luces de color

Nunca me voy a cansar de esas noches de no saber qué hacer para llegar a casa. Nunca me cansaré de tener la cabeza perdida por un momento y de sostener con mis labios un cigarro mojado. No me cansaré tampoco de la música a todo volumen y las luces de colores iluminando la oscuridad. Podría ver cada noche a los cuerpos desesperados perdiendo el control de sus acciones. No me canso de sentir esa incertidumbre de saber que si bebo un trago más ya no recordaré mi nombre. Y entonces lo hago, y no soy yo por un momento. Y escapo por un momento. Y recuerdo que no importa lo que pase, siempre todo me llevará a lo mismo, porque en realidad nunca he querido salir.

nekocelestial  asked:

#AskMeses Diciembre! Al aplaudir tus luces cambian de color?

Diciembre: *desde un caño, de cabeza* Asi es!!!! Puede aplaudir y ver como cambian! Las luces son magicaaaaaaasss!!!

Enero: Bro, tu eres magia.

Diciembre: no me coquetes aqui!

*ambos se largan a reir*

San Valentín

El día de los enamorados, un maravilloso día para muchos y un día normal para otros.
Guillermo y Samuel no eran excepción, era un día agradable para ambos, no sólo porque eran mejores amigos sino también porque eran pareja, era el día perfecto.
La mañana empezó bien con Samuel llevándole el desayuno a Guillermo; el preferido de este: frutas, colacao, y pan francés.
Grabaron los vídeos del día en menos de cuatro horas y los editaron en pocos minutos, tenían que aprovechar su tarde.
Mientras Samuel tomaba una ducha, Guillermo dejo una camisa nueva en su cama; esta era morada, con una pequeña nota: con amor, espero vértela hoy cariño. Samuel al salir del baño vio la camisa y una sonrisa se pinto en su rostro, aquella camisa la habían visto en el centro comercial hacia cuatro días y le había encantado.
Guillermo tomo una ducha rápida y vistió con camisa; a pesar de que no era de hacerlo lo hizo pues era una ocasión especial.
Se encontraron en la cocina a las tres, la hora acordada.
“Te ves muy apuesto con esa camisa” le susurró Guillermo al mayor antes de juntar sus labios.
“¿Pero te has visto a ti chiqui?, ya te digo yo que deberías ponerte camisas más seguido, estas para comerte” Samuel depósito un beso en la mejilla de Guillermo.
“Anda vamos, la reservación es a las tres con treinta”
Salieron de casa, Samuel condujo hasta el pintoresco restaurante que le había dicho el menor, el fotógrafo de “Asos” le había comentado y no dudó en contarle a Samuel para que fuesen algún día, ese era el día.
Entraron al lugar, tenía un toque elegante pero lleno de vida, estaba lleno de parejas como ellos, se sentaron en una mesa cerca a la fuente y ordenaron.
La comida fue espléndida, Samuel ordenó una ensalada de la casa, y ravioles, Guillermo ordenó filete con champiñones, compartieron postre: pastel de frutos rojos con chocolate, lo que más les gusto de la cena es que pudieron charlar sin interrupciones; hacía mucho tiempo que no lo hacían, claramente hubieron miradas, tantas en las que expresaban su amor.
Al salir de ahí decidieron pasear por un parque, lleno de jóvenes parejas besándose por ahí, decidieron sentarse en una banca a la sombra de un árbol y simplemente estar ahí, disfrutando el momento.
“Pero que monos” comentó Guillermo al ver una pareja de ancianos paseando, la mujer llevaba un ramo de tulipanes.
“¿La pareja o las flores?” Pregunto Samuel.
“Ambos, algún día tú y yo seremos como ellos cariño”
Samuel se limitó a besar al menor, el no dudaba ni por un segundo que algún día, Guillermo y él podrían estar así.
Por la noche se dirigieron a su casa pues escucharon que habría fuegos artificiales y ¿qué mejor lugar para verlos?
Luces de colores iluminaron la noche, era como una auténtica película de amor donde Samuel y Guillermo eran los protagonistas. Charlaron mientras apreciaban los fuegos artificiales, más de un beso de dieron, algunas caricias los acompañaron.
El día estaba apunto de acabar, había sido uno de los mejores días para ambos.
“Eres lo mejor que me pudo haber sucedido jamás” dijo Guillermo mientras acariciaba el pecho del mayor.
“Eres básicamente la razón por la que me levanto en las mañanas” le respondió Samuel.
“¿Para siempre?”
“Para siempre chiqui”

XV. La estupidez humana

Para ver la lista completa de capítulos, haz click aquí.


