mary-kate-o

Verdades y mentiras sobre "El hombre tranquilo" (John Ford - 1952)



Se podría llegar a calificar la película “El hombre tranquilo” como una película tierna, amable, que se ve siempre con una sonrisa en los labios, incluso Ford la definía “como su primera película de amor” y a pesar de ser todo esto cierto, no lo es menos que la pelea a puñetazo limpio que podemos ver en la misma solo puede ser calificada de “Homérica”. 

La lucha final entre Sean Thornton (John Wayne) y “Red” Will Danaher (Victor McLaglen) por la dote de la maravillosa Mary Kate (Maureen O'Hara) es del todo inolvidable y respecto a la misma existe una curiosa anécdota presente en muchos sitios de la red. Según cuenta esta leyenda, Jhon Ford quería dar el mayor realismo posible al combate y con ese fin se dirigió a John Wayne y le dijo que McLaglen, a la chita callando, le estaba robando el protagonismo en la película, llevándose la palma en la mayoría de las escenas que compartían y que ufano y consciente de ello no paraba de alardear ante el resto de miembros del rodaje. Evidentemente las palabras de Ford no cayeron en saco roto y el cerebro de Wayne entró en una ebullición ciertamente propicia para una batalla campal. Solo quedaba hacer lo mismo con McLaglen al que contó una milonga parecida para que entrara motivado a rodar la escena de la pelea. Según cuenta esa leyenda la motivación inducida por el genial Ford, aparte de procurarnos una pelea épica para cualquier buen aficionado al cine, tuvo sus efectos colaterales en una conmoción cerebral para McLaglen y dos costillas rotas para Wayne.

La anécdota es sencillamente deliciosa, pero desgraciadamente no he logrado confirmarla en ningún libro, de hecho en uno de ellos (Dirigido Por - Programa doble nº 29 - Javier Coma) se comenta que la pelea se filmó a lo largo de cinco jornadas de trabajo y recoge el testimonio de John Wayne de que durante el combate no se tocaron prácticamente nunca, gracias a que rodaban de acuerdo con un método mediante el cual se utilizaba determinadas angulaciones y emplazamientos de cámara que favorecían la sensación de contacto físico en cada puñetazo cuando en realidad estos únicamente pasaban por delante del rostro del adversario. “No nos tocamos ni una vez, y eso que pegábamos tan fuerte como podíamos” sentenciaba John Wayne. Una verdadera lástima, porque la anécdota era maravillosa.

A pesar de todo, sí que queda acreditado que Ford tenía sus argucias para conseguir reacciones naturales en sus actores. Maureen O'Hara, la pelirroja más arrebatadoramente hermosa de la historia del cine, contaba: 
“No importa en qué parte del mundo esté, siempre me preguntan: "¿qué susurraste en el oído de John Wayne al final de "El hombre tranquilo”? Fue idea de Pappy (Ford); era el final que él quería. Me dijo exactamente lo que tenía que decir. Al principio, me negué. Exclamé: “No puedo decirle eso a Duke”. Pero Ford quería conseguir una reacción de sorpresa de John, y respondió: “Vas a decirlo”. No tenía elección, así que cedí. “Lo haré con una condición: que nunca se repita o se revele a nadie”. Así que hicimos un trato. Cuando la escena terminó, los tres hicimos un pacto. Jack y Duke se lo llevaron a la tumba y la respuesta morirá conmigo". (citado en la biografía que Juan Tejero dedica a John Wayne - T&B). 
Así que pongan su imaginación a trabajar, sabiendo que antes de la pelea, tras llevarla arrastrando por toda la campiña y tras saber que por fin iba a recuperar su honor, su dote y que su marido era el hombretón que había soñado, la arisca Mary Kate le dijo a Wayne: “Esta noche tendrás la cena preparada”, lo que sonaba a todo menos a cena, sobre todo sabiendo el estricto régimen de cama al que tenía sometido a sufrido Thorton. Igual le dijo que iban a partir la cama otra vez, pero en esta ocasión como mandan los cánones. Sin duda “Homérico”.




Ficha de la película:
Título original: The Quiet ManAño: 1952Duración: 129 min.País: Estados Unidos Estados Unidos
Director: John Ford
Reparto: John Wayne, Maureen O'Hara, Barry Fitzgerald, Ward Bond, Victor McLaglen, Jack MacGowran, Arthur Shields, Mildred Natwick
Guión: Frank S. Nugent, John Ford (Historia: Maurice Walsh)
Música: Victor YoungFotografía: Winton C. Hoch & Archie Stout
Productora: Republic Pictures



La pelea. Solo encontré este vídeo:




El misterioso final.


http://ift.tt/1SSOBL6