mangelandrubiusislove

9

Capítulo 33.

“Me acerqué un poco a él, quería besarlo, pero no me veía muy capaz, pero Mangel se acercó también, ambos nos sonreímos y al final terminamos dándonos un beso rápido para luego separarnos riéndonos, lo gracioso fue cuando los dos a la vez dijimos:
-Estaba harto de besarte mientras dormías…

{gifset colaborativo para el fanfic de mangelandrubiusislove}

Capítulo 39 (2ª temporada) - Rubius

Llevaba ya rato esperando, estaba haciéndome ideas de cualquier clase: uno, que se hubiese ido a coger un avión y toda esta idea de salir de casa de tiendas había sido una mentira; dos, que lo hubiesen secuestrado y le fuesen a quitar los órganos para venderlos en el mercado negro; tres, que seguramente estuviese por ahí dando vueltas. Y por dios esperaba que fuese la última opción.

Y de repente su voz, tranquila y leve, yo en cambio muerto por dentro y no sabía si empezar a gritar o algo.

-¿Pasa algo? –me sirvió para estar tranquilo y saber que estaba allí.


-Eres gilipollas, en serio –no pude evitar soltar un leve suspiro, estaba jodidamente asustado… aunque tal vez no debería preocuparme tanto.


-Joder, pero si no he dicho nah –me dijo tan tranquilo y quedándose a centímetros de mí.

¿Nada? ¿Nada? Nasdnfuisndfusidbfnsuibd. Me puso un tanto nervioso sentir tan cerca su respiración, tan cerca… como antes… dios.


-Esto… Es que pensé que te habías marchado –dije como pude y separándome un poco de él.


-No, no voy a irme, yo… estoy a gusto aquí contigo –me dijo con una sonrisa.

.
-Yo también… - no pude evitar decirle.


-Aunque provoqueh que te caigas de barcos y te obligueh a coméh tortitas calcinadas.

No pude evitar sonreírle, tal vez habían sido tortitas calcinadas, pero había tenido el detalle de traerme el desayuno y preocuparse por mí… Un detalle… Tal vez ambos estábamos deseando lo mismo en ese momento, tal vez Mangel había reconocido mis pensamientos con la mirada, tal vez… no sé, algo era… algo tenía que ser…

-A la mierda…

Y me besó, y joder si me besó, dios, como lo echaba de menos. No quería alejarme, no quería separarme, quería seguir así, quería abrazarlo y no soltarlo, quería… Cuando me di cuenta de que ni yo ni él podíamos vivir sin oxígeno me separé un poco de él para poder coger un poco de aire.

-Mangel…

-Lo siento, yo no…

-No, no… yo…

Nos quedamos mirando de nuevo y nos volvimos a besar, joder, joder, joder, joder, joder, sabía que a raíz de esto ya no podría dar marcha atrás, esto era lo que sentía, esto era lo que quería, le quería a él, y si él me estaba besando era porque realmente no quería a Alex, me quería a mí, las cosas eran así. A Alex solamente le faltaría aceptarlo, porque era realmente lo único que él podía hacer.

Me separé un poco de los labios de Mangel y puse mi frente con la suya. Le sonreí y no dejaba de mirarle a los ojos.

-Echaba tanto de menos… esto –y le sonreí.

-Yo también…

Cuando dejamos todo el romanticismo del momento volvimos a lo que íbamos, Mangel llevaba algo consigo, pero decidí no preguntarle qué era, aunque sí le pregunté por qué tardó y no lo encontré, pero me dijo que se había entretenido directamente. Solo esperaba que fuese cierto. Cuando volvíamos a casa no podíamos evitar estar cerca el uno del otro, después de esos besos ya nada iba a ser lo mismo, ya nada sería lo mismo. El sol ya se había puesto, y había empezado a nevar, pero no se comparaba con la tormenta de días antes. Mangel y yo nos quedamos en el porche fuera de casa viendo nevar, hacía ya 5 años que no me sentía tan bien… tan… lleno y completo… tan…

-BUENO QUÉ, ¿ENTRÁIS? –dijo mi tía.

