magaliteraria

El juego del extraterrestre

Por si no lo han notado, soy una persona bastante ansiosa. Odio conocer gente nueva. No sé, el tener a alguien completamente extraño frente a mí y verme forzada a intercambiar palabras con dicha persona me revuelve el estómago.

El problema es que la gente es usualmente interesante, solo que me no doy cuenta hasta después de varios encuentros y pláticas, luego de pasar por todos los rituales de conversación casual y datos triviales.

Es por eso que inventé el juego del extraterrestre. Es estúpidamente simple, pero ayuda mucho cuando eres como yo, es decir, una inadaptada social (¡hurra!).

Para jugar, solo debes pretender que tu interlocutor es un ser de otro planeta. Imagina uno de esos extraterrestres verdes de Hollywood o inventa tu propia especie, no te juzgo. Una vez establecida la premisa, todo lo que dice la persona con la que hablas se vuelve aproximadamente 83% más interesante.

¿Quiere hablar sobre el clima? Por supuesto, amigo alienígena, te proporcionare datos sobre la atmósfera de este planeta tan nuevo para ti. ¿No deja repetir las mismas frases de siempre? Está usando mecanismos de defensa, copiando a otros humanos, es mi deber continuar con la conversación como si fuera la primera vez que escucho ese formato para evitar malograr su coartada. ¿Tiene algún tic extraño? ¡Aún mejor! Analizaré cada movimiento que lo pueda delatar como no-humano, para convencerme de que en realidad estoy entablando una conversación con una especie intergaláctica.

Y así va el juego. Si te esfuerzas, al final hasta te lo terminas creyendo y disfrutas la conversación. No es nada emocionante o mágico, pero a veces uno tiene que crear su propia diversión.

Saludos terricolas,

Adriana