mejor-camisa

El pasado haciéndole preguntas al presente, la memoria desafiando al futuro, la melancolía de rodillas con la boca abierta. Otra oportunidad. Una ventana donde, al asomarte, te ves por dentro y el paisaje, aún en ruinas, te queda mejor que tu camisa favorita.
—  Irene X

-Me siento como un travestido.

Rechistó por décima vez consecutiva mientras trataba de acomodarse mejor el vestido. Le apretaba por todos lados y le resultaba imposible moverse con toda naturalidad, no había nada mejor que las camisas y los tejanos. Pero allí estaba, con un vestido que había comprado sola… Por primera vez en años… Y cómo se había equivocado. -Maldita fiesta, maldita elegancia, maldito todo. Rechinó los dientes. Principalmente culpaba a Agatha que era quién siempre la había acompañado y asesorado en esos temas, se había encontrado sola frente al peligro de la elección de ropa femenina y lo odiaba… Probablemente lo que más odiaba del universo.

Al menos había tenido sentido común, o eso creía ella, y había pasado de llevar tacones… Calzando sus viejas deportivas. -Así que esto es una fiesta… Miró a su alrededor. Como mucho había asistido a ellas como parte de la seguridad de la heredera de los McKay, pero nunca en razón de invitada… Y resultaba un poco extraño. -Bueno… ¿Y ahora que se supone que debería de hacer?