En la mañana me quise bañar, así que le pedí una toalla a Sr. Cuico. De su baño lo que más me llamó la atención no fueron las infinitas cremas y tratamientos antiarrugas que tenía en el lavamanos, sino que fue su ducha: cuando dabas la llave del agua, se le prendían unas luces led de colores que iluminaban todas las baldosas, lo que hacía parecer que te estuvieras bañando en una discoteque. Me reí un rato y después me seguí enjabonando.

Le devolví el pijama a los ojitos claros y después me llevó a tomar desayuno a un Starbucks que quedaba cerca de su departamento. Me compró unos jugos y un pastelito, mientras que él sólo pidió unas frutas envasadas. Conversamos de lo loco que había sido esta “cita”, que ninguno de los dos estaba seguro de nada pero que ambos sentíamos cosas. Para bien o para mal, algo estaba pasando, una especie de atracción fatal que, en ese momento, no me pareció tan terrible.

“Anoche no sabía cómo decirte que por favor te quedaras. Era lo único que quería”, me dijo mientras revolvía su fruta con el tenedor plástico. Creo que no tenía hambre, porque no se comió ni la mitad del pote –o quizá ya se estaba sintiendo mal en ese momento–.

Me acuerdo que miré a la gente que había en el café a esa hora: algunos cuicos en tenida sport, comprando alguna hueá siútica previo al trote; un par de señoras que estaban paseando a un perro Poodle y una pareja cola treintona sentada en medio del lugar, conversando quizá qué cosa. 

Nos subimos a su auto a eso del mediodía. No me pregunte modelos, porque como cola clásica que soy, no cacho una. Pero podía decir que era caro, porque por dentro era entero de cuero y tenía ese olor característico de las cosas “nuevas”. “Lo compré cuando mi abuelita estaba viva todavía. Como tenía que meter la silla a veces, necesitaba un auto espacioso”, me explicó Sr. Cuico después. “Aunque ahora igual me quiero comprar uno más chico”.

Podíamos haber tomado la Costanera para salir de las alturas y volver a mis suburbios, pero Sr. Cuico decidió irse por la ruta lenta porque “así pasamos más ratito juntos”. Nos tomamos de las manos y él me hizo cariño con sus dedos gigantes. En la radio sonaba Ed Sheeran, y ahí supe que era su cantante favorito. Me dijo que iba a llevar a las sobrinas chicas a verlo cuando viniera a Chile. Bueno, creo que eso tampoco pudo hacerlo, ahora que lo pienso…

El viaje, como asumirá, se me hizo cortísimo. Conversamos de todo y nos reímos de todo. Creo que incluso nos burlamos de la gente que veíamos pasar y les tirábamos tallas pesadas sin razón alguna. Comencé a creer que lo que dijo Sr. Cuico la noche anterior podía tener algo de verdad: todo se sentía como si siempre nos hubiéramos conocido.

–¿Aquí vives entonces? –preguntó Sr. Cuico, cuando se estacionó afuera de mi casa.
–Sí.
–Bueno. Ahora ya sé a dónde venir a llorar cuando me patees.
–¿Qué?
–Eso po. Voy a venir a llorar acá como una Magdalena, jajaja.
–No seas ridículo.
–Bueno… sólo te voy a decir una cosa –advirtió.
–¿Qué?
–Si algún día te aburres o… bueno, dejas de sentir cosas… sólo dime. 
–Obvio…
–Seamos honestos.
–Me parece… bien.
–Porque no quiero sufrir.
–Yo tampoco. No creo que a la gente le guste sufrir porque sí.
–Ven…
–[beso]
–Cuídate.
–Tú también.

Bajé del auto y vi al dueño de los ojos apiscinados alejarse lentamente por la calle. Me di la vuelta y entré a mi casa que, por suerte, estaba vacía. Me eché en la cama y al poco rato me llegó un whatsapp de mi hermana:

“Te esperé pero te demoraste mucho. Acuérdate que hoy es el cumpleaños de la tía Titi. Vamos a estar en el Restorán Fifí”.

Tenía un sueño atroz porque no había dormido nada. Mis motivaciones para ir a un cumpleaños familiar en un restorán eran nulas –sobre todo porque esos cumpleaños se alargan y se alargan como pichula de africano–. Pestañeé unos 10 minutos y después me resigné a pedir el Uber.

Cuando iba de camino, me llegó otro whatsapp.

