me gusta the toque

Me enamore de ti

Me gustan tus ojos, esa mirada de pícara que tienes, que muestra esa inocencia con un toque de ternura, me gusta esa sonrisa tan definida, la cual puede llevarte hasta lo infinito, me gusta tu estilo así medio despistado, que puede ser elegante o aveces lo más simple del mundo, pero siempre luciendo bien, me gusta tu risa pero esa risa sincera cuando ríes a carcajadas, esa manera de ser toda extrovertida, me gusta el que no te de pena hacer muchas cosas aunque digas que si, yo se que no, me gusta todo de ti, pero lo que más me gusta sin pensarlo es esa manera de amar que tienes, ese cariño que llevas dentro de ti me vuelve loco, sólo tu sabes como provocar todo esto en mi, tu tienes el poder de elevarme al cielo o de sumirme en lo mas profundo de la oscuridad sólo tu tienes esa capacidad, pero me gustas…!!

NO QUIERO SER MI PROFESION… ¿Y QUE?

Soy una persona común y corriente, que con mucho esfuerzo llegó a la universidad, apoyada en una que otra beca y amargos créditos, que estudió mucho para rendir una buena PSU y poder alcanzar una meta… digo meta porque nunca tuve claro a lo que iba, me imaginaba trabajando con gente y algo que no fuera tan estático ni mirando un computador. Me demoré muchos días en escoger una carrera y temerosamente mandé mi solicitud, con un sabor a incertidumbre casi sospechoso.

Estudié, me enamoré de algunas materias y otras las odié, pero en resumen me encantó todo lo que aprendí y las habilidades que fui adquiriendo con el paso de los años, que se fueron puliendo y me permitieron completar mi carrera.

Ahora, viene lo grave: me carga trabajar mi profesión. No miento al decir que estudiarla fue muy interesante, pero llevarla a la práctica me deprimió profundamente, tanto es así, que estuve “sumergida” al menos los 4 primeros años que ejercí.

Y no, no me he cambiado de pega aún porque quería entender lo que me pasaba, un tornado de emociones que jamás sentí antes (ni siquiera en la adolescencia). Frustración, enfado, amargura, tristeza, desesperanza, y un ciclo que no terminaba nunca… Finalmente entendí que no era la profesión la que me había desilusionado, sino que mi falta de autoconocimiento hacia lo que verdaderamente quería hacer con mi vida. Responder algo tan simple como ¿Te gusta madrugar? ¿Te gusta viajar? ¿Cómo te ves a 20 años? para mí era imposible, porque jamás me lo había planteado. Es más, nunca había planteado mi vida después de egresar. Ni siquiera me imaginaba en una mala vida, simplemente nunca analicé ese tema ni me di el tiempo de conversarlo con alguien.

Pasé toda “mi etapa educativa”, desde medio menor hasta 5to año universitario aprendiendo y estudiando. Avanzando hacia la meta como los caballos de carrera, o más bien, como los perros galgos que persiguen desaforadamente a su presa para darse cuenta en la meta que era falso.

Debo decir que mi único pensamiento post-universidad era que al tener mi título lo otro se iba a ir dando solo: abarcando “lo otro” en una sola palabra, la felicidad. Y claramente no fue así.

Los días pasaron, los meses volaron, y todo seguía tal cual. Mi cabeza, mi estado de suspensión seguía exactamente igual. Estudié un par de diplomados… nada. Nada cambiaba. Hice algunos planes de recreación primero, como viajar e ir a conciertos, y luego sobre el futuro. En estos momentos estoy en trámites de adquirir una casa y ya vivo sola. Pero todos estos cambios no produjeron ningún movimiento interno.

Me imagino el limbo, ese lugar donde se espera la entrada al paraíso o al infierno debe ser así. Nada ocurre.

Todavía estoy en proceso de entender esta etapa, de la que nadie habla ni de la que existe un manual de instrucciones, pero ya he sacado algunas conclusiones sobre mí, que son un verdadero triunfo y alegría, ya que jamás lo había reflexionado: Por ejemplo, no soy una persona estática. No me imagino en esta profesión ni en ninguna otra por el resto de mi vida. Estoy casi segura que terminaré haciendo algo ultra bizarro y en nada parecido a lo que actualmente ejerzo.

