mi drabbles

Lallybroch Nights

For @iwanttodriveyouthroughthenight <3



 It had been almost four months since Claire and Jamie had returned to the Highlands. Four months since the tragedies of Paris had threatened to cripple them completely. But Scotland - and Lallybroch - had been restorative. The pace of life in the Highlands had given them a chance to slowly heal the gaping wounds left by the loss of Faith. Everything from the air, to Jenny and Ian’s understanding, to Murtagh’s gruff affection, to wee Fergus adjusting to a quiet, more homely atmosphere among family, helping tend even his more darker memories.

Intimacy had slowly made its way back into their bed as well. They didn’t rush or force it, only let it develop naturally between them once more. Long Lallybroch nights that turned words into quiet exchanges of touches and caresses. One night, two months after returning, those small touches and caresses became more. They’d turned wordlessly to one another in the hushed stillness of a warm summer night, finding again what they once feared had been lost to them forever. A connection that only forged itself from their intense coupling, a soul-deep connection stronger than even the darkest dungeons of Wentworth or the devastation of the loss of their blood. A connection that was their sanctuary. Through tenderness and later, raw, blinding passion, Claire and Jamie found themselves once again in one another.

Most evenings were spent with Jenny reading to them all by firelight. Claire and Jamie cuddled on the settee, drowsily passing the time relearning the shape of each other’s fingers and hands, exploring the tiny changes that came with working long hours with their hands in the fields or tending patients. One night - while looking for something she hadn’t read before - Jenny had found in amongst the old musty books in the library, one of Jamie’s books from the Université. A collection of poems both in Latin and English, that she said had been frightfully dull for her, and given it back to Jamie - who looked as though he could barely control his excitement. That night, as they readied themselves for bed, Claire took the book from him as she lay back against the pillows and opened it at random. Jamie took his time undressing.

“You’ve read this in both languages, I take it,” Claire said, scanning the pages.

“Aye,” Jamie replied as he slipped his shirt off over his head, watching her. “I quite enjoyed it actually, committed most of them to memory.”

“To regale all the dainty young French lasses, nay doubt,” Claire teased. “Nothing more erotic than a dashing young man who can pull Catullus out of thin air.” She glanced at him as he unbuckled his belt. He snorted.

“Och aye! Nothing like regaling lasses that hardly spoke neither Latin nor English enough to understand yon dashing lad! Falling a little on deaf ears, no?” He looked up at her then, a cheeky smirk lining every inch of his face. She laughed and went back to skimming the pages, then paused, intent, as a passage caught her eye.

“This is quite lovely,” she said quietly. He smiled, seeing her eyes light up as her smile touched them. He thought he knew which passage she read, but asked anyway. She settled more comfortably, angling herself so the candle by the bed illuminated the page better and began reciting; he could hear the grin plastered on her face clearly in her voice.

“Come and let us live my Dear, Let us love and never fear, What the sowrest Fathers say, brightest Sol that dyes today. Lives again as blithe tomorrow, But if we dark sons of sorrow, Set then how long a Night, shuts the eyes of our short light!”

Just as she was about to go on, she felt Jamie slide into bed behind her, naked, his arms coming around her body, thighs fitting neatly behind her own and his hoarse voice muffled in the clouds of her hair, as he continued - from memory - where she’d left off.

“Then let amorous kisses dwell, on our lips, begin and tell, a Thousand and a Hundred score, a Hundred and a Thousand more…”

He moved her hair off her shoulder, placing a tender, lingering kiss in its place. For some inexplicable reason, Claire found her eyes brimming with tears, emotion catching in her throat. It took a couple tries to swallow them away, even then, when again she spoke, her voice croaked and cracked. ““Da mi basia mille…”” she turned her head, pressing her cheek to his forehead.

Jamie’s arms tightened about her, pressing her back to him, his lips still on her shoulder. Then his hand slid down her body, pulling her leg back onto his. ““…Deinde centum…”” he replied, so faint she’d felt the vibration in his chest rather than heard the words themselves. He shifted then, gliding gently home.

‘Ordering coffee and staring behind a book’ is not stalking

RivaMika Week 6 | Day 6
Title:  ‘Ordering coffee and staring behind a book’ is not stalking
Pairing: RivaMika | Words: 486 | Rating: K | Coffee AU
Prompt:  The Lovers / “Their souls entwine as they look into each other’s eyes.”

Summary: Awkward “non-stalker” Mikasa and Levi barista      

RMW6: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 

AO3


‘Ordering coffee and staring behind a book’ is not stalking


.

It’s the fourth week in a row and Mikasa knows she’ll be poor at the end of the semester; even if she only asks for regular coffee. It’s not like she can’t get a decent coffee at home, but he won’t be at her home —sadly.

So, here she is, stalking him again as Sasha claimed that morning.

She’s not a stalker, not in a legal way of speaking. Armin had checked it out for her; ordering coffee and staring at the cute barista behind her book is not a crime, nor a felony. Maybe it’s weird, but not illegal. And they have free coffee refills, so she repeats over and over to herself —and her friends— that staying for a couple of hours every day is a big help for her studies. The shaking of her hands is a casualty; still, she’s not getting surgical training, therefore, she’ll be fine.

Keep reading

Lazos. {Drabble Wigetta}

“Mis padres vendrán mañana” le oí murmurar entre dientes mientras se aferraba más a mi cuerpo por mi espalda. Sí, me gustaba ser la cuchara pequeña de vez en cuando, es agradable.

¿Sus padres vendrán? Oh.

Los padres de Willy venían muy frecuentemente estos últimos meses, y no me molestaba en absoluto, con el tiempo que pasé hablando con ellos pude tomarles confianza y dejar de actuar como imbécil, hasta ya les tenía cierto cariño.

