mi peor

Comenzare diciendo que te quiero y que te agradezco todo ese amor que me has entregado siempre y no me imagino cómo hubiera salido adelante sin ti. Eres prácticamente mi familia, quizás no nos unan lazos de sangre, ni vínculos legales, pero tengo la certeza de que este amor es para siempre. Tú mejor que nadie sabes de esos amores que yo creía que eran para siempre y que no lo son tanto. Pero, entre todos esos cambios, indudablemente hay una persona en mi vida que siempre está a mi lado. Y esa persona eres tú. Me siento muy feliz, protegido y realmente querido gracias a ti, eres capaz de levantarme el ánimo en mis peores momentos. Eres sin duda quien más sabe de mí y con quien más risas he compartido, también con la que más feliz he sido. No cabe duda, mis mejores momentos también son tuyos.

Ojalá nunca dudes de cuánto te quiero y espero que sepas que siempre estaré a tu lado. Mi intención es que tú seas feliz, aunque a veces la distancia nos separe, quiero que a pesar de todo sigas adelante y si en algún momento decaes yo estaré ahí para ti.

Te quiero para siempre amiga.

—  Ismael R.  (carta para una amiga)
"Eres un error, eres una mierda, eres una gorda, eres una inadaptada, eres una pendeja, eres lo peor que me pudo haber pasado, eres una inútil, nada puedes hacer bien, no serás nada en tu vida, eres una mediocre, eres una perdedora...¡Quisiera una hija mejor, una hija como las demás!" Mamá...en serio perdóname, perdóname por ser una decepción para ti, por no ser lo que quieres...sé que me puedo equivocar, pero hago lo posible por no hacerlo...pero aunque no me equivoque, no me aceptarás por ser como soy...también perdón por eso...perdón por ser yo...perdón, mamá ¡En serio perdón!
Cuando tenia 4 o 5 años solía meter los brazos adentro de la camisa y decirle a la gente que no tenia brazo, tenia un lapicero con cuatro colores y los apretaba a todos al mismo tiempo para ver si salían juntos, llenaba la tapa de la gaseosa y lo tomaba como si fuera un vasito chiquito, esperaba atrás de la puerta para asustar a mi madre, el peor dolor era un raspón en la rodilla, mi mayor felicidad era ir a jugar con mis amigos ¿En que momento crecí? ¿Cuando los raspones de rodilla se volvieron en el corazón? ¿Se acuerdan cuando eramos chiquitos, lo único que queríamos era ser grande? ¿En que estábamos pensando? Crecí y entonces entendí porque Peter Pan no quería crecer.
—  Lo vi por ahí