melodioso

Venus en los signos

Venus en Aries: Breves pasiones, el amor es fugaz como ráfaga. Sus amistades son efímeras, suele aferrarse a causas que no pueden justificarse o que resultan no ser lo que prometía al principio. Se embriaga con el amor o la pasión. Un derrochador.
Debilidades: Inconstancia, se deja llevar por pasiones repentinas.

Venus en Tauro: Amabilidad y fidelidad. Le gusta agradar y disfrazarse. Un buen status de vida. Es generoso pero no extravagante. Cariñoso, sensual y amante de la naturaleza, le gustan las cosas buenas de la vida, sensible a la belleza, los sonidos melodiosos, perfumes. El amor llega lentamente, sin pasión, pero con la fuerza. El amor se mantiene en el tiempo.
Debilidades: Indolencia, pereza, gusto inmoderado por los placeres de la vida, apuestas, entretenimiento y excesos de lujo.

Venus en Géminis: Todo un “pico de oro”, se defiende siempre con la expresión adecuada. Un buen orador, refinado, con amor a las Artes. Suele tener doble cara en asuntos emocionales, coqueto. Emociones superficiales. Innumerables historias de amor e inconstante. Le gusta jugar con el amor.
Debilidades: Inestabilidad e inconstancia en el amor. Muchas veces va demasiado lejos por el deseo de coquetear y jugar con la otra persona, que a menudo sufren, pero su problema es lo efímero de sus sentimientos: Es infiel y, a veces puede hablar cáusticamente.

Keep reading

Suelo ser muy perezoso , pero si de ti se trata, cruzaría el mundo entero con tal de hacerte reír, y con tan solo oír el melodioso sonido de tu risa, valdría la pena.

A tu lado
me acuesto.
Ese rítmico, rico palpitar, melodioso, armónico, arrullándome y calmando mi falta de sueño, escuchado la vitalidad misma del ser humano a través de la silbante respiración, el subir y bajar de tu pecho desnudo contra mi mejilla, mi mente es incapaz al ser sometida a encontrar una mejor manera de pasar la noche, mis horas, los días.
—  Brenda Lucia P.G.

Fiori profumati ho lasciato, per te che con le tue dolci melodie allieti le mie serate. Adoro sentirti suonare, le tue mani affusolate che scorrono sulla tastiera mentre quel suono melodioso, mi giunge al cuore. Tu mio furore, amo la musica ed amo te anima mia che mi doni gioia e serenità in quantità.

🎼🎼🎼🎼🎼🎼🎼🎼🎼🎼

Ann@💫

Quando dobbiamo andare a vivere sulla terra, due angeli ci accompagnano e ci chiedono sempre dove vogliamo abitare.
Quel giorno era il mio turno.
Gli angeli, vestiti di bianco e con le candide ali piegate mi chiesero
«Dove vuoi abitare ?»
Io li guardai titubante e incerta.
«In che senso ?» gli domandai ingenuamente.
Gli angeli allora cercarono di essere più chiari e sorridendomi mi domandarono nuovamente
«Quale posto vuoi che, qualunque cosa accada, sia per sempre la tua casa? Il luogo dove ti senti al sicuro ? Protetta ?»
Gli strinsi le mani «Portatemi a vedere la terra. Non la conosco molto bene. Voglio essere sicura di fare la scelta giusta. »
Gli occhi degli angeli sorrisero compiaciuti e, in breve, stavamo già sorvolando la terra.
«Ci sono posti» incominciò l'angelo alla mia destra «dove il sole tramonta sul mare, e crea uno spettacolo mozzafiato. »
Lo vidi, mi incantò.
«Altri posti» mi consigliò invece l'angolo alla mia sinistra «dove il sole sorge dietro le montagne innevate, e il cielo roseo, a contrasto con la neve, ti fa sognare ad occhi aperti»
Lo vidi, e mi incantai, di nuovo.
Mi portarono a vedere luoghi paradisiaci, dove ci sono le cascate e i fiori variopinti.
Ammirai la luna che si specchiava sempre su un lago d'argento e scoprii il canto melodioso di alcuni uccelli.
Era tutto così bello che non riuscivo a decidermi.
Poi, ad un certo punto, attraversammo una città, e notai un bambino.
Mi piacque tantissimo; aveva i capelli d'oro e gli occhi smeraldo.
«Lui» gridai in quel momento, indicandolo con la punta del piede, in quanto le mie mani afferravano saldamente gli angeli.
Il bambino alzò gli occhi al cielo, e sorrise.
Non poteva vedermi, ma sorrise comunque, e il suo sorriso era più bello di qualunque posto che avevo visitato.
Gli angeli si fermarono di colpo e mi fissarono.
«Voglio lui !» continuai io, sorridendogli a mia volta.
«Vuoi che sia lui la tua casa ?»
Mi chiesero loro, osservando a loro volta il bambino.
«Si!» dissi convinta, «voglio abitare nel suo cuore. Sarà il suo cuore il luogo dove mi sentirò al sicuro, protetta e amata. »
Gli angeli si diedero un'occhiata di intesa.
«Certamente» mi risposero.
L'angolo alla mia destra mi volle fare, però, un'altra domanda «Come mai proprio lui ?»
Mi voltai verso l'angelo, poi ancora verso il bambino, che continuava a sorridermi, anche se eravamo invisibili.
«Perché lui abita già nel mio cuore, io sono già la sua casa, ecco perché mi sorride. Lui mi ha trovato ancora prima che potessi cercarlo. »
Gli angeli mi guardarono compiaciuta «sei una persona molto saggia»
Poi mi baciarono le guance e scomparvi, lasciandoli soli.
—  Volevoimparareavolare (scritta da me)

THE TLANCHANA

Its name comes from ancient times and is derived from three voices of Nahuatl atl, water; tonan, mother; chane, magical being or spirit. 


For many visitors it is rare to find a mermaid 500 km from the coast and more than 2600 meters. However, once the Toluca Valley in the State of México territory had nine lagoons surrounded by small communities of Otomi and matlazincas people;compared to Nevado de Toluca or Xinantécatl and near the Great or Chignahuapan River Lerma today. 


The myth originated in ancient times, when the Aztecs invaded yet Matlazinca this fertile valley.

According to tradition, this lake area was ruled by a strange queen, half woman and half snake water. It was said that behind the tulle and grass lagoon on an island could see a beautiful naked woman wearing a crown and beads and strings of fish, crayfish and salamanders in the waist. 


She had a possessive, fickle and vengeful temperament; if she was happy her tail was of a black snake, and allowed fishermen to obtain abundant fishing with nets. When she fell in love with a man she could turn his legs and tail grounded out to look; if a man tending her melodious call the tail of a serpent was used to surround and drag it to the bottom of their domains until drowned.

Over the centuries the lakes dried. The new religion changed the small farming and fishing communities. But the song of the ancient siren still captivates researchers, artists and people in general, and in the early 90s of last century it was decided to install the Tlanchana a principal place of Juarez Park.


Today, instead of tail viper’s Tlanchana have one fish, perhaps due to the influence of those who came with other traditions of the Old World, which is known as the siren of Metepec, although municipal chronicler Bertha Balestra “ (…) it would be nice to have back to Original Tlanchana, made of clay, symbolizing not only the myth, but the main activity of Metepec ”. It also suggests redesigning the source, local and garnish with aquatic motives and that has a plate with the legend of the mother fish to remember remote aspects of local history.

La Tlanchana.
Su nombre proviene de tiempos remotos y se deriva de tres voces del náhuatl: atl, agua; tonan, madre; chane, ser o espíritu mágico. 

Para muchos visitantes resulta extraño encontrar una sirena a 500 km de la costa y a más de 2 600 msnm. No obstante, este territorio antaño contaba con nueve lagunas rodeadas por pequeñas comunidades matlazincas y otomíes; frente al Nevado de Toluca o Xinantécatl y cerca del río Grande o Chignahuapan, hoy Lerma. El mito tuvo su origen en tiempos prehispánicos, cuando los mexicas todavía no invadían este fértil Valle Matlazinca.

Según las tradiciones, esta zona lacustre estaba regida por una extraña reina, mitad mujer y mitad serpiente acuática. Se decía que detrás de los tules y hierbas de la laguna, sobre un islote podía verse a una hermosa mujer desnuda ataviada con corona y collares y sartas de peces, acociles y ajolotes en la cintura. Poseía un temperamento posesivo, voluble y vengativo; si estaba contenta su cola era la de una serpiente negra, y permitía a los pescadores obtener abundante pesca con sus redes. 

Cuando se enamoraba de algún humano podía convertir su cola en piernas y salir a tierra a buscarlo; si un hombre no atendía su melodioso llamado utilizaba la cola de serpiente para rodearlo y arrastrarlo al fondo de sus dominios hasta que lo ahogaba.

Con el paso de los siglos las lagunas se secaron. La nueva religión cambió las pequeñas comunidades agrícolas y pesqueras. Pero el canto de la ancestral sirena todavía cautiva a los investigadores, artistas y pueblo en general, y a principios de los años 90 del siglo pasado se decidió instalar a La Tlanchana en un lugar principal del parque Juárez.

Hoy, en lugar de cola de víbora La Tlanchana la tiene de pez, quizá debido a la influencia de quienes llegaron con otras tradiciones del Viejo Mundo, por lo que es conocida como La sirena de Metepec, aunque para la cronista municipal Bertha Balestra, “(…) sería hermoso tener de nuevo a La Tlanchana original, hecha de arcilla y simbolizando no sólo el mito, sino también la actividad principal de Metepec”. También sugiere rediseñar la fuente, adornarla con motivos locales y acuáticos y que cuente con una placa con la leyenda de esta madre de los peces para recordar remotos aspectos de la historia local.

CREEPY STORIES
- L’unico per te

Ero un ragazzo normale, come tutti gli altri. Uscivo con i miei amici, spesso dovevo stare a casa a badare ai miei fratelli, ma non mi dispiaceva aiutare la famiglia. Andavo a scuola fino un paio di anni fa, voti nella media, non mi è mai importato troppo. Come tutti i miei coetanei, la cosa che preferivo fare era uscire e non fare assolutamente niente di costruttivo. Le mie giornate si dividevano tra studio, videogiochi, uscite con gli amici… Davvero, ero normale, possiamo dire quasi banale. Poi, accadde. Ricordo che mi ero collegato a Facebook per chiedere una cosa a un mio amico, ma non lo trovai in linea. Così, per passare il tempo, frugai un po’ nei profili dei miei compagni. E fu in una delle loro foto che la vidi.

La creatura più bella del mondo. Non so cosa mi prese, era solo una foto, ma mi sembrò che il tempo e il mio cuore si fossero fermati osservandola. Non trovai alcun nome tra le tag. Anzi, sfortunato come mio solito, il suo volto era l'unico senza nome. Compariva in poche altre foto e io non riuscivo a smettere di guardarle. Non so ancora come spiegarlo, ma decisi che dovevo scoprire chi fosse. Se solo si fosse collegato l'amico a cui appartenevano le foto, avrei potuto domandarglielo. In campo di conquiste, ero abbastanza sfacciato. Ma qualcosa in me mi diceva di non aspettare, di provare in tutti i modi a scoprirne l'identità. Così, cliccai sui nomi delle persone raffigurate in quelle foto e cominciai a cercare instancabilmente tra i loro contatti qualcuna che somigliasse a lei. I primi tentativi andarono a vuoto, poiché alcuni avevano la lista amici privata. Arrivato all'ultimo nome, ero alquanto scoraggiato. Nessuna traccia di lei. Forse nemmeno aveva un contatto Facebook, il che avrebbe spiegato perché il suo nome non comparisse nella foto.

Poi, aprendo l'ultimo profilo disponibile, vidi l'immagine di due ragazze abbracciate e sorridenti. Quella di sinistra era la proprietaria del profilo. L'altra, era lei. E sembrava ancora più bella che nelle foto precedenti. Ma, purtroppo, ancora nessun nome. Aprii l'album a cui apparteneva quella fotografia e presi a sfogliarlo. Lei compariva quasi ovunque, sempre più perfetta. Notai che sullo sfondo di quasi tutte le immagini si leggeva l'insegna di un famoso locale del centro, mentre le altre parevano essere scattate proprio all'interno del pub. Probabilmente ne era un'assidua frequentatrice. Mi sentii sollevato; non sapevo il suo nome, ma sapevo che avrei potuto incontrarla lì. No, non pensai nemmeno per un secondo che tutto ciò fosse assurdo. Sono sicuro anche adesso che ciò che ho provato la prima volta che l'ho vista fosse amore. Pazzesco, no? Se me lo avessero raccontato, anche solo due giorni prima, mai l'avrei creduto. Comunque, decisi che mi sarei recato ogni sera in quel locale. Dovevo scoprire più cose possibili su di lei, la ragazza perfetta, prima di potermi avvicinare e parlarle. Il desiderio di vederla dal vivo si faceva sempre più insistente. Ormai avevo stampato e osservato tutte le foto in cui compariva almeno un migliaio di volte.