Dos, actualmente estoy ávida por lecciones de vida y no de conocimiento. Sinceramente, y con mucho respeto por aquellos “especialistas de X área” de su profesión, no me interesa seguir adquiriendo técnicas y más técnicas de algo que no me hace feliz.

Tres, tengo el perfil para mi profesión que está relacionada con el servicio a la gente, pero yo no soy de irme por caminos fáciles. No me gusta eso de “tiene dedos para el piano, entonces, toque piano” ¿Por qué no intentar cosas en las que tengo escaso talento o nulo conocimiento?
Y cuarto, espero de corazón haber enfrentado con la frente en alto esta crisis y finalmente haberla cerrado.

Prontamente, cumpliré 30 años, y me siento orgullosa de declarar mi objetivo para esta nueva década: “Nuevos rumbos”. Parece sencillo, pero han sido años de reflexión sin ser influenciada por ningún tipo de agente externo, cosa imposible de lograr en la segunda década.

Viva la libertad.
*****Firma: DPS****

Pajarita (bow tie) de 1900.

Lo que mas me gusta de la ropa femenina de 1900 son los toques masculinos que puedes introducir en ella a través de complementos como las pajaritas.

                              + Xcm (messure around neck) + 2 o 3cm  

Estas son las medidas que he usado para hacer una pajarita de un tamaño grande. Solo queda añadir la tira recta que abraza el cuello. Esta tiene que ser de larga como la medida de alrededor de tu cuello mas 2 o 3 cm para que quede un poco holgada. 

De forma que al anudarla (tutorial; how to tie a bow tie) queda así:


Me gustas

Realmente no me quiero enamorar de ti…. Ni si quiera se desde cuando o porque me gustas….
No me gusta estar sonriendo como idiota cada vez que te recuerdo o cada vez que se que te veré o cada vez que hablamos…
No me gusta que adoro escuchar tu voz por teléfono o que me gusta que digas mi nombre o que disfruto cuando te acercas a mi o por accidente tomas mi mano…
No me gusta tener ilusiones y que estas estén dirigidas a ti y mucho menos soñar con que te robo un beso y que tu me robas 20 mas…
No me gusta esta paz que siento al tenerte próxima o que mis amigas se den cuenta que tu me gustas…
No me gusta que me guste que toques mi rostro con tus pequeñas manos, suaves y delicadas, que tienen esas uñas mal pintadas y el hermoso color de tu piel…
No me gusta que me mires a los ojos porque se que si me pierdo en ellos te terminaré besando…
No me gusta todo esto porque mi razón me dice que somos muy diferentes… Diferentes carreras, gustos, musica, ropa, manera de pensar, diferente edad… Soy mucho mayor que tu… Y tu con tu tierna juventud que vibra, tan inocente, tan inexperta, tan traviesa, tan tu…
No me quiero enamorar de ti… Y lo digo con lágrimas en los ojos… Porque se que no es tu intención enamorarme, así es tu personalidad glamurosa mente coqueta…
Así eres tu…
Así soy yo de tonta que veo espejismos en el lugar mas árido de la tierra.

Me gusta que me toques, no necesariamente con una connotación sexual. Me gusta cuando me abrazas deslizando tus manos por debajo de mi polera, cuando tus piernas se entrelazan con las mías, cuando tu brazo rodea mi cintura para acercarme a ti para darme un beso. No importa cómo, me gusta el roce cálido de tu piel con la mía.
—  Helliel

wildfir3x  asked:

Pikachu about Darean (su primer hijo bay)

Darean huele a galletas siempre, el dude me da muchas cada que puede. Al principio no me caía bien porque no me gusta que toque a mami Mia :( entonces le ladraba y me hice pis en sus expensive zapatillas. El no se enojó y le pidió a mami que no me regañara así que me cae mejor. Le he foricado la pierna y él no me dice nada de nada porque le da miedo lastimarme. JAJJAJA iluso. Me gusta lamerle la cara :3 es lindo dormir en sus piernas y que me arroje la bola porque los malditos de mis tios no me la arrojan :))) por eso me hago caca abajo de sus camas. Quiero a papi Darean por aguantar todo mi trolleo intenso <3 pero así supe que ama a mami.

