literatura

No podría decir qué momento, qué lugar, qué mirada o qué palabras sirvieron de base. Hace ya demasiado tiempo. Lo que sí sé decirte es que para cuando me di cuenta ya estaba metido hasta el cuello.
—  Orgullo y prejuicio
Allí donde otros exponen su obra yo sólo pretendo mostrar mi espíritu.
Vivir no es otra cosa que arder en preguntas. No concibo la obra al margen de la vida.
No amo en sí misma a la creación. Tampoco entiendo el espíritu en sí mismo. Cada una de mis obras, cada uno de los proyectos
de mí mismo, cada uno de los brotes gélidos de mi vida interior expulsa sobre mí su baba.
Estoy en una carta escrita para dar a entender el estrujamiento íntimo de mi ser, tanto como estoy en un ensayo exterior
a mí mismo y que se me presenta como una indiferente incubación de mi espíritu.
Sufro que el Espíritu no halle lugar en la vida y que la vida no se encuentre en el Espíritu, sufro del Espíritu-órgano, del Espíritu-traducción o del Espírítu-atemorizante-de-las-cosas para hacerlas ingresar en el Espíritu. Yo dejo este libro colgado de la vida, deseo que sea masticado por las cosas exteriores y en primer término por todos los estremecimientos acuciantes, todas las vacilaciones de mi yo por venir.
Todas estas páginas se arrastran en el espíritu como témpanos. Perdón por mi total libertad. Me niego a hacer diferencias entre cada minuto de mí mismo. No acepto el espíritu planeado.
—  Antonin Artaud. El Ombligo de los Limbos
Quando alguém vai embora, você é apenas mais um pedaço das cicatrizes do tempo. Da vida. Não é sobre amar, quando na verdade, o que parecia curar tornou-se ácido sobre suas veias. Amor é a única coisa no mundo que não machuca, mas faz sorrir em vez de chorar. A única certeza é olhar um espelho e admitir se você reconhece um anjo ou um demônio, habitando as lembranças de algo que um dia te protegeu acima de tudo. Promessas destroem, inveja machuca, estar só fere. Amor é a única coisa no mundo capaz de nos fazer sentir maravilhosos novamente. Amor espera e revitalece, supera, renasce como um jardim na primavera para suportar o próximo inverno.
—  Emerson Mollin
Ciclos del agua: Sometimiento

El río esta frente a mi, y yo frente a él. Lento y suave pero imparable e inmenso. Todo aquello pasa ante mis ojos sin que me de cuenta. Hoy hace un buen tiempo que estoy. Me voy impacientado y me vuelvo impaciente, y entre idas y vueltas todo ya ocurrió. A veces siento que no puedo esperar más, que quiero que algo suceda ahora mismo, pero a veces me resulta increíble que todo aquello haya pasado ante mis ojos sin darme cuenta, sin percatarme de la grandeza, de la inmensidad de cada día.

Cuando despierto dejo de soñar, pierdo tiempo con el cepillo dental, gano lindos dientes. Cuando me concentro en algo no me diluyo en fiestas. Cuando ahorro, no compro lo que deseo, y cuando ya tengo mucho voy en busca de lo que hace tiempo quería. Cuando salgo solo se queda el perro. Cuando hablo de lejos tengo que gritar. Cuando veo tele dejo de pensar. Cuando leo te ignoro. Cuando estoy atareado me distraigo. Cuando estoy con vos no me importa el tiempo. Mientras me ducho canto, mientras cocino escucho música. Y mientras decido qué hacer y qué dejar, me arriesgo, pero no temo tanto porque mientras pierdo otra cosa gano algo, de la misma manera que cada día de vida es también un paso a mi muerte. Cuando hago mucho me canso y cuando no hago nada también. Mientras me preparo para ir a dormir, planeo lo que perderé mañana.

No debe detenerse el río, nadie pudo jamás detener al imparable inmenso que pasa lento y suave, ni siquiera él puede detenerse a sí mismo, yo solo puedo saciarme en sus dulces aguas, y solo yo puedo ahogarme en él.