me marcaste

Tú no lo sabías, pero yo suspiraba por ti. Cada día esperaba con ansias contenidas el verte de nuevo, mirándome con esos ojitos que me volvían loco, tú me mirabas y sé que esos ojos me gritaban más de lo que yo mismo podía descifrar. 
Nunca te lo dije, pero eras asombrosa, pusiste de cabeza mi mundo sin siquiera pretenderlo.
Llegaste un día, y me marcaste  para siempre, fuiste la sorpresa y coincidencia que muy dentro de mí deseaba, y que un día después de tantos años se hizo realidad.
Eras fuente de alegría siempre, amaba tu entusiasmo, las ganas que le ponías a todo, el empeño con el que siempre luchabas.
No te lo dije, pero me enamoré de ti, me enamoré de tus gestos al hablar, y de la manera en la que me mirabas, me enamoré de la manera en la que me hacías sentir, porque no sabía que se podía sentir tanto en un segundo.
Nunca te lo confesé, por idiota, por cobarde o por miedo a que fuera tan correspondido que no fuera posible.
Tú nunca lo supiste, pero el día en que te fuiste mataste algo de mí, fuiste la lección más preciosa con la que pude toparme, y también una de las más dolorosas.
Te fuiste un día, así sin más. Te despediste de mí y me abrazaste como si no hubiera futuro, aunque lo hubo, aunque no fuera el futuro juntos que deseábamos.
Tal vez jamás leas esto, o tal vez jamás sepas que lo escribí, pero esta es la carta de despedida que siempre quise hacerte, pero que no hice. O al menos, que jamás te entregué.
Fue el destino, la vida y la jodida suerte más precisa la que te trajo a mí, o la que me llevó hacía ti, de cualquier manera dejaste algo en mí que será por siempre inolvidable.
Yo sé que no te dije tantas cosas, y me arrepiento, pero nunca olvides, que el amor tan intenso y prohibido que vivimos, jamás se podrá borrar, ni de mi mente, ni de la tuya.


El deseo de un soñador.

—  La sinfonía del alma.
Soltar

Que difícil es soltar a una de las personas que quieres y que hasta incluso amas… que difícil ya no poder despedirte de ella con tan solo una mirada.. soltarla a ella sera lo mas duro que me ha tocado hacer a esta altura de mi vida, no la quiero soltar, quiero estar con y para ella siempre, quiero amarla, respetarla, mimarla, alentarla, darle alas para que vuele, quiero que sea libre, quiero verla libre, quiero verla volar pero sabiendo que al aterrizar yo la estaré esperando.

Creo que llego la hora de darme por vencida, estuve 5 meses intentando arreglar algo que las dos hicimos pero la que mas puso garra fui yo.

No me siento para nada feliz, incluso conozcas a alguien mucho mejor que yo, pero créeme que lo que yo siento por vos es algo que no se demuestra ni con acciones y muchos menos palabras, lo nuestro era mas que eso, pero tu no quisiste luchar, solo dejaste que yo perdiera mi orgullo y mi dignidad apostando siempre a algo que no iba a suceder.

Te deseo lo mejor hoy y siempre, ya me marcaste la vida, todo, y eso hará que no pueda olvidarte…ame cada minuto, cada segundo que estaba contigo, cada “hola” que me escribías y ame que me ayas salvado la vida cuando ya no podía mas, creo que desde ahí comprendí que solo quera estar contigo, sin saber que el destino nos deparaba otra cosa.

Lo mejor para vos panfa..

Te extraño, ya se que no hablamos mas y que no es lo mismo que antes. Extraño las conversaciones que teníamos, las cosas que pasamos, extraño también la manera en como me hacías sentir, extraño todo lo que vivimos mientras estuvimos juntos. Amaría volver él tiempo atrás y quererte más, me dolería él doble tener que hacer eso porque me costaría un montón tener que cambiar los errores que hice. Pero prefiero, aunque me duela y a veces me sienta triste por eso, dejar las cosas como están hoy: vos no me hablas y yo tampoco lo hago, prefiero esa distancia que nos mantiene a salvo de hacernos daño. Creo que me gustaba hacerme mal con vos, me gustaba como se sentía sentirme querida por vos y sentirme como una mierda cuando algo malo pasaba. Me marcaste y mucho, no hay día que no piense en vos, un día te supero, al otro no te puedo olvidar y así se me pasan los días y las semanas sin vos, me siento mas sola que nunca, quiero que sepas. Pero no voy a insistir y tampoco quiero volver a repetir la misma historia, aunque me este muriendo de ganas, esta vez no. Quiero que seamos felices, quiero verte bien pero al lado de otra persona, que te sepa cuidar y amar de la mejor manera, siempre pienso que yo hubiera sido lo mejor pero terminé siendo lo peor para vos.