Poche sere dopo, dunque, mi decisi ed uscii, disposto a cercarla anche per tutta la notte. L'avrei riconosciuta dal vivo? Spesso si appare diversi nelle foto. Magari mi sarebbe passata davanti e non avrei capito che fosse proprio lei. Comunque, la prima sera fui subito fortunato. La vidi non appena entrai. Era seduta al bancone, su di uno sgabello e sorseggiava un cocktail colorato. Parlava con il barista e rideva. Io mi bloccai in mezzo alla stanza, quasi senza rendermi conto delle persone che mi superavano o osservavano. Mi sedetti ad un tavolo non troppo lontano da dove si trovava lei, ordinai da bere e, fingendo di scrivere sul telefono, non le staccai gli occhi di dosso per tutta la sera. Quando il locale cominciò a svuotarsi, poi, riuscii anche a sentire il suono della sua voce; dolce, melodioso, sembrava completare l'immagine perfetta di lei.
Ci tornai ogni sera per circa una settimana, accontentandomi di sedermi e osservarla. Memorizzavo i suoi vestiti, la immaginavo abbinarli in modo diverso, la vedevo indecisa su come pettinarsi e cosa indossare e, per un po’, mi bastava così. Ma, presto, le cose cambiarono. Non era più sufficiente guardarla per poche ore dopo cena, senza poterle parlare. Volevo sapere tutto di lei, volevo tutto, volevo averla solo per me. Ero ossessionato da lei, da quello che immaginavo fosse il suo profumo, dal suo sorriso, dalla sua risata così dolce. Non provavo più interesse per quelle attività che fino poco tempo prima erano la mia routine. Non mi attraevano più le altre. In ogni ragazza che incontravo, cercavo un particolare che mi ricordasse lei, la mia lei. Ero sicuro che sarebbe stata mia. Era ovvio, doveva essere mia. C'era un solo dettaglio: lei non aveva idea del fatto che io la amassi. La prima mossa spettava a me.

Quella sera decisi che l'avrei avvicinata, era giunta l'ora. Mi agghindai per bene, non volevo sfigurare nei suoi confronti. Passai diverse ore in bagno e davanti allo specchio, finché non ritenni di essere abbastanza presentabile per lei. Fuori dal pub, di fronte a quella porta di legno, sentivo il cuore battermi in gola. Non ero mai stato così emozionato, prima d'ora. Aprii la porta con le mani tremanti ed entrai. Lei era seduta al solito posto, circondata da un gruppo di persone. Amici, supposi; riconobbi la ragazza che era nella foto insieme a lei. Non sarei riuscito ad avvicinarla con tutta quella gente attorno. Mi misi in disparte e attesi. L'avevo osservata così a lungo nelle settimane precedenti che sapevo che si sarebbe allontanata da loro da sola, per andare in bagno o uscire a fumare. Dovevo solo aspettare. L'emozione faceva si che il tempo sembrasse scorrere al rallentatore. Credevo fosse passata un'ora, invece erano poco più di dieci minuti e io mi stavo agitando troppo. Finalmente la vidi alzarsi e dirigersi verso la porta. Presi un respiro profondo e mi avvicinai.
-Ciao, posso parlarti?- le domandai, sfiorandole un braccio. Lei si voltò, con un'espressione incuriosita sul viso.
-Scusa, ci conosciamo?- fu la risposta.
-In effetti, no…- le dissi io. -Ma io ti trovo bellissima e mi chiedevo… Mi chiedevo se volessi bere qualcosa insieme a me, stasera.- Ecco, l'avevo fatto.
-Ah. Temo non sia possibile. Vedi, io sono già impegnata.- con un cenno della mano, indicò il barista.
-Quindi, beh… Scusa.- e se ne andò.

Io tornai a casa in una specie di stato di trance. Non era previsto che mi rifiutasse. Non doveva farlo. Mi sentii crollare il mondo addosso. Tutto ciò che avevo progettato in quelle settimane si era sfaldato con una sola frase. Quel “sono già impegnata” mi riecheggiava nelle orecchie in continuazione, in un loop infinito. La immaginavo lì, seduta al bancone, intenta a ridere e scherzare con il suo fidanzato. Li visualizzavo insieme. Li vedevo baciarsi, accarezzarsi, fare tutto ciò che avrei voluto fare io con lei. Ero ormai giunto nella mia stanza e questi flash affollavano la mia mente. Scoppiai in lacrime, fissando una delle tante foto che avevo accuratamente attaccato ala parete. Io la amavo. No, non era giusto che lei non stesse con me! Cominciai a prendere a pugni il muro, ferendomi le nocche. Così facendo, riuscii a calmarmi. Forse non mi sono posto nel modo giusto. Devo tornare da lei e dirle esattamente cosa provo. Allora sì che non potrà non essere mia. Accarezzai dolcemente una delle foto sulla parete e sussurrai:
-Sì, sarai felice con me.

Questo è quel che è successo nei giorni scorsi. Ed è per lei che mi ritrovo qui, fuori dal solito pub, da solo, in attesa che lei esca. Stavolta la coglierò di sorpresa. Sto qui, nascosto in una svolta del vicolo, osservando la porticina laterale. Durante le sere passate, ho capito che i clienti normali escono dal portone principale, mentre i baristi, le cameriere e la mia donna preferiscono usare un'uscita secondaria. Sento la porta aprirsi molte volte, ma non è mai lei. Sono fiducioso, so che prima o poi uscirà per fumare. Lo ha fatto ogni sera. Sento lo scricchiolio della porta per l'ennesima volta e, con immensa gioia, è lei, ed è sola! Mi avvicino velocemente a lei, dal suo sguardo capisco che mi ha riconosciuto, ma non proferisce parola.
-Sei perdonata.
-Come, scusa?
-Ti perdono per ieri sera, non sapevi cosa facevi quando mi hai detto di no! Sono qui per darti un'altra occasione, amore mio.
-Non credo di capire…
-Non capisci? Io ti amo! Io sono quello giusto per te! Non lui, no. Lui è feccia, è spazzatura. Tu sei nata per essere solo mia, non capisci? Io ti bramo, ti desidero troppo per vederti in mano altrui, amore mio!
Lei mi guarda come se fossi pazzo. È così bella…
-Io sono quello giusto! Io sono quello che dev'essere il tuo unico amore, io e solo io! E quando te ne accorgerai, capirai di voler essere esclusivamente mia, vorrai essere solo di mia proprietà. Schiferai ogni ammorbante tocco altrui. Basterò io per far girare il tuo mondo! E quando ciò si avvererà, vivremo finalmente una lunga vita felice, per sempre e quando da vecchi moriremo, i nostri corpi si uniranno e le nostre anime si crogioleranno ancor di più nel loro amore puro, saremo assieme anche da morti. Ti amo!- le sfioro una guancia e faccio per avvicinarmi, ma lei mi allontana con uno spintone. Sento salire lentamente la rabbia. Come può rifiutarmi ancora?
-Senti, ti ho già detto che sono fidanzata e…- in quel momento, la porticina si apre ed esce il barista.
-Amore, dove eri sparita?- le domanda. La abbraccia e le da un bacio sulla testa, proprio davanti a me.
-E lui chi è?- domanda, indicandomi.
Lei fa una faccia strana e risponde:
-Nessuno, rientriamo.

Nessuno… Io non sono nessuno, io sono il tuo unico amore! Tiro fuori dalla tasca dei jeans il mio coltellino, quello che porto sempre dietro per sicurezza e lo pianto nella schiena di lui. Una volta, due, poi lo giro e lo conficco nello stomaco. Lo estraggo, lasciando il ragazzo agonizzante in terra, e mi getto su di lei. La attacco al muro e le sfioro il corpo con il coltello, fino ad arrivare al volto. Le taglio per sbaglio una guancia, niente di troppo profondo. Mi avvicino e le bacio via il sangue. Lei sembra svegliarsi da una specie di torpore e mi da uno spintone, facendomi cadere il coltello a terra e prova a rientrare nel locale per chiedere aiuto. La afferro da dietro e riesco a stordirla con un colpo in testa.
-N-no, cos'ho fatto? Amore mio, scusami!- provo a rianimarla con dei colpetti sul viso, la voce mi trema.
No, non posso permetterle di chiamare qualcuno, non posso lasciarla qui, finirei in galera! Decido quindi di trascinarla fino alla mia macchina e di portarla a casa mia, nella mia stanza.

Una volta arrivati, la sistemo su una sedia e le lego mani e piedi, per non farla fuggire. L'ho portata nella mia camera, così vedrà quanto la amo. Ci sono sue foto ovunque, ingrandite e non, su alcune ho anche scritto “Ti amo”. Non potrà di certo avere dei dubbi, adesso che non è più fidanzata con nessuno! Oh, ma si sta svegliando. Le accarezzo i capelli, sono morbidi come avevo immaginato.
-Ben svegliata, amore mio.
-Cosa… Dove sono…?
-Sei a casa mia, non vedi? Qui tutto parla di te! Guarda!- le indico le pareti e le ante dell'armadio, riempite di foto e frasi su di lei. Tuttavia, la reazione di lei mi stupisce: si mette a piangere.
-Tu… Tu lo hai ucciso!-
Mi avvicino a lei e mi inginocchio, così da avere i volti alla stessa altezza.
-Ma lui non era nessuno, non capisci? Io sono l'unico per te. Vedrai, sarai felice!
La bacio. Finalmente, il bacio che tanto avevo bramato, ma lei non ricambia, anzi, mi morde. Automaticamente le tiro uno schiaffo molto forte.
-Come osi? Chi credi di essere?
Lei piange più forte e io noto il segno della mia mano sulla sua guancia.
-No… No… Io ti amo… Che cosa ho fatto? Mi dispiace! Ti prego, scusami!- non riesco a fermare le lacrime. Io la amo, eppure le ho fatto tanto male.
-Ti prego, lasciami andare…- mi implora, singhiozzando. Come sembra fragile… Piango insieme a lei, accarezzandole i capelli. La amo. Dio, quanto la amo. Per questo… Per questo non posso permettere che se ne vada! Smetto di piangere di colpo e le stringo i capelli, tirandoli.
-Non puoi andartene! Sarai mia, per sempre! Te l'ho detto prima, no? Shh, basta piangere. Saremo felici. Ma ora è tardi, dormiamo, vuoi?
La imbavaglio e me ne vado a letto, ma prima trascino la sedia più vicina.
-Buonanotte, amore mio.

Mi sono appena svegliato. Lei è ancora lì, sulla sedia, la testa accasciata. Respira lentamente, sta ancora dormendo e ha dei segni sui polsi. Probabilmente ha lottato a lungo per provare a liberarsi. Salgo di sopra e preparo la colazione. Mentre il caffè viene su, spremo delle arance e cuocio dei pancakes. Sono sicuro che lei è tipa da pancake, ne ha proprio l'aspetto. Porto giù il vassoio e la trovo sveglia, di nuovo in lacrime.
-Buongiorno amore, ti ho preparato le frittelle, puoi anche da scegliere se metterci sopra il burro fuso o il cioccolato liquido.
Le tolgo il bavaglio. Lei rimane in silenzio. Provo a imboccarla, ma non collabora.
-Non fare la sciocca, mangia, vuoi morire di fame?
Le apro la bocca con la forza e le faccio mangiare il pezzo di pancake. Lei si arrende e continua a masticare tra le lacrime.
-Brava la mia ragazza. Ora, cosa vuoi fare oggi? Decidiamo subito, così poi non ci troviamo impreparati! Purtroppo non possiamo uscire. Sai, dovrei liberarti e quant'altro e…
Frugo sulla mia scrivania.
-Ecco! Possiamo guardarci un film. Che ne dici di questo? È il mio preferito!

Inserisco il DVD di “Dracula” nel lettore e mi posiziono vicino a lei. La abbraccio e faccio in modo che la sua testa tocchi la mia spalla. Sono felice. La stringo a me, lei inizialmente è tesa e oppone resistenza, prova anche a dimenarsi ma, dopo un po’, la sento rilassarsi. Mi volto verso di lei e vedo che ricambia il mio sguardo. Che occhi stupendi! Questo è il momento adatto. Lei accenna una specie di sorriso, io mi avvicino e chiudo gli occhi, schiudo le labbra e faccio per baciarla, quando lei mi colpisce proprio allo stomaco con un pugno. Merda, si è liberata! Rimango così sorpreso che lei riesce a colpirmi lì dove fa più male e mi accascio a terra senza fiato. La sento staccare gli altri pezzi di nastro adesivo, alzarsi e correre al piano di sopra.
-No!- non posso permettere che scappi! Lei è mia!
Mi alzo noncurante del dolore e la raggiungo prima che lei trovi la porta principale di casa. La afferro per i capelli e la trascino indietro. Lei si dimena con tutte le sue forze. Mi arrivano calci e pugni a raffica, accompagnati da grida e insulti. Maledetta, perché non riesce ad amarmi, semplicemente?
-Smettila di picchiarmi e di urlare, porca…-
Ma lei non smette, inizia anche a graffiarmi. Non ci vedo più dalla rabbia, afferro un soprammobile e glielo rompo proprio sul cranio. Lei cade a terra di peso, sbattendo forte la testa sullo spigolo del tavolino. Le due botte devono esserle state fatali, perché ora è a terra. Gli occhi aperti che fissano il nulla e una macchia di sangue che si allarga, sporcandole i capelli.
-Tsk. Ben ti sta. Non dovevi scappare da me, il tuo unico amore… Amore… Oddio, cos'ho fatto?- osservo il cadavere della mia ragazza.
-No, no, no, no!- La sollevo delicatamente, ma ormai non respira più.
-Andrà tutto bene. Siamo insieme. Saremo felici, te l'ho detto, no? Io sono l'unico per te.-

La porto in bagno e pulisco il sangue dai capelli e dal viso. La lavo e la rivesto. Prendo un coltellino e lavoro sul volto. “Non le permetterò più di distogliere lo sguardo da me” penso, mentre le taglio via le palpebre. “E non potrà negarmi più un sorriso, mai più.” incido la carne agli angoli della bocca, tracciando un sorriso grottesco che cucio il prima possibile con estrema cura, fermando le sue labbra su quella smorfia adorabile. Ecco. Ora lei mi guarda sempre e mi sorride. Ora mi ama e potrà stare con me per sempre. La porto in camera, la posiziono sulla sedia e premo “play”.