Es que no necesito ser sincera para decir lo que es un hecho: Me encanta hacer el amor contigo. Me gusta, me fascina y soy feliz. Sin titubeos, sin dudas. Así de claro.

*** R (leer con precaución)

Amor, me encanta el hecho de pensar que tus brazos rodean mi cuerpo y que al despertar voy a poder ver tu sonrisa satisfecha, ese brillo cómplice y esas ansias de volver a probar lo de la noche.

Tengo que admitir que me fascina verte recostado sobre el lecho, con tus ojos ansiosos y devoradores, esos que me hacen temblar ante el sin fin de posibilidades en las cuales me llevas a las estrellas con tus besos, tus caricias y tu única forma de amar. 

Amor, soy plena y dichosa al haberte elegido porque el hecho de gozar de mi cuerpo junto a ti, es una decisión que me llena de alegrías, placer y ganas de más. 

Tienes que saber que, sí soy mujer, pero no por ello no tengo imaginación ni iniciativa. Eres mi pareja y he reservado para ti momentos para gozar porque cada uno será único y singular.

Amor… me gusta tu aroma…

Amor… me encanta tu voz gruesa, excitada y susurrante…

Amor… me gusta que me toques…

Amor… tu cuerpo me vuelve loca… tus fuertes brazos, tu firme pecho, tu palpitante cuello, tus redondeados glúteos… todo tú…

Amor… tu amor me hace libre, me deja volar…

Amor… deja que grite tu nombre, me encanta saberme tuya…

Amor… hazme llegar una y mil veces… una y mil más…

Tal vez pueda sonrojarme, sonreír nerviosa o cubrirme el cuerpo en algunas ocasiones, pero mi curiosidad, mis ganas de verte tomar el control y manejarme como todo un hombre, me hacen sentir deseosa y apremiante, como tal vez pueda aguzar mi vista, emitir un bufido y tomar las riendas de la situación para convertirte en mi presa y ser yo quien devore tu ser hasta el descontrol. 

Amor, en mí está tu morada y ¿por qué sentirme avergonzada? no necesito ser sincera porque es un hecho que me encanta hacer el amor contigo: Me gusta, me fascina y soy feliz. Sin titubeos, sin dudas. Así de claro. Así siempre: tu y yo, uno y dos al mismo tiempo.


DDC

Shuu: Es lo más delicioso que hay, y ya. Ah, y es mejor cuando está un poco amarga.

Reiji:  Mi té favorito ni siquiera se acerca al sabor de la sangre.

Ayato: ¡La sangre sabe mejor cuando esta dulce!

Kanato:  Concuerdo con Ayato, Teddy y yo creemos que sabe mejor dulce.

Raito: Lo que le da el toque deliciooooso~ a la sangre es la manera de tomarla. Mientras más excitada esté la presa, mas caliente y rica sabrá, nfu~.

Subaru:  No me gusta hablar de esto.

Ruki: Disfruto cuando me obedecen, pero siempre intento clavar mis colmillos en la yugular, de esa manera la sangre saldrá con mayor potencia.

Kou: Me gusta cuando M-Neko-chan me da su sangre sin quejarse. Fácil y placentero~.

Yuma: Siento que cuando muerdo bruscamente, le da un toque delicioso a la sangre.

Azusa: A mi me gusta beber…. cuando le provoco dolor a mi presa…. porque sé que estará siendo complacida… y eso hará que sepa mejor….

(Mun:  Awh, muchas gracias. ;u;♥)

Estoy viendo el directo de Staxx y Willy y estoy en plan “Willy, hijo mio, alejate ya de Frank que tu eres de Samuel” 

El Witaxx me gusta, pero solo como amistad, NO ME TOQUES EL WIGETTA SI EN VERDAD VALORAS TU VIDA! yo exagerando de nuevo 

dejenme con mi retraso :v

Capítulo 7 ~El club de los rechazados.


