me cagaste

Me mataste las esperanzas, me arruinaste el amor, me encineraste la sonrisa, me quitaste un amigo, me olvidaste con mis mil cartas, me sacaste el corazón, me rompiste el alma, me cagaste la vida y me llamaste amor. Esto si dolió.

Brenda Ramírez.

II

Despertamos abrazados. Fabián me tenía envuelto en sus brazos, duros, fuertes. La verdad se sentía la raja. Estaba recostado sobre su pecho y no quería moverme de ahí. Los dos estábamos pegajosos… yo llevaba despierto un buen rato y me hacía el dormido. Empecé a sentir sus caricias. Mi pene se estaba endureciendo. El suyo también. Su boca me buscó. Quería tenerme despierto.

Fabián estaba en su primer año en la u despues de tomarse un año sabático (quien como el) y se vino a vivir conmigo al depa que arrendaba. Aquí vivía yo junto a cierto personaje… y desde que se fué hace ya varios meses que no había dormido con nadie. De alguna manera siento, viéndolo ahora con perspectiva, que me quedé algo pegado con weás que nunca fueron. Creo que pagué el “noviciado”, él fue mi primer loco, con quién descubrí cosas. Pero son weás ya sin importancia, quizás salgan en otra ocasión. Siempre he conservado una parte gamer, y entre eso, la u, carretes en el depa (mi primo casi ni toma, pero es mas motivado que la chucha) y algunos otros asuntos menores me he pasado este último tiempo. Que él llegara me despejó caleta, siempre hemos sido como hermanos y apaña a todas. Siempre ha sido alegre, muy, y eso sube caleta los ánimos, aunque le encante agarrarme pal webeo a cada rato. Sin embargo, nunca lo había mirado con otros ojos, rico ha sido de hace rato, pero pensar en comérmelo… la falta de sexo de seguro me empezó a jugar “malas” pasadas.

-primito despertaste- me susurró apretándome. Le respondí con un beso, sin pronunciar palabras. Solo sabía que lo deseaba. Nos amanecimos teniendo sexo… quizas no como quisiera, pero sexo al fin y al cabo. Hace tiempo que no me sentía tan… tan la raja. Pero ahora no sabía que decirle.

Nos miramos agitados y nos reímos, y seguimos besándonos. Lo acomodé nuevamente alrededor mío. Fabián estaba ahí amarrado y tenía que seguir aprovechándolo.
Lo desaté del respaldo y nos acomodamos sobre la cama, sus brazos, fuertes, aún amarrados con la polera. Sentía que él podía romperla si quería, pero disfrutaba estar semi-inmovilizado. Estaba boca arriba, mirándome con la cara llena de risa, como siempre… y su abdomen y pecho brillante, con nuestro semen. Lo abrí de piernas y puse mi cadera dentro de ellas, yo lo miraba con aún mas deseo. Ahora de poseerlo. Hacerlo mierda. La teníamos dura nuevamente y empecé a puntearlo despacio, mis ojos fijos a los suyos. Para el parecía un chiste, pero lo gozaba. Reír era su manera de gozar, y me estaba volviendo loco. Le hice cosquillas, dejándome llevar por el juego y por él. Cuando éramos chicos siempre lo agarraba para hacerle cosquillas en su cuerpo, inocentemente. Siempre me acriminaba contra su guatita, ahora abdominales marcados y el respondía muriéndose, sin aguantar más… pero nunca me decía que parara. Ahora tampoco. Se reía descontroladamente, siendo atacado en su abdomen por mis manos y en el inicio de su ano por mi pene. El suyo era mas grande que el mío, mas grueso, mas largo, sin tanto bello púbico… hasta para eso me ganaba el muy conchesumadre. Había chupado pico antes… el de mi “ex”… pero el de este wn me estaba volviendo loco. El mío es piola, sus 16 cms, segun yo buen grosor, cabezón, el de él debería estar alrededor de 18. Ya había dejado de hacerle cosquillas y ahora, en la misma posición, lo masajeaba, lo contemplaba. Pasaba mis manos acariciando sus tetillas, sus pectorales, sus oblicuos… puta que estaba rico el weón por la chucha.