-Joder tía, siempre estás cuando no haces falta –dije entrando de mal humor a casa, Mangel se limitó a reír de fondo.

-Llevamos rato esperándoos, la cena es hoy, mañana es navidad, ¿os acordáis? Anda, iros a la ducha y luego bajáis a preparar la cena con nosotros, venga, venga –dijo medio a empujones.

-Vale, vale –dije subiendo las escaleras con Mangel.

-Joder, que pesada.

-Nah, solo te ha echado de menoh.

Una vez arriba dejé las bolsas con los regalos en la habitación y Mangel escondió la suya en el armario. Teníamos que ducharnos y la verdad, se me pasaba de todo por la cabeza menos ducharnos separados.

-Eh… si quieres puedes ir tu a la ducha y luego ir yo… y….

-Sí, eh… voy yo…

-Sí…

Mangel cogió su ropa y la toalla y se fue al baño. Me quedé en la habitación sin saber muy bien qué hacer, y al darme cuenta de que Mangel se había dejado la ropa interior la cogí un tanto avergonzado y fui al baño a llevárselo.

-Mangel te has…

Y me lo encontré totalmente desnudo. Joder.

-Eh…  este… perdón.

Y salí del baño cerrando la puerta mientras el corazón no dejaba de bombear y dar brincos dentro de mí. Joder. Quería follármelo. Y quería follármelo ahora.

Mini-novela RubiusxMangel

               Estaba en casa, teníamos una cena familiar en el patio, miré por la ventana y todos se veían muy alegres, hablando y riendo. No me gustan ese tipo de juntas, no estoy acostumbrada a la compañía, ya que mis padres siempre tenían trabajo, y una que otra vez salíamos para pasarla bien y divertirnos.

                Salí para sumarme a algún grupo y a su tema de conversación, de pronto, al otro extremo de esa felicidad comunitaria, dos personas empezaron a pelearse, cautivó nuestra atención al instante.

                Otros intentaron separar a esas dos personas, empeorando las cosas ya que mientras más iban, más se integraban a la pelea. No sabía quiénes eran, estaba en un ángulo en el cual no podía ver nada de lo que sucedía.

                De pronto, se escuchó un grito, un golpe contra el suelo… -¿¡Qué te pasa!?-Gritaba una mujer entre sollozos- ¡Tu no me amas! Me voy de aquí…

                En unos instantes reconocí esa voz, era…¿mi madre? Me acerque a la multitud empujando a todos de mi camino hasta llegar al centro de atención.

                Vi a mi madre, tirada en el piso, su cara inundada de lágrimas, roja con golpes que habría recibido de su “contrincante”, a propósito de eso, me fijé quien era la persona que había golpeado a mi madre.

                Mi corazón se detuvo por un minuto, no podría creer quien era esa persona. Sin fijarme empezaron a salir unas cuantas lágrimas de mis ojos, me arrodillé en el suelo, procesando la imagen que había recibido en mi cerebro… Mi padre rojo de la rabia, con su cinturón en la mano, mirando a mi madre con total desprecio.

                De pronto recordé lo último que había dicho mi madre : “¡Me voy de aquí!”, o sea, ¿mis padres se separaban? De pronto sentía como todo lo que quería en mi vida se iba de un momento a otro, unos padres que se quieren, una familia unida, las conversaciones entre todos en el almuerzo… TODO, todo eso se iba y me quedaba solo… Lo último que recuerdo, es cuando estaba frente a un precipicio, un paso más y podía acabar con mi vida de mierda, nada me importaba ya, además por estar depresivo mis amigos me dejaron, me empezaron a hacer bulling, todo el peso lo recibía yo, como dije antes, una vida de mierda… Avancé un poco más, cuando sentí que no había nada donde sostener mi pie pensé: “Siquiera… pude pasarla bien en familia algunas veces”

                Iba cayendo hacia el suelo, me puse de espaldas para mirar hacia arriba, vi ese cielo de un color azul inmaculado, recordando todas esas tardes en familia, se me arrancó una lagrima y grité hacia la nada: “Siquiera… no sufriré más después de esto”