–Ya te extraño.
–¿Llegaste bien?
–Yep.
–Qué bueno. Gracias por invitarme… hace mucho que no lo pasaba tan bien.
–Y todos los días que quieras/puedas…

El Uber tardó unos 20 minutos en llegar hasta el Restorán Fifí. Traté de poner la mejor cara y evadir las miradas inquisidoras de mi hermana por haber olvidado el cumpleaños de la tía Titi –creo que lo logré a medias–. Me senté junto a unos primos y nos dedicamos a comentar lo estrafalaria que era la tía y que todos preferíamos estar echados en la casa viendo porno –o Netflix, en su defecto–. Pero al poco rato, Sr. Cuico me devolvió otra sonrisa en tal macabro funeral:

“Me dio mucha pena leer Cola Mala. Yo no soy así. Generalmente soy yo el que sufro. Porque soy básicamente una mujer a nivel emocional. Sea lo que sea que pase, al menos quédate tranquilo que conociste a alguien con buenos sentimientos”.

[Ahora me pregunto: ¿qué son los buenos sentimientos?]

Me tomé unos minutos antes de responder –33, para ser exacto. Lo sé porque tengo la conversación guardada y la estoy leyendo mientras escribo esto–. ¿Sería muy apresurado responder con el torbellino de emociones que sentía? De seguro lo era. ¿Pero qué más daba? Quizá la carne que acababa de comer estaba envenenada y podía morir en unas cuantas horas sin haber disfrutado nada más en la vida.

Y yo quería disfrutar mi vida.

[Aunque fuera como un loco].

–Sr. Cuico, estoy muy feliz de haberte conocido. [Yo]
–Yo también estoy feliz. [Sr. Cuico]
–Como que me dan ganas de abrazarte.
–Yo estoy igual. Me apestó que tuvieras que irte. Anda a dormir conmigo hoy también…
–No me tientes…
–Anda a dormir conmigo hoy. Quiero comerte a besos.
–Bueno. Supongo que no me haré de rogar porque igual tengo ganas de estar contigo.
–¡Qué rico! Sí. Olvídate de lo correcto. Los parámetros que tiende a replicar la gente nacen de una sociedad profundamente infeliz. Yo lo único que quiero es estar oliéndote y dándote besos (entre otras cosas…).
–Me siento tan raro… es como tener 15 de nuevo. Qué tonto.
–Imagínate yo… que estoy harto más lejos de los 15 que tú.
–¿Dónde estabas antes?
–¿Cómo?
–En mi vida, quiero decir.
–Jajaja, rico.
–Creo que me dejaste tonto.
–Nooooo. No me eches la culpa. Tú ya venías así.
–Jajaja, pesado.
–Ricura negra.
–Puro me molestái.
–Ya sabes: el wn que te molesta es porque le gustas.

[Siento mucha vergüenza al escribir esto tal cual sucedió. Demasiada]

Mis primos me cacharon risueño y me preguntaron que a quién me estaba tirando. “No me lo he tirado todavía”, les dije. Y sus caras se desfiguraron.

La dopamina que liberaba mi cerebro a esa altura era brutal. Me sentía increíblemente drogado –sin haber consumido drogas– y con la seguridad de que en ningún momento me daría la pálida. Creo que incluso abracé a la tía Titi en un minuto. O quizá lo hice en mis pensamientos, pero supongo que igual cuenta.

–¿Vienes en la noche, negrura? [Sr. Cuico]
–Sí, señor. Aún estoy con mi tía eso sí. [Yo]
–Ok.

Las horas pasaron y la pichula africana terminó siendo más corta de lo esperado. Llegué a mi casa y me dispuse a elegir el atuendo con el que sorprendería al hombre en la noche. Pero justo cuando estaba decidiendo qué boxers me pondría, la pálida apareció.

Sí, la pálida que pensé que no llegaría, llegó a eso de las 7 de la tarde en forma de whatsapp.

–Tengo un problema. No voy a poder hoy. [Sr. Cuico]
–Bueno, tranqui. Otro día entonces.

Sr. Cuico respondió con una foto de un brazo medio moreteado, con pinchazos y con dos pulseras en la muñeca: una blanca –que tenía escrito su nombre y su rut– y otra roja, sin nada escrito. De fondo, una habitación completamente blanca.

Fue el comienzo de nuestra vida en la clínica.



IR AL SIGUIENTE CAPÍTULO

wonderful dream.

Sabía que había lugares increíbles, enormes. Todos tenían mucha iluminación y los personajes que les daban la bienvenida le agradaban. El parque de Orlando le parecía como una fantasía, había de todo. Desde todas las princesas de los cuentos que había leído de pequeña, como aquella saga literaria que le había impulsado a leer otros tópicos y luego, también superhéroes. Al tener todos esos gustos, una gran sonrisa se había posado en su rostro. Jamás se iría. A pesar de todo, en aquel momento Cami optó por el área de dardos. No parecían a los de una feria local, pequeña como las de Nueva Orleans, era un sitio grande, muy grande, con luces de todos los colores y los dardos se parecían bastante al personaje de Flecha Verde. Emocionada por intentarlo, se alejó con el dardo en la mano. Tal vez demasiado lejos. —Genial, allá voy —se preparó, entrecerrando un ojo, para luego lanzarlo—. ¡Espera! —Gritó después, pues una persona pasaba frente a ella, sin darse cuenta de lo que la rubia había lanzado. 

anonymous asked:

#AskMeses Enero como tas? Bueno, eh, tendrías sexo con junio si esta vestido de conejito Playboy?