No te olvides lo indescifrable que es mi cabeza pero que hay algo que nunca voy a cambiar: te quiero muchisimo.

Borré

“Borré todo.
Borré esa primer foto que me mandaste, todas esas fotos tuyas que nadie más tenía, lo borré todo y no hay un respaldo, así que no hay manera de volver a recuperar cada momento encapsulado en fotografías; ¿Para que tenerlas?
Realmente no creo que un dia de estos decidamos volver a iniciar lo nuestro. y por eso borré tus mensajes, nuestras conversaciones,
Pero, ¿Cómo te borro de mi mente? Que aunque suene muy cliché, eres mi tatuaje permanente.
Entre tus besos, tus manos, caricias, abrazos, palabras, miradas, tus letras plasmadas… Me marcaste.
Me dejaste sin habla, sin saber que pensar, plasmado, como desde aquella vez primera que te vi sonreír y me abrazabaste y te juro, que no existía nada mejor que eso. pero todo desapareció. Borrarme todo con un solo “click”, con un solo botón… Así debería ser de fácil. Pero la realidad es que no… Aunque todo lo borre, aunque tanto te evite; En mis pensamientos sigues presente, unas veces mas, otras menos… Pero aquí sigues, tan fuerte… que a veces duele.”

A todo aquel que me pregunte por ti...