 

                Desperté con mi aliento fuera de control, bañado en un sudor frío… Toda esa mierda había sido una pesadilla. Todo era oscuridad, había un silencio que no me agradaba mucho, un escalofrío recorrió mi espalda, arreglé mi cama ya que estaba toda desordenada, me tapé mi miré a mi lado derecho, ahí estaba el, durmiendo tan tranquilo, ¿cómo putas lo lograba?, después de jugar 3 horas un puto juego de terror… nunca lo sabré. Me emputecía que hubieran 2 camas, en vez de dormir juntos, teníamos que dormir en camas separadas.

                Me di media vuelta eh intenté dormir, tuve los ojos cerrados aproximadamente 5 minutos sin poder dormir, MIERDA, me acordaba de ese puto juego de “Ju-on”… Lo miré de nuevo, lo pensé unos minutos y decidí ir a dormir con él a su cama, total, de más que cabían 2 personas ahí, agarré mi almohada y fui, puse mi cara frente a la de él, su rostro tan hermoso, como no iba a terminar enamorado de él, de pronto algo interrumpió mis pensamientos, sentía algo dentro de mi boca, reaccioné y él me estaba besando, Mangel me estaba besando, intenté separarme, pero agarró mi cabeza y no me dejaba ir, finalmente terminó, después de eso me abrazó, terminando con un “Rubius…”. Eso fue todo, pero mi corazón iba a mil, estaba totalmente rojo, no podía moverme, mi cuerpo no reaccionaba a las acciones de mi cerebro, pensé en lo que había sucedido hace unos segundos, le di vueltas y vueltas, hasta que lentamente cerré mis ojos y me dormí…

Capítulo 48 (2ª temporada) - Mangel

Sentía como todo mi cuerpo estaba congelado, como no podía respirar casi, si iba a morirme aquí… sería solo por él. Tendría que haber tenido cuidado, haber guardado el collar directamente en algún sitio mejor, la culpa era mía, solamente mía, por imbécil, eso incluye todo lo malo que le había dicho a Rubius, sencillamente me merecía esto, y si mi cuerpo quería descansar, yo ya no iba a decir que no…

-Mangel…

¿Era su voz? La tormenta de nieve estaría acabando conmigo como para llegar a pensar eso… Rubius…

-¿Rubén?…

-¿Mangel? ¿¡Mangel dónde estás!? - escuché justo después de mí.

-Rubén… - a partir de aquí no recuerdo ver nada más.

Acto seguido noté como me cogían en brazos, dios, que diferencia entre el frío de la nieve a ahora… no sé quién me lleva, seguramente el abuelo de Rubius, o algún familiar que no conozco, porque Rubius no tenía tanta fuerza como para cogerme y llevarme. 

Sabía, para mis adentros, que me estaban llevando, pero ya no sentía nada más… solo esperaba poder despertarme.

-Nunca más…

Me había parecido escuchar un susurro de Rubius, pero tal vez sería cosa mía y de los sueños que estoy teniendo en este momento. Tendría que haber dejado las cosas claras a Rubius hace 5 años, antes de irse a Japón, soy imbécil… todo esto es estúpido, si ambos nos queremos, ¿por qué todo cuesta tanto?

Sabía que íbamos en coche por el movimiento, o tal vez era yo temblando, la verdad es que no lo sé, pero moverse algo se estaba moviendo. De lo único que tenía ganas en ese momento era de descansar y olvidarme un poco de todo… era lo único que quería…

Y de repente un golpe de calor… ¿cómo había pasado tan rápidamente de sentir frío a no sentir nada y ahora sentir calor? Y era la chimenea, lo tenía tan claro… porque este calor solo podía provenir del fuego.

-Tiene los labios muy morados - escuché a Rubius.

-No te preocupes, Rubén, ahora con el calor se pondrá mejor… poco a poco. Tiene buena respiración y va recuperando la temperatura corporal.

