los yankees

Quiero respirar tu fuego, despacito,
deja que te diga cosas al oído
para que tu acuerdas si no estas conmigo.
Quiero desnudarte a besos despacito,
firmar las paredes de tu laberinto
y hacer de tu cuerpo todo un manuscrito.
—  Luis Fonsi

anonymous asked:

"Bieber introduced latinx rhythyms into america" eh, donde? Sera que no puedes leer por lo pendejo que eres, querido anonimo, en pensar que antes de este gringo feo no habia nadie en los yunaites que podria enseñar a la gente musica latina? Sera que me imagine Ricky Martin y toda la cuerda de Latinxs aqui que hacen musica? 😂😂😂😂 a los mods, ustedes hacen biem su trabajo

First of all to the anon that said Justin Bieber introduced America to latinx rhythms. YOU’RE FULL OF FUCKING SHIT! Choke you uncultured swine. That gringo didn’t introduce shit. Get your head out of your ass estúpido. Tú eres ignorante.

LOL. What the fuck @ that annon saying JB introduced Latinx rhythm to America. Like are they for real? What a joke.

yunaites me mué

Ricky Martin? Más bien Ricky Marquién. Shakira? Una inju cualquiera. Daddy Yankee? No lo conozco. Quién es el tal Chayanne? Y ese “Pitbull”? Que esos no eran perros? 

Y ni hablar de todos los músicos latinos nacidos en EEUU o inmigrantes que hicieron su carrera allá con música inspirada en la de su tierra, pff. Además de todos los que son súper exitosos acá pero que no son tan conocidos quizás en otras partes (Calle 13, Luis Miguel, Lali, Don Omar, Soda Stereo, Thalia, Juanes, Maná, Arjona, Carlos Vives, otros más clasicos como Rubén Rada, Celia Cruz, Gloria Estefan, etc). 

NINGUNO necesita que un yanqui gil pendejo culo sucio les haga promo.

Mod A.

January 19, 1972

At the age of 36 years and 20 days, former Dodger pitcher Sandy Koufax, who placed himself on the voluntarily retired list because of an arthritic left arm in 1966, becomes the youngest player to be elected into the Hall of Fame. Also getting the nod from the baseball writers are Yankee legend Yogi Berra and Early Wynn, a 300-game winner.

Me sigo acordando cuando escuché por primera vez el tema “Latinoamerica” de Calle 13. Y entre tantas otras cosas me di cuenta que, más allá de manejar tan bien el inglés como el español, me siento latino. Lo soy. Soy tan latino como estos suelos. Y “el que no quiere a su patria, no quiere a su madre”. Entonces aprendí.

Todos se quieren ir. Todos se mueren por largarse de este “pueblo sin piernas pero que camina”. Todos se quieren ir al norte, a la otra punta del continente o bien lejos al este. A las grandes ciudades, a los edificios, a las artes elegantes. Pero yo creo que acá hay más. Creo que todas las culturas son muy llenas, pero por ser de donde soy, nada se compara con la mía. Nada late tan fuerte como esta. Es hermosa. Es tan hermosa. Explotada, golpeada, torturada, cortada, robada, saqueada, violada y desangrada. Pero es hermosa. Somos la América de verdad, no los gringos. América es el nombre de todos unidos, y no somos el patio trasero de los yankees. Somos “mano de obra campesina para tu consumo”. Así nos ve el mundo por ser latinos. Y duele. Así que no te vayas. Quedate. Porque esta es tu casa. Recorrela, amala, VIVILA. Y si te tenés que ir, andá, pero volvé después de un rato para oler el café y el asado. Volvé y enamórate otra vez de esto que dejaste. Volvé porque nadie te va a amar tanto como éstas tierras que pisaste descalzo de chico.

—  Giancarlo Di Nardo
Aprilfest is here!

¡Se sentía de nuevo en Alemania! O todo lo cerca que podía estar de imaginarse estar en su tierra natal… Los yankees no lo hacían mal pero aún no tenía el encanto de los Oktoberfest de Munich. Sonrió y aunque lo primero que hubiera hecho es lanzarse a beber litros de cerveza, decidió que su primera parada sería la noria colocada en la zona de las atracciones.

Antes, sin embargo, hizo una parada por el puesto de bebida y se hizo con una cerveza… Solo para hacerle más ameno el rato de la cola. Dio un sorbo, colocándose el último. -¡Eh! Alzó la voz al poco, lo suficiente alto para que todos en la cola lo pudieran escuchar y empezó a avanzar sin vergüenza alguna hasta que creyó ver a alguien más que iba solx. -¿No habíamos quedado que nos subiríamos juntos?