maltrataron

Posiblemente acabe de retroceder. 

Quizás acabo de tirar al piso días y días, meses y meses, años y años de rehabilitación. Llamá rehabilitación a lo que vos quieras, del tipo que quieras y desees elegir.

Sentí el odio salir de mi, explotar. Una vez más, después de un largo tiempo. Sentí el calor brotar desde cada uno de mis poros, sentí la sangre hirviendo haciendo el recorrido de mis venas. Explote, o simplemente fue algo de un momento, una visita al pasado. ¿Un día en el pasado? ¿Qué tipo de película estúpida estás imaginando? Solo estas mal de la cabeza o solo te maltrataron tanto psicológicamente que lograron dejar un patrón marcado.

¿Debo matar todo? ¿Debo matarlo? - ¡Sí, matalo! - la voz firmemente me dice, con mucha convicción. 

No lo sé, estoy encerrada en un cuerpo que ni siquiera va conmigo. No soy ni un un porciento de lo que aparento. No estoy, en casa, quiero ir a casa… ¿mamá? ¿cabeza? ¿cerebro? sé que alguien acá, en este inmenso lugar desconocido puede llevarme de vuelta a lo que todos denominan “hogar”, si no tengo solo quiero un lugar donde sea yo o me identifique como tal; estoy perdida y atrapada acá dentro hace unos pocos segundos y ya me siento asustada, o no tanto, porque sé que acá he estado siempre y éste es mi “hogar”, tal vez a mi no me parezca ni sienta que el “hogar” es, lo que es para todos los demás. 

No sé. Solo quiero un respiro. Otro. No de nuevo. Sí, otro nuevo, -¡otra vez! grita una nena inocente en mi interior, que me pide por favor, feliz y entusiasmada del paseo.

Hoy salgo a luchar
mirando al sol de frente
sin miedo
respirando bajo un pañuelo verde
alzando al aire carteles
reclamando por las que mataron
las que violaron y abusaron
las que encarcelaron sin razón
las que salieron y nunca volvieron
las que nadie reconoce ni defiende
por todas a las que alguna vez maltrataron
por todas.

Reclamo por respeto
por una revolución cultural
porque se nos escuche
y no se reemplace nuestra voz
por una más impotente
que no dirá lo que queremos.

Reclamo por poder decidir
por tener libertad
porque dejen de explotarnos
porque dejemos de ser objetos
y pasemos a ser sujetos.

Reclamo por todas y cada una de las oprimidas
alzando bien los brazos
gritando hasta que se me hiele la garganta
y en este bosque en llamas
plantaremos miles de violetas.

Hoy salgo a luchar
hoy grito de nuevo
porque pedimos ni una menos
y se fueron muchas más.

¿saben? mi mamá, a pesar de ser mujer nunca quizo tener hijas, por el único y simple hecho de que ella tiene clarísimo que una mujer sufre mucho en este mundo gracias a el sistema machista en el que vivimos.  Ella sufrió, la pisotearon, la abusaron, la maltrataron y se aprovecharon, y por el amor a sus hijos, nunca quizo que vivieran lo mismo.

-El diario de Alejandro.