Y se hizo el silencio. Tal vez Rubius ya sabía que al fin y al cabo era verdad. Después del frío que había pasado lo mejor que me podía venir era esto, el calor de la chimenea, y por supuesto su compañía… ¿por qué lo hacíamos tan difícil? Igual parte de culpa era cosa mía, por haber dejado a Rubius irse… por… no… Dejé que viviese su sueño, y supuestamente le fue muy bien, no voy a mentirme, hice lo correcto, dejar irle… pero ahora que está aquí… igual va siendo hora de recuperarlo todo… y no creo que Rubius me diga que no si dejo a Alex… ¿no? 

Tal vez Rubius me había rechazado… pero tal vez sería por esa razón… tal vez… tal vez estaba decidido, lo intentaría una vez más, y si esta no logra ser ya… dejaría de intentarlo, porque tal vez no estaríamos hechos para estar juntos.

El olor a comida pasaba por mis entrañas, que bien olía, ¿por qué me sentía tan cansado? A pesar del hambre que tenía, el cansancio era mayor, y desde luego el cansancio ganaba a todo.

-Hola Mangel -Rubius..- imagino que estarás cansadísimo… al menos ya estás calientes gracias a la chimenea -y sorbió un poco de la taza de sopa- espero que te levantes pronto…

Escuché como suspiraba y se apoyaba en el sofá. Seguro que él también estaba cansado… muy cansado… y me dormí.

Cuando me levanté todo estaba a oscuras, el fuego de la chimenea gritaba por sobrevivir, una pequeña llama que intentaba no apagarse entre cenizas. Y Rubius estaba en el suelo, con la espalda apoyada en los pies del sofá y dormido… ¿llevaba aquí toda la noche?

Me levanté para cogerlo en brazos y me di cuenta de que entre sus manos cerradas llevaba algo colgando, aquello que yo había cuidado más que nada desde hace años… nuestro collar… y él no solo llevaba el mío, sino que también Rubius llevaba el suyo.

Deslicé mi mano para coger mi collar y esta vez para ponérmelo y no perderlo de nuevo, y entonces me quedé mirándole, dormido… Esto me recordaba a las primeras noches… nuestros primeros besos…. esos días en los que besarnos, amarnos, solamente era un juego… Y ahora se había convertido en mucho más… fue hace tanto tiempo…

Así que hice aquello que tanto deseaba, me acerqué a su cara, a sus labios, y le besé. Y creo que jamás en la vida volveré a sentir lo que sentí en aquel momento… como mi cuerpo respondía a su contacto… como volvía a sentir aquel niño que vivía dentro de mí con ese juego de besos nocturnos… Aún recuerdo aquellos días…

-“Estaba harto de besarte mientras dormías”…

Capítulo 17 (2ª temporada) – RUBIUS

Había pasado el día rapidísimo, mi hermana al final se había quedado con el móvil y no quería saber NADA de él, prefería que se quedase con él o lo quemase o lo tirase por la ventana, me daba completamente igual. Estábamos en el aeropuerto esperando a que pudiese pasar para, de una vez, despedirme de mis padres y mi hermana, que esta vez a diferencia de cuando llegué lloraba como si no fuese a volver.

-Tranquila enana… -le dije intentando consolarla.

-No vas a volver…

-Sí, volveré, tranquila, solo me voy un tiempo, vendré para navidades, ya lo verás.

-Y sino… no te hablaré nunca más.

-Me parece un buen trato.

-Te esperaré.

-Y yo volveré.

Y la abracé, ella dejó de llorar un poco y luego procedí a despedirme de mi madre y el padrino, esperaba que mi hermana entendiese esta marcha y que al final se olvidase un poco, aunque yo estaba seguro de que lloraría bastante más en la vuelta a casa, me estaba partiendo el alma, pero realmente necesitaba alejarme de aquí e irme a Noruega era lo mejor.

-Hasta luego –le dije a los tres pasando para el control.

Después de pasar todos los controles y que me pasaran el billete me dejaron subir al avión, me quedé hasta el final para entrar entre los últimos y tener menos problemas para sentarme, no tenía ganas de esperar una pedazo de cola de pie para coger mi asiento numerado, prefería esperar hasta que pudiese entrar tranquilo.

