marvadalandia

Ya esta bien con Willy.

Bueno, esto es sólo mi opinión personal hacia este tema que ya  llevan tiempo tocando lo que no deben de tocar. Decir, que esto que voy a comentar lo hago sin ofender a nadie e intentando dar a conocer mi opinión sobre esto tan hablado últimamente. Y aclarar que yo soy una Criaturita orgullosa. ^^ 

Como ya sabréis, el otro día Rubén subió un vídeo de Gmod Tower, un juego muy popular últimamente por ellos. Y al final del vídeo, salen en un cine, en el que puedes proyectar en la pantalla un vídeo.

Y salían vomitando y diciendo cosas despectivas hacía él (Si eres un poco avispado, te darás cuanta de que lo bueno que dicen es ironía) En este caso, el “Karaoke- Destrozando canciones- ESPECIAL 1000 VIDEOS.” de Willyrex. Por si no lo habéis visto es este: https://www.youtube.com/watch?v=VIsY8YF0uno Willy hace un karaoke para celebrar los 1000 videos. Él lo hace por que los Batracios se lo habíamos pedido muchísimo y lo hizo. Además, hay gente que “se lo tomó en serio” cuando al principio aparece esto en GRANDE.

 Aún así, hay gente que no entendió. Por mi parte, pienso que no tiene que ser nada fácil ponerse delante de una cámara y hablar, y menos a cantar. Y él lo hizo (Insisto) Yo sé que Willy y Rubén son amigos, o eso parece, pero hay veces que se pasa, y no ha sido solo esta. Esto ya ha pasado muchas más veces. 

Como en esta. El video es este: “El ascensor/ La gran aventura Random w/Eddisplay. Link: https://www.youtube.com/watch?v=TN3iRCTfYFs Aquí otra vez rubén volvió a meter a Willy en sus videos haciendo mofa de él.

Y también le ha mencionado muchas veces en múltiples vídeos haciendo bromas del tipo, "Willyrex ha tirado del cable" "La culpa es de Willyrex" 

Al principio era en plan de risa y para hacer la gracia. Pero ya cansa, de hecho, Willy se ha cansado y en mi opinión y en la de otros Batracios/as tiene razón, y ha contestado.. No sé si estará o no dirigido a él directamente, pero es mucha, MUCHA, coincidencia que escribiera esto después del video. 

Por que tener que aguantar eso no tiene que ser nada agradable. Además, que ya no es sólo por rubén y por sacarle en los vídeos, si no por otras criaturitas que crean conflictos, me refiero a cosas así: Y todas tal que así. Y se puede decir, "Pero si es de broma” “¿Que importa?” Pero jode, jode reirse del tarbajo y esfuerzo de otros. Y eso si que no se pude discutir, por que en cuanto a trabajo y horas echadas a preparar vídeos Willy se lleva la palma. Y si no lo sabes, este chaval lleva subiendo POR LO MENOS, dos vídeos diarios desde 2010, más otros que también sube todos los días. Lleva series y hace colaboraciones con otras personas. Y me parece poco respetuoso reírse así de alguien que hace cosas para que te diviertas. Por si no me crees, Thous Carapollen lo dice en este video: https://www.youtube.com/watch?v=31ESgjV4gcI

Y vuelvo a repetir, soy una Criaturita y una Batracia, y me encantan los vídeos de los dos, pero las cosas hay que reconocerlas cuando existen. Espero que no os hayais tomado esto a mal ni nada, lo he hecho con toda mi buena intención para que entendáis como nos sentimos l@s demás cuando la gente hace esto. Y puedo apostar el cuello, a que si lo mismo hubiera ocurrido con Rubén (Me refiero al revés) Se habría montado una peor… Gracias por leer y espero que lo hayáis entendido ^^ Un beso. 

Cap 43 "Sushi"

Me levanté del sillón vagamente a las seis y media. Sabía que iba a tardar en arreglarme, así que decidí empezar antes. Me duché y empecé por el pelo, me lo sequé y alisé. Volví a mi cuarto y cogí la ropa. Tampoco tenía pensado ir en plan “boda”, más bien simple. Una camisa y una falda de cola de sirena azul, muy mona. Eran las siete y cuarto, y fui a pintarme, tampoco como una puerta, pero un poco.

-¡Batman!- Grité cuando lo vi mordiendo mis tacones.

Él se apartó y se fue corriendo a una esquina.

