mauvalmont oc

Un día en la vida de MauValmont: El Chacal

Jesus fucking Christ! Esta Navidad mi vida se puso más negra que el culo de Wesley Snipes. Mal pedo. Mal, mal, mal.
Llegué a México después de un intenso semestre de MBA durante el cual me di a todo lo que se movía (y de vez en cuando - tipo cuando ya no salía - me ponía a estudiar).

Claramente todo en mi vida fluía normal.

Entonces decidí checar Grindr y ver cómo estaban las carnes por acá. Ya pasaba de medianoche y yo andaba más caliente que los 43 de Ayotzinapa. Nada más que yo olía a Tom Ford, no a churrasco, pero igual, la cosa estaba tremenda.

Pues en eso un muchachito de 19 años me empezó a hacer la plática y así. Su foto era una panorámica de sepa la chingada qué paisaje con él en una esquina, súper chiquito, pero desde ahí alcanzaba a ver que la grasa de zapato estaba bien fijada.

Yo, siendo un hombre de mundo, un conocedor de los más lujosos placeres a los cuales sólo se puede acceder con dinero, una linda cara o de menos un chingo de pisto, pensé, “A ver, Mau, no decía Thalía que piel morena, canto de pasión y arena?”.

Nunca me había dado a un morenazo, y ahora que vengo a México en modo turista, pues lejos de ser una terrible decisión, lo vi como una oportunidad para descubrir el folklore mexicano.

Hablé con él un rato y resultó que no sólo no podíamos usar la misma paleta de colores, sino que además él nunca había estado en Francia y yo no tenía ni puta idea al lado de cual ruina arqueológica quedaba Cuautitlán Izcalli.

Descubrir la existencia de un chacal después de 2X años de vida sin conocer la especie me hizo sentir bien Ash Ketchum con un pokémon legendario. La única diferencia es que su pokémon le daba medallas, victorias, fama y dinero. Yo nada más evitaba que no me pegaran un chancro en la mandíbula.

Terminamos citándonos en un motel, cosa que jamás había hecho, pero total, era para darle más sabor al caldo. El muchachito sacó nueve condones y la quijada se me fue al suelo.

Muy respetuosamente le dije que yo era rubio, hermoso, y despapayoso, pero que ya a mi edad, veía imposible darle nueve veces en un día. Él muy tranquilamente me dijo que tenía toda la impresión de que él me daría a mí. Ay!

No tengo ningún problema con que me den pero si soy un melindroso con lo que me meto a la boca, no quiero ni contarles cómo son las audiciones para lo que me voy a meter por otras partes. Pero ya estaba ahí y llevaba dos semanas sin que nadie me tocara. Parafraseando a Daniela Romo, me urgía llamar a los bomberos que me estaba quemando. Y pues acepté.

Seis horas y cuatro condones después, estuve a nada de decirle al tipo “Namaste”. Me torció, me giró, me estiró, me deshizo y me armó sólo para repetir la secuencia tantas veces que no tenía un workout así desde que hice yoga con Michael Fassbender porque pocas oportunidades así. Y fuera de mamada, estuvo en mi Top 3 de mejores polvazos. De hecho estaría en el Top 2 si omito la vez que confundí la marihuana con el orégano. Estuvo bien buena esa vez.

Después de que le di las gracias y me hice más pendejo que mi ex-jefa cuando le pedía un aumento cuando me pidió salir con él en plan de amigos, me fui con las piernas temblorosas a mi casa reflexionando sobre lo ocurrido.

Antes que nada, quién le enseñó a coger así a los 19 años? Yo también empecé joven pero el chacal se sabía tantas posiciones que me hacía sentir acróbata del circo Atayde.

Luego, benditos sean los alimentos GMOs de Monsanto porque claramente los muchachitos de ahora son re-aguantadores y están bien dotados.

Finalmente, es esta la definición de un chacal? De esto me perdí los 10 años que estuve con mi ex?

En un second thought: Qué bueno que me perdí de esto por tanto tiempo que sino habría llegado a los 30 años más abierto que el Canal de Panamá.

En cualquier caso, me sentía extremadamente sucio y usado. Para mí también fue muy extraño cuando le dije que podíamos vernos al día siguiente, y más aún cuando en verdad lo hice durante dos días más.

A esto se refería Thalía cuando dijo que era prisionera de sus besos y caricias que se quedan en el alma?