Así que una vez que entré en el avión fui buscando mi asiento hasta que lo localicé.

-Aquí es…

Era entre otros dos y en el asiento de la ventana ya había una persona sentada, le miré por un momento y dejé mi maleta en el compartimento y me metí al asiento. Cuando me senté al lado de él me vino un olor muy conocido, un aroma que me recordaba a alguien, más bien a ESE alguien… Mangel… ¿Mangel? Miré de reojo a la persona que estaba en el asiento de al lado esperando que por favor no fuese él, noté como temblaba, ¿qué pasa? JODER, ES MANGEL, CONOZCO ESTA ROPA, ¿CÓMO NO LO HE RECONOCIDO?

Me levanté del asiento buscando a la azafata para pedirle un cambio de sitio, me iba a Noruega para perderle de vista E IBA EN EL PUTO MISMO AVIÓN, ¿qué coño hace yendo a Noruega?

-Perdone, eh –dije a la azafata- necesito cambiarme de asiento.

-Lo siento pero están todos ocupados…

-Pues me quedo en el baño si hace falta.

-Señor, por favor, tiene que volver a su asiento, vamos a despegar.

Jodeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeer… JODEEEEEEEEEEER.

-Vale, de acuerdo.

Volví al sitio, no tenía intención alguna de hablarle, sinceramente no quería ni mirarle, ni respirar cerca suya, teniendo en cuenta que había otro lado a mi derecha me senté en ese, el pegado al pasillo para al menos estar un poco más separado de él. Pero eso no era suficiente, su aroma seguía inundando mis entrañas, seguía haciéndome recordar todo lo que habíamos pasado juntos, seguía haciéndome recordar que lo amaba. Hasta hace dos semanas.

El avión empezó a despegar, era inevitable, él también iba a Noruega, iba a tener que aguantar estas horas de vuelo, iba a tener que aguantar que el corazón no me dejase de palpitar, tenía que aguantar que… Y le miré, miré como temblaba, recordé que lo pasaba mal en los vuelos y no pude evitar levantarme y ponerme de nuevo en el asiento que me correspondía. Deslicé mi mano lentamente, notaba como mi cuerpo temblaba de tal forma que fuese gelatina, tenía miedo, miedo de salir herido de nuevo, miedo de hacer cualquier tontería, pero en ese momento sentía que me necesitaba, tal vez me arrepentiría luego, pero… poner la mano sobre la suya no cuenta como nada raro… ¿no?

Así que eso hice, posé mi mano sobre la suya y rápidamente dio un saltito y me la agarró asustado. Cuando por fin el avión estaba estable, aun mirando cada uno para un lado totalmente paralelo para evitar nuestras miradas me atreví.

-Hola… Mangel.

Capítulo 49 (2ª temporada) - Rubius

Había sido todo tan rápido… pero a mí se me había hecho eterno… Recoger a Mangel de la nieve… no sabía muy bien de dónde había sacado la fuerza para cogerlo en brazos, tal vez era el miedo a perderlo… El miedo de no volver a escucharlo… Habíamos vuelto a casa y lo llevé junto a la chimenea, sus labios seguían morados y yo no dejaba de asustarme cada vez más, ¿no debía estar bien ya?

-Tiene los labios muy morados…

-No te preocupes Rubén, ahora con el calor se pondrá mejor… poco a poco. Tiene buena respiración y va recuperando la temperatura corporal.

Sí, bueno… estaba poniéndose mejor, pero aún así… quería que estuviera bien ya. Que me mirase, me sonriese y me dijera cuanto me quiere… Como había sido tan imbécil… Si le quiero.