Enero: ¡Yo estaría con el, incluso si tiene traje de vago! ¡Pero no me opongo al de Playboy!

Septiembre: ¡Pero mira como juega el amigoooooooooooooo! *aplaude y silva ¡Deberías ser presidente! *

Diciembre: ¡Bro, eres un campeón! *aplaude, mientras sus luces cambian de color* 

Decoras mis madrugadas

con luces de todos colores

¿Sabés a que le tengo miedo?

A la oscuridad, no soy muy original. 

y es que bajo las sombras estoy vulnerable

y en la penumbra yo no puedo ver

tu soledad me hizo razonable

por fin la luz me haces conocer.

Fue Un Verano (Capitulo 1)
  • (NARRADO POR ABBEY);
  • No sentía mis piernas y la cabeza me reventaba, un tanto adolorida logre ponerme de pie, observe el salón estaba vació igual que hace 42 minutos antes de lo sucedido, me acomode el uniforme y busque mis gafas por medio de mi tacto, se encontraban debajo del escritorio junto a mis bragas, me las coloque y me puse mis bragas un tanto temblorosa.
  • Me sentía asquerosa, la peor basura del mundo, como si de una cualquiera se tratara.
  • El reloj marcaba las 14: 25, habíamos salido hace 2 horas un poco antes debido a que era el ultimo día de clases y la bienvenida del verano, pero yo a diferencia de mis amigos no me había ido a casa no porque yo quisiese quedarme horas extras el primer día de verano en esta enorme prisión, si no porque “Él” no me dejo irme y por “ÉL” me refiero a Dylan Baltazano, No se confundan no es mi novio, yo no tengo , pero si algo peor, un chico al que amo con todas mis fuerzas , un manipulador, celoso y agresivo chico .
  • Pero el jamás dejara de verme como a una amiga mas o un deposito de semen andante.,Salí de la escuela en dirección a mi casa, las calles de la ciudad estaban vacías, si no me equivoco todos estarían en el estadio de la ciudad viendo el primer partido de fútbol del verano, donde obviamente Dylan jugaría…
  • Oh Dylan, estupido Dylan¡!!, no importa a donde vaya, su sombra me perseguirá de por vida, el causante de mis pecados y dueño de mi inocencia.
  • Pasada casi una hora llegue al estadio después de pasar a casa a cambiarme y vomitar un poco.
  • El olor a comida frita de estadio golpeo mi olfato y despertó a mi estomago, a mi lado gritaban frenéticos Josh & Michi sujetando luces de colores y agitando listones rojos en el aire a compás de gritos y brincos.
  • -¡¡¡VAMOS LEONES!!!!-
  • Coreaban todos en el estadio, yo solo observaba a Dylan quien por supuesto tenia una sonrisa de oreja a oreja después de haber llegado a un agitado orgasmo antes del partido mas importante del verano.
  • Abbey: ¿Donde se supone que están los demás?
  • Mi hermanastra rodó los ojos ante mi pregunta.
  • Michi: Están preparando la fiesta para después del partido, Frank nos prestara la terraza y tendremos vista ala playa toda la noche
  • Respondió entusiasmada ,le sonreí y observe a Josh quien estaba gritando con euforia y brincando como un conejo en primavera.
  • Abbey: ¿Porque dices que no te permitirán jugar toda la temporada?
  • pregunte burlona, ante esto el frunció el ceño y dejo de brincar sin ni siquiera verme.
  • Josh: ¿Porque?, Pues por culpa del idiota de tu novio *hizo una mueca*Perdón tu “NO” novio es el responsable de que yo no tenga permitido jugar todo el verano
  • -Michi alargo una carcajada y lo rodeo con su pequeño y flácido brazo.-
  • Michi; Le soltaste una patada en los bajos¡ y en pleno partido, solo porque no dejaba de observar a Abbey.
  • No pudo ni defenderse y dimos por muerto el tema cuando el equipo de Dylan anoto gol y todos en el estadio empezaron a gritar y a cantar como locos.
  • Durante todo el partido no pude evitar observarlo aunque sentía la pesadas miradas de Michi y Josh, y claro!!! por supuesto! las miradas de su novia Estelle Darien, Esa niña odiosa de ojos pardos!!!
  • Josh: Novia Loca a la vista¡
  • Abbey: Verla me mata de culpa
  • Josh: *Mirada matadora* Mierda Abbelle¡ *Susurrando* ¿acaso follaron de nuevo?
  • Abbey: *Apenada* Me siento asquerosa
  • Michi: Abbey¡ por dios¡
  • Josh: Si tienes ganas follame pero...
  • Abbey: Josh¡¡
  • Josh: Era broma¡ *Riendo* Alguien tenia que decir algo estupido
  • Michi: *Alzando las cejas* Claro broma
  • Abbey: No estoy para bromas¡
  • Josh: Eso sonó muy canción de niños mutantes!
  • Michi: ¿Las noches de Inmsonio?
  • Josh: Las tardes de astillo
  • Abbey: Tienen que tomarlo a juego?
  • Michi: Bueno, tienes que terminar con todo esto es por tu bien
  • *Gol*
  • Josh: *Quitándose la camisa* Eso es todo gilipollas!!! Goooool!!! Zorra¡ Gooooooooool!!!
  • Michi: *Bofetada* Josh¡ tranquilo