-Mierda… Vete a la cocina.

Había mordido el tacón, y ahora tenía un agujero en la tela justo en la punta, muy bien perrito… Fui de nuevo al zapatero y cogí otros, como cambié el color, tuve que cambiar la camisa, pero ya estaba lista. El reloj marcaba las siete y media y yo tenía que estar a las ocho. Cogí mi bolso y me fui. Esta vez, en otra dirección. Dirección a una parada de taxi que había justo al otro lado de la calle… No pensaba ir andando ni loca.

-Hola, buenas.- Dije abriendo la puerta.

-Hola… Como se nota que hoy salís todas arregladas eh… Cuando hay tacones hay taxi.

-La verdad es que si, y más si voy lejos.

El hombre era muy majo, le di la dirección y llegamos en diez minutos.

-Muchas gracias.

-De nada guapa, pásalo bien.

Le pagué y me bajé, el taxi me dejó justo abajo de la calle. Eran las ocho menos cuarto… Quizás un poco pronto. Justo había un bar en frente mía, así que entré y me tomé una Coca Cola para hacer tiempo…

Eran las ocho y cinco, una hora perfecta. Los nervios volvieron de nuevo, llamé al telefonillo, dudosa por la hora, pero bueno.

-¿Si?

-No.

-Anda sube…

Subí despacio, no tenía prisa. Llegué a su puerta y toqué el timbre. 

-Llegas pronto.- Dijo mientras abría sin ni siquiera saludar.

-Hola, son las ocho, tal y como me dijiste.

-Bueno, tienes suerte de que ya está todo listo.- Abrió la puerta y pude ver una luz roja que alumbraba toda la oscuridad.

-¿Que has hecho? ¿Un club nocturno?

-Cállate y entra.

Crucé la esquina y vi la mesa totalmente bien colocada, como un restaurante de lujo. Todo alumbrado con velas y recogido…

-¿Que coño….?- Estaba asombrada, era lo más bonito que había visto en mi vida.

-¿Te gusta?- Dijo empujándome suavemente para que entrase.

-Me…Me encanta…

-Ven.- Movió la silla para que me sentara y fue a la cocina. Yo aproveché para observar lo bonito que estaba todo colocado.

-¿Te gusta la comida china?

-Si…- Entonces entró con una bandeja llena de Sushi y más cosas.

-Eso no lo has hecho tu…¿Verdad?

-En ningún momento dije que iba a cocinar.

-A vale vale…

Se sentó y repartió en los platos a cada uno su parte.

-No me has dicho nada de mi ropa.- Dije mientras comenzábamos a comer.

-¿Qué la pasa?

-Que no me has dicho que tal estoy…

-Bien… ¿Y qué?

-A no nada…

-Es que no esperaba menos… Te dije que te arreglaras.

Estuvimos hablando como una hora mientras cenábamos, sobre lo que tenía pensado para Youtube, sobre mi trabajo… Y también sobre Mángel y sobre que le había llamado una chica esta noche.

Recogimos la mesa y nos sentamos en el sillón. Yo cogí el mando y encendí la tele, Rubén no tardó ni un segundo en apagarla.

-¿Que haces?

-Marmota, ¿Te sigue gustando Mángel?- Me quedé a cuadros con su pregunta…

-Pues no… Ya sólo siento amistad con él.

-¿Y conmigo?

-Como que contigo…

-Si, conmigo, que sientes hacía mi.

Me quedé callada y agaché mi cabeza. Creo que en mi vida había pasado más vergüenza. Vale, el se había declarado antes, pero yo no. Nunca le he dicho que me gustaba, siempre lo he guardado en mi cabeza.

-No quería molestar…-

-Si.

-¿Qué?- Me miró, seguramente no esperaba mi rotunda afirmación. Yo tampoco.

-Que si Rubén, que me encantas. Que estoy hasta las trancas de ti, desde hace tiempo… Y no puedo escondertelo más.

En ese momento agaché la cabeza y cerré los ojos avergonzada… No tenía que habérselo dicho nunca. En ese instante noté como su mano levantaba mi barbilla y empezaba besarme.

-Ru…Ruben…- Dije separándome un poco.

-Shh…- Y volvió a juntar su boca con la mía. La verdad es que creo que nunca había disfrutado tanto un beso como el que estaba sintiendo ahora mismo. Me sentía muy extraña en ese momento, era una mezcla entre felicidad y extrañeza, pero cuando me vi con fuerzas, empecé a llevar la dirección del beso abalanzándome sobre el un poco, dejando mis tacones en el suelo. 

