libre estilo

Insomnio

A veces, me ataca. 


No sé por qué, ni hasta cuando 
solo viene, desde atrás y me abraza,
como si algo en mí pidiera respuestas.


Respuestas a preguntas habitando en lo profundo. 
¿Dudas del mañana? 
¿Inseguridades de hoy? 
¿Será mi cuerpo que pide realizar lo que ayer no pude?
¿O es la belleza de la noche llamándome? 


La noche que está viva. 
La enérgica forma 
con que la luna brilla,
las estrellas formando 
un camino para nosotros, 
el abrigo cariñoso
de la oscuridad abrigadora.


Será eso, 
que la noche simplemente me llama… 

Las canciones más enigmáticas de Cerati explicadas por él mismo. #Cerati

Gustavo Cerati no sólo fue la leyenda que dio una nueva dimensión al rock en español de la mano de Soda Stereo, ni el hombre que murió trágicamente después de un accidente cerebrovascular tras un concierto, rodeado de mitos que lo vinculan con el abuso de drogas, alcohol y excesos. Fue un músico vanguardista que entendió a la perfección su tiempo y supo reinventarse cuantas veces lo intentó, creando un sonido innovador y reconocible durante Soda Stereo y un estilo más libre a lo largo de su trayectoria como solista. A pesar de que como músico siempre priorizó la melodía (componiendo una canción y posteriormente creando la lírica adecuada), sus letras son tan poéticas como enigmáticas. De la mano de los acordes, el significado que poseen se disparaba a latitudes que por sí solas son inalcanzables.

Estas son las explicaciones documentadas de algunas de sus letras más misteriosas:

‘En la ciudad de la furia’ (1988) – “Doble Vida”

Una de los temas más icónicos de Soda Stereo, con una atmósfera oscura que ronda lo erótico y místico, desplazándose a través de un riff sencillo pero potente que Cerati compuso a los 14 años con un trasfondo sentimental: “Cuando era chico y me separaba de alguna novia, lo que hacía era escribir canciones y mandárselas grabadas en cassetes. Era mi manera más poderosa de tratar de revivir la relación, fuera o no posible. Habrá sido para alguna ex novia”.

El video fue una gran empresa que recibió distintos premios en 1989, el año de su estreno; sin embargo, el músico criticó su exagerada producción: “la filmación de ‘La ciudad de la furia’ fue uno de los momentos más aburridos que recuerde. Cuando se tiene la pretensión de hacer cine en cuatro minutos y medio de música pop, a uno sólo le queda la alternativa de armarse de una paciencia infinita”. El tema por sí solo es sensual y envolvente, pero se popularizó enormemente con la interpretación del Unplugged con Andrea Echeverri.

‘Lago en el cielo’ (2006) – “Ahí Vamos”

Una de las canciones más acabadas sonoramente del exSoda, potente en la batería y melódica, difícilmente comparable con cualquier otra composición del argentino. Trata sobre el inicio de una relación después de una serie de fracasos y la gran expectativa que trae consigo la belleza que surge de la fragilidad. Este fue el último tema que interpretó Cerati girando con ‘Fuerza Natural’ antes de sufrir el accidente cerebrovascular que a la postre le costó la vida.

“‘Lago en el cielo’ para mí es la perla del disco (…) es la canción de amor (de “Ahí Vamos”), aunque tiene algo muy potente sonoramente y es esa cosa… a veces uno siente que ante una relación uno le pone mucho gas, la empuja mucho, quiere que sea de determinada manera. Y la canción me sirvió un poco como para reforzar algunas ideas de decir: «Bueno, vamos despacio… yo sé que todo esto está increíble, que vamos para el mismo imaginario, que vamos para el mismo lugar, pero vamos despacio» (…) es un tema esperanzador desde el punto de vista anímico, emocional, en cuanto al amor y en cuanto a lo que uno espera, y me gusta escribir sobre ese tipo de cosas”.

‘De música ligera’ (1990) – “Canción Animal”

A pesar de su corta trascendencia musical con respecto a otros temas de “Canción Animal”, se convirtió en la insignia de la banda y un verdadero himno del rock en español. La simplicidad contagiosa de los acordes principales y la misteriosa letra la catapultaron como favorita de toda una generación de jóvenes latinoamericanos. Da cuenta de una situación romántica y efímera de la cual en la actualidad no queda nada.

