mariposas en la cabeza

Lo conocí una mañana, no recuerdo el día. Sin embargo, sé que fue el mejor día que tal vez tenga en mi vida. No fue amor a primera vista o cosas así, todo tomó su tiempo. Me gustaban mucho sus abrazos, mucho; así que cuando nos veíamos, lo abrazaba sin dudarlo.
Con el paso del tiempo, él me empezó a gustar, empecé a sentir las dichosas mariposas en el estómago cuando hablábamos y esa confusión o nudo en la cabeza y corazón cuando lo veía, era algo muy extraño. Hasta el día de hoy, sigue aumentando, tal vez nunca pare.
Han pasado 6 meses, casi 7, y debo admitir que sigo totalmente enamorada, de su sonrisa, abrazos, besos, de sus caricias y juegos; de su personalidad y de sus actos tiernos; del él, estoy muy enamorada de él.
Vivo y muero por su sonrisa, por su forma de hacerme felíz, por todo él… Y aunque hemos tenido demasiados obstáculos y discusiones, jamás lo dejaría y lucharía por su sonrisa.
Todo empezó una mañana, una hermosa mañana.

MARIPOSAS EN LA CABEZA:


Yo soy de las personas que pienso que el amor no se siente ni en el estomago ni en el corazón; el corazón es tan solo un órgano que bombea sangre que siente gracias a los nervios, los cuales están conectados con el cerebro el cual se encuentra alojado en la cabeza. El amor no es mas que el gusto exquisito de nuestros sentidos por las feromonas del otro, eso es lo que nos hace que nos guste tanto alguien, que nos sintamos tan cómodos con su compañía. En otras palabras, el amor esta en la cabeza no en el corazón.

-JG (Yo)