Comenzó a mover sus manos intentando hacer algo sin separarse de mi. Quitó sus labios de mi boca y me miró fijamente acercando de nuevo su boca en mi cuello mientras se quitaba la camiseta. Cuando vi su intención me paré en seco. Pero no fue para alejarme, sino para ayudarle. Mi boca se desplazó a la suya, mientras, el me desabrochaba la camisa y yo le quitaba el cinturón… Creo que nunca me ha costado tanto desnudarme. Me cogió por la cintura levantándome y quitándome la falda, que acabo tirada en el suelo junto al resto de la ropa. Me desabrochó el sujetador y yo terminé de quitarle los pantalones. Era un trabajo en equipo. 

-E..espera.- Intentó susurrar él.

-¿Que?

Volvió a cogerme de la cintura y me colocó un poco más atrás, se giró y abrió un cajoncito que había en el armario al lado del sillón.

-Ya.- Dijo riéndose.- Se que esto es muy cutre pero…

Le callé volviendo a besarle tirando los cojines del sillón al suelo y tumbandome encima de él. Terminó de quitarme la ropa dejándome totalmente desnuda. De vez en cuando se me ponía la piel de gallina al rozar mis pechos con su cuerpo. Se quitó los boxers y me volvió a coger por la espalda abrazándome y girándome dejándome bajo el. Por un momento sentí miedo, por si se pasaba, estaba esperando a que hiciera algo, pero solo sentía sus manos en mi tripa moviéndose de un lado a otro, hasta que me embistió fuertemente. No pude evitar gritar como si me estuvieran matando. Él paro quedándose dentro de mi evitando moverse.

-¿Es tu…primera…- No pudo terminar la frase, ya que volví a besarle callándolo.

-No importa, sigue.- Le susurré agarrándole el cuello.

No hubo respuesta, tan sólo otra embestida, que generó otro gemido, más leve. Nunca había experimentado algo así, y me sentía impotente al no poder hacer nada más que besarle, pero en eso consistía. El también gemía, nunca había oído ruidos así en un hombre y me hacían gracia, demasiada además. Pasó el tiempo, aunque yo no me enteré de que pasase, simplemente me dejé llevar hasta que sentí más calor dentro de mi, seguido de un gran gemido de su boca.

———————————————–

Bueno Señoritas…. Aquí tienen el capi que dije que subiría en dos semanas.. pero las mentí, quería darlas una sorpresa y aquí está. Espero que les guste por que nunca escribí nada así antes… Gracias ahttp://carla-calduch.tumblr.com/ por ayudarme con el capi. Un beso! :D 

"Coodie." [Cap.1º]

Esta, no es una historia que pueda empezarse con “Había una vez…" o "Érase que se era…”
Este, tampoco es un cuento común, de estos que no tomas en cuenta.
Esta es la historia de Mey, Mey Silth. Tenía 16 años, lleva una vida acomodada junto con su familia, sus padres y su hermano mayor. Ella no resaltaba en nada, es más, justo todo lo contrario. Era muy introvertida, y callada, todo la daba vergüenza. Y además, no tenía muy buen carácter que digamos. “La gente aprende a palos” Y así se ha forjado su forma de ser. Mey soñaba despierta e inventaba miles de historias de las cuales ella era la protagonista. Todo estaba bien en su cabeza, el problema estaba afuera. A veces, ella imaginaba guerras en las que ella era la que encabezaba la misión… O un bosque enorme dónde ella y una tribu gobernaban. Incluso a veces, esas historias llegaban a afectarla sentimentalmente.

-¡Mey! ¿Aún sigues ahí tirada?

-Ajam.

-¿Y crees que eso está bien?

-¿Porque no iba a estarlo? No existe ninguna ley que prohíba que yo me tumbe.

-Joder Mey…-Suspiró su madre.- Todo tienes que hacerlo complicado. Te he dicho hace diez minutos que íbamos a dar una vuelta todos juntos. ¿Vas a venir o prefieres quedarte aquí encerrada?

-Eres tan pesada.

-Te doy cinco minutos. Nos vamos ya, así que date prisa.- Y cerró la puerta detrás de ella.

¿Por qué tengo que salir yo? Si quieren darse una vuelta, que lo hagan ellos, y ami que me dejen.

