los fuertes

Se que has llorado muchas veces, se que te has preguntado mas de 10 veces que sera de ti, de tu vida… Se que has ido a la cama con el pensamiento de no querer despertar, se que quisieras de vuelta a tu vida a alguna persona, al menos para darle un ultimo abrazo. Se que tu corazón se detiene muchas veces y es cuando no sabes que hacer ni que sentir, sientes no poder respirar, olvidas como salir adelante y te pierdes dentro del laberinto que tu mismo dibujaste; no sabes quien eres, los demás te hacen olvidar que quieres. Cuando consigues sentirte bien con tu cuerpo escuchas una simple palabra que te hace volver a odiar tu reflejo, y tu cabeza se llena de odio, no puedes pensar con claridad, solo quieres hacerle daño a los demás, pero no puedes, entonces te haces daño a ti mismo… Ocultando lo bueno de ti y solo mostrando negatividad en un día gris; cuando piensas que tienes todo bajo control, todo se descontrola. y es así, lo se, no porque te conozco bien, sino porque también me sucede, no solo a nosotros, a muchos mas. Pero, no pasa nada, no estamos locos, estamos mas cuerdos que aquellos que dicen ser feliz siempre.
Y no te preguntes que será de tu vida, solo deja que pasen los días, vive día a día. No te preocupes, tarde o temprano encontraras la alegría que tanto has estado buscando todos estos días.
—  Abril michelle.
México, te han golpeado los huracanes más fuertes de la historia, te han golpeado terremotos terribles en los últimos días, te han gobernado incompetentes que solo se han dedicado a saquearte, y a pesar de todo, siempre encuentras la manera de seguir de pie... fuerza México, una más no te va a detener!
Creemos que sabemos quienes somos pero no es así, no hasta que nos ocurre algo malo y es entonces cuando nos damos cuanta de que no somos ni tan fuertes, ni tan inteligentes, nos damos cuenta de que cometemos errores y entonces solo hay que aprender de ellos y ser fuerte, porque esa es la única realidad de nosotros.

Nunca me sentí solo. He estado en una habitación y he tenido impulsos suicidas. He estado deprimido, me he sentido horrible más allá de lo descriptible, pero nunca pensé que una persona podía entrar a una habitación y curarme. Ni varias personas. En otras palabras, la soledad no es algo que me moleste, porque siempre tuve este terrible deseo de estar solo. Siento la soledad cuando estoy en una fiesta, o en un estadio lleno de gente vitoreando algo. Citaré a Ibsen: “Los hombres más fuertes son los más solitarios”. Nunca pensé: “Bueno, ahora va a entrar una rubia hermosa y vamos a tener sexo, y me va a lamer las pelotas, y me voy a sentir bien”. No, eso no iba a ayudar. ¿Has visto cómo piensa la gente común?: “Guau, es viernes por la noche, ¿qué vamos a hacer?, ¿quedarnos aquí sentados?”. Bueno, sí. Porque no hay nada allá afuera. Es idiotez. Gente idiota mezclándose con gente idiota. Que se idiotizan entre ellos. Nunca tuve la necesidad de lanzarme a la noche. Me escondía en bares porque no quería esconderme en fábricas. Eso es todo. Les pido perdón a los millones de personas que habitan ahí fuera, pero nunca me sentí solo. Me gusta estar conmigo mismo. Soy la mejor forma de entretenimiento que puedo encontrar.

Charles Bukowski

Los mejores sentimientos en el mundo son una ducha caliente, la primera mordida de una comida cuando tienes mucha hambre, los abrazos muy fuertes, ir a la cama luego de un día muy largo, los besos en la frente, y despertarse en la mañana sintiendo que dormiste lo suficiente.
El amor está ahí.
No lo ves porque no querés.
Porque tenés una idea hollywoodense de lo que es.
No es la historia de hora y media que te venden en el cine.
Es el abrazo que te daba tu mamá todas las mañanas antes de ir a la escuela.
Es el consejo que te compartió tu papá sobre la adolescencia.
Es la complicidad que tenés con tus abuelos cuando te dan regalos en contrabando.
Es contemplar un atardecer con tus amigos, con la panza adolorida por tanto reír.
Es tu mascota recibiéndote en tu casa luego de un día largo.
Es querer hacer sonreír a quienes han sido importante en tu vida.
Es ayudar a quien lo necesita. Escuchar a quien necesita desahogarse. Es la paz que vas encontrando en vos mismo, cuando vas descubriendo las cosas que te hacen bien.
—  Juego de palabras