  • Josh: *Gritando* Dylaaaan¡ Hijo de puta corre!! Corre!! No te quedes en la esquina chaval¡ corre¡
  • Michi: *Gritando* Dylan que pareces puta en la esquina joder!
  • Negro en el estadio: Chupame la polla putaaa!!!
  • Abbey: Joder Michi, Josh?
  • Josh: Joder¡ si no corre les anotaran gol
  • Abbey: Tio¡ que ya esta corriendo
  • Michi: Pero debe de correr a la izquierda!!
  • Negro en el estadio: Ostia que eres gilipollas? Porque corres a tu derecha?
  • Abbey: ¿Porque no se la arman de huevos a Tommy igual?
  • Josh: Porque Tommy es rápido y sabe jugar!
  • -El futbol y yo no nos entendemos, pero para mi hermanastra y mi mejor amigo es como una religion, se lo toman muy a pecho y es la excusa perfecta para sus apuestas mortales-
  • Justo cuando el partido finalizo con un 03-01, abordamos el auto del padre de Josh camino ala fiesta de victoria, todo perfecto a excepción de que Teníamos que llevar a Estelle a su casa.
  • Dylan bajo a dejarla hasta la puerta de y yo los observe desde la ventanilla con un poco de rabia.
  • Josh: ¿Cuanto tiempo seguirás así?
  • Me pregunto encendiendo un cigarrillo
  • Abbey: No lo se *Baje la mirada* Solo míralos, *Levante mi mirada hacia la ventanilla* Se ven perfectos
  • Michi alargo una carcajada y me tomo del hombro.
  • Michi: Abbelle!, claramente se ve que no se aman, dudo que se quieran! No son compatibles según tumblr¡ el es Escorpio y ella es Libra¡
  • Josh le dio la razón, justo iba a añadir algo cuando vimos que Dylan se acercaba al auto.
  • Josh: Solo calma los celos
  • Me susurro al oído.
  • Dylan: Ya puedes arrancar
  • Dijo abordando el auto y cerrando la puerta.
  • Abbey: Porque no vendrá a la fiesta?
  • Pregunte fingiendo interés y tristeza
  • Dylan: Su padre no le dio permiso
  • Respondió observándose en el espejo retrovisor
  • Josh: Niña buena
  • Comento de manera sarcástica mientras echaba a andar el auto.
  • Todo el camino ala casa de Frank lo sentí eterno y no dejaba de pensar en lo que Dylan y yo Habíamos hecho esta tarde en el salón de psicología del colegio, lo recordaba a la perfección, lo odiaba el podía estar tranquilo y yo echa nervios cargando con la culpa.
  • *Horas Antes*
  • Mis libros doblaban mi peso apenas y pude meterlos en el armario de la biblioteca que tenia mi nombre grabado camine al salón por mi mochila soltando unos cuantos brincos, mis amigos recién acababan de salir disparados a sus casas disfrutando de la llegada del verano.
  • Cuando llegue al salón efectivamente estaba vació, pero no duro mucho, segundos después tenia la presencia de Dylan a mi espalda…
  • Dylan: Estoy listo para verte todo el verano en traje de baño
  • Me susurro al oído mientras sus manos se posaban en mi trasero apretando mis glúteos.
  • Abbey: Eres un idiota Baltazano
  • Tome mi mochila y me dispuse a salir pero por desgracia el me jalo del brazo y me detuvo.
  • Dylan: No te libraras de mi tan fácilmente*empezó a besar mi cuello y poco a poco me deje llevar* Hoy tengo partido y necesito inspiración
  • Cuando me di cuenta ya lo tenia encima mio en el escritorio del profesor, sentía su duro miembro queriendo salir de esos ajustados pantalones escolares y sus manos acariciando mis senos.
  • Obviamente yo ya no soy virgen, lo he hecho por lo menos 15 veces en los últimos 2 meses desde que perdí la virginidad aquella noche de primavera en el sótano de la casa de Roca.
  • Mis bragas salieron de mi cuerpo y sentí su miembro chocar con mi feminidad, cerré los ojos y entro de manera brusca sacándome un grito de dolor y causando presión.
  • Abbey: Tienes que ser tan brusco?
  • Pregunte algo agitada.,
  • Dylan: Y tu tan estecha?
  • Acelero las embestidas aumentando el dolor, pero por las expresión de placer en su rostro note que el lo estaba disfrutando…
  • Segundos mas tarde sentí un liquido caliente correr por mis piernas, me empujo haciéndome caer al suelo, me dedico una sonrisa, se acomodo el uniforme y salio satisfecho del salón dejándome con miles de preguntas en la boca.
  • Abbey: Eres un imbecil
  • Susurre con los ojos llenos de lagrimas.
  • *Tiempo Actual*
  • Las luces de colores y el humo le daban sabor al ambiente y combinaban con el rock psicodelico que sonaba desde la consola del DJ, The Brandy Hips sonaba a todo volumen
  • Abbey: Les quedo excelente
  • Felicite a Roca & Vally., El ambiente invitaba a divertirse y festejar.
  • Dylan: Podemos hablar?
  • Sentí una voz a mi espalda me gire y estaba Dylan detrás de mi un tanto sonrojado y cabizbajo…
  • CONTINUARA….
El derrumbe