Se rascó el pelo vagamente y levanto la cabeza de la almohada. Su rostro era muy pálido, nunca ha sido muy fan del aire libre y esas cosas. Sus ojos marrones “mierda” como ella decía, y su nariz de tucán. No, no era muy positiva.
Estiró su espalda y se levantó bostezando como si fuera un perro. Volvió a restregarse la cara con la manga de la sudadera y recorrió su habitación hasta el escritorio.

La habitación de Mei, un lugar tan desconocido para el resto de su familia que lo máximo a lo que llegaban era a la puerta. No era una habitación muy espaciosa, algo como un rectángulo no muy amplio. Nada más entrar, la cama; Grande y espaciosa para dormir plácidamente y al lado, una mesilla con fotos y recuerdos. A la Izquierda, un armario de madera con aspecto viejo y ruinoso. Con adornos en la punta de arriba imitando caracolas. A la derecha, y lo mejor para ella, El escritorio y los estantes, justo debajo de una ventana que daba a un terreno vacío. Ella llamaba a su lugar “La cueva.” Un ordenador fijo con dos pantallas, una videoconsola y muchos juegos ordenados perfectamente en línea. Y al lado, una gran estantería llena de Libros, sus mejores amigos. Por las paredes, muchísimos pósters de series de televisión y grupos. A un lado de todo eso, una especie de estantería redonda y bajita repleta de discos, su familia. Y arriba, justo dónde la pared se cruza con el techo, tenía atadas unas lucecitas navideñas recicladas que recorrían toda la habitación. La persiana casi siempre estaba baja, y la luz de una lamparita alumbraba todo.
Eso era su territorio, su gran lugar dónde vivir. Y realmente, allí pasaba las horas.

Encendió el ordenador pulsando el ratón, y revisó unas descargas. Cogió unas zapatillas deportivas de debajo de su armario, unos auriculares, el móvil y bajó al salón.

-¿Quién es la cosa más bonita de la casa?- Dijo con una voz que la irritaba hasta a ella.- ¡Pues tu, pequeño Coodie…!

Si… Que felices eran juntos… ¡Eh!… Un momento, ¿No he contado quien es Coodie? Vaya, vaya… Justo olvido lo más importante de la historia…
Coodie, es el perro de la familia. Un Labrador negro, muy regio y ágil… En sus años jóvenes. Coodie lleva en la familia 13 años, desde que Mei tenía 3. Coodie ha sido el mejor amigo de Mei siempre. Paseaban juntos, dormían juntos, comían juntos… Eran uña y carne. Todos los que iban a la casa de los Silth, se quedaban asombrados por lo inteligente que era el perro, pero sólo con ella. Sólo le hacía caso a ella, a nadie más. Pero Coodie ya era mayor, y Mei, tenía que hacerse a la idea, de que él no iba a estar eternamente a su lado.

-¡Por fin has bajado, idiota!- Dijo Grey, su hermano, desde la cocina.

-Yo también me alegro de verte, subnormal.

-¿Por qué vienes? ¿Qué quieres ahora? ¿Otro libro, un disco…?

-Me han obligado.

No, realmente no fue una amenaza muy fuerte. Pero otra cualidad de Mei, es que cambiaba muy rápido de opinión, demasiado a veces.

-Ya veo… Pues vamos, nos esperan en el coche.- Dijo abriendo la puerta.- ¡Quita perro!- Gritó cuando Coodie se cruzó repentinamente.

-¿¡Eres retraído!? ¡No vuelvas a hablarle así!

-Es un perro, uno estúpido además.

-Vamos Cood.- Y lo dirigió al salón ignorando a su hermano. Volvió, y cerró la puerta tras de ella.

Mei no quería ir, hubiera preferido cualquier otra cosa que no fuese salir con su familia. Se puso sus auriculares y le dio al Play. No era un largo camino, pero en coche, siempre se tardaba más.

Pasaron la tarde mirando tiendas y escaparates, bueno, ellos los miraban, Mei se limitaba a seguirlos. Tomaron un café y pasaron la tarde allí. Y al final de la travesía, pasaron por delante de la tienda de libros, y ella se metió, seguida por su familia.

-¿Te gusta alguno?- Pregunto su padre, John Silth.

-Está el tomo 6 de “Inside”

-¿Lo quieres?

-Si, no vale mucho. 15 euros.

-Venga, que tu madre ya se está quejando.