Alex y Rubén se habían separado del grupo para ir a sus puestos, un día antes habían quedado para buscar un buen lugar donde no los vieran, cerca de la entrada, había varios árboles enormes, donde perfectamente pasarían desapercibidos.
Habían dejado ahí las cosas preparadas que creían necesitar, algo de comer por si les daba hambre y demás cosas que eran insignificantes pero Rubén insistía en llevar. Alex fue el primero en llegar al lugar, y tras controlar a un vagabundo que estaba por ahí, para que se fuera, llego Rubén.

-Esto es emocionante. ¿No te parece? —Hablo el mayor en voz baja, mientras de sentaba en una roca, mirando en dirección a la entrada. Desde ahí se podía observar a los dos guardias que se preparaban para iniciar su ronda de vigilancia. -Estamos rompiendo las reglas.

-Técnicamente —Hablo Alex. -Tú y yo no.

-¿A qué te refieres? —Rubén tomó los binoculares que habían traído, se los llevo ojos y miró como el guardia de cabello castaño se despedía del canoso.

-Estamos aquí afuera y ellos están dentro. Si nos atrapan, diremos que estamos en una cita.

-¿Una cita? ¿No se te ocurrió una mentira mejor?

-No. -Alex le arrebató los binoculares. -Es creíble, tenemos cara de pasivas los dos.

Rubén comenzó a reír, pero se cubrió la boca para no ser escuchado, Alex le golpeó amistosamente el hombro para que guardara silencio.

-¡Oye! No tienes que hablarme de tus intimidades con Frank.

-¡No estoy saliendo con él! -Ahora fue turno del mayor para golpearle. -Lo dices como si tú no lo fueras con Miguel.

-¿Miguel?

-Mangel, tu novio, el que dice su mote dos veces cuando nos estamos poniendo uno.

-Lo siento, estoy acostumbrado a que todos le llamen Mangel. —Rubén guardó silencio.

-No evadas mi acusación.

-No estoy evadiendo nada. -Rubén se giró para no mirarlo. Alex sonrió de manera divertida y cerró los ojos.

Rubén comenzó a sentirse cansado, sus párpados pesaban y le costaba moverse. Pronto comenzó a sentirse que su cuerpo giraba involuntariamente hacia donde estaba Alex, quien lo miraba sonriendo.

-Dime. ¿Quién?

-Alex, para, me duele.

-No seas mentiroso, no sientes nada, Frank me lo ha dicho.

-Vale, no duele, pero no te diré nada.

-¿Sabías que la vez pasada hice que -Luzu usara su telequinesis? -Rubén abrió los ojos, no se atrevería. -¿Quieres probar? -Negó, pero sus manos se levantaron, con las palmas hacia arriba. -¿Cuáles son las palabras mágicas?

-¡Suéltame cabrón!

-Esas no son.

Rubén sintió tan conocido cosquilleo recorrer sus manos, quería evitarlo, pero no pudo. Sus manos se encendieron con leves flamas azules y amarillas, como siempre, sus manos ya no dolían, ya se había acostumbrado a no sentir dolor en tal zona. Pero sólo en esa.

-A sí que… ¿Qué pasaría si yo pongo tu mano en tu cara? apuesto a que dolería. -Rubén no dijo nada. Sólo cerró los ojos. -veamos qué pasa.

-¡Nunca lo hecho! -Alex detuvo lo que estaba haciendo, el shock le había hecho dejar de controlar el cuerpo de Rubén. -¡Jamás hemos tenido sexo! ¿Eso querías escuchar?

-Rubius tío, lo siento. No lo sabía, yo supuse… ¿Cómo es posible eso? Lleváis 10 años de amistad y casi dos de relación. ¿Ni una mamada?

-¡Alex! -Rubén bufó.

-Odio meterme, pero para eso estoy, para eso está la HHG. ¿Por qué nunca nos dijiste?

-¿De verdad esperabas que le dijera a la Hermanad de Hombres Gay que tengo miedo de quemar a mi novio mientras tenemos relaciones? -Alex mordió su labio aguantando la risa. -Ríe, sé que es gracioso.

