los fundamentalistas del aire acondicionado

Ya sufriste cosas mejores que éstas 
y vas a andar esta ruta, hoy, 
cuando anochezca. 
Tu esqueleto te trajo hasta aquí 
con un cuerpo hambriento, veloz 
y aquí ¡Gracias a dios! 
uno no cree en lo que oye. 
Angel de la soledad 
y de la desolación 
preso de tu ilusión vas a bailar, 
a bailar… bailar. 
Es tan simple, así 
(no podés elegir) 
Claro que no siempre, ves? 
resulta bien 
Atado con doble cordel 
(el de simular), 
no querés girar maniatado, 
querés faulear… 
y arremolinar. 
Medís tu acrobacia y saltás. 
Tu secreto es: 
-La suerte del principiante 
no puede fallar.- 
Alguna vez, quizá, se te va la mano 
y las llamas en pena invaden tu cuerpo 
y caés en manos del Angel de la Soledad 
y él ¡Gracias a dios! 
tampoco cree en lo que oye. 
Angel de la soledad 
y de la desolación 
preso de tu ilusión vas a bailar, 
a bailar…bailar.

No lo soñé...

…lo viví. El sábado pasó el mejor recital y probablemente una de las mejores experiencias de mi vida. Más de 170.000 almas unidas por un mismo amor, la misma pasión, dejando atrás toda diferencia ideológica, de clases, o lo que sea. Mágico. 
Barro hasta las rodillas y mucho cansancio, pero el doble de emoción. Miradas cómplices con gente que ni conozco, las mejores charlas. La peregrinación, la previa. Y se apagaron las luces (y se me paró el corazón). El Indio Solari y los Fundamentalistas del Aire Acondicionado daban comienzo a una nueva Misa, y aparecieron ellos… “tres queridos amigos”, y sólo pedimos que se vuelvan a juntar.
Esa noche se escucharon nuestras remeras, cantos y llantos de felicidad. Dos horas que parecieron un instante que nunca voy a olvidar (no pueden borrar mis recuerdos). Miles de sensaciones con cada canción, pogo, palabra, que fueron inexplicables
En fin, me fui del Templo de Momo ansiosa por volver. Es indescriptible lo que genera este pelado. “Gracias por tanta fidelidad… cada vez somos más”. 
El infierno estuvo ENCANTADOR! que salga el Indio, y todo el año es carnavaaaaaaaaaal!

youtube

La suerte del principiante no puede fallar