Agarró el libro cuidadosamente. “Inside”, unos libros que había empezado hace un tiempo y que le encantaban. Aunque no lo mostrara físicamente, estaba realmente feliz. John pagó y regresaron al coche. Mei leyó por el camino el prólogo y la introducción para saborear un poco el tesoro que para ella significaba.

-¿No has encendido la calefacción al salir John?- Grito Susan, su madre. Al abrir la puerta de la casa.

-No, se lo mandé a Grey, pero no lo ha hecho.- Contestó escabulléndose a la cocina.

-¡Grey! ¿Por que no has hecho lo que te mandaron?- Pero fue interrumpida por John, que le hacía señales desde la cocina para que fuese.

Todo esto, bajo la atenta mirada de Grey, que estaba confundido. Mientras tanto, Mei ya había regresado a la cueva. Era tarde, como las 22:20 de la noche. Así que Mei, ya se había cambiado de ropa y tirado en su cama a leer. El libro estaba muy interesante. El protagonista ya había llegado a la cárcel dónde estaba su hermanastra, que tenía el anillo de su abuela, con el grabado de la familia, que resolvería toda la trama y… Sueño. Se quedó dormida profundamente a la mitad del capítulo.

Pero eso no era malo, sus sueños eran buenos también. El caso era estar alejada de la realidad. Mei tenía un cuaderno, dónde apuntaba sus sueños justo al despertarse, para que no se le olvidaran. Algo curioso cuanto menos. Pero el sueño de esa noche fue distinto… Un accidente de moto, un chico en coma. Gente llorando en medio de una autopista…

-Mei, ¿Puedo entrar?

Eso la asustó bastante, lo que hizo que reaccionara rápidamente y al ver la claridad, se dio cuenta de que ya había amanecido..

-Mmh, si pasa…- Y pasó Susan, con una cara muy larga y despistada.

-Mei, tenemos que hablar.

-¿Qué hora es…? ¿No podemos hacerlo más tarde?

-No Mei… Es… Verás.- Susan se quedó mirando la mesilla. En concreto, la foto de Coodie y Mei en un parque.

No es tonta, así que rápidamente dirigió su mirada hacía la foto y volvió a mirar a su madre.

-Dime que no.

-Mei… Sabías que ya pasaría… Y…

-¡No! ¡No!

Se levantó corriendo pasando de largo a Susan. Corrió hacia abajo, hacía la cocina y el salón, pero nada. Sólo vacio.

-Mei, por favor escuchame.- Dijo Susan siguiéndola.

-¿¡Qué!?- Gritó entre lágrimas. Y eso, que Mei era muy fuerte y no lloraba delante de nadie. Cosa que sorprendió a Susan.

-No sufrió. Estaba durmiendo. Tu padre acaba de llamarme y me lo ha confirmado, ya que lo llevaron temprano a el veterinario. Se ocuparán de el como es debido.

Mei se cayó al suelo de rodillas. Sujetándose la cabeza y rechinando los dientes. Al minuto volvió corriendo a su habitación pegando un portazo y se metió en la cama tapada hasta la cabeza. Otra vez, la realidad interfería en su “felicidad.” Por eso ella odiaba el mundo, nunca podía hacer nada para cambiarlo y eso, Mei, no lo entendía…

——————————————————————————

Hi hi ^^ Bueno, pues aquí está la primera parte. No sé muy bien cuantos capítulos tendrá, pero no muchos. Espero que os guste, aunque acabe de empezar, pero aún queda mucho… (Spoiler pls.) XD Bueno, un beso muy fuerte :D

Cap 53 "Pesadilla"

Mángel seguía sin subir, seguramente estaría abajo hablando con Rubén. Supongo que lo estaría tranquilizando e intentando razonar con él. Suspiré de nuevo rompiendo a llorar… No entiendo, ¿Por qué? ¿En que estaría pensando para engañarme así? Escuché la puerta cerrarse. Mángel habría terminado de hablar con él y habría subido. Me levanté y me refresqué la cara con agua.

-¿Mángel?- Pregunté ya que desde que había escuchado la puerta no había hablado nadie. Pero no hubo respuesta. Me sequé con la toalla y salí asomándome por el pasillo. No había nadie. Recorrí el pasillo y cuando llegué al salón sólo vi mi bolso en el suelo. Me agaché a recogerlo, pero no pude ni tocarlo cuando algo me empujo hacía abajo tirándome.

-Tienes que escucharme, por favor.