Estoy arreglando la casa que tengo en la cabeza pero nunca avanzo porque no dejo de checar mi corazón. Hoy intenté limpiar la sala pero cuando la terminé ya se había ensuciado de lo que sentí mientras limpiaba. Ayer intenté lavar los platos pero por más que tallé no logré borrar los labios marcados y las manchas en mi cuerpo por estar sólo frente a la computadora durante cuarenta horas seguidas tallando la grasa de los falsos buenos tiempos que sólo borro con una fibra de amor al presente. En la mañana intenté quitar la ropa sucia arriba de la cama pero algo me jaló dentro de ella y recorrí un agujero de gusano con luces en lugar de colores y la risa de mi madre cortando con tijeras de punta redonda mi cara de sus fotos y la risa de mi madre antes de la pantalla rota que fue nuestra familia y todas las familias que buscan ser una familia y no una manada de extraños intentando no ahogarse en un río entubado con aguas negras aguas verdes aguas magentas en la pantalla rota y multicolor de mi corazón. Le quito la piel de cristal debajo encuentro una piel color mi piel que toco para sentir que toco la superficie de un planeta que descubrirá en el futuro una persona de la que me enamoraría si nuestras vidas hubieran coincidido. Mañana intentaré sacar las cajas del closet pero estoy nervioso porque cada que lo intento me encuentro a un monstruo sonriente con piel de universo que devora mi casa la lleva a una dimensión en donde estoy atrapado dentro del espejo en casa de mis padres antes del derrumbe matrimonial que tuvo tantos muertos los cuales todavía no termino de enterrar y me veo llegar del otro lado del espejo pequeño confundido como cada que me digo la verdad después de haber sido educado para sólo existir con mentiras y me veo al espejo en mi totalidad infantil drogada de fantasías y versiones suavizadas de la realidad en la sonrisa que cepillo de arriba abajo de abajo hacia arriba mientras mi madre me grita algo que no entiendo salgo corriendo y yo, el viejo el que se sana escribiendo todo esto me quedo atrapado en el espejo esperando no sé qué pero la última vez que estuve ahí duré tres años así que he decidido que lo más coherente es dejar de intentar limpiar la casa que tengo en la cabeza para pagarle a alguien más capacitado y que lo haga mientras que yo me quedo tirado en un sillón checando tranquilamente mi corazón.