A todo aquel que me pregunte por ti, les diré si quieren pasar horas escuchando sobre una historia que para mí, no ha tenido fin, luego de haber escuchado su respuesta que sin duda será que sí, porque ¿a quién no les gusta las historias de amor? proseguiré contándoles cómo fue que nos conocimos, les diré que todo fue una locura, que recuerdo como si hubiera sido ayer, que el día en que vi sus ojos por primera vez, los míos nunca han parado de buscar los suyos, entonces, así fue, nos conocimos un 16 de Octubre del 2016 sin duda el mejor día de mi vida solo porque lo conocí, y quien iba a pensar que ese día conocería lo que hoy es el amor de mi vida, la persona que con solo mirarla me hace feliz, la persona que me da su pecho para dormir, la persona que me hace reír como loca, entonces de tanto hablar sobre lo que siento por ti ellos dirán, ¡pero cuéntame la historia! yo proseguiré y les diré, ah sí, nuestra historia. Ok después de haber unido nuestras manos ese día mis manos no han dejado de buscar las suyas, es tanto así que, logramos hablar después de lo sucedido por horas, todo fue como estar en las nubes, me sentía literalmente en la nubes, nos dimos cuenta de que éramos tan parecidos que no podíamos dejar pasar la oportunidad de estar juntos, y fue así, hablamos todos los días horas y horas, los temas cada día eran más, y estaba tan feliz de eso, de tener la oportunidad de conocerlo más y más, todos los días quería verlo, abrazarlo, besarlo, sentir que era mío, y con eso me refiero a que, hasta en el sexo éramos muy buenos, nuestra conexión era tan increíble que, maldición en un momento llegue a pensar que era la persona indicada para mí, que era mi alma gemela, y que amarlo era muy poco para lo que sentía por él, en fin nuestros días eran así, llenos de locura. Un día, decidimos subir al techo de su casa, fue muy gracioso la verdad, pero terminamos acostados ahí, mirando al cielo sin decir una palabra, no sé en realidad en que estaría pensando el en ese momento, pero yo estaba pensando en lo maravilloso que era todo eso, que hacer cosas así me hacían enamorar cada día más, no daré detalles de los días en que solo nos acostábamos por horas solo diré que esos días en los que ni las palabras llenaban el vacío de su habitación fueron unos de los mejores, entonces fue así, los días junto a él fueron todos inefables. Otro día que no olvidare fue algo así como un maratón en el que debíamos correr 5k ese día junto a él la pase de maravilla grabamos vídeos juntos, tomamos fotos, reímos, bailamos, compartimos… Y como olvidar las veces que fuimos a fiestas, hasta verlo ebrio me hacía enamorar, caminar descalza hasta su casa con los tacones en mi mano y la otra sosteniendo la suya a la 1:00 de la mañana fue perfecto, que nos sentáramos en la acera porque pensaba que faltaba mucho para llegar y la verdad es que literalmente estábamos fuera de su casa fue muy gracioso, fueron tantos momentos que si los escribo todos no terminaran de leer esto nunca, si contase todo tal y como fue esta sería la historia más larga de amor que leerán en sus vidas les recuerdo que muchas veces no podía dejar de recordarle lo mucho que lo amaba, que estar a su lado era lo mejor que estaba pasando por mi vida en esos momentos que era y es lo más bello que tengo, que nunca nadie me había hecho sentir así como para llegar a escribir esto, que nunca en mi vida había estado tan ilusionada con alguien y es que, si lo conocieran, si vieran lo perfecto que es no se quedarían con las ganas de conocerlo también. Ahora viene lo más triste de esta historia, me pregunto por qué solo teníamos que durar 7 meses, busco respuestas en otras personas y ellas solo dicen, “Es cosa del destino”, “De eso se trata la vida”, “No es el único en este mundo”, “Tienes que ser fuerte”, pero, por qué? por qué el destino quiso esto así? por qué dicen que de eso se trata la vida o bueno, por que la vida me trata así?  Como pueden ellos saber que no es el único en este mundo para mí, como me pueden confirmar que para mí hay más? Y ser fuerte? de que me sirve a mi ser fuerte? si en todos lados lo tengo presente, como puedo dejar esto a un lado si siento que no puedo dejarlo así, y que si lo dejo así luego estaré arrepentida por haberme dado por vencida y no es lo que quiero ahora, ahora lo que quiero es seguir luchando por lo que quiero, eso es lo que me ha enseñado la vida, luchar por lo que quieres, dar lo que sea por lo que quieres, que luego valdrá la pena, pero saben, es algo triste, y muy decepcionante que todo esto esté así por mí, podre imaginar la cara de asombro de muchos al leer esta parte, pero quiero decirles que yo fui quien nos hundió en este mar sin profundidad, que fui yo quien destruyo todo, pero sin embargo, es uno de los motivos por los cuales aún estoy ahí, tratando de reparar todo, dando lo mejor de mí y sin duda alguna queriéndolo cada día mas y anhelando que todo sea como antes, al menos por estos últimos meses… Tú no lo sabías, pero yo suspiraba por ti, cada día esperaba con ansias contenidas el verte de nuevo, mirándome con esos ojitos que me volvían loca, tú me mirabas y sé que esos ojos me gritaban más de lo que yo misma podía descifrar. Nunca te lo dije, pero eras asombroso, pusiste de cabeza mi mundo sin siquiera pretenderlo, llegaste un día, y me marcaste  para siempre, fuiste la sorpresa y coincidencia que muy dentro de mí deseaba, y que un día después de tantos años se hizo realidad, eras fuente de alegría siempre, amaba tu entusiasmo, las ganas que le ponías a todo, el empeño con el que siempre luchabas, no te lo dije, pero me enamoré de ti, me enamoré de tus gestos al hablar, y de la manera en la que me mirabas, me enamoré de la manera en la que me hacías sentir, porque no sabía que se podía sentir tanto en un segundo, nunca te lo confesé, por idiota, por cobarde o por miedo a que fuera tan correspondida que no fuera posible, tú nunca lo supiste, pero el día en que te fuiste mataste algo de mí, fuiste la lección más preciosa con la que pude toparme, y también una de las más dolorosas.