Aún podía recordar cuando los conocí, al principio su madre creyó que era un chuloputas que no se tomaba nada enserio, yo no era consciente de esto hasta que un día lo mencionó algo avergonzada y realmente arrepentida de haberme juzgado, enseguida pude relacionar su personalidad con la de Willy. Por lo que pude observar el lema de ambos es “Todos son mala gente hasta que demuestren lo contrario” Y por mi estaba bien.

A diferencia de su padre, ambos congeniamos bien desde un inicio, a él le gustaba mucho la pesca y contar anécdotas acerca de su vida cuando era más joven, sospechaba que era una versión de mi mismo en un futuro.

El problema es que cada vez que ellos venían y pasaban un momento en familia me sentía ¿Excluido? Quizás esa no era la palabra, pero me hacía recordar que mis padres no vienen a visitarme muy seguido, no por nada sino por falta de tiempo.

“Vale” suspiré presionando de su mano al rededor de mi cintura para hacerle saber que lo había oído.

Hubo un largo silencio en el que creí que se había dormido hasta que le oí preguntar “¿Estás bien?”

“Sí, extraño a mis padres es solo eso”

“Pero siempre estás visitandolos”

“Pero ellos a mi no. No como tus padres a ti.” dije en un tono aniñado, y tal vez por lo oscuro de la noche donde nadie podía verme y la tranquilidad de la voz de Willy y su tierno agarre hacía mi, me sentí pequeño y vulnerable como cuando era un niño.

“No seas tonto, si pudieran sabes que lo harían. Además, mi familia también es la tuya” y aunque no podía verlo sabía que estaba sonriendo y no bromeaba, así que sonreí también.

“¿Tu crees?”

“Eres parte de mi vida, claro que lo eres!” dijo casi ofendido por mi duda.

“¿Eso significa que tus padres son los míos? Y.. Tú ¿Eres mi hermano?” solté entre risas recibiendo un bufido seguido de un ‘Es que es tonto’

“¡Oh! Somos como los dos chicos de aquel programa”

“Los dos gemelos”

“Sí, esos. De verdad creí que eran pareja ¿Sabes? Por la forma en la que se trataban.”

“¿Y crees que así nos vemos nosotros?” se preguntó Willy, sonaba más como si hablase consigo mismo que conmigo, reí ante eso y reí aún más al escucharlo decir 'Qué es lo gracioso’ en un tono agudo.

“Nosotros no nos vemos como nadie, somos únicos y especiales Willy” bromee arrancandole una fuerte carcajada que poco más y me deja sordo. Ni siquiera era tan gracioso pero lo cierto es, que a Willy le parece divertido todo lo que digo y pienso que tal vez eso también puede llamarse amor. Y amo eso.

“Mi madre cree que algún día nos vamos a casar ¿Sabes?” Y por un instante o dos mi corazón se paralizó.

“¿De verdad? Pues.. en ese caso ella será la primera invitada”

“¿Y eso?”

“Por tenernos tanta fe” medio reí intentando bloquear mi mente que se enfocaba en imaginar como sería comprometerme en matrimonio con Willy, lo más duro fue que me gustó lo que veía.

“Ni siquiera podemos casarnos en Apocalipsis Minecraft sin entrar en pánico, que absurdo, ¿Te imaginas intentarlo en la vida real?” comentó entre risas, probablemente recreando imágenes en su cabeza al igual que yo.

No debíamos hacer esto, sin embargo se sentía estúpidamente bien viajar a un futuro inexistente lleno de amor y solo eso.

¿Podríamos ser suficientes?

“Cuando estemos casados adoptaremos un perro y una niña”

“¡Y un niño! Y les llevaremos al colegio, y yo me enfadaré algunas veces contigo por dejarles faltar”

“Y les llevaríamos al parque de diversiones, o Disney quizás.. ¡Oh y también podríamos..”

“Ir a Los Angeles” interrumpió completamente seguro de que en eso estaba pensado, y efectivamente así era. Ambos reímos por eso.

“Creo que sería un buen esposo, te llevaría a cenar y te compraría las chucherías que quieras, flores también. Te cantaría antes de dormir y te despertaría con una mamada”

“Todo eso ya lo haces” rompió en risas hundiendo su cara en mi nuca, sentí cosquillas al oír su risa tan cerca.

“Oh, bueno, entonces ya soy tu esposo ¿No crees?”

“Pues sí, supongo”

Parpadee un par de veces y para cuando la risa de Willy se dejó de oír y caí en cuenta que aún traía una sonrisa en mi cara supe que de verdad él me hacía feliz tanto que en un gran quizás podría arriesgarme a formar una familia a su lado, aunque en realidad él ya es mi familia.

Por que  la familia son aquellos que están ahí para ti incondicionalmente más allá de los lazos genéticos, aquellos en los que siempre te podrás aferrar porque sabes que no van a dejarte ¿No es así?

“Somos una familia Willy” susurré despacio sin intención de que me escuchara pero de todas formas lo hizo.

“Lo somos”

It was 5:00 am. Well, 5:07 am, to be exact. Grantaire lay in his bed, staring at the ceiling, and wishing desperately to be able to go back to sleep.

5:18 am. Grantaire was awake, but exhausted. It didn’t seem like he’d be going back to sleep any time soon, so he regretfully dragged his sleepy body out of his warm bed. Grantaire shuffled into the kitchen, hoping coffee might improve his mood a bit. By some miracle, he managed to get his coffee brewing. At precisely 5:26 it was ready, and the short college student was perched on the countertop, hunched over his coffee as he sipped at it lazily. He was glad that, unlike his roommate, Enjolras, he liked his coffee black. It’d saved him the trouble of digging around their cupboards in a tired haze for the creamer.