“El concepto ‘De música ligera’ nació a partir de una serie de discos que tenían mis padres, que se llamaban “Clásicos ligeros de todos los tiempos”. La idea fue formular una instrumentación así, como muy clásica, de banda, y al mismo tiempo que tuviera un espíritu ligero… De ahí salió el nombre. E insisto en que ‘De música ligera’ es una de esas canciones que se arman en forma instantánea; surgió a partir de un riff y sobre ese riff nos juntamos a trabajar”.

Con este tema Soda se despidió de los escenarios, dejando la legendaria interpretación durante el último concierto en 1997 en el Estadio Monumental de Buenos Aires y la icónica frase con que se identifica a Cerati: “Gracias totales”. Al terminar la penúltima canción, ‘Cae el sol’, un Cerati visiblemente emocionado (a pesar de su deseo por cerrar ese capítulo en su vida) toma el micrófono y confiesa que se preguntaba seriamente si valía la pena hacer la gira, respondiéndose a sí mismo: “a través de la gente, a través de ustedes está la sublimación de todo”. Silencio de por medio y después un “gracias, o sea… gracias, gracias… fue muy increíble” que sirve de prólogo para contextualizar la famosa frase que surgió al final del concierto, en un esfuerzo por expresar un agradecimiento breve con carácter mayúsculo, superlativo:

“(…) puedo asegurar que nunca sentí tristeza. Es más, cuando terminó el concierto me fui a festejar, con la sensación de que habíamos logrado algo (…) el sentimiento general fue de alegría por un ciclo cumplido. Y no sólo de nosotros tres, sino de un montón de gente que nos acompañó desde el primer momento. Justamente, por no poder enumerar a todos ellos me salió el «Gracias totales»”.

‘Canción animal’ (1990) – “Canción animal”

Un potente bajo inaugura una de las canciones más sensuales del rock en español, acompañado de una letra provocativa sin ser explícitamente sexual, que no entrega todo de un sólo golpe, guarda algo mejor para el final. Es la máxima expresión del álbum en su conjunto, la pulsión animal por entregarse al deseo, el último momento de resistencia ante el deseo febril, el dulce y tortuoso previo en que el cuerpo tiembla de ganas antes de embriagarse de placer.

A pesar de que Cerati nunca habló directamente sobre el significado lírico de la canción, en amplias ocasiones dejó entrever que la cima que alcanzaron después del álbum fue el principio del fin de Soda Stereo:

“Curiosamente nosotros nos empezamos a cuestionar (sobre el futuro de la banda) inmediatamente después de ‘Canción animal’, en el momento de más alta popularidad de la banda. ¿Hasta cuándo íbamos a continuar amplificando lo que ya estaba? Fue en ese instante que decidimos dejarnos de joder por un rato con Soda Stereo (…) ¿Qué se supone que viene después de llenar el teatro Gran Rex o la cancha de Vélez por ya no sé cuántas veces o de juntar 250 mil personas en la avenida 9 de Julio? Una posibilidad sería dedicarnos una y otra vez a superar nuestras propias marcas, como si fuese un deporte. ¿Pero hasta qué punto se puede hacer eso sin matar la música que amamos?”.

‘Un millón de años luz’ (1990) – “Canción Animal”

Un tema que nace de la espontaneidad de una denuncia, que como una queja sencilla nos mete de lleno a la canción para saltar al absurdo. Al tiempo que parece dolido, uno de los solos de guitarra más grandiosos del músico. Fue reconocido por él como su favorito de Soda Stereo.

“Para componerlo tomé un poco la idea original del ‘Bolero’ de Ravel, con esa guitarra ‘enfrentada’ con un bajo a contrapunto que tanto he usado. Me parece una canción interesante, tiene algo como épico. Es, además, una composición que me permitió darme cuenta de cómo el deseo de estar bien puede convertirse en una melodía esperanzadora justo donde parece que uno pudiera tocar la belleza en un nivel un poco más allá de lo usual, transformada en una dulce venganza: ‘No vuelvas sin razón porque no voy a estar aquí, sino a un millón de años luz'”.