Te fuiste un día, así de la nada, te despediste de mí y me abrazaste como si no hubiera futuro, tal vez jamás leas esto, o tal vez jamás sepas que lo escribí, pero esta es la carta de despedida que siempre quise hacerte, pero que no hice. O al menos, que jamás te entregué. Fue el destino, la vida, Dios o no sé qué fue, pero fuiste la casualidad más preciosa que pudo llegar a mí, o la que me llevó hacía ti, de cualquier manera dejaste algo en mí que será por siempre e inolvidable, yo sé que no te dije tantas cosas, y me arrepiento, pero nunca olvides, que el amor tan intenso y prohibido que vivimos, jamás se podrá borrar, ni de mi mente, ni de la tuya. Te amo…

#CuentameTusHistorias.

Carta a un viejo amor

Qué extraño escribir nuevamente para ti
Pues ya son tres años sin embargo ahora sólo somos dos extrañas con recuerdos en común… Creo que es imposible olvidar a alguien que llegaste a amar con todo tu ser.
Nunca te lo dije, pero eres asombrosa y hermosa, pusiste de cabeza mi mundo sin siquiera pretenderlo. Llegaste un día, y me marcaste  para siempre. Quizás nunca te lo dije, pero me enamoré de ti, me enamoré de tus gestos al hablar, y de la manera en la que me mirabas, me enamoré de la manera en la que me hacías sentir, porque no sabía que se podía sentir tanto en un segundo.
Nunca te lo confesé, por orgullo o por miedo,tú nunca lo supiste, pero el día en que te fuiste mataste algo de mí, fuiste la lección más preciosa con la que pude toparme, y también una de las más dolorosas, te fuiste un día, así sin más. Te despediste de mí y me besaste como si no hubiera futuro. Tal vez jamás leas esto, o tal vez jamás sepas que lo escribí, pero esta es la carta que siempre quise hacerte, pero que no hice. Jamás olvidaré dejaste algo en mí que será por siempre inolvidable.
Me arrepiento de haber sido tan infantil, tan mala persona, me arrepiento de haber sido tan infantil,me arrepiento de no decirte tantas cosas, me arrepiento de quizas no darte el amor que merecias, me arrepiento de haberte hecho tanto daño,me arrepiento de aquellas peleas que mas de alguna vez pasaron a golpes, me arrepiento por haberte sido infiel, me arrepiento de tantas cosas que no terminaria..
Y Sabes? Yo sé que no volverás, que ya encontraste a alguien más, que ya no soy parte de tu vida. Pero sé que nadie te prestará la atención que te ponía, la curiosidad de saber tanto de ti, las ganas de llamarte cada noche y escucharte hablar de cualquier cosa. Sé que ya no soy la persona que solía ser para ti, que posiblemente (y son muchas las probabilidades) ya no me quieras, ya ni siquiera pienses en mí. Sé que no piensas ni en saludarme, o preocuparte por mí, cómo antes, sé que ya no soy a quién recurres cuándo te sientes mal, que ya no soy quién te hace sonreír cuándo estabas triste. También sé que con el tiempo, algún día dejarás de doler, no importa si llevo años diciéndome lo mismo, sé que algún día no me provocarás ni una lágrima más. Quizas algun un día nuestros caminos se junten nuevamente y vere que cómo te ha ido,que estas feliz,que has logrado todo lo que querías todas tus metas y sueños… y yo me alegrare al saber que te fue tan bien sin mí, que pudiste dejar tus vicios de cortarte y esas cosas…, que jamás volviste a tener pensamientos negativos sobre ti mismo, que te volviste alguien confiada, alguien que a pesar de haber sufrido tanto hoy sonríe cómo si tuviera el mundo a sus pies porque me creas o no, siempre he querido lo mejor para ti, siempre he querido que sonrías, que encuentres a alguien que te ame, porque quizá a pesar de que yo te ame tanto simplemente no pudimos ser. ¿Sabes? No me importa todo el daño que me hiciste, las peleas, los golpes, las noches que llore por ti o las veces que me lastimaste al enterarme de que me fuiste infiel. No me importa porque sé que ahora estás bien y sí tú estás bien qué más da. Se que te acostumbraste a la rutina de tu nuevo amor, puedes demostrar que eres feliz delante de todos pero conociendote y solo verte un par de veces se te nota que no estas feliz te has cansado de siempre lo mismo quizás en su momento fuiste muy feliz pero todo se volvió una rutina aburrida, quizás me equivoque o quizás no simplemente lo dejo en tu mente. espero que de verdad pienses en ti y dejes de pensar en el resto, busca tu felicidad. Finalmente se que no fuimos una pareja feliz lo era en un principio luego todo se volvió horrible, si nos hicimos daño pero nunca olvides, el amor tan intenso y prohibido que vivimos, tampoco olvides de la promesa que te hice, que a pesar de que no habláramos siempre iba a estar ahí para ti.. todo lo que vivimos jamás se podrá borrar, ni de mi mente, ni de la tuya.
Y esto no es todo lo que me gustaría decirte , no se como expresar todo lo que pasa por mi mente aun… Aunque me mentiste en varias ocasiones sigues siendo mi mejor historia y también una de las mas tristes…. Te deseo lo mejor.