Around 6:00 am, the coffee had cooled quite a bit, now at a much more comfortable warmth.

“Grantaire?” Enjolras stumbled into the kitchen, looking a bit confused. Neither of them were morning people, but Grantaire was never the first out of bed. “What’re you doing up?” The man in question, still perched on the counter, shrugged.

“Couldn’t go back to sleep. D’ya want some coffee?”

“That’d be nice.”

Now would be a good time to point out that, in the morning, Enjolras was really cute. With a messy man bun, some really ugly tie-dye shirt, (no doubt a hand-made gift from Jehan) and sweatpants so worn they were nearly threadbare, he was quite adorable. Most wouldn’t think so, but Grantaire, who’d been stupidly in love with his roommate for nearly a year now, thought this look to be especially endearing.

So, as Grantaire grabbed a mug and pulled out the pot to pour Enjolras some coffee, he wasn’t actually thinking about the coffee that much. No, he’d been more focused on wow, I wish I could date him, and, holy fuck, it’s just not fair that he’s this cute.

“… Grantaire?” There was a pause. “Grantaire!”

“Hm?”

“You–you’re–the coffee.”

“What?”

“You’re pouring coffee all over yourself.”

“I am?”

“You are.”

“Oh.”

And sure enough, upon looking down into his lap, Grantaire found that he’d poured about half the pot of coffee into it. His boxers were soaked, and he was oh-so damn lucky that the coffee wasn’t scalding hot anymore.

Grantaire had not been distracted by Enjolras’ messy bun, or his ugly tie-dye, or his stupid sweatpants. No way. Impossible. Completely preposterous. His cheeks flushed red.

Enjolras spluttered into quiet laughter.

imagine u and sanha being lame bc both of u are just teenagers so ur broke so u both decide to help out with ur aunt’s kids as babysitters bc u need the money and imagine sanha runnin after the little kids and he’s not really sure what to do except entertain them n make them laugh and rly do what he does best which is put a smile on ppls faces

fixa-idea answered your post: anyone want to send a couple of enjolr…

Moving in together - either already a couple or as flatmates?

Enjolras doesn’t make empty promises; he uses his words with a precision that is as deliberate and generous as everything else he does. Enjolras honestly and truly means every single one of his offers, of his reassurances, of his compliments and his promises. And he remembers them, too. With Enjolras, an offer is an offer, and it still stands, even months and years later.

Feuilly appreciates that of him; he’s never compiled a list of every aspect of Enjolras’ personality he adores - he doesn’t really have the generous amont of free time the task would require - but he’s sure this would be one of them. It’s a refreshing change from all the different people who’ve walked in a out of Feuilly’s life without a second thought, maybe, though Feuilly doesn’t like dwelling on his past to explain his current feelings - still, he can’t help but be glad that Enjolras is in his life now. The thought makes him smile, and well. That’s worth something.

Feuilly knows, intellectually, that Enjolras’ offer of a place to stay, if you ever need it, whenever you need it still stands, even months after it was first vocalized.

This doesn’t stop his heart from racing alarmingly as he stands before Enjolras’ apartment door; he’s exhausted, Feuilly tells himself. He’s had a long day - a long week, more like - he doesn’t have to be nervous. But he is. It’s half past midnight. Even if Enjolras isn’t in bed yet, it’s not a time to bother people (especially not a friend who’s a little more than friend but not quite anything yet, it’s a fragile situation, Feuilly’s not quite sure how to handle it, he’s never had to handle anything like this before - no, damn it. This isn’t helpful, not right now)

A helpful thought: Enjolras would never forgive him if he spent the night outside, not when Enjolras remembers his own promises better than Feuilly.

It’s the thought that makes Feuilly raise his heavy, tired arm to knock at Enjolras’ door.

Keep reading

Posa para mi. {Drabble Wigetta}

“¿Te gusta como me veo?”

A Wily siempre le agradaba hacer esa pregunta, y no porque no supiera la respuesta sino porque quería oír lo que ya sabía.

“Estás perfecto”

Normalmente le gustaba tomarse fotografías para luego publicarlas en su Instagram. Solía decir que era para tener un album de buenos momentos, pero yo sabía que solo era una mera excusa tonta que se inventó. La verdad es, que a mi precioso y delicado, caprichoso, mimado compañero y ‘amigo’ le gustaba recibir cumplidos, y no es que fuese falto de autoestima, aquello es algo que le sobraba. Tampoco es que Willy sea un chuloputas egocéntrico de mierda, se podría decir que se encontraba en el perfecto punto intermedio donde se quiere lo suficiente como para que ninguna critica lo afecte, envidiable, lo sé.

Probablemente le gustaba recibir cumplidos porque lo hacía sentirse especial o porque simplemente le agradaba la sensación de que alguien lo viese hermoso. Es algo normal, quiero decir, ¿A quién no le agrada recibir un cumplido sincero? Es como una pequeña caricia a tu alma, te hace sentir bien contigo mismo, al menos por un rato.

“Quiero que me tomes una foto” Mencionó acomodando sus cabellos desordenados ajeno a mi mirada posada en él.  Se veía tan malditamente bien. Joder.

“Vale, ¿Dónde la quieres?”

“¿Dónde nunca me he tomado una foto?” Preguntó con el ceño fruncido y una mano descansando sobre su cintura. ¿Acaso me estaba provocando? Porque no sé de qué otra manera tomarme esto. Si continuaba así tendría que empotrarlo contra la pared, y no me importaría si fuese en el baño.

¡El baño!

“Ya sé donde, el baño” Reí al ver como su rostro se contraía en una sonrisa.