-Lo siento, las cosas cambiaron el la hermandad, descubrimos que todos tenemos poderes y eso, no hay que temer. Además mangel no sabe de la HHG.

-¿Crees que podrían ayudarme?

-Claro que sí, tú confía.

Rubén asintió, se giró y le dio un abrazo a Alex. Pero su abrazo fue interrumpido por el sonido de las sirenas de policía, ¿Qué mierda?

-¡Nos hemos distraído! Descubrieron a los chicos. Debemos irnos de aquí, anda vamos, ¡Rubén! ¡RUBÉN!

Rubén notó como un temblor se hacía presente, miro hacia la escuela y vio un delgado árbol crecer de la nada, Mangel, se sentía orgulloso.

-¡NOOOOO!

Esa definitivamente era la voz de Guillermo, ¿Qué había pasado?

¡Debemos irnos! ¿Rubén? -Rubén sintió que alguien lo sacudía, la vista se le volvía borrosa, cuando logró aclararla, noto que estaba en brazos de Alex quien lo miraba preocupado. No había patrullas, no árbol, ¿Una premonición?

-¿Estas bien? Te abrace y comenzaste a temblar, mientras balbuceabas muchas cosas sin sentido. Entre ellas el nombre de…

-¡Mangel!

-exacto.

-No Alex, Mangel va hacer crecer un árbol, porque algo saldrá mal, y alguien saldrá herido, debemos ir.

-tenemos un problema, hay un tercer guardia.

Rubén miró hacia donde señalaba Alex, era verdad, un tercer guardia hacia ronda por fuera de la escuela.

-¿Qué hacemos? -Preguntó Alex. -no hay tiempo para controlarlo.

-Una distracción. -Rubén alzo las manos, las cuales rápidamente se rodearon de llamas, Alex abrió los ojos y la boca sorprendido, tenían más llamas que cuando lo estaba controlando. 
Rubén dirigió sus manos hacia un montón de hojas y las tocó, haciendo que rápidamente ardieran. Volvió a apagar sus manos y miró a Alex. -¡Corre!

[…]


Rubén miraba la taza de té que Frank había colocado frente a él. Suspiraba de vez en cuando, recordando ese momento. Si tan sólo él no hubiera actuado de manera infantil hace unos días, le habría enseñado a hacer un árbol bien y sin presión. Era su culpa. Y lo peor de todo, seguían sin dirigirse la palabra.

En el salón, donde se encontraba Rubén, también se encontraba Alex, sentado en el sofá cubierto por una sabana, quien frotaba su cabello con una toalla. En la cocina, se encontraba Mangel, era el encargado de hacer el té. Y él estaba en una silla del comedor, mirando su taza.

-Deberías beberlo, calmara tus nervios. -Él mayor alzó la mirada, encontrándose a su novio mirándole. Rubén suspiro y tomó la taza, bebiendo un poco. -Sabes que no es tu culpa ¿Cierto? -dijo apoyando su mano en su hombro, el mayor seguía sin mirarlo. -Fue un accidente.

-No es mi culpa, es tuya. Sabías que no podías ¿Por qué intentarlo?


-Quería demostrarte que puedo hacer las cosas sin molestarte. Lo siento, tienes razón, es mi culpa. -Mangel se levantó y entró de nuevo a la cocina, Alex miró a Rubén y negó con la cabeza mientras en sus labios se formulaba un “ve”. Rubén negó, era muy orgulloso, pero Alex era necio, levantó una mano mientras cerraba los ojos, Rubén sintió de nuevo que no era dueño de las acciones de su cuerpo, mientras se levantaba, gracias a Alex.

-Iré, ya.

Alex lo soltó, cuando Rubén se sintió dueño de su cuerpo, entró a la cocina, Mangel estaba mirando una maceta, mientras hacía marchitar las flores de esta, el mayor suspiro, sabía que significaba eso, realmente estaba triste, se acercó y se puso a su lado.

-No estés triste. No debí decir eso.

-Lo sé, yo también me acojone, me imagine todo, menos que alguien moriría.

Se quedaron en silencio, Mangel jugando con las flores y Rubén mirándole. Algo temeroso, el mayor tomó su mano, quien al sentir el toque, entrelazó sus dedos.

