lo sepa

we-lemon-blr  asked:

Parece qué las personas tienden aburrirse de mí ¿Algún consejo?

No te encariñes rápido de nadie, hazlo de alguien que sepa quedarse lo suficiente como para intentar conocerte bien, no solo a medias 

No me entiendo. Te recuerdo y te trato de olvidar, pero sé que eres inolvidable, te perdoné errores imperdonables, me decepcioné de ti cuando pensé que jamás me decepcionarías, aunque reconozco que yo también te decepcioné. Reí, aunque no tenía ganas por el simple hecho de verte feliz, te hice juramentos en los que no estuve dispuesto a cumplir y otros en los que puse todo mi corazón para que fueran verdad. Fui feliz contigo, aunque no sé si tú fuiste realmente feliz conmigo y por eso lloré mil veces escuchando música, aunque nunca te diste cuenta. Son de ese tipo de canciones con las que te desahogas y te hacen desconectar. Siempre te escribía frases cursis y tontas para tratar de hacerte feliz cando no te tenia a mi lado, tengan o no sentido, siempre espere lo mismo de ti, pero nunca fue así. lo importante es que yo me sentía a gusto escribiéndote, aunque tú no hicieras lo mismo. Admito que me encantaba verte y sobre todo ver tu mirada, aunque tu mirada siempre parecía perdida, mirando un punto fijo, nunca supe diferenciar si en esos momentos estabas conmigo o si estabas en algún pensamiento que creaba tu mente, pero a pesar de eso siempre disfrute de tu compañía. Perdí la cuenta de cuantas veces te llamé por teléfono sólo para escuchar tu voz. Y sabes, nunca tuve miedo de perderte, pero de todas maneras terminé perdiéndote igual.
—  Ismael R. 
Quiero decirte que me gustas, me gustas muchísimo, desde la primera vez que tuve la oportunidad de hablarte, de verte a los ojos. No quiero agobiarte con lo que siento, sólo quisiera que lo sepas, no espero una respuesta o alguna señal, sólo queria sentirme libre de decirlo, y lamento mucho haberme aferrado a ti, es algo que no puedo controlar. Lo siento, te quiero. Adiós.
—  Odalis Garcia C.

En este momento te escribo para decir lo mucho que me importas, aunque tú no te des cuenta y tampoco me mires, quería que supieras que yo cuando te veo simplemente me derrito. Y aunque se que tu no sientes lo mismo, Solo quería que lo supieras.

Me gustas mucho, Adiós.

—  Ismael R.

Tú no lo sabías, pero yo suspiraba por ti. Cada día esperaba con ansias contenidas el verte de nuevo, mirándome con esos ojitos que me volvían loco, tú me mirabas y sé que esos ojos me gritaban más de lo que yo mismo podía descifrar. 
Nunca te lo dije, pero eras asombrosa, pusiste de cabeza mi mundo sin siquiera pretenderlo.
Llegaste un día, y me marcaste  para siempre, fuiste la sorpresa y coincidencia que muy dentro de mí deseaba, y que un día después de tantos años se hizo realidad.
Eras fuente de alegría siempre, amaba tu entusiasmo, las ganas que le ponías a todo, el empeño con el que siempre luchabas.
No te lo dije, pero me enamoré de ti, me enamoré de tus gestos al hablar, y de la manera en la que me mirabas, me enamoré de la manera en la que me hacías sentir, porque no sabía que se podía sentir tanto en un segundo.
Nunca te lo confesé, por idiota, por cobarde o por miedo a que fuera tan correspondido que no fuera posible.
Tú nunca lo supiste, pero el día en que te fuiste mataste algo de mí, fuiste la lección más preciosa con la que pude toparme, y también una de las más dolorosas.
Te fuiste un día, así sin más. Te despediste de mí y me abrazaste como si no hubiera futuro, aunque lo hubo, aunque no fuera el futuro juntos que deseábamos.
Tal vez jamás leas esto, o tal vez jamás sepas que lo escribí, pero esta es la carta de despedida que siempre quise hacerte, pero que no hice. O al menos, que jamás te entregué.
Fue el destino, la vida y la jodida suerte más precisa la que te trajo a mí, o la que me llevó hacía ti, de cualquier manera dejaste algo en mí que será por siempre inolvidable.
Yo sé que no te dije tantas cosas, y me arrepiento, pero nunca olvides, que el amor tan intenso y prohibido que vivimos, jamás se podrá borrar, ni de mi mente, ni de la tuya.


El deseo de un soñador.