-Ecco, amore, questa è la scena migliore del film, guarda!
La abbraccio e lei si accascia su di me, di sua spontanea volontà. Sorrido.
-Ti avevo detto che saremmo stati felici, insieme.

Hay cosas más preciosas que el atardecer; y yo nunca lo noté.  Al oír tú voz grave, nunca supe que esa misma voz cantaba un ritmo melodioso de tu alma.  No subía la tormenta más grave la de tu pelo y tu espíritu.  Nunca te diste por vencida; la base de nuestra confiancia y determinación para traer lo mejor para el mundo.  Eres una inspiración para muchas personas; ‘eres’ en presente.
—  Y ahora que el sol atardeció, no te lo puedo decir
Quando não podes livrar-se de si mesmo, deleita-se devorando-se. Em vão se chamaria o Senhor das Sombras, o distribuidor de uma maldição precisa: se está doente sem doença e se é réprobo sem vícios. A melancolia é o estado sonhado do egoísmo: nenhum objeto fora de si mesmo, nenhum motivo mais de ódio ou de amor, a não ser essa mesma queda em um lodo lânguido, essa mesma agitação de condenado sem inferno, essas mesmas reiterações de um ardor de perecer… Enquanto que a tristeza contenta-se com uma moldura de fortuna, a melancolia necessita de uma orgia de espaço, de uma paisagem infinita para nela espalhar sua graça desagradável e vaporoso, seu mal sem contornos, que, por medo de curar-se, teme um limite à sua dissolução e às suas ondulações. Floresce — a flor mais estranha do amor-próprio — entre os venenos dos quais extrai sua seiva e o vigor de todos os seus desfalecimentos. Nutrindo-se do que a corrompe, esconde, seu seu nome melodioso, o Orgulho da Derrota e a Compaixão de si mesmo…
—  Emil Cioran, Breviário de Decomposição.
50 Sombras Más Oscuras (Wigetta)

CAPÍTULO 17

Mmm…

Samuel me acaricia el cuello con la nariz y me despierto poco a poco.

—Buenos días, cariño —susurra, y me mordisquea el lóbulo de la oreja.

Mis ojos se abren de golpe y se vuelven a cerrar enseguida. La brillante luz de la mañana inunda la habitación y, tumbado a mi lado, él me acaricia suave y provocativamente el pecho con la  mano. Baja hasta la cadera, me agarra y me atrae hacia él.

Yo me desperezo, disfrutando de sus caricias, y noto su erección contra mi trasero. Oh. La alarma despertador estilo Samuel De Luque.

—Estás contento de verme —balbuceo medio dormido, y me retuerzo sugerentemente contra él.

Noto que sonríe pegado a mi mejilla.

—Estoy muy contento de verte —dice, y desliza la mano sobre mi estómago y más abajo, cubriéndome el sexo y masajeándolo con los dedos—. Está claro que despertarse con usted tiene sus ventajas, joven Díaz.

Y me da delicadamente la vuelta, hasta quedar tumbado boca arriba.

—¿Has dormido bien? —pregunta mientras sus dedos prosiguen su sensual tortura.

Me mira sonriendo… con esa deslumbrante sonrisa de modelo masculino, una sonrisa fascinante de dentadura perfecta, que me deja completamente sin aliento.

Mis caderas empiezan a balancearse al ritmo de la danza que han iniciado sus dedos. Me besa recatadamente en los labios y luego desciende hasta el cuello, mordisqueando despacio, besando y chupando. Gimo. Actúa con delicadeza, su caricia es leve y celestial. Sus intrépidos dedos siguen bajando y desliza uno de ellos en mi interior, despacio, y sisea sobrecogido.

—Oh, Willy —murmura en tono reverencial junto a mi garganta—. Siempre estás dispuesto.

Mueve el dedo al tiempo que continúa frotando mi glande y sus labios viajan ociosos por mi clavícula y luego bajan hasta mi pecho. Con los dientes y los labios tortura primero un pezón y luego el otro, pero… oh, con tanta ternura que se tensan y se yerguen a modo de dulce respuesta.

Yo jadeo.

—Mmm —gruñe bajito, y levanta la cabeza para mirarme con sus ardientes ojos grises—. Te deseo ahora.

Alarga la mano hasta la mesilla. Se coloca sobre mí, apoya el peso en los codos y frota la nariz contra la mía mientras usa las piernas para separar las mías. Se arrodilla y rasga el envoltorio de aluminio.

—Estoy deseando que llegue el sábado —dice, y sus ojos brillan de placer lascivo.

—¿Por tu cumpleaños? —contesto sin aliento.

—No. Para dejar de usar esta jodienda.

—Una expresión muy adecuada —digo con una risita.

Él me sonríe cómplice y se coloca el condón.

—¿Se está riendo de mí, joven Díaz?

—No.

Intento poner cara seria, sin conseguirlo.

—Ahora no es momento para risitas —dice en tono bajo y severo, haciendo un gesto admonitorio con la cabeza, pero su expresión es… oh, Dios… glacial y volcánica a la vez.

Siento un nudo en la garganta.

—Creía que te gustaba que me riera —susurro con voz ronca, perdiéndome en las profundidades de sus hermosos ojos.

—Ahora no. Hay un momento y lugar para la risa. Y ahora no es ni uno ni otro. Tengo que callarte y creo que sé cómo hacerlo —dice de forma inquietante, y me cubre con su cuerpo.

* * *

—¿Qué le apetece para desayunar, Guille?

—Solo tomaré muesli. Gracias, señora Jones.

Me sonrojo mientras ocupo mi sitio al lado de en la barra del desayuno. La última vez que la muy decorosa y formal señora Jones me vio, Samuel me llevaba a su dormitorio cargado sobre sus hombros.

—Estás muy guapo —dice Samuel en voz baja.

Llevo otra vez el pantalón en tubo color gris y la camisa de seda también en gris.

—Tú también.

Le sonrío con timidez. Él lleva una camisa azul claro y vaqueros, y parece relajado, fresco y perfecto, como siempre.

—Deberíamos comprarte algunos pantalones más —comenta con naturalidad—. De hecho, me encantaría llevarte de compras.

Uf… de compras. Yo odio ir de compras. Aunque con Samuel quizá no esté tan mal. Opto por la evasiva como mejor método de defensa.

—Me pregunto qué pasará hoy en el trabajo.

—Tendrán que sustituir a ese canalla.

Samuel frunce el ceño con una mueca de disgusto, como si hubiera pisado algo extremadamente desagradable.

—Espero que contraten a una mujer para ser mi jefa.

—¿Por qué?

—Bueno, así te opondrás menos a que salga con ella —le digo en broma.

Sus labios insinúan una sonrisa, y se dispone a comerse la tortilla.

—¿Qué te hace tanta gracia? —pregunto.

—Tú. Cómete el muesli. Todo, si no vas a comer nada más.

Mandón como siempre. Yo le hago un mohín, pero me pongo a ello.

* * *

—Y la llave va aquí.

Samuel señala el contacto bajo el cambio de marchas.

—Qué sitio más raro —comento.

Pero estoy encantado con todos esos pequeños detalles, y prácticamente doy saltitos sobre el confortable asiento de piel como un niño. Por fin Samuel va a dejar que conduzca mi coche.

Me observa tranquilamente, aunque en sus ojos hay un brillo jocoso.

—Estás bastante emocionado con esto, ¿verdad? —murmura divertido.

Asiento, sonriendo como un tonto.

—Tiene ese olor a coche nuevo. Este es aún mejor que el Especial para Sumisos… esto… el A3 —añado enseguida, ruborizado.

Samuel tuerce el gesto.

—¿Especial para Sumisos, eh? Tiene usted mucha facilidad de palabra, joven Díaz.

Se echa hacia atrás con fingida reprobación, pero a mí no me engaña. Sé que está disfrutando.

—Bueno, vámonos.

Hace un gesto con la mano hacia la entrada del garaje.

Doy unas palmaditas, pongo en marcha el coche y el motor arranca con un leve ronroneo.

Meto la primera, levanto el pie del freno y el Saab avanza suavemente. Higgs, que está en el Audi detrás de nosotros, también arranca y cuando la puerta del parking se levanta, nos sigue fuera del Escala hasta la calle.

—¿Podemos poner la radio? —pregunto cuando paramos en el primer semáforo.

—Quiero que te concentres —replica.

—Samuel, por favor, soy capaz de conducir con música.

Le pongo los ojos en blanco. Él me mira con mala cara, pero enseguida acerca la mano a la radio.

—Con esto puedes escuchar la música de tu iPod y de tu MP3, además del CD —murmura.

De repente, un melodioso tema de Police inunda a un volumen demasiado alto el interior del coche. Samuel baja la música. Mmm… «King of Pain.»

—Tu himno —le digo con ironía, y en cuanto tensa los labios y su boca se convierte en una fina línea, lamento lo que he dicho. Oh, no…—. Yo tengo ese álbum, no sé dónde —me apresuro a añadir para distraer su atención.

Mmm… en algún sitio del apartamento donde he pasado tan poco tiempo.

Me pregunto cómo estará Rubén. Debería intentar llamarle hoy. No tendré mucho que hacer en el trabajo.

Siento una punzada de ansiedad en el estómago. ¿Qué pasará cuando llegue a la oficina?

¿Todo el mundo sabrá lo de Jack? ¿Estarán todos enterados de la implicación de Samuel?

¿Seguiré teniendo un empleo? Maldita sea, si no tengo trabajo, ¿qué haré?

¡Cásate con el billonario, Willy! Mi subconsciente aparece con su rostro más enojoso. Yo no le hago caso… estúpido codicioso.

—Eh, joven de Lengua Viperina. Vuelve a la Tierra. — Samuel me devuelve al presente y paro ante el siguiente semáforo.

—Estás muy distraído. Concéntrate, Guille —me increpa—. Los accidentes ocurren cuando no estás atento.

Oh, por Dios santo… y de repente, me veo catapultado a la época en la que Teuk me enseñaba a conducir. Yo no necesito otro padre. Un marido quizá, un marido pervertido. Mmm…

—Solo estaba pensando en el trabajo.

—Todo irá bien, nene. Confía en mí.

Samuel sonríe.

—Por favor, no interfieras… Quiero hacer esto yo solo. Samuel, por favor. Es importante para mí —digo con toda la dulzura de la que soy capaz.

No quiero discutir. Su boca dibuja de nuevo una mueca fina y obstinada, y creo que va a reñirme otra vez.

Oh, no.

—No discutamos, Samuel. Hemos pasado una mañana maravillosa. Y anoche fue… —me faltan las palabras—… divino.

Él no dice nada. Le miro de reojo y tiene los ojos cerrados.

—Sí. Divino —afirma en voz baja—. Lo dije en serio.

—¿El qué?

—No quiero dejarte marchar.

—No quiero marcharme.

Sonríe, y esa sonrisa nueva y tímida arrasa con todo lo que encuentra a su paso. Wow, es realmente poderosa.

—Bien —dice sin más, y se relaja.

Entro en el aparcamiento que está a media manzana de SIP.

—Te acompañaré hasta el trabajo. Higgs me recogerá allí —sugiere Samuel.

Salgo con cierta dificultad del coche, limitado por el pantalón en tubo. Samuel baja con agilidad, cómodo con su cuerpo, o al menos esa es la impresión que transmite. Mmm… alguien que no puede soportar que le toquen no puede sentirse tan cómodo con su cuerpo. Frunzo el ceño ante ese pensamiento fugaz.

—No olvides que esta tarde a las siete hemos quedado con el doctor —dice, y me tiende la mano.

Cierro la puerta con el mando y se la tomo.

—No me olvidaré. Confeccionaré una lista de preguntas para hacerle.

—¿Preguntas? ¿Sobre mí?

Asiento.

—Yo puedo contestar a cualquier pregunta que tengas sobre mí. Samuel parece ofendido.

Le sonrío.

—Sí, pero yo quiero la opinión objetiva de ese charlatán carísimo.

Frunce el ceño, y de repente me atrae hacia él y me sujeta con fuerza ambas manos a la espalda.

—¿Seguro que es buena idea? —dice con voz baja y ronca.

Yo me echo hacia atrás y veo la larga sombra de la ansiedad acechando en sus ojos muy abiertos, y se me desgarra el alma.