-Ru…- No pude decir palabra, simplemente me quedé mirando el suelo, quieta, llorando de nuevo.

-Yo no quise, pero creía que tu y el chico ese…

-No…- Me agarró de los brazos y me sentó de cunclillas.

-Pensé que estabais liados. Yo… Tenía desde hace tiempo mensajes de Jen, me mandaba por lo menos 10 al día. Todos decían lo mismo, que volviera con ella… Que quedáramos para hablar… Que te dejara… Y yo, la ignoré. Pero, al pensar que tu me engañabas con otro… Fui directamente a su casa, a contárselo… Una cosa llevo a la otra y…

-Cállate.- Le corté.

-Lo siento, yo no lo…

-He dicho que te calles. No me importa, simplemente vete y todos en paz.- Intenté levantarme quitando su mano de mis brazos y avisar a Mángel.

-Que no, que tu no te vas…- Me susurró al oido.

-Déjame, no voy a volver a repetírtelo.-Intenté no llorar otra vez, para que no viera que era más vulnerable.

-¡Que me escuches!- Y volvió a sentarme en el suelo.

Entonces se oyeron las llaves detrás de la puerta. Mángel entró corriendo y separó a Rubén de mi. Tenía sangré en la comisura del labio, como si se hubieran estado pegando antes.

-Te he dicho que no volvieras.- Le gritó Mángel empujándole.

-Yo sé lo que tengo que hacer. Y voy a hacerlo.- Entonces, se incorporó y me miro fijamente mientras sonreía.

Dejé de oír, y mi mirada empezó a nublarse. Sólo se escuchaban sus voces con un poco de eco al fondo, nada más.

¿Lo ves? Te lo avisé. Ahora tienes que darte cuenta de que yo, tenía razón. Esto, es otro aviso.

-¿Luchi? ¿Luchi? Despierta.

Entreabrí los ojos, asustada, y me levanté cogiendo todo el aire que un ser humano puede coger.

-¿Estas bien?- Dijo Rúben ayudándome a levantarme.

-¡Déjame!- Dije empezando a llorar de nuevo. Había demasiada claridad que me impedía ver nada, sólo escuchar.

-¿Que te pasa?

Pestañee y volví a ver bien, me sequé los ojos. No me lo creía, pero ya no estaba en el salón de mi piso, asustada. Estaba en la habitación de la casa del lago, en la cama. Rubén seguía mirándome como si hubiera visto un fantasma.

-¿Dónde estamos?

-Pues tu no sé, pero yo estoy aquí de vacaciones en casa, mujéh.- Dijo riéndose.

-He… tenido una pesadilla… Supongo.

-¿Supones? Eres rara, ¿Lo sabes?

-También… Voy al baño un momento.

Me quedé mirándome en el espejo, sonriendo como una retraída.

-No me ha engañado, era un sueño. Mángel y él no se han peleado… Todo está bien…- Sonreí de nuevo.

Era una visión.

-¿Algún día dejarás de asustarme así?

Yo no te asusto, eres tu la que se asusta

-Oye, voz…¿Puede hacerte más preguntas?

Ya tuviste tu oportunidad.

-Aún tengo más, por favor.- Me quedé callada, esperando la respuesta.

Era gracioso, cuando empecé a escucharlo, sólo me contestaba con palabras y cosas simples… Y ahora, es como si fuera una persona… Es raro.

Sal a la terraza, te contestaré allí.

No lo pensé dos veces y salí. Rubén estaba abajo en la cocina de la casa. Aún me parecía raro… En el sueño, habían pasado dos días enteros igual que en la realidad. Era siniestro.

-Ya estoy.

Pregunta.

-¿Por qué has hecho este sueño?

Intento avisarte, como siempre.

-¿Haciéndome creer cosas que no son?

Si funciona, si.

-Tengo otra más.

Adelante.

-¿Que pretendes? Con todo esto me refiero… Desde que “llegaste” no se muy bien que has intentado, pero es algo como…

¿Cómo que?

-Cuando estaba con Mángel, no estabas. Apareciste cuando empecé con Rubén… En cambio, tampoco quieres que esté con Mángel, ni que salga con mis amigos.

¿Que quieres saber entonces?

-¿Por qué? Y no me vale el “Para protegerte” Porque no lo entiendo. Una vez me dijiste… Que evitabas… Morir.

Sigo evitándolo.

