lytton's

“The white dress designed by Adrian and worn by Joan Crawford in the 1932 film Letty Lynton had an enormous influence on fashion. Manufacturers copied it and women flocked to department stores to buy the ‘Letty Lytton dress’. The dress also helped to kick-start the trend for wide shoulders.”

Scanned from the book “Decades of Fashion”.

Joan Crawford, dress by Adrian, 1932.

( lchryses. )          

                Cuando su hermano tocó la puerta de su oficina y posteriormente ingresó en ella con una gran sonrisa en el rostro, no imaginó las palabras que de su boca saldrían. Pensó en un «Japón se sumó a la propuesta del mes pasado» o en un «Conseguimos la firma, ¡debemos celebrarlo!», pero no en esto, en esoSu mirada fue cálida, protectora al principio, así como la de cualquier hermano, en cambio, su sonrisa burlesca al momento de pronunciar: “Ben, es tiempo de que salgas. Te he conseguido una cita”. ¡Una cita, dios! Según Evan, dos años eran más que suficiente para rehacer su vida luego del divorcio; debía vivir y no morir entre papeles, caros trajes e idiotas, era simple. La vida le esperaba, y con ello, un discurso de casi una hora con las razones positivas del plan ideado por el menor de los Lytton, quien creía que la razón de su aislamiento e intratable personalidad en el último año se debía a los pagos mensuales, las visitas programadas y las navidades lejos de su hijo. Suposiciones que no habían sido del todo erróneas y que no se encontraban muy lejos de la actual realidad.

Cediendo por los argumentos de su hermano (el rubio cerraba tratos todos los días, ¿cómo no iba a lograr convencerlo a él también?), decidió aceptar, dejar su trabajo por lo que se refería a una tarde entera e irse a casa. Porque lo merecía, merecía salir de la rutina y dejar que sus empleados se encargasen de los trabajos pendientes. Era gente competente, lograrían hacerlo sin él, o al menos eso esperaba.

Una hora y media más tarde, se encontraba fuera de la ducha, vestido con el primer traje encontrado (se había decidido por ese que le hacía lucir como todo un hombre de negocios. Ironía, puesto que ya lo era), con las llaves tanto del auto como del departamento en mano y billetera en el bolsillo, de camino al lugar acordado por el menor.

Se encontraba nervioso, lo cual era extraño, pero se tranquilizaba al saber que Evan había tenido razón al decir que se trataba de un buen lugar, aunque si la cita hubiese sido encargada por él, habría reservado en otro restaurante, pero bueno. Una vez dentro, hizo su camino en dirección a una joven quien suponía debía ser la encargada de las mesas. “¿Tiene reservación?” preguntó la chica al verle y él, confirmando con su nombre, terminó en una de las mesas cercanas a la ventana cinco minutos antes de la hora prevista. Y bien… Esperaba que algo bueno resultase después de todo, porque de no ser así, tendría una seria conversación con su hermano.

The Portico Library & Gallery, Manchester, England.

The Portico opened in 1806 as a Library and Newsroom and still occupies its original Grade II* listed building on Mosley Street - “the most elegant and retired street in town” according to John Dalton.

The Portico Library collection began with the foundation of the Library in 1806.There is a wide selection of travel literature, novels, biographies and history. Unusually for such a library in the 19th century, there is also a fine representative selection of fiction, including a number of first editions. Alongside Dickens, Bulwer Lytton, Wilkie Collins and Elizabeth Gaskell there are many lesser known authors who are emerging as important subjects of study.

facebook.com/tqe100

elescritoriovioleta.blogspot.de
El escritorio violeta: Prólogo
Hace tiempo que llevo pensando en escribir algo para compartir, con quien así lo quiera, mi interés por lo que suele llamarse "romance LGBTQ+", y en especial lo que se denomina "romance gay" (u hombre/hombre).

La etiqueta de “romance gay” engloba lo que en realidad debería llamarse “romance” a secas, pero también otros géneros como fantasía o novela histórica, tan solo porque sus protagonistas son gays.

Lo cierto es que siempre hay dudas y razones que te echan para atrás antes de hacer algo así, sobre todo si ofenderá a alguna persona, pero creo sinceramente que es importante tratar estos temas abiertamente para normalizarlos, y que se puede luchar contra el racismo, el machismo y la homofobia a través de la cultura.

Como dijo Edward Bulwer Lytton, “la pluma es más poderosa que la espada”, y hay muchísima gente ahí fuera que lucha usando su pluma (física y metafóricamente) para normalizar por medio de la representación. Sin embargo, me parece que en los países hispanoparlantes no conocemos ni hablamos del tema tanto como deberíamos.

He encontrado otros blogs (pocos) que hablan sobre literatura y autores LGBTQ+, pero me pareció que trataban el tema de forma muy general, así que igual hay alguien por ahí a quien le interese el romance gay y quiera saber (o hablar) más sobre el tema. Y para eso estamos aquí.