-No me gusta que discutamos. -Dijo el mayor acomodando su cabeza en el hombro del contrario.

-A mí tampoco. -se giró y beso su frente. -¿Sabes? Por unos minutos me sentí orgulloso de mi árbol. -Mangel soltó una risa melancólica. -no me perdonaré si algo le pasa a Samuel.

-No le pasará nada, descubrí una nueva parte de mi poder. -El mayor soltó su mano y se subió sobre la mesada de la cocina, Mangel se acercó a él, colocándose entre sus piernas, abrazándolo, le encantaba abrazarlo, era como abrazar un osito.

-¿Qué es?

-Calor corporal. Cuando cierre los ojos y hago que mis manos ardan, puedo ver cuerpos, como sombras de colores rojo, amarillo, naranja, un poco de azul. Y todas las personas, cuando estamos vivas, tenemos el mismo color, y Samuel la tenía.

-Me alegro, no quiero dejar viudo a Guillermo antes de que de case. -Río Mangel, risa que fue secundada por la de Rubén. Sólo les quedaba esperar a que fuera cierto.

[…]

-Luzu y Frank colocaban el cuerpo de Samuel en la cama, mientras Lana era abrazada por Guillermo. No se notaba quien era el que tiritaba más, ambos estaban igual de nerviosos y asustados, más Lana.

-Lanita, debes hacerlo, eres la única que puede. -Habló Frank mirándola.

-Pero nunca había hecho esto con una persona, sólo animales pequeños, ustedes lo vieron. 
Lana sollozaba y se aferraba al cuerpo de Guillermo.

-Necesitó que vayas por toallas y agua -Luzu, Frank, trae el botiquín de primeros auxilios, si mal no recuerdo, tienes uno en la cocina.- Ordenó Guille, -Luzu asintió y salió al baño a buscar lo que le pedían.

-Yo puedo traer el botiquín, o puedo hacer que aparezca. -Habló Frank mirándolos.

-¡Ve por el! 

-Vale, no tenías que gritar. -Frank se fue con los brazos arriba y encogido de hombros. Una vez solos, Guille miro a Lana, tomándola por los hombros.

-Escúchame Lana, necesitó que hagas lo que yo te pida. Samuel no está muerto, pero si no hacemos nada, morirá. Necesitó que te concentres ¿Vale? -Lana asintió. -Tus poderes de brindan sub-poderes, uno de estos es poder sanar las heridas de las personas.

-¿Cómo sabes eso? -Pregunto Lana, sorprendida.

-Todos tenemos secretos. Vamos.

Guillermo tomó la mano de Lana, dirigiéndola hacia el cuerpo de Samuel. Se pusieron de rodillas a un costado de él, mirándole, se notaba como su pecho subía y bajaba de manera no muy notoria, y la herida de su estómago había dejado de sangrar tanto. Guillermo subió la camisa de Samuel, mostrando la herida, no era que el árbol lo haya atravesado en dos, pero si le había dado a un costado, causándole una gran herida, y que uno de sus brazos se rompiera. Guille le indicó que colocará su mano en la herida de Samuel, Guillermo llevaría su mano al corazón de Samuel para sentir sus latidos y las manos libres las tendrían entrelazadas.

-Quiero que cierres los ojos, y sea cual sea la cosa que pienses cuando das vida a tus animales, quiero que lo pienses, una y otra vez. -Lana asintió y cerró los ojos. -Respira, lento, dentro, fuera, lento. -Lana pensaba en lo mismo que pensaba siempre que le daba vida a sus mascotas. El cuerpo de su madre sin vida.

Sintió un calor recorrer su mano, similar al que sentía siempre, así que apretó más la herida. Samuel se quejó.

-Está funcionado Lana, siento sus latidos más constantes. Sigue así.

Alrededor de 10 minutos así, y Luzu observando maravillado desde la espalda, Samuel volvió a abrir los ojos. Lo habían conseguido.


(ノಥ益ಥ)ノ ┻━┻

DRABBLE WIGETTA - Me Gusta que me toques.

