marianie

A veces regresa en forma de canción, de lluvia, de silencio; pero siempre regresa.
—  Mariani Sierra Villanueva

Entonces encontramos a alguien con quien desprendemos, con quién soltamos, con quien nos hacemos pedazos y eso no nos asusta.

Encontramos a alguien a quien queremos de mil maneras, aprendemos de sus heridas y acariciamos su pasado como si fuese nuestro. Al fin nos perdemos en unas manos y los pies no se cansan de echar raíces. Vivimos el hoy sin ese miedo al mañana. Y sabemos que vendrán tormentas, sabemos que nos visitará la incertidumbre, pero aprendemos a que el amor así es, como la vida misma; con altos y bajos para que no se nos olvide de dónde venimos y a dónde vamos.

Entonces te das cuenta que de eso se trata el amor, de lecciones, de libertad, de aprender y enseñar. De eso se trata, de coincidir con gente que te haga ver lo que tú no ves, que te enseñe a mirar con otros ojos.

—  De eso se trata -Pág 11. Radiografía de un corazón de Origami | Mariani Sierra

Te dejé ir.

Y no es que te tenía preso,

ni que te quiera menos.

Es que comprendí que hay personas

que es mejor quererlas de lejos,

que es mejor abrazarlas a distancia.

Dejar ir es amarte desde donde estoy

porque juntos no podemos estar,

porque si te detengo, me perdería;

y si te quedas, entonces te perderías tú.

Te dejé ir.

No por cobardía, sino porque entendí

que este amor necesita un espacio

para que se expanda,

para que luego,

si la suerte está a nuestro favor,

nos volvamos a encontrar

y esta vez sí nos podamos amar,

sin temor a perder,

en el mismo lugar.

Mariani Sierra Villanueva.