“¿Y eso?”

“Fue lo primero que pensé” Al imaginarme como te follaba.

“De acuerdo” Asintió divertido y seguí sus pasos hasta el baño.

Me gustaba el baño de casa,  es amplio y sumamente limpio. Mi obsesión con la limpieza era algo que Willy tenía que agradecerme siempre..

“Tumbate dentro de la bañera, quiero que sea en plan 'Chico de portada’” Exigí en un tono profesional como si de un verdadero fotógrafo se tratase.

Willy asintió ante mis ordenes y se tumbó con delicadeza dentro de la bañera, me quedé observandolo un par de segundos allí tumbado, se veía tan vulnerable y a mi disposición. Sentí que cualquiera podría hacerle lo que quisiera y él se dejaría. Maldito pasivo de mierda.

“¿Qué tal si me pongo la capucha?” Preguntó retoricamente colocando la capucha sobre su cabeza cubriendo sus desprolijos cabellos.

Relamí mis labios repetidas veces intentando mantener la calma rascando mi barba, y es que así no podía, ¿Qué si se veía bien? ¡Se veía como un maldito modelo!

“¿De verdad tengo que responder? Eres un egocéntrico” Me burlé intentando disimular mi ansiedad sacando mi movil de mi bolsillo delantero.
“Vamos chiqui, posa para mi” Murmuré en un tono pausado.

Willy me observaba divertido, con un brillo en su mirada que no podía descifrar. Sabía que estaba pensando en algo y me inquietaba no saberlo.

Tomé un total de cinco fotos, la cual tres de ellas me las quedé para mi y las demás se las pasé a él.

Nadie estaba ahí para juzgarme, cualquiera en mi lugar habría robado esas fotos.

“No me has dicho como me queda la capucha” Dijo en plan niño a punto de hacer un berrinche ocultando una sonrisa traviesa.

“¿Quieres saber que opino?” Dejé a un lado mi movil y me adentré como pude a la bañera. No había demasiado espacio para que dos personas y eso era más que perfecto porque eso significaba que tendríamos que volvernos uno solo para caber en ella.

Sonreí con malicia posicionandome entre sus piernas, llevé mis manos hasta sus muslos comenzando a deslizarlas sobre su abdomen hasta llegar a su cuello y luego su cara.

“Opino que tú, te ves increíble no importa lo que tengas encima” Susurré despacio.

 Tomé de sus mejillas con mis dedos presionando sobre su boca logrando que sus labios quedaran expuestos y listos para ser besados.

Sonreí porque Willy no se movió en ningún momento, y en sus ojos aún podía ver ese brillo.

Sonreí porque el maldito codicioso lo había buscado desde un principio.

Me abalancé contra su cuerpo presionando nuestros labios con tanta fuerza que por un momento pensé que podríamos llegar a fusionarnos.  

Degusté de cada centímetro de su boca penetrando su garganta con mi lengua, mezclando nuestras salivas, pequeños suspiros escaparon de su boca. Con mi mano acaricié por debajo de su ropa su limpia y suave piel de porcelana.

Me dediqué a mordisquear y destrozar sus labios, nadie más que yo sabía que eso lo encendía, satisfacción fue poco para describir lo que sentí al tocar su entrepierna sobre la tela de su pantalón de chándal y encontrarme con que había despertado su erección con tan solo besarlo.

Continué devorando su boca por un segundo más antes de separarme de golpe y desabrochar la hebilla de mi pantalón librando de aquella prisión mi miembro que exigía un poco de atención. Observé como este imitaba mis acciones bajando un poco su pantalón para dejar libre su erección y comenzar a estimularse a si mismo. Una fuerte punzada en mi ingle se hizo presente y pensé que podría haberme corrido por tan solo ver eso, Willy definitivamente era la definición perfecta para describir a lo obsceno.

Uní bruscamente nuestras bocas una vez más, empujando mis caderas contra su cuerpo tomando su erección y la mía con una mano sobre la suya, y ambos comenzamos a estimularnos mutuamente. Se sentía deliciosamente bien, nuestros miembros friccionando entre si mientras nuestras manos danzaban desde la base hasta la punta con gran velocidad.

Mi cuerpo entero ardía, y aquellos pequeños gemidos de Willy que me encargaba de ahogar en su boca estaban volviendome loco, en cualquier momento explotaría.

Y así fue, no tardé en contraerme al escuchar uno de sus roncos gemidos escapando de su garganta, terminé por venirme sobre su mano.

Willy por su parte continuó durante unos segundos más donde finalmente sollozó en un orgasmo manchando su ropa.

Acomodé mi cabello y mi ropa tomando mi movil entre mis manos, apreciando una vez más aquella obra de arte que se encontraba delante de mi, con el sudor en su frente, labios hinchados y mejillas teñidas de un color carmesí. Y entonces pensé, necesito guardar este momento,

“Posa para mi chiqui” Le dije sin darle lugar a que se arreglase tomando la foto.

Cube world vivirá para siempre en mi <3

Drabble: “Vistazo al pasado.“

"¡Vegetta! ¿Puedes venir un momento a mi habitación?” Se escuchó el llamado de Guillermo hacia su compañero de piso. Samuel, quien estaba cortando los vegetales para la cena, soltó un suspiro, dejando el cuchillo y los tomates a medio cortar de lado. Se dirigió al fregadero y de manera rápida remojó sus manos en la cristalina agua que dejó correr unos cuantos segundos . Posteriormente, tomó uno de los paños de cocina para secar sus húmedas manos y dirigirse a la habitación del menor, no sin antes dejar el trozo de tela en el lugar donde anteriormente se encontraba.