Un día en la vida de MauValmont: El veterinario

Para nadie es una sorpresa que amo a mi gato más que a mi madre. Ni siquiera para mi madre. Pues esta vez tuve que llevar a mi chiquito hermoso al veterinario porque el muy macho se agarró a madrazos con otro gato - o con un perro, o con un mapache, o con una ardilla, o con un venado, o con un sin fin de opciones porque vivo en un bosque con más animales que Narnia. Ni hablar, para no perder la costumbre me tocó a mí llevarlo al doctor para que lo revisaran.

Ni bien llegamos, mi príncipe mutiló a tres de los veterinarios y decapitó a los dos restantes. Bueno, no tan así, pero corrió sangre (y orines) por toda la mesa de operaciones.

Después de mucho show, bufidos de mi chipitín, gritos de los veterinarios, lágrimas mías (porque el único pussy en esa habitación era yo, no el gato) y demás, al fin lograron domar a mi tigrito. Luego de esperar en la sala por horas en una escena digna de Grey’s Anatomy (cuando era bueno), por fin recibí el parte médico del veterinario. Todo bien, al parecer.

Voy muy contento con mi fierecilla dormida en su jaula listo para pagar los millones de dólares que su vida vale y me topo con el dueño de la veterinaria.

¡Carajo! De haber sabido que me iba a encontrar a un hombre tan agradable a la vista, me hubiera arreglado un poco. ¡De menos hubiera tratado con más ahínco de evitar que me orinara el gato, mínimo!

Siendo un muchachito tan bien educado - o golfo - por supuesto que me quedé a hacerle plática unos minutos. Claramente le pedí su teléfono y así, por aquello de alguna emergencia, tipo. Ya sin más tema de conversación decidí despedirme con una de mis frases selectas:

Yo: ¡Qué bien han tratado a mi gato aquí! Así hasta ganas de *ve al veterinario de forma lasciva* venir a tratarme.

Él: No te preocupes, cuando lo necesites, aquí te atiendo.

Ahora sólo falta analizar si me propuso sexo o si me comparó con un perro.

ponchinvielmablog  asked:

!Que buena foto!

Quiero agradecer a Dios, a mis padres por la buena genética, a mi entrenador por gritarme ‘gordo fofo’ cada que me siento, a mi primer ex que me botó por otro, al amigo que me dijo que la mejor venganza es ponerse bien sabroso, al personal shopper de Dolce&Gabbana que me vendió un par de skinny jeans siete tallas más chicas que la mía, a los filtros de Instagram, y sobretodo a mis fans.

*caen papelitos del techo*

*el público se vuelve loco*

*salen las botargas*

*baila Latin Lover*

*la anciana de la primera fila se desmaya*

Un Día en la Vida de MauValmont: Olivier

Después de siete meses de llorar la pérdida de mi novio - en realidad no estaba llorando, pero ni modo de decirle a mi roomie que todos esos Kleenex usados eran porque me estaba masturbando - decidí abrir mis brazos fuertes a la vida, no dejar nada a la deriva que del cielo nada me caerá. En otras palabras, subí una foto bien indecente en Grindr y me dejé ir como gorda en tobogán.

Pues en eso andaba yo cuando me llegó un mensaje de un muchachito todo sabroso y misterioso y así. Su nombre era Olivier. Salí con él una vez y me di cuenta que en verdad le interesaba lo que salía de mi boca, no sólo todo lo que podía meter ahí. Ustedes no lo saben, pero mi garganta mide 9 pulgadas. OK, una vez fue una de 10 (pulgadas, estéticamente era un 8), pero solamente porque la acomodaron muy bien.

Pero esa es una historia para otro día.

Al día siguiente me habló y volví a salir con él. Extrañamente era completamente distinto a como lo recordaba el día anterior. Equis, total que lo que importa es lo que tiene abajo, no lo que hay alrededor. Ajá, no. La verdad estaba bien bueno también, entonces no me iba a quejar.

Dos días después, me habló de nuevo y me fui con él. Una vez más, se veía totalmente distinto a las primeras dos veces. What the fuck estaba pasando aquí? Era esto acaso la Twilight Zone? Había un glitch en The Matrix? Había lavado mis lentes de contacto con cloro en lugar de con la solución correcta?

Qué pasaba aquí, Dios mío?

Plot twist: Estoy saliendo con tres tipos distintos y los tres se llaman Olivier. Claramente no me sé sus apellidos y tengo hueva de diferenciar a uno del otro porque entre menos sepa yo, mejor. Así que guardé sus números en mi móvil como “Olivier”. Y ahora juego a la ruleta rusa cuando decido salir con uno de ellos y no sé exactamente con cuál es.

Me siento como en The Bachelor, pero en lugar de dar rosas, les ando dando condones.