—  La sinfonía del alma.
No tenés idea del miedo que tengo de perderte, de que llegue un momento en el que decidas alejarte de mí, y saber que me voy a quedar ahí, con la impotencia de saber que no podré hacer nada para detenerte. “Si una persona quiere irse, déjala” dicen, y supongo que tienen razón, sé que es así. Me aterra pensar en que puede llegar un día en el que todo se termine, el tener que despertarme una mañana y no tener un mensaje tuyo, o no tener el derecho de escribirte un “buenos días, mi amor”. Tengo miedo de que los años pasen y yo me encuentre ahí, besando otra boca, y recordando la tuya, porque tengo claro que de vos no me olvidaría ni con el peso de los años. Te quiero más que a nadie en éste mundo, y aunque no lo sepas, o quizás yo no lo sepa demostrar, sólo tengo ojos para vos, mi amor. No hay nadie en éste planeta que me parezca más lindo que vos, y no hablo sólo de lo físico. Aunque ciertas veces la locura se apodere de tu ser, vos sos perfecto para mis ojos. Porque si te quiero, te voy a querer incluyendo tus malos ratos, tus celos, tu locura, tus gritos. Todo lo malo, y lo bueno, sin dudarlo. Amo todo de vos. Y en serio, tengo muchísimo miedo de perderte.
No busco a nadie extraordinariamente guapo, solo alguien con quien sentirme segura, que me haga reír, que entienda porque hago las cosas y sobretodo que me entienda a mi, que si me hago daño que sepa porque lo hago y no busque juzgarme, que no me hiera verbalmente ni físicamente, que me ame exactamente como soy, que sea mi amigo, que me sienta tan bien con el que no quisiera alejarme nunca, porque sabría que mi lugar es con esa persona, que cada vez que lo bese sienta algo tan especial, que me haga buscar esos labios una y otra vez, que no me canse de mirarlo que cada vez que lo haga sienta que lo amo aún más, que me de nervios cada vez que lo vea. Que nunca se aparte de mi lado… O tal vez solo busco felicidad.

-Rocio F.G

Por favor, ahora que estas con ella
Enamorate de su sonrisa, esa que cuando estés triste la recordaras sin remedio.
Enamorate de sus cejas y la forma en la que se despeinan cuando se agarra la cara.
Enamorate de su carita triste, para que valores su rostro cuando este feliz.
Enamorate de su lunar en la clavícula que tanto le encanta
Enamorate de sus muslos con marcas, que como yo, ella, cree que son adorables.
Enamorate de ella cuando este molesta, es el único día que podrás observar la erupción de un volcán en tu cara.
Enamorate de como camina, y el balanceo que lleva en su andar. Jamás te burles de eso.
Enamorate de su columna y no preguntes que le paso, es que es una sirena que salio del mar en busca de un amor y le da vergüenza decirlo.
Enamorate de ella cuando tenga gripe, y que te encante su nariz que se pone rojita y sus labios también.
Eamorate de ella mientras cocina, porque si haces todo bien, mientras lo haga ira corriendo a darte besitos, porque no soporta estar tanto tiempo lejos de ti.
Enamorate de ella cuando vayan agarrados de la mano y comience a sudarle, se pone nerviosa cuando esta con la persona que quiere demasiado.
Enamorate de su risa tan contagiosa e inocente
Enamorate de su mirada, si ves bien de cerca podrás notar el azul océano que esconde
Enamorate de sus celos, sé que a veces pueden sacarte dequisio y te parecerán ridículos, pero créeme es la manera mas linda en la que ella te esta diciendo “por favor quédate conmigo”
Enamorate de ella cuando este con su gata y de su gata, porque será tu primera competencia en su amor, y te conviene que su gata te quiera y ella lo sepa.
Enamorate de la luna, pues a ella no le gusta  los astros diurnos, le gusta la noche como a muchos pero para estar en soledad.
Enamorate de ella día a día en cada insignificante cosa que haga, créeme un día necesitarás acordartelas, le encanta cuando siente que le prestas atención.
Enamorate de ella, y no olvides abrazarla muy fuerte en los primeros días de octubre, aun quizás no comprendas, pero es un mes triste, pues le falta el único verdadero hombre en su vida, su papá.
Enamorate de su calendario y la forma en la que saltea los lunes porque le causan náuseas.
Enamorate de ella y ten paciencia con su mamá, te hará de todo, no miento ¡de todo! desde brujería, te pasara el cuy, te hará romper hilos, te dará amuletos de la suerte y quizás hasta te hable de cosas que no creas pero debes escucharla, porque es todo lo ella tiene y no puedes fallarle.
Enamorate de ella aún cuando la veas con ropa de otro chico, tranquilo campeón son de sus hermanos, y le gusta la ropa suelta.
Enamorate de su letra y de sus besos que duran hasta 20 missisipis.
Y si con todas estas pistas, no logras enamorarte, aléjate.
Porqué quién al verla no queda flechado, no la merece.
—  Brenda Ramírez. ~ Carta al que esta en mi lugar,