“¿Qué ocurre pequeño?” Preguntó Samuel apoyando su musculoso cuerpo de dios griego en el marco de la puerta de la habitación perteneciente a Guillermo.

“Estaba vagando un poco en Twitter y una chica del fandom nos hizo una pregunta bastante curiosa…” Guillermo dió vuelta la silla giratoria, observando a su compañero de piso, como siempre; Guapo, ordenado y condenadamente caliente. Se le hizo imposible no soltar una sonrisilla tierna al observar su muñeca izquierda, donde aguardaba aquella pulsera que empezó con solo una tontería por parte de ambos para terminar siendo un objeto de un gran valor sentimental para él y posiblemente para Samuel también.

“¿Y qué dice la pregunta, Willy?” Samuel le sonrió, de aquella manera única que siempre lograba hacer que su estómago sintiese un sin fin de sentimientos, que ya tenía brevemente controlados. El mayor se acercó donde se encontraba Guillermo, a lo que él volvió a su posición anterior para señalar el usuario de una chica en la pantalla del ordenador. “¿Al final decidieron de qué color…” Leyó el mayor siendo interrumpido por la voz de su compañero de piso.

“Es el cabello de Vegetta? ¿Rosa o morado?” Completó Guillermo la pregunta.

Un silencio bastante incomodo invadió la habitación. Guillermo mordía su labio inferior nervioso, rogando que Samuel recordase aquella serie de hace años atrás, en las que los descarados coqueteos de su compañero hacia él eran más notables que nunca, en la que aún no eran tan conocidos y llevaban menos de un año de conocerse. Cuando lo obligaba a grabar con él por las mañanas y como todo un sumiso Guillermo aceptaba, logrando así que su horario de grabación se terminará por reprogramar a ejercer su trabajo por las mañanas cuando antes lo hacía por las tardes, en la que podían decir lo que quisiese sin que la gente los tomara como homosexuales, y como olvidar en que cada bendito capítulo Samuel fuera como su madre, protegiéndolo y dándole lo necesario para que su muñequito no terminara muerto.

“Yo sigo insistiendo con que es morado. Solo ocurre que el creador del juego y tu son unos daltónicos que no saben distinguir el rosa con el morado, chiqui” Se burló Samuel con una hermosa sonrisa que Guillermo observó levantando la cabeza del ordenador, remojando su labios al sentirlos agrietados y deshidratados al también lograr ver los húmedos labios del contrario.

“Tu callate elfo de pelo rosa.” Guillermo rodó los ojos para girar su mirada al ordenador, dejando de apreciar a Samuel de golpe.

“¿Sabes, guapo?” Samuel tomó una mano del menor, provocando que este y la silla giraran para terminar quedando frente al cuerpo de el mayor. Aún con la mano de Guillermo entre la suya, Samuel tiró de él con la suficiente fuerza para que el cuerpo del menor chocase con el suyo. Lo tomó de la cintura con posesividad, no dejando ni un solo centímetro de espacio entre sus piernas y pelvis. “Habían veces en las que deseaba tenerte enfrente, solo para darte una buena hostia en la cara…” Susurró cerca de su oído el mayor de manera lenta y condenadamente caliente, ignorando los forcejeos del menor para que lo soltara.

“¡Vegetta, tio suéltame!” Desgañitaba el menor, intentando que Samuel lo soltara. A lo que solo recibió una mano fría colarse bajo su camiseta gris, provocando que chillara como una niña. “¡Estás frío, suéltame!” Gritó el menor sintiendo como el calor de su espalda baja se desvanecía, dándole una entrada al frío de las manos de Samuel.

“Otras para plantarte un beso y comerte la boca de un bocado.” Y tal como lo dijo, lo hizo.

El cuerpo del menor temblaba bajo los brazos de Samuel, se sentía desvanecer, su piernas parecían gelatina, pequeños espasmos dominaban estas. Correspondiendo el beso, rozando el cielo con sus benditas manos, sintiendo un acogedor calor en su estómago, podía asegurar sentir como la satisfacción recorría hasta el más mínimo rincón de su cuerpo y cómo olvidaba hasta su nombre o él quién era. Pasó sus brazos por la nuca de Samuel intensificando el beso, rozando su lengua con los labios de Samuel de manera tímida, quien en menos de un segundo devoró la lengua de Guillermo abriéndose paso a la boca de este. Si antes no había ni un par de centímetro de distancia entre ambos ahora menos. Aunque como siempre todo acaba, se separaron al no tener más oxígeno  en sus pulmones, de manera lenta tomándose su tiempo para hipnotizarse con la mirada del otro, Samuel solo le sonrió y dejó un beso en la cabeza a el menor, un detalle bastante tierno que hizo a Guillermo sonrojarse levemente.

“Había veces en las que añoraba que fueras mío, mi chiqui, mi pequeño, mi bebé, mi todo y yo ser tu mundo.” Susurró Samuel, juntando sus frentes, mezclando sus respiraciones y cerrando los ojos, como si sólo existiesen ambos en este mundo con trillones de personas…

“Ya lo eres elfo de pelo rosa.” Sonrió Guillermo dejándose llevar por la cursilería de Samuel.

“Que es morado…” Contradijo Samuel frunciendo el ceño.

“Ya callate y besame, idiota.” Rió el menor. Samuel solo soltó una risilla y lo besó por segunda vez, llevándolo a rozar el cielo.

Nunca está de más echarle un vistazo al pasado… Pero no lo negativo, sino que a los recuerdos felices, que nos hace sonreír inmediatamente y sentir algo en el estómago. En especial si ese recuerdo es con la persona que amas…

anonymous asked:

Con la confirmación de Vegetta del rol qué cumple Willy en la intimidad de su relación.. Necesito un drabble de Willy pasivo y sensible! ASDFGHJKAJKÑ

pero si willy es pasivo y sensible en todos mis drabbles ahre 

Tú siempre serás mi elección. -Drabble Wigetta.

