meditacion

El Amor Verdadero

Por Thích Nhất Hạnh.

El amor verdadero consta de cuatro elementos que el maestro zen y pacifista Thích Nhất Hạnh describe de la siguiente manera:

BONDAD – Maitri : La bondad en el amor es la inclinación natural a hacer el bien ante todo. De acuerdo al Buda, la bondad es el elemento esencial del amor e implica compartir la alegría del corazón, la que a su vez nos provee con la capacidad de hacer feliz al otro.

Para ser bondadosos con nuestros seres queridos, el Buda recomienda observarlos de cerca pues allí radica nuestra capacidad para comprenderlos realmente. Observar al otro no es una acción física, con los ojos, sino una acción del alma y del corazón.

Keep reading

Nada que perder

Pasamos la vida pensando en que tenemos mucho y con esto nos engañamos pensando que estamos bien, dejamos para después el trabajo de procurar el bienestar y la paz. Pensamos que tenemos estas cuatro cosas: dinero y bienes materiales, salud, familia, juventud.

Es fácil pensar que somos felices porque ahora tenemos relativamente buena salud, dinero (o bienes), una familia que nos acompaña (pueden ser amigos también) o inclusive que somos jóvenes. Es un engaño hermoso con el cual debemos tener cuidado, recordar que eventualmente todo esto se perderá, puede ser más rápido de lo que pensamos. Es solo cuando uno de estos factores se ve alterado que tenemos un recordatorio (no muy placentero) acerca de la necesidad de estudiar y practicar para realmente estar bien sin necesidad de estos factores.

Eso es la meditación, es una práctica constante en observar el momento en que surgen fuentes de estrés, insatisfacción, penas y lamentación. Pero más importante que eso quizá, es una práctica para aprender a estar bien en cada momento, entendiendo que estas situaciones son transitorias y que dependen de nosotros para existir. Si no les damos vida, estas desaparecerán por el mismo lugar que vinieron.

Podemos aprovechar la salud para que la práctica de meditación sea más sencilla y efectiva, de igual manera, esta salud nos permite ayudar a otros con la paz y el bienestar que tengamos.

La juventud funciona igual, esa vitalidad nos permite tener una mente activa y lista para aprender. No significa que hay que ser jóvenes en edad, si no en actitud. Ya sabemos que se puede estar mejor, eso es lo importante y este momento es tan bueno como cualquier otro para empezar o mejorar la práctica.

Los bienes materiales decaen a cada instante, pasar los días simplemente procurando reponerlos o adquirir nuevos bienes es una pérdida de tiempo absurda. En ellos no hay paz, felicidad, calma o bienestar. Pero si podemos apoyarnos en estos bienes para practicar verdaderamente como estar bien, un lugar agradable para vivir, comida para estar saludables, ropa cómoda para cuidarnos del clima, etc… No son la felicidad, pero nos ayudan a estar bien y ayudar a otros.

Finalmente está la familia y amigos, estos que nos acompañan y a quienes podemos acompañar de vuelta. No confiarnos en que nada cambiará y que siempre estaremos todos juntos. Así como yo me enfermaré, estos seres queridos también. Este es el momento de acompañarnos y juntos aprender a estar mejor sin depender de ninguno de estos elementos, estar siempre conscientes de que todo está cambiando y que si somos negligentes, solo esperando el mañana, será difícil expresar nuestro cariño y aprecio por ellos, si no imposible.

No hay nada que perder. ¡Este es el momento para empezar la práctica!
————-
Esta es la práctica de meditación para esta semana

Las cuatro leyes de la Espiritualidad 

Primera: “La persona que llega es la persona correcta”, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación. 

Segunda: “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”. Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: “si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo. 

Tercera: “En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará. 

Cuarta y última: “Cuando algo termina, termina”. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia. Creo que no es casual que estén leyendo esto, si este texto llegó a nuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado”. 

Fotografía: ©DAO

Cuando empiezas a encontrar
la luz dentro de ti
la gente comienza a verte
como con cierto miedo
porque la mayoría de las veces
temen a lo desconocido,
entonces te atacan
están al asecho de ti
porque representas una amenaza
un verdadero cambio
radical en la forma de pensar
y pocos son
los que disponen de voluntad
para seguir evolucionando,
no necesitas la aprobación
de nadie más que la tuya,
no odies ni te autoflageles,
dañar sólo te volverá
más ignorante por eso
sé cauto y observa
el camino de la perdición
es sumamente grande
y hay atajos como
la soberbia, el egoísmo
y la hipocresía
—  Quetzal Noah