marino-valenzuela

Soldado de Agua

Una vez leí que un buen marinero, no se hizo en aguas tranquilas, y creo que es verdad, creo que la vida es verdadera.

Solía temerle a la debilidad que me acompaña por ser humano, ser humano me hace mortal, ser mortal me hace verdadero, y si sigo desglosando el origen de mi existencia, llegaría a una conclusión que solo una buena canción de letra confusa y melodía tranquila podría explicar.

¿Haz escuchado hablar de los soldados de agua? Seguramente no, por que son una especie que acabo de inventar, y sólo existe uno, yo. ¿Puedes cortar el agua? Sí, dividir sus gotas en miles, apicales calor, hierelas, se harán aire, nos hicimos aire.

Soldado de agua, marcha hacia donde las olas desaparecen por que no hay playa que golpear, marcha a lo profundo, marcha a donde el mar devora a quien en él se aventura, soldado de agua, marcha hacia la paz, el ciclo se ha cerrado… Qué paz.

Sucede

Sucede que tengo algunas horas aquí sentado viendo las fotografías que tomamos, sucede que releo lo que escribiste cuando pensaste o creíste sentir que yo era el indicado, sucede también, que incluso yo, incluso yo también lo pensé.

Hicimos promesas sin tener la certeza de poder cumplirlas, dejé de ser yo para ser el indicado, dejé atrás los prejuicios y los señalamientos de mi crianza para ser el indicado, dejé el prototipo de persona que siempre he querido que me acompañe en mi viaje y me abrí a la aventura de conocer, para ser el indicado.

Sucede que extraño la paz que sentía cuando te quedabas dormida en mi pecho, sucede que alguna vez dejamos escapar un par de lágrimas a la par prometiendo que nunca estaríamos lejos de nuevo, sucede que me esforcé para no estar lejos, sucede también que tu siempre lo estuviste.

Cambié, muté, me transformé incluso para ser el indicado, toleré, avancé y crecí, quería estar a la altura de tus necesidades, a la altura de tus logros, quise sorprenderte para ser el indicado, me enfrenté a tu padre, gané su respeto, escuché a tu madre gané su confianza, entré en tu familia quería ganar, para ser el indicado.

Sucede, que todo eso lo olvidaste más rápido que lo que te tomó prometer, sucede que estoy aquí escribiendo y pronto va a amanecer, sucede, que, me siento aliviado y sano por que a pesar de todo, volví a ser el mismo, el que sabe querer.

Estoy en paz aun que no suceda nada, y aun que no fui el indicado.

-MVI