 -Un bezaso un saludo y cha chao- Willy apago la capturadora y Finalizamos de grabar Project Spark. 
-bueno.. y-yo creo que me voy a mi habitación.- dije mirando a willy que aun seguía sentado en su silla. Este no respondió nada así que camine hasta la puerta yendo hacía mi habitación.
-Espera!- dijo Willy tomando de mi brazo -¿Estamos tontos? Quédate un rato más aquí conmigo anda.- dijo sonriendo de lado.
-Quieres que me quede, Willy?.- dije en un tono juguetón tomando de sus manos haciendo que este se sonrojara.
-S-si.- susurro agachando la mirada.
-Ay mi Willy.- suspire a su oído depositando un suave y dulce beso en su cuello, acto seguido deslice mis manos por su cintura abrazandole.
 Willy y Yo no somos pareja ni nada, este tipo de cosas lo hacíamos siempre, solo que evitábamos la obviedad de decir que somos pareja abiertamente. Digamos que somos amigos con derecho, mucho derecho, a roce. 
-Vaya excusa para tocarme mientras grababas project spark he.- susurro a escasos centímetros de mi boca.
-¿A Si? mira que me han dicho que te encanta que te toque con mis suaves manos..- dije riendo
-Serás pringao.- dijo riendo apartandome de él
-Anda si te encanta, ven aquí.- y como dos niños pequeños nos correteamos por toda la habitación hasta caer rendidos sobre la cama, me subí encima suyo y comencé a hacerle cosquillas
-V-vege! Vegetta! para p-para!.- gritaba riendo ahogado de la risa. Hice caso omiso de sus suplicas y continué con lo mío.
-Para o voy a..!.- grito intentado quitarme de encima pero era inútil
-Anda admite que te gusta que te toque.- dije riendo por la expresión de su cara por tanto reír.
 Este no respondió simplemente se abalanzo contra mis labios uniendolos en un dulce beso-  
-Si, me gusta que me toques; pero más me gusta que me beses mientras lo haces, así que calla y bésame. 

———–
Wuu nuevo drabble wigettil (esta cutre pero bueno)~ esto salió del video de Project spark de wigetta 2.0 (de hoy)♥ *corazón gay pa’ el que lea*  
(este drabble se lo dedico a @UsteameEsta de tw, que me lo pidió z4)

Raro, como todos los demás [Capitulo 2]

Capitulo 1: http://wigetta4life.tumblr.com/post/85398328708/raro-como-todos-los-demas-capitulo-1

Narra Vegetta:

Estuve despierto desde temprano, empaque un poco de ropa y programe los vídeos de los próximos 3 días, ahora solo falta que Willy llegue para ir a por Luzu, que emoción chaval, ¡este día va a ser de locos!
Por fin llamaron a la puerta

- Vaya hombre, ya era hora! - Willy extendió su mano pero yo simplemente sonreí y lo abrase con fuerza

- Nos vamos? Que el taxi nos espera - No me había percatado del taxi y mucho menos de cómo nos estaba mirando el conductor.

Willy me ayudo a subir mis cosas, solo llevaba una mochila con ropa y mi nuevo portátil pero vaya que pesaba eh.

Pronto estábamos en el aeropuerto, ahí esperamos a Luzu, al parecer su vuelo se retrasó, subimos su maleta al taxi y luego le abrí la puerta para que entrara - ¿Pasa algo?- pregunté pero él solo negó con la cabeza, Willy ya estaba dentro en el asiento del copiloto y nos miraba con cara de ‘¡Que hacen pringaos, ya es tarde!

Luzu tenía una cara, que ni él mismo se la creía pero ya podre preguntarle luego, en un lugar más oportuno. Me dormí en el transcurso hacia la casa de Willy y desperté a pocos minutos de llegar, cuando estuvimos frente a la puerta vimos el auto de Abel y a Fran frente a la puerta de Willy, bajamos las cosas rápidamente y nos acercamos a ellos

-¡Hombre Fran, que guapo te has puesto! - Me miro y sonrió un poco apenado

- Lo dice el maduro sexy de la crew - Vaya que es tonto, todos nos reímos luego de eso, todos menos Luzu, algo estaba mal….
Willy nos invitó a entrar e hizo que Fran y Abel esperaran en el salón mientras nos llevó a luzu y a mí a las habitaciones, Luzu se quedó en la habitación de invitados, tenía unas cosas que hacer antes del evento.