‘Jugo de Luna’ (2006) – “Ahí Vamos”

El tema más explícito en la producción musical de Cerati no deja de ser poético y terriblemente erótico. El riff de guitarra del inicio anticipa la sublime violencia con la que se llegará al éxtasis en este viaje entre el sexo de una mujer. El puente incita a ir por más mientras la voz del músico resuena y rompe con la pasividad para dar paso a una exaltación de todos los sentidos. En distintas presentaciones de “Fuerza Natural” usó este tema como encore para cerrar el recital.

“‘Jugo de luna’ es el último tema que compuse. En principio tenía una idea de hacer un tema instrumental o con una muy breve situación vocal. Luego fui como empezando a crear una melodía, básicamente estaba muy manejado por la idea de la guitarra y la armonía. Al colocarle una melodía con la voz, se me fue poniendo cachondo el tema. Y es el tema cachondo del disco”.

‘# (Numeral)’ (2009) – “Fuerza Natural”

Este track se encuentra “escondido” tras el último tema del viaje que pretendió realizar Cerati con “Fuerza Natural”. La historia de Lucy llega a su final y a los pocos minutos comienza a sonar un suave acorde que introduce a la numeralia que de inmediato hace pensar en supersticiones y juegos de palabras:

“Al escribir la letra de este tema me basé en cierta psicodelia infantil, o en lo infantil que se transforma en psicodelia. En lo relacionado con la numerología, con los números mágicos, me puse a contar y sin haberlo imaginado antes, llego hasta el 13 y vuelvo a comenzar en 13. Es como una especie de maldición maya. Así que se puede ver como el fin del viaje que realizo en mi disco, pero la verdad no era mi intención. Esta canción es como un viaje astral. No se sabe si se está dormido o despierto; si es un segundo o 100 años, no hay tiempo ni espacio. A veces, la noción del tiempo y el espacio es necesario trastocarla para darnos cuenta de que también es muy absurdo ser tan lineal. La solución de un problema no es siempre la que imaginamos; a veces, la solución es absurda, es hablar de otra cosa; a veces es ser infantil; a veces es recurrir a la primera imagen que nos viene a la mente. Eso se ve en todo el disco y con mucha más fuerza en esta canción”.

Pasando del new wave al post punk de los primeros discos de Soda Stereo, con una parada en la psicodelia que significó “Colores Santos” (1992), el arrepentimiento del —catalogado por Cerati como liviano— “Comfort y Música Para Volar” (1996), hasta la densidad de canciones como ‘Amor amarillo’, ‘Bocanada’, ‘Tu medicina’ o ‘Naturaleza muerta’, el legado de Cerati en la música latinoamericana es indudable. El músico también experimentó con la música de cámara en el recital “11 Episodios Sinfónicos”, o el estilo más conectado con sus orígenes de “Ahí Vamos” y la culminación de su obra en “Fuerza Natural”, un viaje personal en donde el autor se consagró como músico total entre sonidos folk, rock, a gogo y rasgueos acústicos y melódicos.

La música, el alma de sus composiciones fluía con el espíritu inquieto de Cerati y por medio del lenguaje articuló un potente mensaje que fue tanto de las masas en sus canciones más pop con Soda, como propio cuando se retiró a hacer la música que él quería. De ahí que sus letras adquieran una profundidad insospechada cuando se combinan con la pista.

Fuentes:

Aboitiz, Maitena, Cerati en Primera Persona, Ediciones B, Bs. As., Argentina, 2013.

Zona de Promesas

Vía: culturacolectiva.com

inviernos-tristes-en-octubre  asked:

11, 20, 39, 78 y 100. Pdta: Lindo tumblr. Adiós.

1.-Quitarme los calcetines ahre
2.-Estilo Libre de Liricistas y pues porque…estilo libre :v
3.-“No puedo esperarte un año, ni un mes. No puedo esperarte hasta que cumplas los 25 años. Pero te he esperado toda la vida”.
4.-Invierno
5.-“Lo esencial es invisible a los ojos”