Guille se chupo tres dedos sin despegar los ojos de su novio, volvió a la misma posición que estaba con las piernas abiertas, jugo un poco con su entrada hasta que introdujo un dedo.

—Mmh — un jadeo se escapó de sus labios. Seguía metiendo su dedo, de la manera más juguetona. — Y ahora ese hombre musculoso metería su otro dedo para poder dilatarme más. — Abrió un poco más las piernas e introdujo su otro dedo pero este logro sacarle sus primero gemidos.

Para este momento ver como tu pareja se está complaciendo por su entrada y abierto a uno no pudo soportar más la tela fina de su ropa interior. Se desvivió para quedar completamente desnudo. Cogió su miembro y lentamente subía su mano y bajaba, morderse los labios para reprimirse no funcionaba. Los jadeos salían sin permiso.

—Y cuando mi hombre ve lo preparado que estoy, se acuesta encima mío para devorar cada parte de mí. Mientras yo le susurro las dos palabras mágicas “Fuck me”. — Se mordió el labio sabiendo que su plan había resultado.

La cabeza de Samuel le hizo un click ¡Joder! No podía permitir esto, su hombre se estaba tocando imaginando en otro hombre que no era él y como un pringado no se movía.

Con un rápido movimiento se posiciono en el hueco de las piernas de Guille, con sus miradas conectadas y sin emitir palabra el mayor retiro los dedos de su novio de su interior, para poder él chuparlo de la manera más provocativa.

—Tú eres mío. Seré la persona más egoísta pero este cuerpo solamente lo disfruto yo y ni loco te prestaría. —susurro en el oído de su pareja para luego bajar y dejarlo una hermosa marca en el cuello. — De mi propiedad— agrego luego de dejarle un pequeño beso en el lugar.

Guillermo tomo el rostro de su pareja para poder darle un beso lleno de amor y lujuria. Quería esto, quería que perdiera el control, que lo reclamara de tenerlo con toda su locura en la cama.

Samuel movió su cadera para que sus miembros rozaran, apenas existió una separación del beso para escuchar sus gemidos, el mayor volvió a repetir el mismo movimiento pero solo un tomando cada vez más velocidad. Era una sensación única de poder sentirse así tan piel a piel. Sus besos se detuvieron para que solo se quede en unos leves roces de labios por los constantes jadeos de cada uno.

Guille dejo su lado de querer tomar el control se dejó guiar por la hermosa sensación que le brindaba su novio, relajo todo su cuerpo al sentir como sus manos eran cogidas para ser llevadas hacia arriba de su cabeza.

—No te muevas cariño. — ordeno el mayor.

Bajo por el cuello de su novio dando pequeño besitos escuchando su tímida risa, pero no era momento para palabras cursis, succiono el punto débil de su novio que era su clavícula.

—Samu quiero tocarme.

— ¿Esto te gusta? — bajo una mano para tomar el miembro de Guille, bajo y subió rápidamente mientras que con su boca escuchaba los hermosos gemidos de su novio mientras besaba sus pezones. Volvió a acelerar la velocidad de su mano, succionaba aún más esos puntos rosadas que sabía que lo volvería loco.

Lo sintió temblar bajo de él, sus gemidos aumentaron no había duda que estaba llegando a el punto máximo. Pero recién empezaban, coloco su dedo en la punta del miembro de su pareja y paro los movimientos.

—Por favor no, tócame — Guille trato de que sus palabras salieran seguidas y sin trabarse. Samuel soltó una risa, le gustaba verlo suplicar pero su pareja no le gusto en absoluto. — Y tienes el descaro de reírte de mí.

Guillermo trabo sus piernas con las de su compañero para de un movimiento tumbarlo en la cama. Le señalo que lo que tenía que hacer ahora es apoyar su espalda en el respaldar de la cama, abrir las piernas y dejarse llevar.

Cumplió todo.

Se mordió los labios a ver todo el cuerpo tan marcado y musculoso que tenía para él. Se puso en cuatro y manteniendo su trasero en alto se inclinó para tomar el miembro de su novio con su boca. Bajo por toda la extensión de este con los ojos cerrados, los abrió para succionar y mirar como su perfecta pareja tiraba la cabeza para atrás con un sonoro gemido.

Repitió este movimiento hasta que quiso ver que su compañero sufriera más, le dio un beso a la punta para luego con la lengua lamerlo desde arriba hasta abajo y repetirlo.

Samuel estaba perdiendo la paciencia no quería acabar ahí. Estiro su mano para buscar algo en el cajón de su mesita. Lo encontró, el pote de lubricante. Puso una gran cantidad en sus dedos mientras su novio le seguía practicando una felación.

Pudo introducir casi los dos dedos al instante, el menor ya había hecho un buen trabajo. Al sentir un intruso Guille paro su acción para suspirar del placer no le dolía.

—Bebe espera. — el más chico de ambos, giro para quedar en la misma posición pero ahora su entrada quedaba perfectamente expuesta para su novio.

—Eres hermoso— susurro este para dejar un beso en la piel y seguir con los movimientos.

Cuando escucho que ya los gemidos aumentaban los retiro oyendo un bufido de parte del menor. Se puso lubricante en su miembro por las dudas que no haya ningún dolor y se posiciono en la entrada de Guille.

No había problemas ni quejidos ni dolor, estaba perfectamente, ellos dos estaban hechos para unirse de la manera más linda.

Guillermo movió sus caderas, quería que el acto empezara ya estaba muy caliente como para parar ahora. Samuel lo tomo fuertemente de los costados, sabía que esto le gustaba fue fuera rudo con él y dio la primera de muchas estocadas profundas.

La habitación se llenó de gemidos, ruidos y golpes de placer. Dos hombres se, amándose y quemándose, El lugar cobro un aire de lujaría, no existía la vergüenza ahí.

—Bebe más quiero más tócame por favor quiero que me hagas tocar el cielo. — imploro Guillem su voz temblaba por la excitación.

Su compañero cumplió el pedido, giro su cuerpo para que este quedara boca arriba y se le hiciera más fácil llegar al punto deseado. Volvió a entrar en el de manera lenta pero su novio no estaba para bromas asique movió su cuerpo bruscamente para que entre toda de una sola vez. Consiguió tocar el exquisito punto.

—Ahí mi amor follaje ahí.

A Samuel lo enloquecía también ese punto, todo el cuerpo de Guille se encontraba presionando su miembro haciendo que el orgasmo estuviera cada vez más cerca. Mantuvieron en cada estocada su mirada conectada, se entendían, se gritaban lo mucho que se amaban.

El mayor tomo el miembro de su amado para ayudarlo y hacer que disfrute el doble, el sudor los cubría y los gemidos no cesaban.

Guille no aguanto más y con un gemido susurrando un te amo a cabo en la mano de su novio, a tal escena Samuel lo siguió. Cayeron rendidos en la cama, tapándose con la manta favorita de ellos. Este era su momento intimido y de muestra de amor profunda.

Algo nuevo…algo jugado para mi y para presentar al reto. Espero que les guste z4

Twitter y wattpad: Sabri_wigetta