Me quedé allí sentado esperando a cualquier señal por parte de Mangel, me conformaba incluso con un insulto, o un Rubiuh suyo… Lo que fuera con tal de saber que está bien… Las horas pasaban y cada vez todo se me hacía más y más difícil… más y más largo… Esto nunca iba a acabar, siempre era así… era como si el mundo fuera en contra nuestra… cuando uno está bien el otro está mal, cuando uno quiere, el otro no, siempre es así, un ir contra el mundo… pero realmente ¿yo contra quién luchaba? ¿Contra mí mismo? Mi miedo a perderlo de verdad para siempre… Mangel siempre había sido mil veces más fuerte que yo, en todos los aspectos, y él era quien me protegía y se preocupaba de que estuviera bien… si ahora de repente lo perdía… ¿qué sería de mí? Otro yo igual que en Japón, una persona más en el mundo, vacía, sin sentido alguno e intentando buscar la felicidad por los rincones, deseando que ojalá pudiese encontrarse bajo las piedras. Pero eso no podía ser así… no iba a serlo sin él.

Mi tía apareció por el salón para darme un tazón de sopa, Mangel aún seguía dormido, me dejé caer sobre el sofá y no pude evitar hablarle, aunque él realmente no me escuchara y estuviese solamente hablando solo.

-Hola Mangel… -el tazón calentaba mis manos y pensaba que igual ese calor era mayor para él- imagino que estarás cansadísimo… al menos ya estás caliente gracias a la chimenea… -bebí un poco del tazón y noté como me iba calentando toda la garganta hasta bajar al estómago- espero que te levantes pronto… -y no pude evitar suspirar.

Fui tomándome el tazón poco a poco, lo último que necesitaba era quemarme la boca. Tenía hambre, pero si comía con ansia lo más seguro es que me hiciera daño… Hay un truco muy bueno que me enseñó mi abuela noruega… si te quemas el cielo de la boca, ponte azúcar y se te ira rápido, de pequeño lo hice alguna vez, aunque no recuerdo si funcionaba de verdad… En ese momento me hacía gracia mezclar salado con dulce… de alguna forma me recordó a Mangel y a mí, tan distintos…. Y a la vez tan iguales. Tan… complementados. Cuando terminé el tazón lo dejé en la mesita al lado del sofá y me quedé mirando la chimenea. Había aún bastante leña para aguantar la noche… o eso esperaba, porque no tenía cuerpo ni alma para levantarme y hacer algo como coger leña y meterla en la chimenea.

Poco a poco me fui quedando dormido, y desde luego era normal, había sido un día agotador, demasiado. Sobre todo por toda la adrenalina y el pánico y miedo pasado por perder a Mangel… así que era hora de descansar un poco, pero antes… no podía perder la oportunidad de ver qué era lo que yo quería realmente, sin tener que escuchar palabras suyas… Aproveché las pocas fuerzas que me quedaban y me incorporé, me acerqué a sus labios y no pude evitar besarle, hacer aquello que hacía mucho que no hacía, aquellos besos robados en la noche… Aquel sentimiento de años atrás… Nos habíamos besado días antes, pero ninguno de los besos de estos días se comparaban a este… a estos besos por la noche… Y se sentía como nunca, me sentía como si me hubiesen recargado las pilas, y quién mejor que él para hacerlo… Volvió a mi cabeza aquella noche, aquellos besos… Aquella frase…

-“Estaba harto de besarte mientras dormías…”

Feliz Cumpleañooooos!!! bueno… Feliz 1er Añoooo!!! (atrasado ^^u)

eje, espero que me recordeis chicas :3 emm bueno, yo se que les quede a deber un dibujo de la vez que cumplieron su año, emmm, y dije que no podía ponerlo aquí y lo pondría en twitter, pues bueno, los hice a lápiz primero pero me quise esforzar un poquito/mucho más así que aquí esta! por fin! XD em bueno, felicidades otra vez, mucha suerte en este gran trabajo que están haciendo, voy a seguir esforzándome para mandarles dibus mas sexis y sensuales, espero que les haya gustado :D gracias por todo otra vez, las quiero y me despido con mucho amors y corazones gays XD saludos desde México que también hay bastantes chicas que eh influenciado y que no tienen Tmblr que les mandan sus mas grandes gratitudes ^^ ja ne!