Querido Guillermo:

Muchas veces me habían preguntado que si podría elegir con quien quisiera estar ¿Te escogería a ti? Obviamente siempre será el primero y el ultimo, por más dificultades que hemos tenido y tendremos sé que siempre contare contigo y tu amor. ¿Por qué cambiarte? Tú me has cuidado como nadie en este mundo, gracias a ti soy feliz, tú eres la fuerza que necesito todos los días.

Sé que eres inseguro de ti mismo, pero recuerda yo nunca te cambiare por nadie, ¿Quién soportara mis chismes malos? ¿Quién se sonrojara al decir que me quiere? Nadie, tú eres único, eres mi complemento.

Muchas veces mi madre me había dicho que los opuestos se atraen y lo comprobé, ambos somos diferentes entre sí, pero nos amamos ante todas nuestras diferencias, te quiero así como eres.

Y no importa todas las veces que me pregunten si cambiaria algo de mi vida, yo sé que nada cambiaria ni siquiera a ti cariño.

Atentamente tu amigo, novio y esposo.

Samuel de Luque (De Díaz).

———

Una pequeña cartita(?

Drabble Wigetta: Mi vuelta a Madrid #10 (2)

Al fin había llegado el día en el que volvería a Madrid. Samu, mi novio, desde hacía ya más de un año, me estaría esperando en el aeropuerto para llevarme a casa.

Mi familia había aceptado nuestra relación, si bien al principio les pareció extraño, con el tiempo se acostumbraron y comenzaron a llevarse bien con Vege. Al contrario, yo le caí bien a su familia desde el primer día y cada vez que íbamos me trataban de maravillas.

El vuelo lo tomé sin preocupaciones y luego de superar mi record de Karmarun, llegué.

Como lo habíamos acordado el día anterior, encontré a Samu en la puerta del aeropuerto y corrí a abrazarlo. Hacía tanto que no le veía que me hacían parecer años. Tomando mi equipaje, me dio un tierno beso en el cuello y tomándome de la mano, fuimos a buscar un taxi.

- Mi madre me pidió que te preguntara si querían ir a almorzar a mi casa con nosotros. – dijo Vege.

- Suena divertido, pero quiero ir a cenar con mi novio, y también una peli si puede ser.- dije sonriendo acurrucándome en su hombro.

- Vale, almorzamos con tus padres y luego salimos tu y yo.

- Y qué película vemos?- le pregunté cuando estábamos por llegar a mi casa.

- 50 Sombras- murmuró Vegetta en mi oído para que el taxista no oyera.

Fueron las mejores mini vacaciones que tuvimos en mucho tiempo, nos reunimos varias veces con nuestras familias, salimos con nuestros amigos, vimos películas, grabamos. Pero extrañábamos la soledad de estar lejos de todos. Nuestros amigos no sabían de lo nuestro por eso debíamos disimularlo frente a ellos.

Pero de todo, lo que más extrañaba era apoyar mi cabeza en el pecho de Samu y que pasara su brazo por mi cintura, rodeándome y atrayéndome a él por las noches. Poder despertar a su lado y que me diera un beso por la mañana. Pero dentro de unos días volveríamos y todo volvería a la normalidad, los atardeceres en la playa, las noches de películas en su habitación, los desayunos en la cama y las cenas románticas.

—–

Ojalá les haya gustado!

Este es el segundo drabble parecido al anterior del que les hablaba en el otro post! SI bien es un poco más corto me gustaba la idea de dejar más en claro la relación entre Willy y Vege.

Sería tierno que algo así pasara por la mente de ellos dos, no? xD

En fin, como siempre, cualquier pedido de drabble/saludito o lo que sea manden un ask! Trataré de responder a todos cuando pueda, es que con el colegio y la casa y que me estoy por mudar y askjdg! Ya saben xD

Gracias por todo, por el amor diario, por las nalgadas, los besos, la atención y por estar ahí siempre! ♥

Besituuus! Z4

Mi ángel. {Drabble Wigetta}

 Miedo, aquella era una palabra que podría utilizarse en muchas situaciones, como cuando te pierdes en un lugar desconocido o como cuando ves una araña, esa sensación asfixiante que te acelera las pulsaciones hasta hacerte temblar, esa sensación que te oprime el pecho y no te permite pensar o actuar con claridad y lo único que deseas es protección. Esto mismo era lo que estaba experimentando Willy en estos momentos, después de despertarse hiperventilando debido a la pesadilla que acababa de tener. Se maldecía a si mismo por haber visto esa película de terror antes de dormir, lo primero que hizo fue correr en busca de seguridad, por supuesto la única seguridad que tenía en casa era su compañero de piso, quien dormía como un oso en hibernación. 

 Además del miedo psicológico que lo abrumaba hacía un frío que te cagas, prácticamente se había congelado de pies a cabezas al salir de aquella gran bola de mantas que lo mantenía resguardado del frío, su cuerpo no tardo ni un minuto en reaccionar y comenzar a temblar para estimular sus músculos provocar algo de calor, aunque se le hacía difícil apartar su orgullo no dudó ni un instante en colarse en la habitación de su compañero y meterse en su cama con sumo cuidado, quizás muy dentro suyo tenía una luz de esperanza de que el mayor no notase su presencia y no tuviese que dar explicaciones, pero para su mala suerte aquella luz fue apagada de inmediato al ver como Samuel comenzaba a despertar. 

