los otros cuentos

Me gustan tus brazos, con todos esos tatuajes que no entiendo pero que muero por saber la historia detrás de cada uno. Me gustan tus piernas bien tonificadas. Tu espalda ancha y musculosa. Tambien me gusta tu caracter y forma de ser. Tus chistes, que todos dicen que son malos, pero a mi me encantan y siempre los cuento a otros. Me gustan tus manos, son grandes y son perfectas con las mías, aunque jamas las haya tocado, se que van a encajar perfectamente. Cariño me gusta cada cosa de ti y se que tienes imperfecciones pero para mi eso te hace perfecto.
—  Te-amo-de-todo-corazon.

“Le quiero más de lo que se merece que le quiera. Esa es la conclusión principal que extraigo tras estos meses de idas y venidas, de indecisiones, de dudas, de sonrisas, de creer que me podría comer el mundo y de sentir que, después de todo, nada tiene sentido.
Lo que más me afecta es probablemente la certeza. Esa que apareció un buen día, de repente, y que me ha acompañado, y acompaña, desde entonces. La certeza de saber que sí, que era él y no otro, que los cuentos de hadas existían y que mi intuición no me había fallado. Era él. Lo sentía. Como sentía, y sabía, que al día siguiente volvería a salir el sol. Como sentía la sangre en mis venas. Así, sentí que era él. Y ahora me siento idiota. Por creer en aquello, por haber permitido que surgiera, por tomarme tan en serio. Ahora me siento estúpida, algo estafada y triste.
Vendrán otros, dicen. Eso sí, la próxima vez tienes que ser borde, quererte más, no darte tanto, hacerte de valer. La próxima vez. ¿Qué próxima vez? Si todo aún es él, aunque no lo merezca. Aunque no lo quiera. Aunque no lo sepa.
Vale. Próxima vez. Ser borde. No dejarse situar en la zona de amistad, esa que les ofrece salida fácil. Ya sabéis:” te aprecio tanto como amiga que no quiero perderte y si seguimos adelante, te haría daño. Estoy seguro, créeme, te estoy haciendo un favor.”
Pero, ¿dónde estaba todo eso en la época de los mensajes de madrugada, de las promesas, de los planes, de los viajes soñados? ¿Dónde estaba el recelo, el no me quieras, el esto no es lo que parece? ¿Por qué el engaño? ¿Tanto tienen que entregar, o decir que entregan, a cambio de un polvo? ¿Tan poco valen las palabras? ¿Tan fácil es mentir?
Y me siento como el perro del anuncio.“Yo nunca lo haría”.
O a lo mejor, sí, y me estoy haciendo demasiado la víctima. A lo mejor soy una quejica insufrible, una agónica enamorada del amor, una intensa atrapada en un cuerpo de solterona a la que nunca han querido bien. Tal vez es cierto, que me he pasado y le he agobiado. Normal que escapara. Encima que, pobre, me quiere y todo como amiga. No soy digna. Y no me sale ser borde.
Pero entonces recuerdo la certeza. Y me veo a mí misma con los ojos de los que me quieren (de verdad). Y siento que el equivocado es él. Yo al menos lo supe, lo sentí y lo disfruté durante algunos instantes. Escasos, escurridizos, casi inexistentes. Pero ahí está. Ahí está lo que fuimos. Ahí está lo que hubo. Lo que él (se) niega.
Volverá, dicen. No, no va a volver, digo yo. Y no se trata de un mantra que me repito para dejar de esperar lo que en el fondo espero que ocurra. Sé que no va a volver. Esta es otra certeza que tengo desde hace pocas horas, desde ese último y civilizado encuentro, en el que él me miraba y no me veía y yo lo miraba y quería besarlo. No, no va a volver. Y sé también que dentro de un tiempo lo agradeceré, curaré heridas, pasaré página y me avergonzaré, profundamente, de estas letras mal juntadas destinadas a quien no las merece.”

Piscis eres otro cuento, lo sabes:

Piscis, aunque a muchos les joda, es y será siempre alguien grande, es creativo, espontáneo, natural, se puede hablar de cualquier tema con ellos, y sí, también es un poco genuino. ¿Cómo no vas a amarlo? ¡Son adorables! Aquí sólo se admiten pececillos, son los únicos que podrán entender este listado de cosas…

Confías en tu instinto, mucho, porque pocas veces te ha fallado

A veces, eres incapaz de explicar exactamente por qué te fías, parece que todo va en una dirección y tu intuición te dice que vayas por la otra, parece como si te estuviera diciendo que arriesgues, que vas por buen camino, y al final le haces caso, y al final, aciertas. No hay fallo. Es una decisión que al principio puede salir cara pero después te das cuenta de que no podía haber sido mejor tomada.