Fue Un Verano (Capitulo 2)
  • (NARRADO POR JOSH)
  • La música sonaba a mi alrededor y yo buscaba a mi mejor amiga, desde que había bajado del auto le había perdido la pista…
  • Había mucho ruido y muchas chicas hermosas bailaban por el lugar, entre tanta gente termine dándome por vencido y me puse a Bailar con una bella morena de ojos verdes, pero mientras bailaba con ella no dejaba de pensar en Abbey y en lo que podría estar haciendo con el idiota de Dylan.
  • Josh: *Bailando* No eres de por acá o si?
  • Morena: No, soy Mexicana
  • Josh: De vacaciones?
  • Morena: Exacto
  • Josh: *Tomándola de la cintura* Bailas muy bien
  • Morena: Tu no te quedas atrás
  • Pasadas unas cuantas canciones me canse de la morena y la deje bailando, me pose en la barra junto a Frank, Margo & Rochi quienes estaban combinando algunos licores con jugos exóticos y sodas sin azúcar.
  • Rochi: ¿Quien era la morena?
  • Me pregunto mientras mezclaba un poco de Licor de durazno con agua mineral, le dio una olfateada antes de tomárselo de un solo trago.
  • Frank: Cuidado amor, no te llevare ebria a tu casa no quiero que tu madre me mate
  • Frank le acaricio el rostro antes de un cálido beso de novios.
  • Josh: No le pregunte su nombre
  • Respondí sin importancia observando una botella de Vodka de fresa - ¿De donde sacaron tantas botellas?-
  • Pregunte entrecerrando los ojos antes de soltar un bostezo
  • Margo: Dylan, Thomas & Yo las conseguimos.
  • Respondió acariciando mi cabello de forma seductora.
  • Josh: ¿Has dicho Dylan?
  • Pregunte Exaltado, entonces comprendí todo ese tipo lo tenia planeado todo, emborrachar a Abbey para así llevársela ala cama toda indefensa e insegura de si misma.
  • Frank: Si, Dylan se ofreció en conseguir las botellas
  • Me respondió y solté un gruñido entre dientes.
  • Margo: Cual es tu odio hacia Dylan?
  • Me pregunto y Rochi se echo a reír ganando unas miradas matadoras de mi parte
  • Rochi: ¡¡¡¡Por favor Margo!!!!*Hizo una mueca* Sabemos que Josh muere por Abbey desde que se conocen pero no tiene las bolas suficientes para decírselo porque ella muere por el idiota de Dylan
  • Mis mejillas enrojecieron y baje la mirada negando con la cabeza.
  • Frank: ¿Es eso cierto?
  • Poso su mirada sobre mi y Margo salio corriendo del lugar con la mirada por los suelos.
  • Josh: Notaron que Margo se fue?
  • Comente cambiando el tema, apreté los puños y Ambos se soltaron en carcajadas.
  • Rochi: A margo le pasa lo mismo que a ti pero contigo
  • Cuando me dijo eso mi mundo se vino a bajo los observe y fui detrás de Margo, teníamos mucho de que hablar.
  • Carajo!
  • In the Night de The Weeknd sonaba a todo volumen creando un ambiente emocionante y sensual.
  • Ahi estaba yo a su espalda acariciando su cabello teñido mientras ella me confesaba todo…
  • Nos encontrábamos en un rincón de la terraza muy bien iluminado por la luna y las luces neón.
  • Margo: No tienes que inventar que tienes una novia*Se seco una lagrima*Yo se que lo dices porque yo no tengo lindas piernas, ni senos enormes, ni uso gafas hipsters, ni tengo labios gruesos,ni un trasero bien moldeado, ni hueco entre las piernas, yo no soy una poeta, yo no soy ella
  • Le seque una lagrima y le dedique una sonrisa.
  • Josh: Yo no lo dije por Abbey*Acaricie sus mejillas* En realidad tengo una novia, se llama Megan
  • Por un segundo volví a pensar en Megan, nunca eh entendido porque es mi novia si por ella no siento algo serio
  • Josh: Margo, eres una chica increíble
  • Ella me miro a los ojos, esos enormes ojos que te sacan un suspiro a la primera.
  • Margo: Si, pero yo no soy Abbelle
  • Baje la mirada y una sonrisa de tonto se dibujo en mi rostro era cierto nadie se compara con Abbelle, Con ella estoy pagando mi karma porque cuando ella me confeso que yo le gustaba deje de hablarle hasta hace algunos meses pero ya era tarde , ya estaba perdida por Dylan, Ese idiota de cabello bonito y sonrisa de plástico
  • Josh: Que viste en mi?
  • Ella me tomo de las manos y nos levantamos, se acerco a mi y empezó a besarme, sabia que estaba mal pero la imagen de Dylan tocando a Abbey me invadió la mente y me deje llevar por la envidia no me dieron ganas de detenerla, al contrario la aferre a mi y la sujete de la cintura besándola de la forma mas apasionada nunca antes experimentada.