- ¿Willy? ¿Que haces aquí?- preguntó somnoliento restregando sus ojos con sus dedos. 

- ¿E- eh? y-yo… Duerme, estas soñando, soy una ilusión de tu cabeza- dijo titubeante comenzando a arder de la vergüenza además de la risa que luchaba por contener. 

- Que dices tonto si te estoy viendo- comenzó a reír pellizcando su hombro logrando arrancarle un quejido.

- No hagas eso pringa’o ¡duele!- 

- Ves como eres real, a los Willy’s de mi cabeza no les duele nada- comentó soltando una risa divertida intentando sacarle el doble sentido a la cosa. 

- Ninguno como el autentico- bufó arrogante, acaso estaba celoso de ¿si mismo? 

- ¿Tú crees? No sé yo eh, los Willy’s de mi cabeza hacían muchas… cosas por mi- 

- ¿Ah si?

- Si, si.- afirmó con una gran sonrisa- ¿Y bien? ¿Ahora vas a decirme por qué estas en mi cama? No es que me moleste pero.. 

- Tenía frío- murmuró no muy seguro de sus palabras. 

- Hombre, habermelo dicho- dijo divertido arrodillandose sobre la cama despojandose de un tirón de su camiseta sin ningún pudor. 

- ¡Que haces!- los ojos de Willy por poco y salen de sus órbitas, de pronto su pulsó se aceleró nuevamente, y está vez no era por el miedo, estaba muy nervioso, y no tenía idea de que hacer, si huir de allí y encerrarse en su habitación hasta morirse o simplemente dejar que las cosas sucedan.

- Dos cosas, quitarte el frío y enseñarte lo que hacen los Willy’s de mi cabeza- sonrió con malicia y diversión aproximandose a su indefenso mejor amigo, lento y sin prisa comenzó a rozar su cuello con la punta de su nariz provocando escalofríos en Willy, quien no se oponía a nada y observaba con cautela.  

 En cuanto los labios de Samuel rozaron su piel y comenzó un camino por toda la extensión de su cuello supo que la segunda opción era la correcta, su cuerpo comenzaba a reaccionar sin poder controlarse y su sangre comenzaba a desviarse a un punto en especifico, probablemente nunca había tenido una erección tan rápido y su compañero apenas lo había tocado. 

 Samuel sabía que su compañero no era fácil de convencer si no quería algo simplemente lo alejaba y hasta el momento no había hecho más que responder a sus acciones, aquello le brindaba total seguridad para continuar lo empezado, además, no era la primera vez que se encontraban en una situación tan intima. Aunque luchaban por negarlo era evidente el amor que existía entre ambos, tampoco se reprimían demasiado, simplemente dejaban las cosas suceder, tal cual estaba sucediendo en ese preciso instante.

 Sin previo aviso Samuel atrapó sus labios con cierta desesperación, cosa que al menor le costó seguir el ritmo pero enseguida correspondió. Sus labios encajaban a la perfección como dos piezas de rompecabezas que se completaban, reconocían el sabor de sus salivas a la perfección.  

 Ambos intentaban desvestir al otro con toda la rapidez posible, nunca habían deseado tanto sentir su piel desnuda rozarse con la de su compañero. Actuaban con velocidad, se arrancaban la ropa y se tocaban con violencia, de un momento a otro habían pasado de ser aquellos mejores amigos de YouTube a unos animales en celo. 

 Samuel prácticamente había reventado los labios de Willy por las constantes mordidas que le daba, los besos tenían un sabor metálico, probablemente se trataba de su sangre. 
 El menor comenzó a gemir cuando sintió la mano del mayor estimular su miembro sobre la tela de su pantalón, el cual pronto comenzó a desabrochar hasta finalmente deshacerse de él. 

 Willy abrió las piernas dejando que Samuel hiciera lo suyo, este lo comprendió de inmediato deshaciendose de su pantalón lo más rápido posible para luego posicionarse sobre su entrada. 

- Chupa- le exigió extendiendo tres dedos hasta su boca. 

- No, solo hazlo- 

- Te voy a lastimar chiqui- 

- Los Willy’s de tu cabeza no sienten dolor, déjame demostrarte que soy mejor que ellos- gimió encaprichado logrando arrancarle una risilla a su compañero. 

- Dime si duele mucho- susurró resignado, cuando algo se le metía en la cabeza nadie podía hacerlo cambiar de parecer, Samuel sabía muy bien eso.  Lentamente se introdujo en él haciendo todo lo posible para que no le doliese pero aquello era casi imposible, un gemido lastimoso se escapó de la garganta del menor y enseguida se detuvo. 

- Estoy bien, estoy bien- musitó como si quisiera convencerse a si mismo de aquello. 
 
- Necesito hacerte el amor Willy- gimió ante la estreches de su cuerpo sintiendo como sus paredes hacían presión contra su pene. 

- Hazlo- murmuró entrecortado acostumbrandose a la sensación.
 Se miraron unos segundos en silencio, no era necesario decir más nada, el amor en sus miradas era muy real y necesitaba ser manifestado. 

 Samuel comenzó a embestirlo lento y profundo intentando controlar sus impulsos de hacerlo fuerte, mientras hundía su cabeza sobre el hueco entre su hombro y cuello absorbiendo su olor característico entre fosas nasales, olía a flores, fresco y húmedo como una mañana después de una tormenta de lluvia.
 Su piel aun se encontraba fría debido a la desnudez y a la baja temperatura, aunque su cara estuviese ardiendo cosa que indicaba que probablemente dentro de si no lo sintiese, eso lo tranquilizaba. 
 Ante los ojos de Samuel, Willy era un ángel, el más hermoso de todos, el más frágil, el más delicado y dulce de todos, su ángel. Porque aunque no tuviese alas él sabía como hacerlo volar. 