-Maxi también quiero tocarte- nunca me llamaba por mi nombre. Me calentaba aún mas
-no weón. Ahora mando yo- le dije serio y caliente.
El weón se pasó por la raja lo que le dije y con un brinco abdominal pasó sus brazos por sobre mí, apretándome contra él, quedando en una especia de misionero sobre la cama.
-primito ya jugaste conmigo, ahora quiero yo- me empieza a besar. Ahora soy yo el que se derrite por él. Aún estando amarrado y debajo mío, incluso con mi pene ad portas de violarlo, Fabián controlaba la situación. No me quiero quedar atrás y lo punteo fuerte, violento. Intento hasta casi violarlo, pero apreta sus cachetes tan fuerte que no me deja avanzar… sin embargo eso también me esta poniendo demasiado. Seguimos en esa harto rato, ambos ya gimiendo, besándonos los cuellos, yo agarrándolo de su cabeza y él con sus brazos amarrados haciendo fuerza sobre mí. No puedo mas y me vengo… Conchesumadre que rico. Le moqueo todo el culo que nl me dejó penetrar.
-Cagaste primito- me grita casi, aprovechándose un momento de debilidad justo luego de eyacular, y se libera. Ahora me tiene debajo de el. Se sienta sobre mi abdomen… siento como mi semen ahora toca mi cuerpo luego de que lo tiré en todo su ano “prohibido” pero caliente. Llega y me meta su pene en mi boca el csm. No puedo hacer nada mas. Se lo mamo disfrutándolo mas que la cresta. Me lo metía hasta el fondo de mi boca… ahora era él quien me estaba violando.
-disfrutaste punteandome y moqueandome o no maxi qlo? “Primito”- pronunció irónicamente- cómetela toda ahora aweonao- apoyaba sus manos en mi cara… tapándome los ojos y la nariz… dificultando algo mi respiración, sin llegar a ahogarme… sentía como se
reía. Quién lo diría, ambos buenos pal pico, calientes, morbosos. La raja. Cuando empezó a gemir cada vez mas fuerte, dejó entre sus dedos que mi ojo derecho lo viera. Yo ya estaba pajeándome de nuevo. Tenía aguante el weón.
-acaba de nuevo y te lleno toda la boca. Depende de tí para que no te ahoguí con mi tula primito- me decía caliente… csm. Nunca había sido “utilizado” de esa forma weón. No la tenía dura al 100% pero me pajeaba como loco. Sentía como el semen que me quedaba empezaba a querer salir, recorriendo dentro de mi pubis… hasta que tuve un orgasmo maravilloso. Medio babeado…pero intenso. Luego de eso, dicho y hecho; me llena la boca de semen. Weón que rico. Nose, su semen sabía mas rico que la chucha. Tragué un poco… pero él fué mas rápido y me besó, compartiendo su semen entre nuestras bocas, abrazándome…

Nos quedamos regaloneando sin decir nada. Mi mente había empezado a racionalizar los momentos, me quedé con mis ojos cerrados, solo pensando, entre sus brazos. El me acariciaba el pelo. Estaba demasiado relajado. Demasiado. Pensaba en lo que habíamos hecho, en secuenciarlo… Se me paró de nuevo y él lo notó. Pensando, me di cuenta que él tuvo todo bajo su control en todo momento. Me empezó a manosear las bolas, a tocarme el pene suavemente, a masajear el glande… hice los mismo con él. Nos pajeamos, nos besábamos mientras lo hacíamos sin aún decirnos nada. Acabé y me quedé dormido, ahí en ese nuevo lugar favorito… entre sus brazos.

-primito- me decía cariñoso despegándose de mi boca, luego de despertar. Me miró fijamente con sus ojitos color miel… me hizo avergonzar y escondí mi cara en su pecho. Él me apretaba mas fuerte.

-que pasa fabi…- le dije tímido. Este qlo me estaba anulando como nunca. Lo consiguió, de la manera mas rica posible…

-primo no te hice nunca la pizza- me reí mucho xd. Estaba mas tenso que la chucha y el ahí sonriéndome. Como siempre.- te voy a traer algo pa comer wn, estaba tan entretenio contigo que se me fue.

-gracias fabi…- me solto y saltó de la cama, hiperkinético. Pero no se fué a la cocina el mierda, me plantó su pene en mi boca. Se la tuve que mamar de nuevo… feliz. Maldito perro.

-deberíamos despertar así todos los días Maxi- obvio que sí, primo… obvio que sí.

Jugaba con mi boca, me la metía lo máximo que yo le permitía y la sacaba, haciendome “osos” con su pico el desgraciao qlo. Con sus manos sostenía mi cabeza fuertemente, empujándome a su pene, pero acariciándome al mismo tiempo. Yo me pajeaba frenético. Llegado el momento me embiste violento la boca hasta que lo saca moqueándome la cara, y acabando el ultimo chorro adentro de mi boca haciendomelo tragar. Yo eyaculo también, ya sin disparar de tantas veces que eyaculé en la noche… cuando porfin saca su tula ya flácida de mi boca despues de jugar un rato, me lame la cara suavemente sacándome su semen, dulcemente… y me besa. Ahora si se me despega y salta de la cama. Al rato vuelve con unos yogures, unos pancitos de molde con queso jamon y una fuente con chocapic. Si es tan tierno cuando quiere este qlo.