-Dijiste “Evito que mueras. Evito morir.” Aún no lo entiendo, tienes que expli…-

-¿Con quien hablas?- Dijo Rubén mirándome.

-Con… yo sola.

-Encantada “Yo sola”, Si quieres, puedes venir a desayunar.- Dijo poniendo voces.

-Ella no vendrá.

-¿"Yo sola" es mujer? Ummmh… ¿Y es guapa?

-No lo sé.- Dije riéndome.

-Anda vamos.- Se metió a la habitación de nuevo.

Ya hablaremos.

-Si…

Volví adentro, Rubén ya había preparado el desayuno y estaba cantando en la cocina como un loco. Me senté y desayunamos juntos.

———————————————

Holiwi! 

Ya he vuelto! Siento haber estado algún tiempo sin subir! Un beso y espero que os guste ^^

Hola! :) Bueno, hoy tengo que contaros cosas. Cosas muy importantes para mi, mucho. Lo primero de todo es deciros mi nombre real. Al principio no me gustaba decirlo, ya que me daba cosa el hecho de no ser "anónima". Pero ahora... Ahora formaís parte de mi vida, todas y cada una de vosotras/os (Que se que los hay... ^^) Y como parte de mi vida, lo menos que puedo hacer para agradeceros todo lo que me habeís ayudado es deciroslo. Me llamo Lucía, aunque me llaman Luchi, como la de fic, por eso me inspiré. En segundo lugar, daros millones y millones de gracias. No solo por darle a "Me gusta" y eso... Sino por lo personal, por todo lo que me habeís apoyado aunque alguien no supiera que no estaba bien ese día. También sincerarme con todos, ya que empezamos a ser muchos y nunca me hubiera esperado llegar a estos casi 300 que somos ya... 300 Pistachos ya... (Lo del pistacho se me ha ocurrido ¿Vale? Es sin ofender, en plan colegueo XD) Volviendo al tema, me gustaría contaros un poco más sobre mi. Sobre Lucía, en plan personal... Y no ser solo la que lleva el Blog. No soy una persona muy sociable. Es más, me cuesta mucho adaptarme a cosas nuevas y a gente diferente ami. Soy muy, MUY vergonzosa... Sólo con deciros que me dió verguenza hasta subir el capítulo 1º. A primera vista, parezco un poco seca y borde, pero es por la verguenza, en realidad soy "maja". Mi edad... Bueno, digamos que soy una adolescente bastante avanzadita ya, aunque no soy nada alta. Me gusta mucho el Anime y el Manga, y mi grupo favorito, aunque no lo conozcaís, es Florence + The Machine. También me gustaría contaros, el por qué abrí mi página y empecé a escribir, ya que creo que es importante. Fue a principios de verano, al acabar el curso. Yo lo había acabado muy mal personalmente, ya que he tenido muchos problemas en el instituto y eso repercutió en mis notas, lo que ha hecho que esté repitiendo este año. Por eso, al estar tan mal conmigo misma, me aislé en el ordenador... Y de tanto estar aquí, encontre Tumblr. Me abrí la página y vi que todas escribían cosas y tenían muchos mensajes y seguidores, lo que llamó mi atención. Ami siempre me ha encantado inventarme historias y cosas así... Y una de ellas, fue está, la fic. Y decidí escribir el primer capítulo. No os podeís imaginar la emoción que me me entró al ver el mensaje de que subiera el segundo... Seguí subiendo capis, reblogeando y al final somos muchísimos y me siento muy, pero que muy orgullosa. Y para finalizar este testamento que os he dejado XD Deciros, que a partir de ahora, seré más personal. Y con esto, quiero decir, que podeís mandarme mensajes y todo lo que queráis, de manera más... más... De corazón, me explico, más sobre la vida y no solo "¿Cuándo capi?" ^^ Y gracias OTRA VEZ por todo, de verdad, habeís pasado a formar parte de mi corazón... (Ohhh que tiernooo...) Como diría rubén... "Ser emocional una vez al año no hace daño" Un besazo a todos ;:D
Cap 52 "Bizcochos Amargos"

-Hola. ¡Que bieh huele…!- Se oyó la voz de Mángel empujando la puerta y cerrándola al pasar.

-¡Hola!- Grité desde la cocina- Pasa.

-¡Bizcocho! Que rico Luchi…- Dijo sentándose en una de las sillas.

-Bueno… Pues que era eso que tenías que contarme.