 Pronto sus embestidas se hicieron más fuertes, entrando y saliendo con rapidez, escuchando los gemidos descontrolados del contrario que rogaba por más, sus expresiones de placer posiblemente eran lo más cercano a la cuarta maravilla del mundo, y Samuel agradecía profundamente ser el único que podía observar aquella maravilla tan de cerca y cuantas veces que quisiera. 

- Prometeme que nunca se lo harás a nadie como a mi- gimió el menor en un hilo de voz aferrandose con fuerza a la espalda de Samuel. El climax se aproximaba. 

- ¿De verdad crees que habrá alguien más después de ti en mi vida?- 

- Solo q- quiero estar seguro de que me amas- masculló entre dientes retorciendose de placer ante las últimas embestidas. 

- Te amo tanto, que si algún día planeas irte me arrancaré el corazón y te lo daré para que te lo lleves contigo, porque es tuyo.- El corazón de Samuel había hablado por él y Willy lo supo. 

  Finalmente sellaron sus labios con un suave beso que decía más que mil palabras, un te amo a labios cerrados, y con la última estocada ambos llegaron al tan preciado orgasmo. 

—————

 Espero que les haya gustado muchas gracias por leer.♥  [ INSP ]

Mi niño. {Drabble Wigetta}

- Willy, ¿Crees que podrías acelerar un poco? llevo el culo plano chaval.- 

 Hacía media hora que íbamos andando en coche rumbo a algún restaurante para cenar, como recién nos estamos instalando en nuestro nuevo hogar cocinar era algo de lo que preferíamos dejarlo para cuando ya tengamos todo bien ordenado como se debe. 

- Mira ese hombre de allí, ¿Pobrecillo no? Es muy tarde para andar caminando solo haciendo autostop..- comentó desviando un poco su vista hacía un sujeto que elevaba el pulgar intentando captar nuestra atención. 

- Pues menudas pintas tiene, igual nada más parar te clava una navaja en el cuello ¿Sabes?- 

- Vegetta por favor, a lo mejor es buena gente y de camino nos cuenta sus cosas. ¡Imagina que se convierte en un gran amigo y luego emprendemos grandes aventuras los tres!- noté como sus ojos se iluminaban mientras decía aquello, como si pudiera visualizar ese momento feliz junto a ese extraño, solo de hacerme la idea de ver a ese sujeto desconocido se me estrujaban las centraneas y malos pensamientos surgían por mi cabeza. ¡De ninguna manera permitiría que un completo desconocido se relacionase con mi Willy! 

- Venga di que si hijo mío, ¿tú crees que todos son buena gente? Eres muy ingenuo Willy, siempre deberías pensar lo peor de una persona así le das lugar a que te sorprenda si es buena gente, y si no lo es pues anda te darías el gustaso de decirle que ya te lo esperabas.- sonreí victorioso al notar como fruncía el ceño pensativo, parecía estar grabando cada palabra en su cabeza. 

- ¿Que irónico no? Tener que esperar lo peor de alguien para no desilusionarte, eso es muy lamentable.- soltó de golpe resoplando con un deje de melancolía, me preguntaba que cosas se estarían pasando por su mente en ese momento. 

- Yo prefiero confiar en lo conocido y no arriesgarme a ser lastimado.- suspiré intentando cerrar el tema, que con la tontería no lo había notado pero nos encontrabamos en el estacionamiento del restaurante y por alguna razón ninguno se movía de su lugar. 

- ¿Confías en mi?- preguntó como si de verdad no supiera la respuesta, es que es tonto. 

- ¿Lo dices de verdad?- medio reí, inevitablemente llevé mis manos hasta sus mejillas estrujandolas con cariño- ¿Estamos tontos?, por supuesto que confío en ti, de no ser así no estaría aquí contigo ¿Sabes?, a diferencia de ti yo no me voy a vivir con cualquiera que te crees, que voy por la calle haciendo autostop para conseguir compañero de aventuras y de piso?

- Gracias.- murmuró entre risas tornando sus mejillas en un color carmesí que me daban ganas de chuparle la cara. 

- ¿Por qué?- 

- Por protegerme, eres como el hermano mayor que nunca tuve- sentí que mi corazón explotaría en cualquier momento, ¿Como se atrevía a decir tal cosa con esa carita? 
 Sin pensarlo dos veces me abalance encima suyo atrayendolo por la cintura hasta mis piernas logrando una posición un tanto incomoda debido al espacio reducido pero eso no me importó. 

- Tú siempre seras mi pequeño Willy ¿Entiendes?, no puedo permitirme dejarte socializar con un desconocido sin pensar lo peor, porque si algo te pasase no me lo perdonaría nunca.- no recuerdo la última vez en la que había hablado más enserio en mi vida, pero sin duda esta era uno de esos momentos.  Protegerle era mi obligación. 

- Pero si soy súper buena gente por qué me harían daño?-
nunca comprendería como podía conservar esa ingenuidad e inocencia que normalmente solo los niños pequeños tienen hasta que se hacen mayores. Reí ante su pregunta acariciando su cuello con mi nariz provocandole cosquillas. 

- Tengan o no buenas intenciones contigo no me interesa, si tuviera que encerrarte en una caja de cristal para que nadie más que solo yo pueda verte lo haría.- murmuré a su oído absorbiendo toda su colonia con mis fosas nasales embriagandome con su rico aroma. 

- A veces pienso que me tratas como un niño pequeño.- bufó en un intento fallido por ocultar una sonrisa. 

- Porque eres mi niño ya te lo he dicho.


——————

X min 22:22 Si no lo hacía me moría :v moar corazones gays <3