-eris la raja fabián. Nunca te lo digo- le digo entre medio del bajon que me pego

-lo sé primito. - me mira fijamente y se rie. Hace que me ria tambien.- se nota que teniai hambre wn. Me encanta ver como lo devorai.

-callate qlo- le digo entre risas

-puta que los pasamos bkn wn. Sabi que desde que llegué que te tenia ganas maxi

-que?

- vo soy el aweonao que pasa pegao jugando y no se da cuenta. - me sentí idiota. Como que se da cuenta y me abraza, riéndose como siempre. Siempre alegre este mierda.-

-tu que onda fabi? Todavia no me la creo que te gusta el pico. Ni que me tenias ganas. Nose weón es tan rara esta weá

-vo déjate llevar…

-yapo weón… si ya estamos en completa confianza jaja

-jajaja…-de verdad que su risa ya me ponía nervioso- de hace rato wn, pero la he hecho re piola. Solo me he comido wns que encuentro exquisitos. No se notó?- me dice mirandome con una sonrisa maliciosa.

No me esperaba escucharlo hablar asi. Le conocí minas.El siempre webea homosexualmente con sus amigos, pero hasta anoche no pensé que de verdad fuera fleto. Seran todo huecos sus amigos en realidad? Igual son todos ricos esos wns :$ Sigo comiendo esperando que siga hablando…

-maxi si vo eri entero rico, esa es la weá. Vo nomas soy el idiota qlo que no se da cuenta. Aparte que eri mas caliente que la chucha. Me encanta esa wea. Cuando llegué acá vi el porno con el que te pajeai y quedé loco. Quería probar weás contigo porque… porque si. -se lleva un pan a la boca pa hacerme hablar algo. Quedé helado sabiendo que veía mi porno… tampoco es la gran weá, fetiches de sumisión bien piolas, pero gay. Este qlo de hace rato sabía donde jugar. No le dije nada. Solo lo miré.

-igual nos comimos maxi, no le di mas vueltas. Igual vamos a dormir los dos juntos aca desde ahora. Y también me gustan las mujeres.-tan fresco como siempre. Todo porque mi cama es dos plazas y media… se me tira encima y me empieza a besar. Caliente qlo… nunca había estado tanto rato ni siquiera pajeándome, pero no me podía negar. Bendito sábado sin clases. Nos manoseamos cuático. Me da vuelta. Me puntea. Se queda en eso su buen rato. Su tula durísima ahí… también quiere violarme.s jamás había estado en esta situación, con nadie, ni con aquel. Lo freno.

-Fabián, yo nunca he sido de nadie, nunca me lo han metido- el weón enloquece y me puntea tal cual lo hice anoche con él, violento y frenético.

-weón… es re rica la weá… se mío.

-a ti ya te la…? -le pregunto entre algunos gemidos… igual se sentía rico tenerlo ahí tan cerca…

-si primito. Ya la he tenido adentro. Déjame ser el primero. - me dice entre gemidos suaves besándome el cuello… imaginármelo siendo pentrado por alguno de sus amigos… me enloquece

-fabi…

-Maxi déjame metértela una vez y yo te dejo metérmela cuando, donde y como tu quieras.

… no se diga más.

Yo me estoy muriendo por algo que Tú hiciste, pero te haces la víctima (?) no supiste decir lo siento ni te importo explicar nada, pareciste tan conchuda, como si nada, como si te ganarás una premiacion por eso y luego te fuiste como si lo que sintiera te valiera verga, yo te amaba, yo queria un futuro contigo, teníamos planes, quería un futuro, y todo lo tiraste a la mierda, pero claro, te haces la víctima y me dejaste sola.

Dijiste que nunca me dejarías sola, dijiste que siempre estarías ahí, dijiste que no se repetiría la historia, que podía confiar en ti, dijiste muchas cosas que hoy no se han cumplido. Gracias por fallarme y decepcionarme, me haz hecho recordar por que dejé de confiar en los hombres, me hiciste recordar por qué me gustaba tanto estar sola. Hoy y estos días en general han sido de mucha angustia, presión, miedos y muchos sentimientos, he tenido momentos de crisis donde tu no estuviste para ayudarme, en estos complicados momentos no haz estado y es cuando me pregunto “¿ Seguro que no me dejarías sola?”, “¿ya te olvidaste de tus propias palabras?”, “¿ donde estas?”. Gracias en serio, por ser cortante, por ser indiferente, por dejar que las palabras se las lleve el viento, gracias por hacerme ver como son las cosas y que no espere nada mas de ti.
—  Cartas de una Enamorada Soñadora.