Por otra parte, a mi Willy me llevo a su habitación, al entrar cerró la puerta con seguro, yo no sabía porque pero hizo que me pusiera nervioso

- Willy …

- ¡ Pero ponte cómodo, hombre! - Me quitó la mochila de las manos y yo solo pude sentarme en la silla donde siempre graba mientras veía como acomodaba mi portátil por algún lado, estaba agachado frente a mí, buscando no sé qué cosa en el cajón de uno de sus muebles que estaba bastante abajo por lo que se veía y yo … pues no soy de palo, pero palote si me estaba poniendo pensando en Willy de una forma que no debería … ¡Pero era culpa suya!

- Willy yo …

- ¿Tú? - Se hinco en el suelo y volteo hacia mí, llevando rápidamente su mirada a mi entrepierna que ya era bastante notable - Samuel … - sonrió y coloco una de sus manos sobre mi pierna recorriéndola poco a poco hasta rosar mi miembro con la punta de sus dedos, yo ya estaba casi ardiendo cuando separo un poco más mis piernas e inclinó su cabeza hasta que sus labios se posaron sobre mi erección, succionando suavemente aún por encima del pantalón.

-Gui… Guillermo - Dije entre jadeos hasta que pude tomarlo de los hombros y apartarlo, no porque no quisiera que continuara, sino porque era consciente de que los otros estaban ahí esperando y les parecería sospechoso que tardemos tanto en una habitación cerrada con seguro

- ¿Qué pasa? - Levanto su cuerpo un poco y apoyó su frente contra la mía acercando sus labios a los míos- ¿A caso no te gusto?

- No es eso - Dije tomándolo por la nuca con una mano - Me gustas mucho - Jale de su nuca un poco más hasta poder unir nuestros labios en un beso bastante cálido y mordí su labio inferior con un poco de fuerza - Los demás nos están esperando Willy … ¿Ahora que hago yo con esto? -Dije refiriéndome al enorme bulto bajo mi pantalón

Willy abrió la puerta y antes de salir me miro con una sonrisa que no me daba mucha confianza - El baño esta al final del pasillo …

- ¡Que hijo de tu madre chaval!

——————————————-


Narra Willy :

Antes de bajar las escaleras pude ver a Samuel entrando al baño, lástima que no podía ir con él, aun así, estoy satisfecho con lo que pasó hace un momento, ya no podía más con la duda pero por fin me ha dicho que le gusto y no sé cómo van a ser las cosas de aquí en más, pero no tengo ningún arrepentimiento

- ¡Macho, que tanto hacían que tardaron!

- Nada Fran, nada, no hacíamos nada

-¡Wigetta!

- Joder Luzu, macho… que pares ya con eso - todos nos reímos y luego nos pusimos a platicar un poco sobre nuestras expectativas para el evento, después de todo aún había tiempo.

- ¿Nos vamos ya? - Vegetta estaba bajando ya, se había cambiado la ropa, ahora llevaba esa camisa blanca que se le veía tan bien y que dejaba ver un poco lo que hay debajo. Fran tocando su torso me saco de mis pensamientos

- Vegetoide, que bueno te has puesto eh - Ahora estaba celoso y seguro tenía una cara de cabreo bastante notable

-Vámonos ya, que Abel espera en el coche - Dije con el tono más seco que pude
Supongo que Luzu se dio cuenta de mi cabreo y jalo a Fran del hombro llevándolo afuera para dejarnos a Vegetta y a mí en el salón

- ¿Qué pasa Willy?

- ¿Qué pasa? Que no me gusta que nadie toque lo que es mío - Lo tomé con fuerza por la cintura y bese sus labios - Anda, que tengo que cerrar la puerta

- Eres tonto … - Salió de la casa riendo mientras se acomodaba el cabello

- ¿Tú y yo, que somos Vegetta?