—Si no quieres que lo haga, no lo haré.

Le miro y deseo borrar la preocupación de su rostro a base de caricias. Tiro de una de mis manos y él la suelta. Le toco la mejilla con ternura: el afeitado matutino la ha dejado muy suave.

—¿Qué te preocupa? —pregunto con voz tranquila y dulce.

—Que me dejes.

—Samuel, ¿cuántas veces tengo que decírtelo? No voy a dejarte. Ya me has contado lo peor. No te abandonaré.

—Entonces, ¿por qué no me has contestado?

—¿Contestarte? —murmuro con fingida inocencia.

—Ya sabes de qué hablo, Guille.

Suspiro.

—Quiero saber si soy bastante para ti, Samuel. Nada más.

—¿Y mi palabra no te basta? —dice exasperado, y me suelta.

—Samuel, todo esto ha sido muy rápido. Y tú mismo lo has reconocido, estás destrozado de cincuenta mil formas distintas. Yo no puedo darte lo que necesitas —musito—. Eso no es para mí, sobre todo después de haberte visto con Michael ¿Quién dice que un día no conocerás a alguien acusarte quien le guste hacer lo que tú haces? ¿Y quién dice que tú no… ya sabes… te enamorarás de esa persona? De alguien que se ajuste mucho mejor a tus necesidades.

Pensar en Samuel con otra persona me pone enfermo. Bajo la mirada a mis manos entrelazadas.

—Ya he conocido a varias personas a las que les gusta hacer lo que me gusta hacer a mí. Y ninguna de ellas me atraía como me atraes tú. Nunca tuve la menor conexión emocional con ninguna de esas personas. No me había sucedido nunca, excepto contigo, Willy.

—Porque nunca les diste una oportunidad. Has pasado demasiado tiempo encerrado en tu fortaleza, Samuel. Mira, hablemos de esto más tarde. Tengo que ir a trabajar. Quizá el doctor Atkin nos pueda orientar esta noche.

Esta es una conversación demasiado importante para tenerla en un parking a las nueve menos diez de la mañana, y parece que Samuel, por una vez, está de acuerdo. Asiente, pero con gesto cauteloso.

—Vamos —ordena, y me tiende la mano.

* * *

Cuando llego a mi mesa, me encuentro una nota pidiéndome que acuda directamente al despacho de Elizabeth. Mi corazón da un vuelco. Oh, ya está. Van a despedirme.

—Guillermo.

Elizabeth me sonríe amablemente y me señala una silla frente a su mesa. Me siento y la miro, expectante, confiando en que no oiga los latidos desbocados de mi corazón. Ella se alisa su densa cabellera negra y sus ojos azul claro me miran sombríos.

—Tengo malas noticias.

¡Malas, oh, no!

—Te he hecho venir para informarte de que Jack ha dejado la empresa de forma bastante repentina.

Me sonrojo. Para mí eso no es ninguna mala noticia. ¿Debería decirle que ya lo sabía?

—Su apresurada marcha ha dejado su puesto vacante, y nos gustaría que lo ocuparas tú de momento, hasta que encontremos un sustituto.

¿Qué? Siento que la sangre deja de circular por mi cabeza. ¿Yo?

—Pero si solo hace poco más de una semana que trabajo aquí.

—Sí, Guillermo, lo comprendo, pero Jack siempre estaba elogiando tu talento. Tenía muchas esperanzas depositadas en ti.

Me quedo sin respiración. Sí, claro: tenía muchas esperanzas en hacérselo conmigo.

—Aquí tienes una descripción detallada de las funciones del puesto. Estúdiala y podemos hablar de ello más tarde.

—Pero…

—Por favor, ya sé que es muy precipitado, pero tú ya has contactado con los autores principales de Jack. Tus anotaciones en los textos no han pasado desapercibidas a los otros editores. Tienes una mente aguda, Guillermo. Todos creemos que eres capaz de hacerlo.

—De acuerdo.

Esto no puede estar pasando.

—Mira, piénsatelo. Entretanto, puedes utilizar el despacho de Jack.

Se pone de pie, dando por terminada la reunión, y me tiende la mano. Se la estrecho, totalmente aturdido.

—Yo estoy encantada de que se haya ido —murmura, y una expresión de angustia aparece en su cara.

Dios santo. ¿Qué le habría hecho a ella?

Vuelvo a mi mesa, cojo mi iPhone y llamo a Samuel.

Contesta al segundo tono.

—Guillermo, ¿estás bien? —pregunta, preocupado.

—Me acaban de dar el puesto de Jack… —suelto de sopetón—, bueno, temporalmente.

—Estás de broma —comenta, asombrado.

—¿Tú has tenido algo que ver con esto? —pregunto más bruscamente de lo que pretendía.

—No… no, en absoluto. Quiero decir, con todos mis respetos, Guillermo, que solo llevas ahí poco más de una semana… y no lo digo con ánimo de ofender.

—Ya lo sé. —Frunzo el ceño—. Por lo visto, Jack me valoraba realmente.

—¿Ah, sí? —dice Samuel en tono gélido, y luego suspira—. Bueno, cariño, si ellos creen que eres capaz de hacerlo, estoy seguro de que lo eres. Felicidades. Quizá deberíamos celebrarlo después de reunirnos con el doctor Atkin.

—Mmm… ¿Estás seguro de que no has tenido nada que ver con esto?

Se queda callado un momento, y después dice con voz queda y amenazadora:

—¿Dudas de mí? Me enoja mucho que lo hagas.

Trago saliva. Vaya, se enfada muy fácilmente.

—Perdona —musito, escarmentado.

—Si necesitas algo, házmelo saber. Aquí estaré. Y, Guillermo…

—¿Qué?

—Utiliza el iPhone —añade secamente.

—Sí, Samuel.

No cuelga, como yo esperaba, sino que inspira profundamente.

—Lo digo en serio. Si me necesitas, aquí estoy.

Sus palabras son mucho más amables, conciliadoras. Oh, es tan voluble… cambia de humor como una veleta.

—De acuerdo —murmuro—. Más vale que cuelgue. Tengo que instalarme en el despacho.

—Si me necesitas… Lo digo en serio —murmura.

—Lo sé. Gracias, Samuel. Te quiero.

Noto que sonríe al otro lado del teléfono. Me lo he vuelto a ganar.

—Yo también te quiero, Guille.

Ah, ¿me cansaré alguna vez de que me diga esas palabras?

—Hablamos después.

—Hasta luego, chiqui.

Cuelgo y echo un vistazo al despacho de Jack. Mi despacho. Dios santo… Guillermo Díaz, editor en funciones. ¿Quién lo habría dicho? Debería pedir más dinero.

¿Qué pensaría Jack si se enterara? Tiemblo al pensarlo, y me pregunto vagamente qué estará haciendo esta mañana; obviamente, no está en Nueva York como esperaba. Entro en mi nuevo despacho, me siento en el escritorio y empiezo a leer la descripción del trabajo.

A las doce y media, me llama Elizabeth.

—Guillermo, necesitamos que vengas a una reunión a la una en punto en la sala de juntas. Asistirán Roach y  Bestie… ya sabes, el presidente y el vicepresidente de la empresa, y todos los editores.

¡Maldición!

—¿Tengo que preparar algo?

—No, es solo una reunión informal que tenemos una vez al mes. E incluye la comida.

—Allí estaré.

Cuelgo.

¡Madre mía! Reviso la lista actualizada de los autores de Jack. Sí, estoy familiarizada con casi todos. Tengo los cinco manuscritos cuya publicación ya está en marcha, y otros dos que deberíamos pensar seriamente en publicar. Respiro profundamente: no puedo creer que ya sea hora de comer. El día ha pasado muy rápido y eso me encanta. He tenido que asimilar tantas cosas esta mañana. Una señal acústica en mi calendario me avisa de que tengo una cita.

¡Oh, no… Samantha! Con tantas emociones me había olvidado de nuestro almuerzo. Busco mi iPhone y trato de encontrar a toda prisa su número.

Suena mi teléfono.

—Es él, está en recepción —dice Sully en voz baja.

—¿Quién?

Por un segundo, pienso que puede ser Samuel.

—El dios rubio.

—¿Rubén?

Oh, ¿qué querrá? Inmediatamente me siento culpable por no haberle llamado. Rubén, vestido con una camisa roja de cuadros, camiseta blanca y vaqueros, sonríe de oreja a oreja en cuanto aparezco.

—¡Wow! Estás muy sexy, Díaz —dice, asintiendo con admiración, y me da un abrazo rápido.

—¿Va todo bien? —pregunto.

Él frunce el ceño.

—Toda va bien, Guille. Quería verte, eso es todo. Hacía unos días que no sabía nada de ti y quería averiguar cómo te trata el magnate.

Me ruborizo y no puedo evitar sonreír.

—¡Vale! —exclama Rubén y levanta las manos—. Con esa sonrisa velada me basta. No quiero saber nada más. He venido con la esperanza de que pudieras salir a comer. Voy a matricularme en un curso de psicología en septiembre, aquí en Seattle. Para mi máster.

—Oh, Rubén. Han pasado muchas cosas. Tengo mucho que contarte, pero ahora mismo no puedo. Tengo una reunión. —Y de repente se me ocurre una idea—. ¿Podrías hacerme un gran favor, un favor enorme? —le pregunto, entrelazando las manos en gesto de súplica.

—Claro —dice, perplejo ante mi petición.

—Había quedado para comer con la hermana de Samuel y Luzu, pero no puedo localizarla y me acaba de surgir esta reunión. ¿Podrías llevarla a comer? ¿Por favor?

—¡Uf, Willy! No quiero hacer de canguro de una mocosa.

—Por favor, Rubén.

Le dedico la mejor caída de pestañas de mis ojos. Él alza la mirada con expresión resignada y sé que le he pillado.

—¿Me cocinarás algo? —refunfuña.

—Claro, lo que sea, cuando quieras.

—¿Y dónde está ella?

—Está a punto de llegar.

Y, justo en ese momento, oigo su voz.

—¡Guille! —grita desde la puerta.

Ambos nos damos la vuelta, y ahí está ella: tan alta y curvilínea, con su negra melenita, lacia y brillante, y un mini-vestido verde menta, a juego con unos zapatos de tacón alto con tiras alrededor de sus esbeltos tobillos. Está espectacular.

—¿La mocosa? —susurra él, mirándola boquiabierto.

—Sí. La mocosa que necesita un canguro —le respondo también en un susurro—. Hola, Sam.

Le doy un rápido abrazo y ella se queda mirando a Rubén con bastante descaro.

—Sam… este es Rubén, el hermano de Frank.

Él asiente arqueando las cejas, sorprendido. Sam pestañea repetidamente y le da la mano.

—Encantado de conocerte —murmura Rubén con delicadeza, y Sam, sin palabras por una vez, vuelve a pestañear y se sonroja.

Oh vaya. Me parece que es la primera vez que la veo ruborizarse.

—Yo no puedo salir a comer —digo débilmente—. Pero Rubén ha aceptado acompañarte, si te parece bien. ¿Podríamos quedar nosotros otro día?

—Claro —dice Sam en voz baja.

Samantha hablando en voz baja, vaya una novedad.

—Sí. Ya me ocupo yo de ella. Hasta luego, Guille —dice Rubén, y le ofrece el brazo a Samantha.

Ella acepta con una sonrisa tímida.

—Adiós, Willy. —Samantha se vuelve hacia mí y dice sin palabras, con un guiño exagerado—:

¡Oh, Dios mío! ¡Le gusta! Les despido con la mano mientras salen del edificio. Me pregunto cuál será la actitud de Samuel con respecto a las citas de su hermana. Pensar en eso me inquieta. Ella tiene mi edad, de manera que no puede oponerse, ¿verdad?

Pero es que estamos hablando de Samuel.  Mi fastidioso subconsciente ha vuelto, con su expresión severa, su camiseta manga cero y lentes de sol.  Sacudo la cabeza para deshacerme de esa imagen. Samantha es una mujer adulta y Samuel puede ser una persona razonable, ¿o no? Desecho esa idea y vuelvo al despacho de Jack… esto… a mi despacho, para preparar la reunión.

A las tres y media ya estoy de vuelta. La reunión ha ido bien. Incluso he conseguido que m aprueben los dos manuscritos que he propuesto. Estoy emocionado.

Sobre mi escritorio hay una enorme cesta de mimbre llena de unas maravillosas rosas de color blanco y rosa pálido. Wow… solo ya el aroma resulta cautivador. Cojo

la tarjeta y sonrío. Sé quién las envía.                  

  Felicidades, joven Díaz

¡Y lo has hecho todo tú solo!

Sin ayuda de tu muy amigo, compañero y megalómano presidente

Te quiero

Samuel

Saco el iPhone para escribirle.

——————————————–

De: Guillermo Díaz

Fecha: 16 de julio de 2014 15:43

Para: Samuel De Luque

Asunto: El megalómano… es mi tipo de maníaco favorito. Gracias por las preciosas flores. Han llegado en una enorme cesta de mimbre que me hace pensar en picnics y mantitas.

——————————————–

De: Samuel De Luque

Fecha: 16 de julio de 2014 15:55

Para: Guillermo Díaz

Asunto: Aire libre

¿Maníaco, eh? Puede que el doctor Atkin tenga algo que decir sobre esto.

