mi viejo san juan

Quise pensarte
Quise quererte
Cuando ya me había ido
Cuando el frio me corre por las venas

Cuando la soledad me arropa
Cuando me siento sola entre ciudades
Yo vuelo en un instante y vuelvo a ti

Tan pequeña, tan bella, mi isla, mi dueña
Donde el cielo siempre desborda calores
Montañas, aromas, café, donde cantan los ruiseñores

Tú recorres sus playas y vez mil colores
Siempre hay fiesta y siempre existen mil razones
Pa sentir el pecho grande
Al decir que yo he nacido allí

Hice mil viajes
Vi con mis ojos un cielo tan abierto
Y sentí que me ahogaba un sentimiento

Pensar en volver a tus brazos
Escuchar el acento de mi pueblo
Las cosas tan sencillas que no vendo

Tan pequeña, tan bella, mi isla, mi dueña
Donde el cielo siempre desborda calores
Montañas, aromas, café, donde cantan los ruiseñores

Tú recorres sus playas y vez mil colores
Siempre hay fiesta y siempre existen mil razones
Pa sentir el pecho grande
Al decir que yo he nacido allí

Oh…

Tan pequeña, tan bella, mi isla, mi dueña
Donde el cielo siempre desborda calores
Montañas, aromas, café, donde cantan los ruiseñores

Tú recorres sus playas y vez mil colores
Siempre hay fiesta y siempre existen mil razones
Pa sentir el pecho grande
Al decir que yo he nacido…
Que yo he nacido allí

En mi viejo San Juan

cuantos sueños forjé

en mis noches de infancia,

mi primera ilusión

y mis cuitas de amor

son recuerdos del alma.

Una tarde me fuí

hacia extraña nación,

pues lo quiso el destino,

pero mi corazón

se quedó frente al mar

en mi viejo San Juan

Adiós (adiós adiós)

Borinquen querida (tierra de mi amor).

Adios (adios adios)

mi diosa del mar (mi reina del palmar),

me voy (ya me voy)

pero un dia volveré

a buscar mi querer,

a soñar otra vez,

en mi viejo San Juan.

Pero el tiempo pasó

y el destino burló

mi terrible nostalgia,

y no pude volver

al San Juan que yo amé,

pedacito de patria.

Mi cabello blanqueó

y mi vida se va

ya la muerte me llama,

y no quiero morir

alejado de ti

Puerto Rico del alma.

Adiós (adiós adiós)

Borinquen querida (tierra de mi amor).

Adiós (adiós adiós)

mi diosa del mar (mi reina del palmar),

me voy (ya me voy)

pero un dia volveré

a buscar mi querer,

a soñar otra vez,

en mi viejo San Juan.

—Noel Estrada