Niño, me gustas. Me encantas tu sonrisa, tus ojos, tu mirada al observarme, tu manera de reír, tu pelo, tu personalidad, lo fastidioso y tierno que puedes llegar a ser, lo cursi, lo gruñón y lo susceptible, tus besos, tus caricias, ese mechón descolocado… Me encantas y ya.