losdiasquetedebo

Quería contarte algo como un secretó: Te quiero.
Pero no un te quiero para no odiarme a mí mismo.
Tampoco un te quiero para quererme contigo,
un te quiero para quererme por ti.
No un te quiero de ropa por el suelo,
ni de cielo sin tu boca,
ni de boca para fuera.
Un te quiero desde dentro y hasta el fondo.

Un te quiero de verdad,
de los de duele.
De familiarizar nuestras formas.
Un te quiero con carencia de equipaje,
no sé si me entiendes.
Sin viaje de vuelta,
a no ser que la vuelta
sea volverme contigo.

Un te quiero de quedarme
y que te quedes,
de cicatrices a besos.
De resbalar por la espalda
y columpiar por la nuca.

No un te quiero de tu miembro en la boca
(aunque también).
No un te quiero de fóllame hasta tu alma
(pero ojalá).
Un te quiero de vestido estás más guapo
Quería contarte algo como un secretó: Que te quiero
pero he pensado que mucho mejor que decírtelo
va a ser conseguir que tus ojos lo vean.