De repente agachó la cabeza dejando salir un suspiro. Supuse al instante que era algo malo y me senté en la silla también, apoyándome en mi codo. Tenía miedo de preguntar y cagarla, así que esperé a que el hablara… O dijera algo.

-Pueh verah…- Dejo caer otro siloencio incómodo…

-¿Si…?

-Es Carla.

-¿Que la pasa?

-Me… me ha dejao’

-¿Y eso? ¿Por qué?

-Ha dicho que necesitaba mah’ tiempo… Y que quería volver a Barcelona.

-¿Y que tiene eso que ver con que siga contigo…?

-No sé… Se ha ido llorando y no me ha contestao’ las llamada’

-Joder tio, lo siento.

-Da igua’…

-Anda come Bizcocho, ¡Ya verás como se te pasa!

-Vale…

Estuvimos un rato hablando y contando detalles de que había pasado ese día en el que Carla decidió irse.

-¿Y tu que tal con Rubiu’?

-Bien… Supongo…

-¿Por…?

-No lo sé, es que se enfadó por una tonteria y ahora…

-¿Ahora qué?

-Pues no he vuelto a hablar con el desde que he salido de clases.

-Joe… Luego hablo con él si quiereh’

-Nah, dejalo… No importa.

Y sonó el móvil. Lo tenía en el bolso de clase, en un bolsillo. Me levanté corriendo y lo cogi.

-¿Si?- Respiré recuperando el aliento.

-Luchi… ¿Podemos hablar?- En seguida reconocí su voz.

-Ruben… ¿Que quieres?

-Baja, estoy en el portal.

-Voy.

¿Qué querría? ¿Y por qué no sube? Bueno… Avisé a Mángel de que bajaba un momento abajo y me fui. Bajé despacio, tenia miedo en el fondo, mucho. Seguro que me diría que quien era Carlos, y que que quería… Tendría que darle muchas explicaciones. LLegué a la puerta, abrí la puerta y lo vi ahí, apoyado en la pared fumando…

-Se te van a joder los pulmones, ¿Sabes?

-Hola…- Se acercó y me dio un beso en la mejilla.

-¿Que.. que…?- Respiré hondo.- ¿Que pasa…?

-Necesito hablar contigo sobre una cosa.

-Rubén, si es por lo de Carlos, no es nadie. Solo me acompañaba a casa el no…- Se quedó mirándome fijamente. Con esa mirada entendí que tenía que callarme, solo eso.

-Yo… Luchi es que….

-No me asustes…

-Cuando me he ido de allí esta mañana, me ha llamado Jannies y…- Le corté.

-No, no no. No puedes haber hecho eso. No.

-Fue un accidente, yo no quería pero ella….

-¡Qué ella ni que mierdas!

-Escuchame por favor.

-¡Dejame en paz! ¿Vale?

-Pero escuchame.- Me di la vuelta y me agarró del brazo.

-¡Sueltame!- Las lágrimas se cayeron de nuevo, esta vez, dolia más. Entre los gritos, estábamos empezando a dar el cante en la calle, aunque no había muchas almas.

-¡Lucia! Yo te quiero, eso es lo que importa.

-Sueltame… No te lo digo más veces.

-Por favor…

-Nada importa ya, la has cagado. Ahora vete.

-No, no vas a irte, vas a escucharme y a tranquilizarte.

-¡Que no…!- Ya no podía más, Rubén seguía sin soltarme y estaba empezando a tener miedo.

-¡Sueltala tio!- Gritó alguien desde la puerta agarrándome del brazo y echándome hacia dentro del portal.

-¡Mángel no te metas!- Gritó Rubén.

Entonces lo entendí. Seguramente, Mángel habría oído los gritos y ha bajado. Me sequé el moflete con la manga y subí corriendo a casa. No estaban las llaves en la puerta, así que las tendría él al bajar.

-Todo está bien…- Me susurré a mi misma mientras iba corriendo al baño. Cerré la puerta y me senté en la taza de nuevo, ahí, quieta. Asustada de nuevo.

——————————————–

¡Hi!

Ya está el capi!!! Bieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeen! Jaja Perdón por el retraso, y por tardar en subir capi también. :) Saludiquis y espero que os guste!

Yo un día paseando tranquilamente por mi dash...

Cuando… 

Ahkjdhkjdfh Me muero de amor.

Muchas gracias :´D De verdad, os agradezco un montón que sigaís aguantándome y eso… Un beso desde la patata ^3^