___________

Sara:

Me encantó el dibujo desde el primer momento que lo vi, gracias Andre de corazón por esta felicitación tan preciosa. Espero de VERDAD muchos más dibujos tuyos, precioso <333 un besazo ENORME para ti :)

Streaming, POR FIN.

Holiwis :DDD

El año pasado (juas juas) dije en el último streaming del año que haría uno en Enero de 12 horas, y lo prometí, pero no tuve tiempo entre el viaje, la uni y demás, y bueno… ya que María y yo nos retrasamos con los capítulos un poco por mil cosas… quiero que este sábado sea el streaming que prometí.

Así que, sábado 22 de Febrero, streaming de 12 horas, supongo que haré un poco el imbécil… comeré con vosotros, hablaré con vosotros, podría entrar a omegle y así encontrarme con vosotros, podéis hacer preguntas de lo que queráis, podríamos hacer retos, os cantaré algo también que llevo tiempo queriendo (? y no sé, lo que queráis, podemos probar mil cosas, lo que queráis si hay ilusión y ganas por aquí, claro, jajajaja <3

Así que os dejo el horario del stream más o menos aproximado, intentaré aguantar las 12 horas como una loca (? he puesto hasta tan tarde la hora española ( lo siento a la gente de mi tierra T__T) porque sé que al final siempre me quedo hasta tarde… 

Pues nada, horas :DD

España: 17:00-5:00
Argentina/Chile: 13:00-1:00
Ecuador: 11:00-23:00
México: 10:00-22:00

Da un me gusta a la publicación y así veo quien va a verlo o quiere verlo y así veo qué podemos hacer, si somos muchos o pocos ya varío lo que se vaya a hacer.

Un besazo, y como siempre, gracias por estar ahí, os queremos <333

PD: No sé si estará María, porque ella está mucho más ocupada que yo… por ahora.

Capítulo 65 (2ª temporada) - Rubius

Increíble pero cierto, ESTOY DE VUELTA, y no sé si lo sabréis, pero lo avisé por twitter de que este verano volvería e intentaría acabarlo para agosto, aunque no es seguro, pero este año quiero dar el fic por terminado, teniendo en cuenta que hace muchísimo que lleva abierto. 

Así que nada, aquí tenéis el siguiente capíitulo, si queréis preguntarme algo o decir algo sobre ello, los mensajes del tumblr siguen abiertos para cualquier cosa, y además por twitter estaré o intentaré estar 24 horas disponible (o al menos 12). 

Disfrutad el capítulo! :D

______________

Las horas eran segundos, los días, minutos; y las semanas, horas. No recuerdo bien cuánto tiempo ha pasado desde que nos volvimos a juntar. Nuestra antigua casa ahora parecía una completamente nueva, aunque conservamos algunos de los antiguos muebles porque nos recordaban todo aquello que pasamos años atrás. Jamás se me habría ocurrido estando en Japón que volvería a casa, que volvería estar aquí, con él.

Las relaciones con los demás habían vuelto a ser lo que eran años atrás, y ahora todos nos reuníamos en casa de Alex, Cheeto o la mía. Todo era perfecto. Las innumerables noches de fin de semana que pasábamos todos juntos era lo mejor, nuestras risas se mezclaban con el ruido de la noche: el tráfico, las personas en las discos o bares, la música… todo era ruido, todo era vida, todo era perfecto. Las cosas en mi casa iban genial y parecía que mi hermana estaba más tranquila y mejor con todo por mi partida de casa.

Mi mente era como un mejunje de ideas, sonidos y sentimientos en cuanto a Mangel, en cuanto a mi vida, en cuanto a todo. El teléfono de repente me sacó de mis pensamientos más profundos.

-¿Sí? –dije después de girarme y coger el teléfono.

-Hey, Rubén –dijo alguien en inglés con un acento que me recordaba a uno de mis compañeros en Japón.

-Oh, ¿yes?

-It’s me! Hayato!

-Oh, no way, Hayato! How are you, man? Why are you calling? – al parecer mi oido no se equivocaba, era uno de mis compañeros en Japón.

