madremonte

8

Los Puentes de la Avenida Ambalá

En Ibagué, Tolima (Colombia), hay muchos registros de los mitos y leyendas que han abundado en la región por un par de siglos. Uno de los testimonios más interesante son los pequeños puentes de la Avenida Ambalá.

Cada puente tiene un relieve de un personaje mitológico y una placa con una sinopsis de su leyenda. La avenida está viendo un auge urbanizador que terminará por desviar o secar muchas de las quebradas que justifican la existencia de los puentes  y, en últimas, requerirá la demolición de los puentes mismos.

En un viaje reciente decidí fotografiar los puentes (no tuve suficiente tiempo para recorrerlos todos). Aquí hay cuatro, con las leyendas de la Madre de Agua, la Madremonte, la Patasola y la Candileja. La placa con la historia de la Patasola había sido arrancado, pero las otras tres están allí y las encontrarán aquí transcritas.

Si van, visiten estos puentes. Si estas historias les gustan, compártanlas.

*   *   *

Leyenda de la Madre de Agua

Es como una ninfa de las aguas. La característica más notoria  es la de llevar los piesecitos volteados hacia atrás. pro eso, quien encuentra sus rastros cree seguir sus huellas, pero se desorienta por que (sic) ella va en sentido contrario. Cuentan los ribereños que los niños predispuestos al embrujo de la Madre de Agua sueñan con una niña hermosa que los llama y los invita a un paraje tapizado de flores.

Mitología de la Candileja

Representa a una anciana que tenía dos nietos a quienes consentía demasiado, tolerándoles hasta las más extrañas ocurrencias. Al morir, la anciana fue recriminada por San Pedro, condenándola a pagar sus penas vagando por el mundo en forma de tres llamaradas de candela que significan el cuerpo de la abuela y los dos nietos.

Mitología de la Madremonte

Divinidad del Llano Grande en el valle del Magdalena. Los campesinos y leñadores que la han visto dicen que es una señora opulenta y elegante vestida de hojas con un sombrero alón cubierto también de hojas. Los campesinos cuentan que cuando la Madremonte se baña en las cabeceras de los ríos, estos se enturbian y se desbordan causando inundaciones.