¿Quieres ir de picnic?

Podemos divertirnos mucho al aire libre, Guillermo…

¿Cómo va el día, nene?

Samuel De Luque

Presidente de De Luque Enterprises Holdings, Inc.

——————————————–

Oh, Dios. Me ruborizo leyendo su respuesta.

——————————————–

De: Guillermo Díaz

Fecha: 16 de julio de 2014 16:00

Para: Samuel De Luque

Asunto: Intenso

El día ha pasado volando. Apenas he tenido un momento para mí, para pensar en nada que no fuera trabajo. ¡Creo que soy capaz de hacer esto! Te contaré más en casa. Eso del aire libre suena… interesante. Te quiero.

G x

P.D.: No te preocupes por el doctor Atkin.

——————————————–

Suena el teléfono de mi mesa. Es Sully desde recepción, desesperada por saber quién ha enviado las flores y qué ha pasado con Jack. Enclaustrado en el despacho todo el día, me he perdido los cotilleos. Le cuento apresuradamente que las flores son de mi novio y que sé muy poco sobre la marcha de Jack. Vibra mi IPhone: es un nuevo e-mail de  Samuel.

——————————————–

De: Samuel De Luque

Fecha: 16 de julio de 2014 16:09

Para: Guillermo Díaz

Asunto: Intentaré… no preocuparme. Hasta luego, nene x

De Luque  Samuel

Presidente de De Luque Enterprises Holdings, Inc.

——————————————–

A las cinco y media, despejo mi mesa. Es increíble lo rápido que ha pasado el día. Tengo que volver al Escala para preparar la entrevista con el doctor Atkin. No he tenido tiempo siquiera de pensar en las preguntas. Puede que hoy tengamos una reunión inicial, y quizá Samuel me deje quedar con él más adelante. Me olvido de eso, salgo a toda prisa del despacho y me despido de Sully con un presuroso gesto de la mano. También he de pensar en el cumpleaños de Samuel. Sé qué voy a regalarle. Me gustaría que lo tuviera hoy antes de vernos con el doctor Atkin, pero ¿cómo? Al lado del aparcamiento hay una tiendecita que vende baratijas para turistas. De repente tengo una inspiración y entro.

* * *

Media hora más tarde entro en el salón y Samuel está de pie, hablando por el IPhone y mirando por el gran ventanal. Se da la vuelta, me sonríe radiante y decide poner fin a la llamada.

—Magnífico, Ros. Dile a Barney que partiremos de ahí… Adiós.

Se me acerca con paso decidido y yo le espero tímidamente en el umbral. Se ha cambiado de ropa, lleva una camiseta blanca y vaqueros, y tiene un aspecto de chico malo muy provocativo… Wow.

—Buenas tardes, joven Díaz —murmura, y se inclina para besarme—. Felicidades por su ascenso. Me rodea entre sus brazos. Huele maravillosamente.

—Te has duchado.

—Acabo de entrenar con Claude.

—Ah.

—He logrado patearle el culo dos veces.

Samuel sonríe de oreja a oreja como un chaval satisfecho de sí mismo. Es una sonrisa contagiosa.

—¿Y eso no ocurre muy a menudo?

—No, y cuando pasa es muy satisfactorio. ¿Tienes hambre? Niego con la cabeza.

—¿Qué? —exclama ceñudo.

—Estoy nervioso. Por lo del doctor.

—Yo también. ¿Qué tal el día? Me suelta de su abrazo y le hago un breve resumen. Me escucha con atención.

—Ah… tengo que decirte otra cosa —añado—. Había quedado para comer con Samantha. Él arquea las cejas, sorprendido.

—No me lo habías dicho.

—Ya lo sé. Me olvidé. No he podido ir por culpa de la reunión. Rubén ha ido en mi lugar y ha comido con ella. — Se le oscurece el semblante.

—Ya. Deja de morderte el labio.

—Voy a refrescarme un poco —digo para cambiar de tema, y me doy la vuelta para marcharme antes de que pueda reaccionar.

* * *

La consulta del doctor Atkin queda bastante cerca del apartamento de Samuel. Muy a mano, pienso, para visitas de emergencia.

—Normalmente vengo corriendo desde casa —me dice Samuel cuando aparca mi Saab—. Este coche es estupendo —comenta sonriéndome.

—Yo pienso lo mismo. —Le sonrío a mi vez—. Samuel… Yo…— Le miro con ansiedad—.

—¿Qué pasa, Willy?

—Toma. —Saco la cajita de regalo de mi bolso—. Esto es para ti, por tu cumpleaños. Quería dártelo ahora… pero solo si prometes no abrirlo hasta el sábado, ¿vale?

Me mira sorprendido, parpadea y traga saliva.

—Vale —murmura cauteloso.

Suspiro profundamente y se lo entrego, sin hacer caso de su perplejidad. Sacude la cajita, que hace un ruidito muy sugerente. Frunce el ceño. Sé lo desesperado que está por ver qué contiene. Entonces sonríe, y en sus ojos aparece una chispa de emoción juvenil y espontánea. Oh, Dios… aparenta la edad que tiene… y está guapísimo.

—No puedes abrirlo hasta el sábado —le advierto.

—Ya lo sé —dice—. ¿Por qué me lo das ahora?

Mete la cajita en el bolsillo interior de su americana azul de raya diplomática, cerca de su corazón. Qué apropiado, pienso. Sonrío con complicidad.

—Porque puedo, señor De Luque.

En sus labios aparece una mueca teñida de ironía.

—Vaya, joven Díaz, me ha copiado la frase.

Una recepcionista amable y de aire eficiente nos hace pasar a la palaciega consulta del doctor Atkin. Saluda a Samuel muy afectuosa, un poco demasiado afectuosa para mi gusto —tiene edad para ser su madre—, y él la llama por su nombre.

La sala es sobria: de color verde claro, con dos sofás verde oscuro frente a dos sillones orejeros de piel, y con una atmósfera propia de un club inglés. El doctor Atkin está sentado en su escritorio, al fondo. Cuando entramos, se pone de pie y se acerca a nosotros en la zona destinada a las visitas. Lleva pantalones negros y una camisa abierta de color azul claro, sin corbata. Sus brillantes ojos azules parecen no perder detalle.

—Samuel. Sonríe amigablemente.

—John. —Samuel le estrecha la mano—. ¿Te acuerdas de Guillermo?

—¿Cómo iba a olvidarme? Bienvenido, Guillermo.

—Guille, por favor —balbuceo, y él me da la mano con energía. Me encanta su acento inglés.

—Guille —dice afablemente, y nos acompaña hasta los sofás.

Samuel me señala uno de ellos. Me siento, apoyando la mano en el brazo intentando parecer relajado y él se acomoda en el otro en el extremo más próximo a mí, de manera que estamos sentados en ángulo recto. En medio tenemos una mesita con una sencilla lámpara. Me llama la atención la caja de pañuelos que hay junto a la lámpara. Esto no es lo que esperaba. Tenía en mente una estancia austera, blanca con un diván negro de piel.

Con actitud eficiente y relajada, el doctor Atkin se sienta en uno de los sillones orejeros y coge un cuaderno de notas. Samuel cruza las piernas, apoyando un tobillo en la rodilla, y extiende el brazo sobre el respaldo del sofá. Acerca la otra mano a la que tengo sobre el apoyabrazos y me la aprieta para darme ánimos.

—Samuel ha solicitado que estuvieras presente en una de nuestras sesiones —dice el doctor Atkin amablemente—. Para tu información, consideramos estas conversaciones como algo estrictamente confidencial…

Arqueo una ceja e interrumpo a Atkin.

—Esto… eh… he firmado un acuerdo de confidencialidad —murmuro, avergonzado por haberle cortado. Los dos se me quedan mirando, y Samuel me suelta la mano.

—¿Un acuerdo de confidencialidad?

El doctor Atkin frunce el ceño y mira a Samuel, intrigado.

Él se encoge de hombros.

—¿Empiezas todas tus relaciones con hombres firmando un acuerdo de ese tipo? —le pregunta el doctor Atkin.

—Con los contractuales, sí.

El doctor Atkin esboza una mueca.

—¿Has tenido otro tipo de relaciones con hombres? —pregunta, y parece divertido.

—No —contesta Samuel al cabo de un momento, y él también parece divertido.

—Eso pensaba. —El doctor Atkin vuelve a dirigirse a mí—. Bien, supongo que no tenemos que preocuparnos por el tema de la confidencialidad, pero ¿puedo sugerir que habléis entre vosotros sobre eso en algún momento? Según tengo entendido, no estáis sujetos a una relación contractual.

—Yo espero llegar a otro tipo de contrato —dice Samuel en voz baja, mirándome. Me ruborizo y el doctor Atkin entorna los ojos.

—Guille. Tendrás que perdonarme, pero probablemente sepa más de ti de lo que crees.

Samuel se ha mostrado muy comunicativo. —Nervioso, miro de reojo a Samuel. ¿Qué le ha dicho?

—¿Un acuerdo de confidencialidad? —prosigue—. Eso debió de impactarte mucho. — Le miro algo desconcertado.

—Bueno, eso me parece una nimiedad comparado con lo que Samuel me ha revelado últimamente —contesto con un hilo de voz, sonando bastante nervioso.

—De eso estoy seguro. —El doctor Atkin me sonríe afectuosamente—. Bueno, Samuel, ¿de qué querías hablar? — Samuel se encoge de hombros como un adolescente hosco.

—Era Guillermo el que quería verte. Tal vez deberías preguntárselo a él.

El doctor Atkin vuelve a mostrarse sorprendido y me observa con perspicacia. Dios. Esto es una tortura. Yo me miro las manos.

—¿Estarías más a gusto si Samuel nos dejara un rato a solas? Clavo los ojos en Samuel, que me devuelve una mirada expectante.

—Sí —susurro. Samuel tuerce el gesto y abre la boca, pero vuelve a cerrarla enseguida y se pone de pie con un rápido y ágil movimiento.

—Estaré en la sala de espera —dice, y su boca dibuja una mueca de contrariedad. Oh, no.

—Gracias, Samuel —dice el doctor Atkin, impasible.

Samuel me dedica una mirada escrutadora, y luego sale con paso enérgico de la habitación… aunque sin dar un portazo. Uf. Me relajo al instante.

—¿Te intimida?

—Sí. Pero no tanto como antes. Me siento desleal, pero es la verdad.

—Eso no me sorprende, Guille. ¿En qué puedo ayudarte? Bajo la mirada hacia mis manos enlazadas. ¿Qué puedo preguntar?

—Doctor Atkin, esta es mi primera relación con un hombre, y Samuel es… bueno, es Samuel. Durante la última semana han pasado muchas cosas, y no he tenido oportunidad de analizarlas.

—¿Qué necesitas analizar? Levanto la vista hacia él. Me está mirando con la cabeza ladeada y, creo, semblante compasivo.

—Bueno… Samuel me dice que le parece bien renunciar a… eh…

Balbuceo y me callo. Es mucho más difícil hablar de esto de lo que pensaba. El doctor Atkin suspira.

—Guille, en el breve tiempo que hace que le conoces, has hecho más progresos que yo en los dos años que le he tenido como paciente. Has causado un profundo efecto en él. Eso tienes que verlo.

—Él también ha causado un profundo efecto en mí. Es solo que no sé si seré bastante para él. Para satisfacer sus necesidades —susurro.

—¿Es eso lo que necesitas de mí? ¿Que te tranquilice?

Asiento.

—Samuel necesita un cambio —dice sencillamente—. Se ha visto en una situación en la que sus métodos para afrontarla ya no le sirven. Es algo muy simple: tú le has obligado a enfrentarse a algunos de sus demonios, y a recapacitar.

Le miro fijamente. Eso cuadra bastante con lo que Samuel me ha contado.

—Sí, sus demonios —murmuro.

—No profundizaremos en ellos… son cosa del pasado. Samuel ya sabe cuáles son sus demonios, como yo… y estoy seguro de que ahora tú también. Me preocupa mucho más el futuro, y conducir a Samuel al lugar donde quiere estar. Frunzo el ceño y él levanta una ceja.

—El término técnico es SFBT… lo siento. —Sonríe—. Son las siglas en inglés de «terapia breve centrada en soluciones». Está básicamente orientada a alcanzar un objetivo. Nos concentramos en la meta a la que quiere llegar Samuel y en cómo conducirle hasta allí. Es un enfoque dialéctico. No tiene sentido culpabilizarse por el pasado: eso ya lo han analizado todos los médicos, psicólogos y psiquiatras que han visitado a Samuel. Sabemos por qué es como es, pero lo importante es el futuro. A qué aspira Samuel, adónde quiere llegar. Hizo falta que le abandonaras para que él aceptara seriamente este tipo de terapia. Es consciente de que su objetivo es una relación amorosa contigo. Es así de simple, y ahora trabajaremos sobre eso. Hay obstáculos, naturalmente: su hafefobia, por ejemplo.

¿Su qué? Le miro boquiabierto.

—Perdona. Me refiero a su miedo a que le toquen —dice el doctor Atkin, y mueve la cabeza como regañándose a sí mismo—. Del que estoy convencido de que eres consciente.