Quizás nunca leas esto porque si debo admitirlo el orgullo nos gano ni tu me volviste a hablar ni yo volví a escribirte

-Desde mis notas 16-08-17

Mi vida, hoy te digo que;

Tú fuiste la única persona capaz de hacerme enloquecer,
de hacerme llorar de felicidad,
de hacerme odiarte y amarte a la vez,
de hacerme extrañarte pero quedarme callada,
de dedicarte canciones sin decirte,
de hacerme esperar todo el día solo para hablar contigo,
de hacerte cariñitos cuando solo quería insultarte,
de ponerte apodos ridículos pero tiernos,
de odiar tus bromitas pero extrañar que no me las hicieras,
de decirte que te vayas cuando lo único que quería era que te quedaras,
de hacerme perder el orgullo y llamarte.

Es que contigo todo era así, eras experto en hacerlo todo simple y complicado, pero eso es lo que pasa cuando amas a alguien, no?

Y gracias por darme los momentos más bonitos de mi vida, por hacerme sentir mil cosas a la vez, gracias por las lágrimas, en fin, gracias por todo.

Creo que amores como este no lo encuentras cada año, creo que no llegaré a amar así a otra persona que no seas tú, y creo que me marcaste tanto que por eso te llevas el título del “amor de mi vida” que bien merecido lo tienes, y si por alguna razón no llegas a serlo, entonces que me perdone el verdadero, que le he robado su posición para dártela a ti.

Y si al final no terminamos juntos, daría igual porque se que si me hablan de amor pensaré en ti.
Sé que nos enamoramos siendo todavía muy jóvenes, pero es que veía mi futuro en tus ojos.

Lo siento pero quería decirte todo esto hoy, porque mañana puede ser muy tarde. Son mis letras más sinceras que gracias a ti las he escrito. Te amo.

Escribo porque te pienso, escribo por mi triste situación de sentirme incomprendida… Ellos no saben el vínculo que yo cree contigo, más tengo que entender que debo hacer lo que la razón me dice y no el corazón. Las ganas de dejarlo todo y entregarme a tí no serán jamás…. pero no por mí sino por tí… por tu miedo y tus inseguridades mataste todo lo que yo estuve dispuesta a entregar por tí. Escribo porque te pienso más de lo que debo y mucho más de lo que mereces. Escribo porqué no logro entender en qué momento sucedió. Nadie comprende… todos aconsejan más sin embargo el dolor de mi corazón solo lo conozco yo y es lo que me hace saber que por tí, lo hubiese dado todo, el amor es lo que me hace sentir viva, como tu me hacías sentir en la burbuja que creaste para mí y en la burbuja que yo por ciega decidí entrar, sin entender que pronto se rompería. Escribo por no escribirte, escribo por no buscarte, escribo por darme valor como mujer, escribo porque tengo fortaleza, escribo porque mi fortaleza es producto de esas punzadas que duelen en lo más profundo de tu ser, escribo porque me duele la desilusión que sintió mi corazón al darse cuenta que sólo eras un fantasma. Nadie me comprende, ni yo misma entiendo esto que siento por tí, solo sé que me marcaste y que tu marca me enseñó muchísimas cosas, probablemente tu seguridad, probablemente tu sobresalir de entre los otros, tus experiencias me subieron al cielo… Escribo porqué podría jurar que hay dos hombres en mi vida y que los quiero a los dos, escribo por no sentirme juzgada, escribo por no sentirme señalada, escribo por tratar de imaginar algo que siempre pensé que sería y no fue… escribo por tratar de sanar lo que tus acciones provocaron en mí, escribo porque aún sabiendo que no es correcto… quiero volver a tí y escribo por el simple hecho de que este dolor solo lo puedes calmar tú, en mi mente. Escribo por que sé, que me dolerá no volver a tí y aunque siempre quiera volver a tí, el destino nos unió equivocadamente. Escribo porqué también sé, que cuando me necesites siempre estaré ahí, escribo finalmente para tratar de no engañarme, aunque viva engañandote a tí.
—  Aunque siempre quiera volver a ti.
Stupid heart