  • Mis manos se posaron en su trasero ese enorme trasero, me estaba volviendo loco, la música sonaba a todo volumen y las luces de colores no eran de mucha ayuda, Sus brazos rodeaban mi cuello y su pierna izquierda rodeaba mi cadera acercándose mas y mas a mi miembro fue tanta la excitación que una de mis manos se poso en su feminidad y ella no lo impidió, soltó un gemido en mi oido, pero me di cuenta que estaba actuando mal estaba actuando como Dylan, si yo no sentía nada por Margo no iba a jugar con ella y no iba a dejarme llevar.
  • Josh: Para!
  • Me detuve y ella se separo de mi sonrojada
  • Margo: *Sonrojada* Que hice mal?
  • Me pregunto apenada y le dedique una sonrisa negando con la mirada.
  • Josh: Nada, solo que esto no esta bien Margo
  • Le di un beso en la mejilla y la deje ahí con muchas preguntas en su boca.
  • Es cierto que yo no soy un santo, pero no soy lo suficientemente hijo de puta para jugar con una mujer, si quiero viajar a otra galaxia tengo a mi querida hierba de bolsillo.
  • La fiesta continuo y todos estaban fuera de control, la música estaba cada vez mas fuerte, muchos gritos y sudor por doquier toda una locura.
  • El reloj marcaba las 23: 49 y yo buscaba como un desenfrenado a Abbey, supe que Margo después de lo ocurrido se fue a su casa mañana lo aclararía todo para que no se confundiera mas.
  • Todo transcurría normal lo típico en una fiesta de adolescentes sin adultos todo bien hasta que Nece & Roca llegaron sujetando a Abbey un tanto inconsciente, sus ojos estaban cerrados y reía en voz baja como desesperada no podía ni sostenerse, su ropa estaba vomitada y lucia fatal con el maquillaje corrido pero aun así yo la encontraba hermosa.
  • Borre mi cara de bobo para tomar enserio la cosa
  • Josh: ¿quien le hizo esto?
  • Pregunte desesperado mientras la tomaba en brazos
  • Nece: La encontramos en el baño
  • Respondió nerviosa y algo temblorosa
  • Roca: Estaba vomitando mientras lloraba, tiene por lo menos 6 tachas dentro
  • Al escuchar eso por parte de Roca mis ojos se abrieron como platos y abrace a mi amiga con mas fuerza
  • Vally: ¿Que esta pasando aquí?
  • Pregunto mientras llegaba con un trago en mano
  • Josh: Drogaron a Abbey
  • Respondí alterado
  • Nalda: ¿Esta todo bien?
  • Llego Nalda de la mano de Abraham y al ver a Abbey en esas condiciones se soltó en llanto
  • Nalda: ¡¡¡¡FUE DYLAN VERDAD!!!!
  • Abraham intento controlarla pero fue en vano, todos estábamos dándole aire y Roca llamo emergencias.
  • Dylan: ¿De que me perdí?
  • Al escuchar a Dylan me gire para irme sobre él a golpes, saque mi bestia interior
  • Josh: ¿COMO PUDISTE HIJO DE PUTA!?
  • No controlaba mis puños y Thomas me separo de él
  • Tommy: Tranquilo viejo, Dylan no fue estuvo conmigo todo el rato bebiendo y bailando un poco
  • Me acomode la camisa sin antes darle una patada en los bajos a ese gilipollas
  • Nece: Si Dylan no fue, ¿entonces quien?
  • Pregunto desesperada
  • Vally: Ni idea, es el unico hijo de puta que se me ocurre
  • Roca: Es que Dylan siempre tiene la culpa de todo lo que le pasa a Abbey
  • Josh: Pues este idiota no fue
  • Dylan: ¿De que están hablando?
  • El estaba confundido no sabia lo que estaba pasando.
  • Nalda: *Desesperada* Drogaron a Abbey, idiota!Respondió sujetando las muñeca caídas de Abbey
  • Frank: Seguros que no fueron los latinos?
  • Rochi: ¿Quien invito latinos?
  • Roca: Algún problema?
  • Me encamine ala barra y me tome un trago, regrese con los demás y llego emergencias para llevársela Nalda,Vally,Roca,Rochi, Frank & Yo subimos ala ambulancia con ella y le encargamos a Nece que le informara a Michi y de favor la llevara a casa.
  • La noche seria muy larga.
  • Abraham: Te veo después Nalda.
  • Nalda: Yo te aviso amor
  • Josh: Sin cursilerias...
  • Tome el rostro de Abbey y lo acaricie, que si algo le pasaba me mataba a toda España!
Amaneceres en reserva

Sacar la cabeza del fango,
esa es mi eterna lucha,
robos con violencia,
locura esnifada por gramos,
otra vez a compartir ducha,
agujero negro,
alma de perro,
mente torcida y
en efervescencia,
noches pintadas a rayas y
amaneceres en reserva,
me he hecho amigo
de dos botellas de whisky
y la cosa ha terminado
en pelea,
brillo metálico,
puñalada certera,
me conozco el viaje,
luces de colores,
el asiento de atrás
del coche patrulla…

Pero, maldito hijo de puta,
para que llore mi madre,
llora la tuya…


- Javier López Píriz