maddox

Cuando era pequeña siempre buscaba un lugar dónde ser aceptada. A dónde pertenecer. Pero, con ayuda de mis libros, me di cuenta que al único lugar al que pertenezco es a mí misma.
—  JR.
—Las rosas son rojas — comenzó con una sonrisa pícara.
— Para — le advertí.
— Tus ojos son verdes — dijo, derribándome sobre la cama.
Me reí, tratando de sacarlo de encima de mi.
— El verde más hermoso que he visto.
Dejó de hacerme cosquillas y me relajé, respirando con dificultad debajo de él.
Su sonrisa se desvaneció. — Te amo — dijo en voz baja.
— Eso es un poema terrible. Ni siquiera rima.
— Sí, lo hace. — Se inclinó, tocando sus labios con los míos.
—  Beautiful Sacrifice / Jamie McGuire
Beautiful Disaster

-No, simplemente estoy cabreada contigo.

-He estado bebiendo, ¿vale? Tu piel estaba a dos centímetros de la mía, eres guapa y hueles increíblemente bien cuando sudas. ¡Te besé, lo siento! ¡Supéralo!

Su disculpa me hizo esbozar una sonrisa.

-¿Crees que soy guapa?

Frunció el ceño con disgusto.

-Eres una preciosidad y lo sabes. ¿Por qué sonríes?