Me enamoré del vacío, me enamoré de algo que no existía, me enamoré de algo abstracto, algo que no me convenía y nadie entendía, me enamoré de algo que aunque me alejara su incomprensible belleza me atraía. No fue lo que me hizo sentir el aire cuando caía, fue la libertad y la adrenalina de la caída. No fue el sufrimiento de que iba a morir, fue el sentimiento de comprender las ganas de vivir. No fue el elegir la elección correcta, fue elegir la incorrecta y aprender a quererla mientras aprendía todo de ella. No fue enamorarme de su belleza, fue sentir su soledad y descubrir el porqué el destino la amarró a ella.
No fue el momento del impacto, fue el momento en el que desperté y quise volverme a enamorar, equivocar, aprender y volver a soñar de nuevo con usted.
—  Stup