Me ruborizo y asiento. ¡Ah, eso!

—Sufre un aborrecimiento mórbido hacia sí mismo. Estoy seguro de que esto no te sorprende. Y, por supuesto, está la… parasomnia… esto… perdona, dicho llanamente, los terrores nocturnos.

Parpadeo e intento absorber todas esas complejas palabras. Todo eso ya lo sé, pero el doctor Atkin no ha mencionado mi preocupación principal.

—Pero es un sádico. Seguro que, como tal, tiene necesidades que yo no puedo satisfacer.

El doctor Atkin alza la vista al cielo con gesto exasperado y aprieta los labios.

—Eso ya no se considera un término psiquiátrico. No sé cuántas veces se lo he repetido a Samuel. Ni siquiera se considera una parafilia desde los años noventa.

El doctor Atkin ha conseguido que vuelva a perderme. Le miro y parpadeo. Él reacciona con una sonrisa amable.

—Esa es mi cruz —afirma meneando la cabeza—. Simplemente Samuel piensa lo peor en cualquier situación. Forma parte de ese aborrecimiento que siente por sí mismo. Por supuesto que existe el sadismo sexual, pero no es una enfermedad: es una opción vital. Y si se practica de forma segura, dentro de una relación sana y consentida entre adultos, no hay problema. Por lo que yo sé, todas las relaciones BDSM que ha mantenido Samuel han sido así. Tú eres el primer amante que no lo ha consentido, de manera que está dispuesto a no hacerlo. 

¡Amante!

—Pero seguramente no resulte tan sencillo.

—¿Por qué no?

El doctor Atkin se encoge de hombros con expresión afable.

—Bien… las razones por las que lo hace.

—Esa es la cuestión, Guille. En términos de la terapia breve centrada en soluciones, es así de simple. Samuel quiere estar contigo. Para eso, tiene que renunciar a los aspectos más extremos de ese tipo de relación. Al fin y al cabo, lo que tú pides es razonable… ¿verdad? —Me sonrojo. Sí, es razonable, ¿verdad?

—Eso pienso yo. Pero me preocupa lo que piense él.

—Samuel lo ha admitido y ha actuado en consecuencia. Él no está loco. —El doctor Atkin suspira—. En resumen, no es un sádico, Guille. Es un joven brillante, airado y asustado, a quien al nacer le tocó una espantosa mano de cartas en la vida. Todos podemos golpearnos el pecho de indignación ante esa injusticia, y analizar hasta la extenuación el quién, el cómo y el porqué de todo ello; o Samuel puede avanzar y decidir cómo quiere vivir de ahora en adelante. Había descubierto algo que le funcionó durante unos años, más o menos, pero desde que te conoció, ya no le funciona. Y en consecuencia, ha cambiado su modus operandi. Tú y yo tenemos que respetar su elección y apoyarle. Le miro confuso.

—¿Y esa es mi garantía de tranquilidad?

—La mejor posible, Guille. En esta vida no hay garantías. —Sonríe—. Y esta es mi opinión profesional.

Le devuelvo una débil sonrisa. Bromas de médicos… vaya.

—Pero él se considera una especie de alcohólico en rehabilitación.

—Samuel siempre pensará lo peor de sí mismo. Como he dicho, eso forma parte del aborrecimiento que siente por sí mismo. Es su carácter, pase lo que pase. Naturalmente, hacer ese cambio en su vida le preocupa. Se expone potencialmente a todo un universo de sufrimiento emocional, del cual, por cierto, tuvo un anticipo cuando tú le dejaste. Es lógico que se muestre aprensivo. —Hace una pausa—. No voy a insistir más en la importancia de tu papel en esta conversión de Damasco… en su camino hacia Damasco. Pero la tiene, y mucha. Samuel no estaría en este punto si no te hubiera conocido. Personalmente yo no creo que la del alcohólico sea una buena analogía, pero si por ahora le sirve, pienso que deberíamos concederle el beneficio de la duda. Concederle a Samuel el beneficio de la duda. — Frunzo el ceño ante la idea.

—Emocionalmente, Samuel es un adolescente, Guille. Pasó totalmente de largo por esa fase de su vida. Ha canalizado todas sus energías en triunfar en el mundo de los negocios, y ha superado todas las expectativas. Ahora tiene que poner al día su universo emocional.

—¿Y yo cómo puedo ayudarle? —El doctor Atkin se echa a reír.

—Limítate a seguir haciendo lo que estás haciendo. —Me sonríe—. Samuel está perdidamente enamorado. Es fantástico verle así. Me ruborizo, y el dios que llevo dentro se abraza entusiasmado, pero hay algo que me sigue preocupando.

—¿Puedo preguntarle una cosa más?

—Por supuesto.

Suspiro profundamente.

—Una parte de mí piensa que, si Samuel no estuviera tan destrozado, no me querría… a mí.

El doctor Atkin arquea las cejas, sorprendido.

—Esa es una valoración muy negativa de ti mismo, Guille. Y, francamente, dice más sobre ti que sobre Samuel. No llega al nivel de su odio hacia sí mismo, pero me sorprende.

—Bueno, mírele a él… y luego míreme a mí.

El doctor Atkin tuerce el gesto.

—Lo he hecho. He visto a dos hombres jovenes y atractivos. ¿Por qué no te consideras atractivo, Guille?

Oh, no… no quiero que esto se centre ahora mí. Me miro los dedos. En ese momento llaman con energía a la puerta y me sobresalto. Samuel vuelve a entrar en la sala, mirándonos fijamente a ambos. Yo me ruborizo y vuelvo la vista hacia Atkin, que sonríe afablemente a Samuel .

—Bienvenido de nuevo, Samuel —dice.

—Creo que ya ha pasado la hora, John.

—Ya casi estamos, Samuel. Pasa.

Samuel se sienta, a mi lado esta vez, y apoya la mano sobre mi rodilla posesivamente. Un gesto que no le pasa desapercibido al doctor Atkin.

—¿Quieres preguntar algo más, Guille? —inquiere el doctor con preocupación evidente.

Maldita sea… no debería haberle planteado eso. Niego con la cabeza.

—¿Samuel?

—Hoy no, John.

Atkin asiente.

—Puede que sea beneficioso para los dos que volváis. Estoy seguro de que Guille tendrá más preguntas.

Samuel hace a regañadientes un gesto de conformidad. Me ruborizo. Oh, no… quiere profundizar. Samuel me da una palmadita en la mano y me mira atentamente.

—¿De acuerdo? —pregunta en voz baja.

Yo le sonrío y asiento. Sí, vamos a concederle el beneficio de la duda, por gentileza del buen doctor inglés.

Samuel me aprieta la mano y se vuelve hacia Atkin.

—¿Cómo está? —pregunta en un susurro. ¿Se refiere… a mí?

—Saldrá de esta —contesta este tranquilizadoramente.

—Bien. Mantenme informado de su evolución.

—Lo haré. —Oh, Dios. Están hablando de Michael

—¿No deberíamos salir a celebrar tu ascenso? —me pregunta Samuel en un tono inequívoco.

Asiento tímidamente y se pone de pie. Nos despedimos apresuradamente del doctor Atkin, y Samuel me hace salir con un apremio inusitado.

* * *

Una vez en la calle, se vuelve hacia mí y me mira.

—¿Qué tal ha ido?

Su voz tiene un matiz de ansiedad.

—Ha ido bien.

Me mira con suspicacia. Yo ladeo la cabeza.

—Señor De Luque, por favor, no me mire de esa manera. Por órdenes del doctor, voy a concederte el beneficio de la duda.

—¿Qué quiere decir eso?

—Ya lo verás.

Tuerce el gesto y entorna los ojos.

—Sube al coche —ordena, y abre la puerta del pasajero del Saab.

Oh… cambio de rumbo. Mi iPhone empieza a vibrar. La saco de mi bolso.

¡Oh, no, Alex!

—¡Hola!

—Willy, hola…

Observo a Cincuenta, que me mira con recelo. «Alex», articulo en silencio. Me observa impasible, pero se le endurece la expresión. ¿Cree que no me doy cuenta? Devuelvo mi atención a Alex.

—Perdona que no te haya llamado. ¿Es por lo de mañana? —le pregunto a Alex, pero con los ojos puestos en Samuel.

—Sí, oye: he hablado con un tipo que había en casa de De Luque, así que ya sé dónde tengo que entregar las fotos. Iré allí entre las cinco y las seis… después de eso, estoy libre. Ah.

—Bueno, de hecho ahora estoy instalado en casa de Samuel, y él dice que si quieres puedes dormir allí.

Samuel aprieta los labios, que se convierten en una fina y dura línea. Mmm… menudo anfitrión está hecho. Alex se queda callado un momento para digerir la noticia. Yo siento cierta vergüenza. Ni siquiera he tenido la oportunidad de hablar con él sobre Samuel. —Vale —dice finalmente—. Esto de De Luque… ¿va en serio?

Le doy la espalda al coche y camino hasta el otro lado de la acera.

—Sí.

—¿Cómo de serio? —Pongo los ojos en blanco y me quedo callado. ¿Por qué Samuel tiene que estar escuchando?

—Serio.

—¿Está contigo ahora? ¿Por eso hablas con monosílabos?

—Sí.

—Vale. Entonces, ¿tienes permiso para salir mañana?

—Claro.

Eso espero, y automáticamente cruzo los dedos.

—Bueno, ¿dónde quedamos?

—Puedes venir a buscarme al trabajo —sugiero.

—Vale.

—Te mando un mensaje con la dirección.

—¿A qué hora?

—¿A las seis?

—Muy bien. Quedamos así. Tengo ganas de verte, Alex. Te echo de menos. —Sonrío.

—Estupendo. Nos vemos.

Cuelgo el teléfono y me doy la vuelta.

Samuel está apoyado en el coche, mirándome con una expresión inescrutable.

—¿Cómo está tu amigo? —pregunta con frialdad.

—Está bien. Me recogerá en el trabajo y supongo que iremos a tomar algo. ¿Te apetecería venir con nosotros?

Samuel vacila. Sus ojos grises permanecen fríos.

—¿No crees que intentará algo?

—¡No! —exclamo en tono exasperado… pero me abstengo de poner los ojos en blanco.

—De acuerdo. —Samuel levanta las manos en señal de rendición—. Sal con tu amigo, y ya te veré a última hora de la tarde.

Yo me esperaba una discusión, y su rápido consentimiento me coge a contrapié.

—¿Ves como puedo ser razonable? —dice sonriendo.

Yo tuerzo el gesto. Eso ya lo veremos.

—¿Puedo conducir?

Samuel parpadea, sorprendido por mi petición.

—Preferiría que no.

—¿Por qué, si se puede saber?

—Porque no me gusta que me lleven.

—Esta mañana no te importó, y tampoco parece que te moleste mucho que Higgins te lleve.

—Es evidente que confío en la forma de conducir de Higgins.

—¿Y en la mía no? —Cruzo los brazos—. Francamente… tu obsesión por el control no tiene límites. Yo conduzco desde los quince años.

Él responde encogiéndose de hombros, como si eso no tuviera la menor importancia. ¡Oh… es tan exasperante! ¿Beneficio de la duda? Al carajo.

—¿Es este mi coche? —pregunto.

Él me mira con el ceño fruncido.

—Claro que es tu coche.

—Pues dame las llaves, por favor. Lo he conducido dos veces, y únicamente para ir y volver del trabajo. Solo lo estás disfrutando tú.

Estoy a punto de hacer un puchero. Samuel tuerce la boca para disimular una sonrisa.

—Pero si no sabes adónde vamos.

—Estoy seguro de que usted podrá informarme, señor De Luque. Hasta ahora lo ha hecho muy bien.

Se me queda mirando, atónito, y entonces sonríe, con esa nueva sonrisa tímida que me desarma totalmente y me deja sin respiración.

—¿Así que lo he hecho bien, eh? —murmura.

Me sonrojo.

—En general, sí.

—Bien, en ese caso…

Me da las llaves, se dirige hasta la puerta del conductor y me la abre.

* * *

—Aquí a la izquierda —ordena Samuel, mientras circulamos en dirección norte hacia la interestatal 5—. Demonios… cuidado, Guille.

Se agarra al salpicadero.

Oh, por Dios. Pongo los ojos en blanco, pero no me vuelvo a mirarle. Van Morrison canta de fondo en el equipo de sonido del coche.

—¡Más despacio!

—¡Estoy yendo despacio!

Samuel suspira.

—¿Qué te ha dicho el doctor Atkin?

Capto la ansiedad que emana de su voz.

—Ya te lo he explicado. Dice que debería concederte el beneficio de la duda. — Maldita sea… quizá debería haber dejado que condujera Samuel. Así podría observarle. De hecho… Pongo el intermitente para detener el coche.

—¿Qué estás haciendo? —espeta, alarmado.

—Dejar que conduzcas tú.

—¿Por qué?

—Así podré mirarte.

Se echa a reír.

—No, no… querías conducir tú. Así que sigue conduciendo, y yo te miraré a ti.

Le pongo mala cara.

—¡No apartes la vista de la carretera! —grita.