En el lado bueno de la vida, claramente no corro ningún riesgo en llamarle con otro nombre durante el momento pasional. Todo este sufrimiento canadiense al fin está dando frutos. Estoy saliendo con tres tipos bien buenotes y con un chilote. Claramente me gané la lotería y sabe a miel de maple la mayoría de las veces.

Mientras tanto, como el drama es lo mío y la verdad ando aburrido, decidí salir con los tres el mismo día. Virgen Santísima Purísima, voy a valer madre. Pero mientras eso pasa…

Achievement unlocked.

anonymous asked:

¿Cómo conociste a tu novio? Cuéntanos más de su relación, qué hacen, qué les gusta. ¿Cómo han durado tanto?

Nos conocimos de la forma más pendeja y me da un millón de pena contarla. Sólo dejémoslo en que yo amo Internet por los torrents, los memes, la piratería, 4chan y por darme a mi novio. Hace falta aclarar que no lo conocí en Grindr porque hace 10 años gracias a Dios aún no existía esa madre.

En una nota relacionada: Ya estoy bien pinche viejo. ;__;

Creo que hemos durado tanto porque nos conocimos como personas y después nos hicimos amigos - tal vez yo haya tenido algo que ver con que terminara con su entonces novio - y todo eso sin habernos visto jamás porque vivíamos muy, muy, MUY, MUUUUUY lejos el uno del otro. Tan lejos que necesitábamos pasaporte para poder vernos.

Entonces un día me dijo que estaría cerca, que quería conocerme y así. Why not? Entonces lo vi y… PUTÍSIMA MADRE, además de ser excelente persona, era guapísimo!

Después de esa vez, salimos una vez más y me dijo que me amaba y todo y, pues… después de un millón de cosas, aquí estamos.

A pesar de la distancia, nos tenemos confianza. Además está el hecho de que siempre hemos apoyado los proyectos del otro aunque algunas veces nos estemos mordiendo un huevo. El caso más reciente siendo mi partida a Canadá.

Debo admitir que de los dos, mi novio es mil veces mejor pareja que yo. Por eso trato de controlar mi humor, sino ya me habría dejado hace mil años.

Cuando apenas hablábamos le dije de broma que me comprara una cosa que sólo vendían en Japón… total, su padre era billonario, podría ir en su jet privado cualquier día, no? Sí, bueno… 8 años después estábamos regresando de Japón y de repente me dio lo que le había pedido, ya ni me acordaba. Mi corazoncito prepotente sintió bien bonito ese día.

Qué nos gusta hacer? La verdad somos re-huevones. Nos encanta pasar el tiempo en cama viendo películas o leyendo acompañados de buen vino. También usamos mucho la cama para aquello del deporte horizontal, pero es otra historia.

ponchinvielmablog  asked:

Si fuera el, jamás te habría dejado!! Eres guapo y has de ser un cabron en la cama.

Es algo complicado eso.

Estoy seguro de que no quería dejarme, pero a la vez él estaba consciente de que era sumamente infeliz en México y cito:

Cuando no estás en México eres otra persona, eres feliz y me encanta verte así.

Entonces, por un lado, me dejó ir para que pudiera ser feliz. Lo que el pendejete no comprendió jamás es que podríamos haber sido felices juntos si hubiera puesto un poco más de su parte en ciertos aspectos.

Para no hacer el cuento demasiado largo, su familia es Top 5 Mexican Fortunes, entonces se movía en círculos muy cabrones. Además las pocas personas que sabían que era homosexual no se mostraron muy tolerantes en ese aspecto.

Está cool, entiendo eso, pero yo no podía quedarme en una relación secreta por más tiempo. Me cagaba ser su “mejor amigo” - en el mejor de los casos. En la mayoría de los casos simplemente ni siquiera me presentaba a nadie.

Y perdón pero tal vez no sea el más guapo, el más inteligente o el más exitoso pero no me merecía eso. Me merezco a alguien que me presuma, no que se avergüence de mí.

Así que… me fui porque ya no podía más con eso (entre otras cosas) y me dejó ir porque jamás haría nada para cambiar esa situación.

Pasando a lo segundo… Nunca se han quejado.

Un día en la vida de MauValmont: El coche nuevo

Pues mi padre lleva fregándome por dos años para que ya me decida a vender mi coche porque cada año se deprecia más y nos van a dar dos soles guatemaltecos devaluados cuando por fin decida hacerlo. Obviamente yo no he querido hacerlo porque:

a) Me encanta mi coche.
b) Neta, me encanta mi coche.
c) Huevos a todos, en verdad me encanta mi coche!