“Todavía  te sueño, te recuerdo, te escucho; todavía te veo. Mi alma mi corazón y cerebro aún te pertenecen, estos aún esperan con ansias que vuelvas a amarlos, sé que es algo imposible, pero todavía lo anhelo.
Sé que nunca amé y nunca amaré a nadie como te he amado a ti, no habrá nadie como tú en mi vida, me marcaste no sé si para bien o para mal; no lo sé. He tratado de olvidarte, de no pensarte, de amar otra vez para sacarte de mi mente corazón y alma, he probado otros besos otras caricias, pero como los tuyos no hay. Te pienso y vibra en mí aquel sentimiento. No sé si lo estoy haciendo bien, pero algún día podré olvidarte aunque no sé si dejaré de pensarte, algún día dejaré de amarte, soñar contigo…y de sentir éste deseo de amor por ti. En momentos quiero abrazarte o hablarte, pero no lo hago no debería hacerlo, ¿por qué? Porque pienso que ya no me piensas como te pienso o que simplemente me has olvidado y ya no existo en tu ser; en aquello que alguna vez fue “mío”.
¿Es masoquismo? No lo sé, solo sé que aún estas en mí. Aunque es cierto, te pienso mucho menos que antes  todo lo que sentía no está tan vívido como antes, pero aún lo siento; aún está en mi organismo. Viejo amor, quiero que seas así “viejo” quiero que salgas de mi, para amar a otros mucho mejor de como te amé (¿amo?) a ti. Solo sal de mi ser, sal de mi vida, de mi corazón…y alma.
Debo de seguir adelante y sentir con mayor intensidad que antes, quiero ser una nueva persona poniendo como base la que hoy en día soy. Quiero sentir algo fuerte, pero no por ti sino por éste que lo esta dando todo por mi, y yo en cambio nada; nada más que tratar de olvidarte, éste que me enamora todos los días, que me ama tal y cual soy…a éste debería de amar con mi mente mi ser y alma.”

by  @esmeraldag19

no me voy a olvidar de ti

de eso que me dijiste 

‘’me vas a marcar’’.

Espero haberte marcado entero el corazón 

por qué tu me marcaste 

por qué el amor que siento por ti 

sigue intacto 

sigue siendo amor 

para ti y para mi.

No pude lograr que sonrieras al escuchar mi nombre, ni que me extrañaras. No me pude convertir en tu primer pensamiento al despertar, ni en el último antes de dormir. Tampoco fui indispensable, ni marque tu vida. Pero te diré algo: Yo sonreía al escuchar tu nombre y te extrañaba. Tú eras mi primer pensamiento, y el último. Tú fuiste indispensable para mi y me marcaste la vida.

Ya entendí que no quieres nada conmigo. No molestare más. Sólo quiero decirte que estoy agradecida por todo lo que viví y aprendí contigo, que jamás podré olvidarte porque me marcaste como persona. Que seré feliz cuando logres tener la libertad, estabilidad y tranquilidad que tanto deseas. Tú vales mucho y yo no supe amarte ni valorarte. Me alejo y no es por orgullo. Me voy feliz pues sé que se queda algo de mí contigo.
Gracias por todo, ojalá que un día maduremos y podamos perdonarnos.

Hasta siempre. Te amo.