-Well… we have a really good news for you and maybe you are interesting in coming here.

-Oh…

-Finally we know that the game had a really good production and people really liked it! So, we are thinking in making a second part of it, what do you think?

-OH, REALLY, yes, yes, of course, I mean… do I have to go to Japan?

-Yes, you should, if you want to.

Qué. O sea… no sé, sí, me gusta el hecho de que me digan de ir a Japón y hacer una segunda parte del juego, pero… ¿y Mangel? ¿Y mis amigos? ¿Y mi vida aquí que ya había por fin recuperado?

-I do not know man.. I have to think about it…

-Oh, yes, obviously, you have to. So, I will be calling you at the end of the week if that is okay for you.

-Ok, great, we talk on Sunday then.

-Nice, have a nice day!

-Thank you, bye!

Y ahora qué. Todos esos pensamientos que tenía, todos esos sentimientos y todo, ahora de repente estaba nublado, sentía como si una nube estuviera en medio de mis ideas. ¿Qué tendría que hacer ahora? ¿Qué sería lo mejor? Me encantaba la idea de ir a Japón y hacer una segunda parte del juego, porque si pensaba en los momentos buenos de cuando estaba allí, realmente me gustaba el hecho de estar trabajando en ello, menos el estar separado de Mangel, y esta vez no me iba a separar de él.

-¿Rubén? –Me dijo Mangel girándose hacia mí - ¿Quién era?

Cada vez que me llamaba Rubén se me erizaba la piel, y es que hasta hace poco no empezó a llamarme así.

-Era… era… mi madre.

-¿A esta hora?

-Sí, bueno, es que al parecer no encontraban una cosa y…

-Ya… -dijo mientras se giraba en la cama y se volvía a dormir.

Me quedé despierto el resto de la noche, no podía pensar en nada más que o Mangel o Japón. Todo era un revuelto de ideas en mi cabeza. Mi mente me decía que ir a Japón de nuevo era algo genial para mí, para mi futuro, para mi vida, pero por otra parte estaba Mangel, y mi corazón me pedía que me quedara con él, que no lo volviera a perder por un fallo estúpido. En este momento mi cabeza se sentía tan nublada que era incapaz de disiparla, por lo tanto no podía pensar con claridad, y tampoco quería llegar a una decisión tan pronto y tan precipitadamente. No ahora. Igualmente tenía hasta el fin de semana para pensarlo y mentalizarme de qué sería mejor…

Así que… ¿qué debería hacer?


________

PD: Si vuelve a aparecer algún comentario en inglés lo empezaré a poner en español, para que no sea un capítulo lleno de mensajes en inglés. Un saludín :D

youtube

Nuevo vídeo de Rubius :_D es genial que suba nuevo vídeo cada dos días <3

Presentación

¡¡Muy buenas a todas criaturitas del señor y marvadas en general ^^!! Antes de presentarme veréis cambios por aquí, en el diseño de tumblr, ya que es la segunda temporada y debido a mi llegada. Lo dicho, esto es una presentación para que me conozcáis un poquito más dado que tras la retirada de Isa y después de pasar la prueba del nuevo Mangel fui la elegida por Sara. Mi nombre es María, tengo 18 años (Aunque en 6 días me hago más vieja D: ) Soy de España, de Madrid exactamente.

Y bueno, aprovechar esta presentación para decir que espero que os guste mi forma de escribir, que me esforzare día a día para que el fic os siga gustando tanto y que si queréis hacerme alguna pregunta o tenéis alguna duda solo tenéis que decírmelo y os contestaré encantada ^^ . Prometo estar a la altura de esta gran historia y agradar a cada un@ de los lectores. Un saludo y como no podía faltar muchísimos corazones gays =D


P.D: Aquí abajo deja Sara el próximo capítulo. ¡LEANLO AHORITA NO MAS!

P.D: Aquí os dejo también el post del CONCURSO/SORTEO: http://mangelandrubiusislove.tumblr.com/post/65735918609/concurso-sorteo

youtube

Nuevo vídeo :D