Me hierve la sangre. ¡Hasta aquí! Acerco el coche al bordillo justo delante de un semáforo, salgo del coche dando un portazo y me quedo de pie en la acera, con los brazos cruzados. Le fulmino con la mirada. Él también se baja del Saab.

—¿Qué estás haciendo? —pregunta enfurecido.

—No, ¿qué estás haciendo tú?

—No puedes aparcar aquí.

—Ya lo sé.

—Entonces, ¿por qué aparcas?

—Porque ya estoy harto de que me des órdenes a gritos. ¡O conduces tú o dejas de comentar cómo conduzco!

—Guillermo, vuelve a entrar en el coche antes de que nos pongan una multa.

—No.

Me mira y parpadea, sin saber qué decir; entonces se pasa la mano por el pelo, y su enfado se convierte en desconcierto. De repente está tan gracioso, que no puedo evitar sonreírle. Él frunce el ceño.

—¿Qué? —me grita otra vez.

—Tú.

—¡Oh, Guillermo! Eres el hombre más frustrante que he conocido en mi vida. —Levanta las manos al aire, exasperado—. Muy bien, conduciré yo.

Le agarro por las solapas de la chaqueta y le acerco a mí.

—No… usted es el hombre más frustrante que he conocido en mi vida, señor De Luque.

Él baja los ojos hacia mí, oscuros e intensos, luego desliza los brazos alrededor de mi cintura y me abraza muy fuerte.

—Entonces puede que estemos hechos el uno para el otro —dice en voz baja con la nariz hundida en mi pelo, e inspira profundamente.

Le rodeo con los brazos y cierro los ojos. Por primera vez desde esta mañana, me siento relajado.

—Oh… Willy, Willy, Willy—susurra, con los labios pegados a mi cabello.

Estrecho mi abrazo y nos quedamos así, inmóviles, disfrutando de un momento de inesperada tranquilidad en la calle. Me suelta y me abre la puerta del pasajero. Entro y me siento en silencio, mirando como él rodea el coche.

Arranca y se incorpora al tráfico, canturreando abstraído al son de Van Morrison. Wow. Nunca le había oído cantar, ni siquiera en la ducha, nunca. Frunzo el ceño. Tiene una voz encantadora… cómo no. Mmm… ¿me habrá oído él cantar?

¡Si fuera así, no te habría pedido que te casaras con él! Mi subconsciente tiene los brazos cruzados, vestido con estampado de cuadros Burberry. Termina la canción y Samuel sonríe satisfecho.

—Si nos hubieran puesto una multa, este coche está a tu nombre, ¿sabes?

—Bueno, pues qué bien que me hayan ascendido. Así podré pagarla —digo con suficiencia, mirando su encantador perfil.

Esboza una media sonrisa. Empieza a sonar otra canción de Van Morrison mientras Samuel se incorpora al carril que lleva a la interestatal 5, en dirección norte.

—¿Adónde vamos?

—Es una sorpresa. ¿Qué más te ha dicho Atkin?

Suspiro.

—Habló de la FFFSTB o no sé qué terapia.

—SFBT. La última opción terapéutica —musita.

—¿Has probado otras?

Samuel suelta un bufido.

—Nene, me he sometido a todas. Cognitiva, freudiana, funcionalista, Gestalt, del comportamiento… Escoge la que quieras, que durante estos años seguro que la he probado —dice en un tono que delata su amargura.

El resentimiento que destila su voz resulta angustioso.

—¿Crees que este último enfoque te ayudará?

—¿Qué ha dicho Atkin?

—Que no escarbáramos en tu pasado. Que nos centráramos en el futuro… en la meta a la que quieres llegar.

Samuel asiente, pero se encoge de hombros al mismo tiempo con expresión cauta.

—¿Qué más? —insiste.

—Ha hablado de tu miedo a que te toquen, aunque él lo ha llamado de otra forma. Y sobre tus pesadillas, y el odio que sientes hacia ti mismo.

Le observo a la luz del crepúsculo y se le ve pensativo, mordisqueándose el pulgar mientras conduce. Vuelve la cabeza hacia mí.

—Mire a la carretera, señor De Luque —le riño. Parece divertido y levemente irritado.

—Habéis estado hablando mucho rato, Guillermo. ¿Qué más te ha dicho?

Yo trago saliva.

—Él no cree que seas un sádico —murmuro.

—¿De verdad? —dice Samuel en voz baja y frunce el ceño.

La atmósfera en el interior del coche cae en picado.

—Dice que la psiquiatría no admite ese término desde los años noventa —musito, intentando recuperar de inmediato el buen ambiente.

La cara de Samuel se ensombrece y lanza un suspiro.

—Atkin y yo tenemos opiniones distintas al respecto.

—Él dice que tú siempre piensas lo peor de ti mismo. Y yo sé que eso es verdad —murmuro—. También ha mencionado el sadismo sexual… pero ha dicho que eso es una opción vital, no un trastorno psiquiátrico. Quizá sea en eso en lo que estás pensando.

Vuelve a fulminarme con la mirada y aprieta los labios.

—Así que tienes una charla con el médico y te conviertes en un experto —comenta con acidez, y vuelve a mirar al frente.

Oh, vaya… Suspiro.

—Mira… si no quieres oír lo que me ha dicho, entonces no preguntes —replico en voz baja.

No quiero discutir. De todas formas, tiene razón… ¿Qué demonios sé yo de todo esto?

¿Quiero saberlo siquiera? Puedo enumerar los puntos principales: su obsesión por el control, su posesividad, sus celos, su sobreprotección… y comprendo perfectamente de dónde proceden. Incluso puedo entender por qué no le gusta que le toquen: he visto las cicatrices físicas. Las mentales solo puedo imaginarlas, y únicamente en una ocasión he tenido un atisbo de sus pesadillas. Y el doctor Atkin ha dicho…

—Quiero saber de qué habéis hablado —interrumpe Samuel mi reflexión. Deja la interestatal 5 en la salida 172 y se dirige al oeste, hacia el sol que se pone lentamente.

—Ha dicho que yo era tu amante.

—¿Ah, sí? —Ahora su tono es conciliador—. Bueno, es bastante maniático con los términos.

A mí me parece una descripción bastante exacta. ¿A ti, no?

—¿Tú considerabas amantes a tus sumisos?

Samuel frunce una vez más el ceño, pero ahora con gesto pensativo. Hace girar suavemente el Saab de nuevo en dirección norte. ¿Adónde vamos?

—No. Eran compañeros sexuales —murmura, con voz cauta—. Tú eres mi único amante. Y quiero que seas algo más.

Oh… ahí está otra vez esa palabra mágica, rebosante de posibilidades. Eso me hace sonreír, y me abrazo a mí mismo por dentro, intentando contener mi alegría.

—Lo sé —susurro, haciendo esfuerzos para ocultar la emoción—. Solo necesito un poco de tiempo, Samuel. Para reflexionar sobre estos últimos días.

Él me mira con la cabeza ladeada, extrañado, perplejo. El semáforo ante el que estamos parados se pone verde. Samuel asiente y sube la música. La conversación ha terminado. Van Morrison sigue cantando —con más optimismo ahora— sobre una noche maravillosa para bailar bajo la luna. Contemplo por la ventanilla los pinos y los abetos cubiertos por la pátina dorada de la luz crepuscular, y sus sombras alargadas que se extienden sobre la carretera.

Samuel ha girado por una calle de aspecto más residencial, y enfilamos hacia el oeste, hacia el Sound.

—¿Adónde vamos? —pregunto otra vez cuando volvemos a girar.

Atisbo la señal de la calle: 9TH AVE. NW. Estoy desconcertado.

—Sorpresa —dice, y sonríe misteriosamente.

La apariencia de Tauro:

¿Cómo es Tauro físicamente? Si, hecha la pregunta, se aproxima a tu mente un rebaño de rollizo ganado bovino, vas un poquito descaminado.

Porque, si bien Tauro reúne algunas características del animal que lo representa en el zodiaco, hay que tener presente que este signo está dotado de una finura especial, por cortesía de su regente Venus.

¿Te gustan las caras bonitas?

A muchos representantes de este signo (y a quienes lo tienen como ascendente) les duele la cara de ser guapos.

Es frecuente que su rostro esté bien proporcionado. Y que en él destaquen unos labios sensuales y unos ojos que arrastran a la perdición (en el placer, por supuesto).

Déjate. Déjate envolver.

Ya que te ha narcotizado con esas dos armas, te remata con su voz. Instrumento musical agradable y melodioso que maneja con maestría, salvo cuando está nervioso o enfadado. (Ahí el cambio es grande. Es todo dulzor hasta que le cagas el día.)

En síntesis, en la figura de Tauro se combinan fortaleza y delicadeza.

Su cuello suele ser fuerte. Sus hombros, anchos. Las extremidades, ligeramente cortas en comparación con el tronco. Sus pies, grandes y/o anchos.

Tauro luce un cuerpo musculoso. Suele acumular algunos kilitos de más ya entrada la madurez (debido a sus sensuales hábitos). Pero, de jovencito/a, tiene buena figura.

Esas vistosas hechuras son bien aprovechadas por este signo, gracias a su buen gusto en el vestir y al garbo con el que luce lo que se pone.

Transmite una calmada sensualidad con sus movimientos. Y, eso, sin elevarse como una plumita. No hay necesidad.

Camina con elegancia, cadenciosamente, sobre la firme tierra. Aporta una generosa cuota de belleza al planeta que lo/la vio nacer. (Hasta que se enfada, recalquémoslo de nuevo, agradeciendo a la vez que se trata de un fenómeno infrecuente.)

Si Tauro es tu signo solar o tu ascendente, quizás te sientas identificado con algunas de estas características. Para mí que es de los retratos más favorecedores del zodiaco.

Ya sabes, ¡guapo! Enhorabuena, ¡Preciosa! ¡A lucir palmito se ha dicho!

Los demás, sabremos admirarlo. Y si sos de Tauro y piensas que no sos realmente sexy, calma, que “Los hijos de Venus” son como el vino, con el tiempo se ponen mejor ;^)

Originally posted by katty0211

Pablo.-

Cómo ronca cada signo del zodiaco (?

Aries: Ronca fuerte, intensa y decididamente.
Tauro: Es de ronquido pacífico, pero muy insistente, continuo y monótono. Lo suyo es acostumbrarse y no despertarlo al pobre.

Géminis: Ronca hasta que tú lo mueves un poquito. Entonces, cambia inconscientemente de idea y para, hasta que en un ratito vuelve a roncar de nuevo.

Cáncer: Necesita seguridad hasta cuando duerme y sí, ronca, pero no le gustará saberlo. No insistas en explicarle porqué no puedes dormir.

Leo: ¡Leo ronca! ¡Leo ruge! Y muy orgulloso, además. Si haces una grabación de cómo suena mientras duerme, le encantará escucharse.

Virgo: Procurará no roncar, porque se preocupará en exceso en atajar las causas de una posible alteración respiratoria. Si le das la grabación que has hecho de Leo, le encantará analizarla.

Libra: Su ronquido será el más bonito, melodioso y artístico de todo el zodiaco.

Escorpio: Suena como si el ronquido emergiera de un pozo profundo. Ciertamente, misterioso y terrorífico.

Sagitario: Ronca cada vez más y más fuerte, hasta que te pone de los nervios y le das un codazo.

Capricornio: Es tan profesional.

Acuario: Su ronquido es el peor de todos. Como es el portador del agua, a menudo lo acompaña con babas, por lo que hace que la experiencia sea el doble de molesta.

Piscis: Su ronquido sobrepasa el límite de los decibelios razonables. Esto hace que sea el propio piscis el que se despierte a sí mismo y, obviamente, no sepa ni dónde está ni qué hace allí.
-alex

Queste poesie le hai scatenate tu,
come si scatena il vento,
senza sapere da dove né perché.
Sono doni del caso o del destino,
che talora
la solitudine fa mulinare o spazza via;
null’altro che parole che si incontrano,
che si attraggono e si uniscono
irrimediabilmente,
e fanno un suono melodioso o triste,
lo stesso di due corpi che si amano.
—  Ángel González
Anna, o nosso adeus ainda pesa

naquele dia, ao entardecer, você se despediu. mesmo sem querer, não dá pra negar o que teu coração sempre deixa gritado nas tuas entrelinhas. eu prometi nunca mais te procurar. e então eu ocupei meu tempo vago com beijos que não me despertaram nada e noites barulhentas, cheias de gente vazia. eu espalhei lembretes pelos cômodos do apartamento, pra me lembrarem de não ficar te esperando entrar em casa, jogar a bolsa no canto da sala e me abraçar apertado com aquele cheiro doce de quem sofreu de saudades o dia inteiro. desde que eu resolvi seguir em frente sem você, só sei ficar sozinho com o som ligado e o volume no máximo e mesmo assim, até as músicas que não dizem nada, cantam o teu nome. por mais que eu fuja disso, a sombra dos teus olhos castanhos sempre me encontra. você ainda é o desassossego que palpita no meu peito inseguro e o cheiro forte do perfume adocicado que tira o meu sono. costumo estremecer sempre que escuto o barulho das ondas despencando na areia do outro lado da rua, porque todo barulho grita a tua ausência. desde que me desfiz de nós, temo o anoitecer. porque mesmo sozinho, nenhuma noite é silêncio; ainda escuto teus pés, dançando melodiosos pelo chão de madeira.