Ajá. Pues como el 2013 fue el año de prepararse para el 2014 y los miles de cambios que (espero) vienen en camino, decidí hacerle caso a mi pobre padre y buscar un coche nuevo que cumpla todos mis requerimientos:

- Color.
- Sintoniza el iPod.
- Buen arranque.
- Standard (el automático es para Little Monsters, sépanlo).
- Un backseat cómodo para aquellos días que me da por dormir un rato o para cuando me da codo pagar el cuarto.

En realidad no pido mucho. Neta.

Pues, equis. Después de una incansable búsqueda encontré el coche que medianamente reemplazaba a mi bebé. Mi padre decidió que era momento de hacerme responsable - porque juro que él piensa que soy un inútil - y que yo sería quien pagase el coche. Ajá, pues eso lo decidió antes de decirle que renunciaba a mi trabajo (pero esa es otra historia).

Tras todo el contexto, es hora de pasar al momento en que mis padres decidieron trollearme como pocos lo han hecho: Amanecí el viernes y mi madre me ha dicho emocionada en demasía que había un coche nuevo esperándome afuera. Por supuesto que he tratado de controlar mi emoción y he seguido mi rutina de siempre: Besar a mi gato, ducharme, besar a mi gato, desayunar, besar a mi gato, armarme de valor para ir al trabajo y besar a mi gato.

Cuando salgo de casa, veo un Matiz en un sensual tono verde de ésos que únicamente ves en películas tipo Fast & Furious, en Satélite y en Coapa. O sea, un color verde que sólo un conductor fresa y de educación privilegiada podría escoger.

- ¿Tipo en dónde está mi coche, mami?
+ Se lo llevó tu padre a venderlo.
- Ajá, pero ¿dónde está entonces la SUV que escogí?
+ Mira, tu padre y yo reflexionamos y asumimos que ahora que renuncias lo único que podrías pagar era esto, así que… ¡felicidades, disfrútalo!

A estas alturas ya sabía que había valido madre, pero como soy una persona muy positiva, decidí ver el lado bueno de la vida:

- OK, ¿al menos tiene para el iPod?
(mi hermana, que en ese momento decidió salir a burlarse de mí)
+ Güey, pendejo, a ver… ¡no tiene ni radio!

Y así fue como me convertí en el orgulloso propietario de un Matiz verde y sin radio. Mátenme.

What is the sweetest thing you have ever said or written to or heard from someone?

#1

I never forgot my first love. We were forced apart by my parents when they sent me to another state to live. I never saw him again but I never stopped missing him. About 6 months ago, I found out where he lived from an old friend. We had not spoken in over fifty years.

I was so nervous about calling because I though he might have forgotten who I was or that he might be married with a family and not want to be reminded of the past. When he answered the phone and I told him who I was he was overjoyed. He was so warm and sweet to me that I almost cried. I found out that he had never married and that he was as devasted by the breakup as I had been.

When we finally hung up after several hours of talking he said: “thank you for finding us.”

That was the sweetest thing anyone has ever said to me.

_________________________________________________________

#2

I was nineteen when my dad died, and my mom gave me a letter on the day of his funeral. It was a letter he had written me while he was dying:

“I hope to spend years watching you grow, but if I’m not afforded that promise, I want you to know that I’m so proud of who you are, and I love you very much. Never accept anything less than the best because you are first-class in every way.”

_________________________________________________________

#3

It was a busy morning, approximately 8:30 a.m., when an elderly gentleman in his 80’s, arrived to have stitches removed from his thumb in my Clinic. He stated that he was in a hurry as he had an appointment at 9:00 am.

I took his vital signs and had him take a seat, knowing it would be over an hour before someone would to able to see him. I saw him look at his watch and decided, since I was not busy with another patient, I would evaluate his wound.

On exam, it was well healed, so I talked to one of the doctors, got the needed supplies to remove his sutures and redress his wound.

While taking care of his wound, we began to engage in conversation. I asked him if he had another doctor’s appointment this morning, as he was in such a hurry. The gentleman told me no, that he needed to go to the nursing home to eat breakfast with his wife.

I then inquired as to her health. He told me that she had been there for a while and that she was a victim of Alzheimer’s Disease.

As we talked, I asked if she would be upset if he was a bit late. He replied that she no longer knew who he was, that she had not recognized him in five years now.

I was surprised, and asked him, “And you still go every morning, even though she doesn’t know who you are?”

He smiled as he patted my hand and said, “She doesn’t know me, but I still know who she is.”I had to hold back tears as he left, I had goose bumps on my arm, and thought, “That is the kind of love I want in my life”.