—  Rosa Cortez
Parece mentira que ahora no lo recuerde.
¿Qué se sentía querer despertar a tu lado?
¿Qué se sentía amarte y ponerte por encima de todo, incluso de mí?
¿Cómo se sentían tus labios?
¿A qué sabían tus besos?
Estaba jodidamente enamorada pero ni siquiera puedo recordar la razón. No sé que me hacía pensarte todas las noches, ni recuerdo una quinta parte de todas las cosas que me contaste.
Es como si hubiese sido un sueño, uno de esos bonitos que sin embargo olvidas.
Tenía miedo de olvidarte amor, tenía miedo de que alguien mencionara tu nombre y no ver tu cara en mi mente, que pasara la fecha de nuestro aniversario sin recordarte, tenía miedo de dejar de sentir algo por ti.
Ahora me he quedado inerte en medio de la nada preguntándome porqué ni siquiera soy capaz de llorar, duele mucho ver como todo lo vivido se olvida sin más, te quedas con un sabor amargo en la boca, con ese miedo de no tener ni siquiera a quién olvidar, ese miedo que te da el no sentir nada.
¿A quién puedo querer yo en este desierto?
¿Dónde puedo recuperar aquellas cosas que olvidé?
No puedo sentir la más mínima alegría, la más mínima tristeza, la más mínima decepción hacia ti, lo siento, de verdad lo siento.
¿Recuerdas aquella vez que te dije que no importaba cuanto tiempo pasara yo siempre iba a estar ahí?
¿Recuerdas aquella estúpida promesa de dejarte siempre mi corazón abierto?
¿Lo recuerdas? Ahora dime,
¿Cuándo dejaron de tener sentido esas palabras?
¿En que momento te deje de amar?
¿Cuándo comencé a escuchar nuestras canciones sin recordarte? ¿En qué instante comencé a imaginarme en los brazos de alguien más?
Espero que logres perdonar mi desinterés por ti, que como yo no quieras saber que tal me va, que si río, que si bailo a media noche, que si sigo en mi mundo de fantasías o al fin llegue a caer en la realidad, que cuando veas aquel suéter que te regale no te sientas mal por no conservar mi aroma en él, que persistas en olvidarme, así como yo he olvidado tu número favorito, tu color favorito, aquellas cosas a las que les tenías miedo, así como olvidé un día ir a buscarte, que logres entender que a veces las cosas lindas que nos pasan ni siquiera llegan a ser parte de uno de los capítulos de nuestra vida, que no me marcaste, que tus huellas no están grabadas en mi piel, que ahora creo que estaba enamorada de aquella idea del amor y no de vos diciéndome palabras bonitas.
Y si te duele, no te preocupes, que bastante me duele haberme perdido a mí misma mientras corría buscando emociones, hoy tengo heridas profundas y una que otra parte mutilada de mi corazón.
Parece mentiras que ahora no lo recuerde, fuiste como mi canción favorita que de tanto ser repetida comencé a odiar y luego, un día cualquiera, la olvidé.

Cuanta rebeldía, había en tus besos. Cuanta dulzura en la teoría, de marcharnos lejos. Maldita nostalgia que me duele aún a veces, que lastima aún a veces, hoy que ya no estás. Eternamente yo te amo, te recuerdo y te extraño.

Ha pasado un año… Mi cuerpo aún te siente y no consigo superarlo, me marcaste para siempre.

Borré todo.
Borré esa primer foto que me mandaste, todas esas fotos tuyas que nadie más tenía, lo borré todo y no hay un respaldo, así que no hay manera de volver a recuperar cada momento encapsulado en fotografías; ¿Por qué querría tenerlas mas?
Realmente no es como que un día de estos tu pienses regresar.
Borré tus mensajes, nuestras conversaciones,
Pero, ¿Cómo te borro de mi mente? Que aunque suene muy cliché, fuiste tatuaje permanente.
Entre tus besos, tus manos, caricias, abrazos, palabras, miradas, tus letras plasmadas…Me marcaste el alma.
Me dejaste sin habla, desde aquella vez primera en esa estación que se convirtió en nuestro punto de reunión, sonreías y me abrazabas y te juro que no existía nada. Todo me desapareció y ahora deberías traerme de vuelta la razón. Borrarme todo con un solo “click”, con un solo botón… Así debería ser de fácil. Pero la realidad es que no… Aunque todo lo borre, aunque tanto te evite; En mis pensamientos sigues presente, unas veces mas, otras menos… Pero aquí sigues, tan fuerte… Me rompe tanto ya no tenerte.
—  Sa.