Anna, perdoa minha indelicadeza por aparecer de novo. eu prometi nunca mais lhe escrever depois que meus olhos esbarraram tua última carta e desaguaram num ato de tristeza sem fim. mas quando peguei papel e caneta, sem perceber eu já estava rabiscando teu nome.

Antônio.

No será la última vez || One Shot || Wigetta~Lemon

-Narra Willy- 

Había pasado más de dos meses desde que Vegetta y yo no estábamos juntos, tenía unas ganas de verlo que no eran normales. Pasar tanto tiempo lejos de la persona que amabas llega a provocar una gran ansiedad, en ese momento me encontraba en el aeropuerto esperando a que el avión en el que venía Vegetta aterrizara. A cada minuto de retraso mi nerviosismo, ansiedad y sobre todo mi desesperación aumentaba, mi pie golpeaba constantemente el suelo blanco de aquel lugar, demostrando que tan desesperado estaba. Finalmente unos 40 minutos después oí a la chica que hablaba por el altavoz decir que su vuelo acaba de aterrizar, mi emoción aumento y mis latidos también.

Me acerqué más a la puerta de  donde salían los que desabordaban el avión, varias personas salían, menos él… Me estaba comenzando a asustar cuando finalmente lo vi caminar a través de esas grandes puertas, luciendo una sonrisa blanca y usando unos vaqueros y camisa, lo cual lo hacía ver demasiado masculino, demasiado imponente.

En cuanto nuestros ojos se encontraron entre la multitud, pude ver como sus sonrisa se ensanchaba, dejó caer la maleta y abrió los brazos esperando a que me acercara corriendo a él y me colgara de su cuello, para después plantarle un beso en la boca, como una típica escena de una película romántica. Por un momento dudé hacer aquello, ya que sería algo vergonzoso, pero… ¡al diablo! Era mi novio y hacía más de dos meses que no lo veía y no lo podía desaprovechar la oportunidad de besarle así. Entonces corrí, me colgué de su cuello y lo besé. la escena era algo empalagosa, pero había extrañado tanto su contacto que me era imposible no actuar de esa manera.

-Te extrañe.- Susurré sobre sus labios, cuando nos separaos a penas un centímetro para poder respirar.
-Y yo más.- Me confesó haciéndome sonreír como tonto enamorado.
Un corto beso fue nuevamente depositado en sus labios, para finalmente recoger la maleta y tomarnos de la manos para caminar al auto en el ç

que iríamos a la casa, nuestra casa que compartíamos en L.A.

Durante el recorrido al departamento, Vegetta, se la pasó hablando sobre su viaje y lo bien que lo había pasado. La verdad me alegraba mucho verlo tan feliz, su felicidad se veía reflejada en mi, lo cual causaba que ambos estuviéramos de un humor fantástico. Llegamos al edificio en el que vivíamos y le ayudé con su maleta, para subir a casa y por fin estar nosotros dos solos. 

No pasó ni un segundo de que había cerrado la puerta, Vegetta me tomó por las mejillas y me besó de una manera muy fogosa, muy apasionada, sin dejar de lado el cariño. Obviamente yo correspondí aquel beso y posé mis manos en su cintura, acercándolo lo más posible a mi cuerpo, la situación estaba subiendo de tono, lo cual no me importaba mucho, pero había que tener en cuenta que estabas pegados a la puerta de entrada, y si llegaba a pasar lo que cruzó por mi mente claramente no quería que los vecinos se aprendieran nuestros nombres de esa manera.

Me separé y jalé su brazo hasta llevarlo dentro de mi habitación, nuevamente mis labios fueron devorados y las respiraciones de ambos se estaban volviendo entrecortadas, provocando que los primeros jadeos se empezaran a escuchar. Caminé, haciendo que Vegetta avanzará de espalda hasta la cama, donde se recostó, así quedando abajo de mi. Mis piernas se posicionaron en medio de las de él, comenzamos a besarnos de una manera más candente y más lujuriosa, en aquella posición mi entrepierna rozaba justo con la de él, causado que sus jadeos y suspiros fueran en aumento.

Usualmente esta situación no se daba, ya que normalmente él tomaba el control y la iniciativa, pero estaba vez estaba cediendo de una manera que jamás lo había hecho.Me saqué las zapatillas como pude y dejé que él me sacara la playera y desatara el cinturón que llevaba puesto, ambas cosas fueron a dar por saco en algún lado de la habitación, yo también le despojé de su camisa y de los zapatos. La cosa estaba cada vez más prendida y en este punto no iba a parar ni de broma.

Pocas veces se me había dado la oportunidad de “dominar”, aunque perfectamente sabía que a él le encantaba, puesto que sabía lo que sentía estar abajo, lo cual me daba, por decirlo así, más experiencia sabiendo de que manera no dolía tanto y en cuales posiciones se sentía más placer. Desabotoné su pantalón y baje lentamente el cierre, comencé a deslizar la prenda despacio sobre sus piernas, y a cada movimiento que yo realizaba sentía como su piel se erizaba y su boca dejaba escapar algunos ruidos que denotaban placer.

Me paré de la cama, dejando a Vegetta algo desconcertado, al parecer él estaba más ansioso que yo. 
-¿Willy?- Me nombró y me siguió a cada paso que daba en la habitación. 
Abrí uno de los cajones que había en mi armario y saqué una botella color morado, en la cual había lubricante. Vegetta al notar lo que saqué me sonrió de una manera tan lasciva que sería imposible expresar como era.
-Se que puede llegar a doler si no se tiene esto.- Dije señalando la botella.- Además de que me preocupa tu integridad física.- Sonreí mientras me acercaba a la cama y me acomodaba como estaba hace tan solo un minuto.
-Que se preocupa por mi integridad física, dice.- su tono fue irónico y una sonrisa adornaba su atractivo rostro. -¿Quién es al que le van a dar…- no lo dejé acabar con la frase y besé su boca de una manera salvaje, introduciendo mi lengua en su boca.
-Calla, pringao’. Y déjame enseñarte que tan bien se siente.- finalicé y esta vez en lugar de besar sus labios me abalance sobre su cuello, dejando una gran marca roja en este. 

“Eres mío.” Le susurré y tomando sus manos entre las mías las dirigí hasta el botón de mis vaqueros. Claramente entendió que quería que hiciera y lo hizo sin oponerse, bajó lentamente la prenda, dejándonos a ambos en las mismas condiciones. Sentí como sus manos se paseaban por mi abdomen, que aunque no estuviera tan marcado como el suyo tenía mucho de que sentirme orgulloso. Ante su tacto me estremecí, dejando que se escucharan un par de suspiros, la situación estaba demasiada caliente, cualquier movimiento y tacto era placentero y tenía que hacérselo saber.

Mis manos subieron por todo su abdomen, dejando caricias en cada parte de este, subí y bajé mis manos hasta el elástico de su ropa interior. La agarré con cuidado y comencé a bajarla, dejando ver lo excitado que estaba y lo mucho que necesitaba atención en sus parte íntimas. Por un segundo mi vista se desvió a su rostro, el cual estaba rojo a más no poder, evidentemente se sentía avergonzado en la situación, pero ¿Por qué? Porque yo sabía lo mucho que él deseaba que esto pasara y le daba pena admitirlo, lo cual se me hacía muy tierno.

Me puse totalmente sobre él, acercando mi boca a su oído.
-Date la vuelta.- Murmuré y dejé un beso en la comisura de sus labios. Obedientemente él hizo lo que le pedí y se quedó bocabajo, dándome una perfecta vista de su bien trabajo cuerpo. Sonreí al ver lo sumiso que se estaba comportando, cosa que me encantaba, ¿a quién no le gustaría? Pedirle a tu pareja lo que fuera y que simplemente lo hiciera sin siquiera objetar. Ya sé porque le gusta tanto dominar.

Me puse en medio de sus piernas, dejándolas abiertas y dándome mayor acceso a él. Antes de hacer cualquier cosa me acerqué a su hombro, primero besándolo y luego dejando una suave mordida, oí un leve quejido y sonreí para mi mismo. “Esto lo disfrutaré”, pensé y seguido de esto me deshice de mi propia ropa interior, quedando ambos sin nada que cubriera nuestra piel. Mi excitación se podía apreciar bastante al ver lo erecto que estaba mi miembro.

Abrí aquella botella morada, dejando en mi mano una buena cantidad de lubricante, para así ponerla en la entrada de Vegetta y sobre mi erección. Al momento de que  aquel líquido lubricante hizo contacto con su entrada pude sentir como el cuerpo de mi novio temblar debajo de mi. Agarré de la cadera al castaño e hice que las levantara, quedando sobre sus rodillas y sus manos, pude escuchar un jadeo ahogado, claramente estaba nervioso, pero me iba a asegurar de que no se arrepintiera de nada. Con dos dedos comencé a dilatar su entrada, escuchando el melodioso sonido de sus gemidos, adentré cuidadosamente mis dedos y pude escuchar como Vegetta decía mi nombre, con esa voz de placer que tanto me gustaba oír, minutos después de haber preparado lo suficiente a mi pareja me acomodé quedando en la posición idónea para poder penetrarlo.

Pude ver como apretaba las sabanas que estaban debajo de ambos, los gemidos, jadeos y suspiros ya no era acallado de ninguna manera, aquella primer embestida me hizo sentir de mil maneras diferente, se sentía tan… Placentero. 
-Ugh.- Escuche como se quejó Vegetta.
Me mantuve quieto, evitando lastimarlo de alguna manera.
-¿Te duele?- pregunté, mientras paseaba mis manos sobre sus caderas. Pude ver como negaba con cabeza y un “No” casi inaudible salía de sus labios

Esperé un poco dejando que mi novio se acostumbrara a la intromisión en su cuerpo, segundos después pude percibir como sus caderas se movían de manera circular, lo cual fue la señal para que comenzara a moverme, al principio fue un ritmo lento, tuve que hacer uso de todo mi auto-control para así no lastimar a Vegetta, quien ya por fin se había dejado de quejar y comenzaba a escuchar sus gemidos de placer puro. En una de la embestidas encontré su punto débil, en el cual me concentré para que así cada un de las penetraciones diera justo en ese punto. Sus gemidos eran melodiosos ante mis oídos y aunque de vez en cuando soltaba una maldición sabía que él lo disfrutaba tanto como yo.

A cada movimiento que realizaba dentro de su cuerpo su espalda se arqueaba de una manera que lo hacía ver tan provocador que  me era imposible prensar que esta sería la última vez. Varias embestidas después pude sentir que en cualquier momento acabaría corriéndome, pero a Vegetta aun le faltaba un poco para llegar a placer absoluto. Deslicé mi mano de su cintura hasta su miembro y comencé a subir y a bajarla de una manera placentera, oí que sus gemidos se hacían cada vez más fuertes y más constantes.

Un par de estocadas más y pude sentir como su cuerpo se contraía sobre mi miembro, aquello fue suficiente para que ambos termináramos. Pude oír como mi nombre se escapa de sus labios al momento de correrse, al igual que el suyo salía de los míos. Ambos terminamos agotados, me dejé caer a su lado y el se volteó quedando boca arriba.
-Wow.- Le oí decir. -Fue mejor de lo que pensé.- Dijo socarrón esbozando una sonrisa pícara.
-¿Te gustó?- Cuestioné curioso mientras que uno de mis brazos lo pasaba por su cintura y le acariciaba el pecho.
-Me encantó.- Aceptó y me dio un beso en los labios.
Esto era lo que esperaba, hacerle saber lo bien que se sentía y si ambos eramos hombres podíamos disfrutar de la misma manera el uno del otro.

*********

Habían pasado tan solo un par de horas desde que Vegetta había regresado a Los Ángeles, lo cual agradezco de sobre manera. Está es una de las cosas que jamás borraré de mi memoria, aquellos gemidos eran maravillosos y definitivamente no iba a dejar que fuera la última vez que los escuchara. Antes de quedaros dormidos le dije algo a Vegetta que espero que recuerde con detenido detalle.

“No será la última vez”

**********

Woowow! Un Vegetta sumiso! 7u7 Todos sabemos que detrás de esa barba de leñador se oculta un uke que le gusta que le den por todos lados (͡° ͜ʖ ͡°) XD OKNO. Pero bueno, ojalá les haya gustado, fue una idea que se me ocurrió por un dibujo que hizo la linda y chula de suave-y-esponjosa Se los dejo por aquí.

Sé que estoy en exámenes y debería estar estudiando en vez de estar escribiendo lemon :v pero YOLO, se los dejo con mucho amor, nuevamente gracias por estar ahí, leyendo mis idas de olla ♥♥♥

-Pam ♥- 

Eu nunca vou conseguir te entender, te desvendar, te ter por completo. Você é o maior e o mais complicado enigma da minha vida, o pássaro com o canto mais melodioso que já passou por aqui. Me beija de surpresa, e sorri como quem não quer nada; e assim vou me perdendo nesse abismo escuro que é os teus olhos. Me toca, me olha, sussurra, e me prende, como se tivesse nascido apto pra isso. Eu sou tua, consegues enxergar? Consegues ver o quanto a minha alma encolhida anseia pelo calor do teu ser?
—  Enflorpecer