Sientes las cosas más profundamente que cualquier signo del Zodiaco

Emociones a la vez que te vuelven loco muchas veces, amar, odiar, rabiar, ser feliz, gritar, pelear, sonreír… A menudo es una locura para ti, quieres sujetarlas, controlarlas, encerrarlas y a veces no saber nada más de ellas por un largo tiempo, pero eres Piscis amig@, es algo con lo que tendrás que vivir. Saca la parte positiva de todo esto, NADIE podrá sentir lo que tu sientes cuando estás enamorado, cuando estás contento, cuando disfrutas… Nadie puede llegar a tu nivel.

Sabes escuchar, por eso los demás se acercan tanto a ti cuando tienen un problema

Tú encantado pero joder, las cosas como son, a veces piensas por qué no podrías ser a revés también. Es un poco frustrante no parar de escuchar a otros y sobretodo, y sin quererlo, hacer de sus problemas los tuyos. No puedes evitarlo, eres capaz de ponerte en la piel de los demás, pero literal, a veces, hasta acabas tú peor que el que tenía el problema…

A veces te deprimes, mucho, y ahí si necesitas ese hombro donde desahogarte, esa mano que sujetar, esa compañía que te de ánimos porque si no, te encierras en ti mismo y no hay quien te saque. Por momentos dejarías todo, mandarías a la mierda cualquier proyecto que tuvieras, empezarías de cero lo que fuera, pero es en el momento Piscis, después todo cambia, las cosas comienzan a ponerse en su lugar, lo piensas fríamente y lo que mandas a la mierda es lo que te hace daño en tu vida, sin más.

No puede soportar el estrés, te puedes llegar a enfermar cuando te ves en un ambiente demasiado estructurado, haces las cosas mucho mejor a tu aire, eso de que te mande alguien es un poco incómodo y sobretodo si lo hace de malas maneras. Hay que dejar que Piscis se explaye, que imagine y que cree. De ahí pueden salir las mejores ideas del mundo. Y es en serio…

Deberían considerar tu tolerancia como una virtud muy grande, ¿no se dan cuenta de que podrías ser alguien estúpido que no pasara por alto nada? Mira, demasiado bueno eres muchas veces, demasiada “paciencia” tienes con algunos, demasiado tragas… Y sí, demasiados pocos rencores guardas para todo lo que podrías tener dentro. Por favor, que no se pasen…

Ser Piscis puede ser difícil, pero en el fondo, está muy bien…

Intentas ver la vida siempre desde tus cristales de color de rosa. Vale, muchos te tachan de soñador, dicen que vives en un mundo que no es el real, dicen que deberías bajar de las nubes, pero ¿por qué? ¿acaso haces daño a alguien? Por favor, que vivan sus vidas como quieran pero que no critiquen la de los demás, si eres feliz así, ¿por qué tienen que venir a tocar los ***?

Te encanta perderte en lo desconocido, para ti la vida es una gran aventura y quieres vivirla de forma espontánea, lo que surja, lo que el cuerpo te pida, lo que sientas. Eso de que todo esté marcado por normas, por reglas, por cosas que se “deben hacer” lo llevas fatal. Si vives tan intensamente es porque te gusta sentir que cada paso que des hoy lo recordarás mañana como algo vivido, como algo aprovechado.

A veces, ves con demasiada claridad esos detalles que otros pasan por alto. Y mira que hay veces que te gustaría no verlo… Pero bueno, en parte te viene bien, para muchas cosas casi es como una bendición, porque lo ves venir y te ahorras disgustos innecesarios, para otras, es una decepción, porque intentas pensar que no puede ser como tú lo estabas viendo, pero al final, acaba siendo como tú ya sabías que sería. En fin…

Si algo no te gusta, si no estás enfocado al máximo, si no hay interés, lo siento, pero te vuelves perezoso al máximo. En la vida tienes que tener esa especie de chispa para hacer las cosas, no puedes hacer algo simplemente por hacerlo. No puedes presumir de tener mucha concentración hacia nada, así que, si encima no te gusta lo que haces… Mal vamos…

La mayor parte del tiempo prefieres dejarte llevar por la vida y por todo lo que te ofrece, los planes demasiado premeditados mejor se los dejas a otro. ¡Hakuna matata! ¡Vive y deja vivir, vive y sé feliz! ¿Verdad Piscis?


Originally posted by littlebird0111