lavar a mano

IV. Escape

[Para leer el capítulo anterior, haz click aquí].

External image

–Qué bueno que ya no te sacas las cejas. Veo avances.
–Sí… –respondí.
–Hace poco vino otro chico a la consulta. Se fue llorando.
–¿Qué le pasó?
–El pololo lo obligó a acostarse con otro gallo. Llegó a la casa y le dijo “mira, te presento a Juanito. Quiero que te acuestes con él”. El pajarón lo hizo y terminó todo desangrado. Se tuvo que ir a la clínica para que le pusieran puntos. ¿Lo puedes creer? Tiene la escoba en la cabeza ahora ese niñito…
–…
–Si este camino es muy difícil, Rey. Estas cosas siempre van a pasar…

A los pocos días de la revelación, mi mamá comenzó a concertar citas con una psicóloga. Era una vieja facha, rucia malteñida, de unos 50 años y muy flacucha. Atendía en una consulta privada en Providencia que siempre tenía un fuerte olor a incienso y estaba llena de adornos y chucherías típicas de vieja culiá. “Es sólo una hora a la semana, sólo una hora”, rezaba mi mantra.

Pero después fueron dos horas a la semana. Como una no es ninguna, al equipo de trabajo se sumó una psiquiatra de una clínica fifí –una amiga le había dado el dato a mi mamá–. Esta era una mina joven y siempre fue amable conmigo. Quizá por lo mismo entendía por momentos lo que me estaba pasando, pero esos atisbos de comprensión no fueron suficientes para evitar que me recetara unas pastillas para “controlar los niveles de ansiedad y estrés”. El resultado: pasaba casi todo el día durmiendo.

Para mí todo era plata y tiempo perdidos, pero si eso dejaba a mis papás un poco más tranquilos, podía soportarlo. Aunque claro, era obvio que no bastaría. Con el pasar de los meses, y al ver que yo no dejaba de ser “menos gay” que antes, una especie de locura heavy hardcore comenzó a apoderarse de ellos. El sólo imaginar que yo podía llegar a interactuar con otros hombres, aunque fuese en el grado erótico más mínimo, les provocaba un terror incontrolado que los hacía ver y escuchar cosas que nunca pasaban.

–Ya me voy al colegio –le decía a mi mamá.
–Con cuidado.

Cinco minutos después.

–¿Con quién te fuiste al colegio? –preguntaba mi mamá por celular.
–Solo, mamá…
–Mentiroso, te estoy mirando por la ventana. ¡Andas con alguien!
–Mamá, voy caminando solo…

Tenía prohibido ver a mis amigos, salir a fiestas, salir a pasear, ir al mall, etc. Cualquier cosa que involucrara mi exposición al mundo estaba tajantemente prohibida. Y por supuesto, internet también: chao Messenger, Fotolog, Neopets, Facebook y Chat Roulette. Si necesitaba hacer alguna tarea, tenía que ir a un ciber o arreglármelas con los libros de la biblioteca.

Las relaciones en la casa ya eran insostenibles. Apenas y les dirigía la palabra a mis papás –salvo lo justo y necesario–. No sentía el menor cariño hacia ellos, sólo desprecio e ira. Mi vida era como la de Rapunzel, excepto que nadie tenía pensado ir a rescatarme a la torre. Si quería mi libertad de vuelta, tendría que obtenerla yo mismo.

“No puedo salir corriendo de la casa. La puerta está con llave, y la llave está en el velador de mi papá en su pieza”, pensaba. No era cosa de llegar a la habitación sin que sospecharan. Tenía que distraerlos con algo. Algo que me diera tiempo suficiente para robar la llave, agarrar algo de ropa, echar todo a un bolso y salir. Necesitaba por lo menos cinco minutos. “Las alfombras”, me dije.

Mi mamá había comprado unas alfombras nuevas para el living. Eran de esas elegantes, finas, de colores cafés pastelosos y diseños demasiado abstractos que sólo le gustan a las mujeres bien aseñoradas. Las había dejado en la tina de uno de los baños.

–Está servida la comida, Rey –dijo mi mamá desde el comedor.
–Ya voy…

Fui a la cocina y agarré una caja de fósforos. Me dirigí al baño que hacía de bodega.

–Ya pues, a comer.
–Me voy a ir a lavar las manos.

Me encerré en el baño y abrí una gaveta. Saqué unos perfumes nuevos que mi papá guardaba ahí y los rocié sobre los felpudos. La bulla de la tele del living me daba seguridad. “No escucharán nada”. Prendí un fósforo, pero mi respiración agitada hizo que se apagara. Prendí otro. Se volvió a apagar.

–Conchatumadre.

La tercera era la vencida. Deslicé el palillo y ahora lo alejé mi nariz. Lo tiré adentro de una de las alfombras enrolladas y me senté en el W.C. a esperar.

Mi mamá llegó a golpear la puerta del baño. “¿Qué estás haciendo ahí? ¡Sal ahora, sal ahora!”, chillaba. Yo no podía salir aún: necesitaba que el fuego consumiera aún más las alfombras para que les costara trabajo y tiempo apagarlo.

–¡¿Qué estái haciendo ahí, hueón?! –gritaba mi papá, mientras le daba patadas a la puerta para derribarla.

“Un poco más, un poco más”, me decía. Pero el fuego no avanzaba tan rápido. “Por la puta”. Volví a abrir el cajón del lavamanos y saqué unos desodorantes. Tomé uno en cada mano y apunté a los cuatro rollos de alfombra. Tomé un respiro con los gritos de mis papás de fondo. Disparé.

¡PAFFFFFFFFFFFFFF!

Mi papá derribó la puerta. Las alfombras ardían y el baño ya estaba lleno de humo. Salí corriendo y mis papás se metieron a intentar apagarlo. Nunca supe si lo lograron. “Cinco minutos, cinco minutos”, repetía.

La pieza de mis papás era la más cercana. Abrí la puerta y llegué al velador. El llavero estaba ahí, junto a varios billetes de diez mil. El destino quería que esa noche escapara de mi casa.

–¡¿Qué huéa te crees ahora?, ¿pirómano?, ¿kamikaze?! –gritaba mi papá desde el baño.

Fui a mi pieza. Metí la plata en una mochila y agarré algo de ropa del clóset –obvio que no me preocupé de elegir prendas que combinaran. No había tiempo–. Llegué a la puerta principal y la abrí.

Corrí por las calles como nunca antes había corrido en la vida. Ni siquiera Usain Bolt podría haberme alcanzado –eeeeeeee–. Eran casi las once de la noche, pleno invierno. No sentía el frío, por más vaho que despidiera mi boca. Me detuve sólo cuando me había alejado unas 15 cuadras.

Tomé un taxi. “Al terminal de buses, por favor”. Abrí la mochila y me puse a contar los billetes: eran 350 mil pesos. Guardé la plata rápidamente y caché que el taxista me miraba desconfiado por el espejo retrovisor. Pensé en decirle que no se preocupara, que no era ningún ladrón, que era plata de mi familia; pero ups: sí era plata robada.

En el terminal compré el primer boleto que pillé hacia el sur. Me esperaban tres horas de viaje, las cuales pasaría mirando por la ventana los paisajes nocturnos iluminados sólo por la luna y el incendio que seguía en mi cabeza. A mis papás no los volvería a ver en un año.

¿Qué si no me dio miedo quemarme con el fuego? No. Para ese entonces, yo era el mismo fuego.

External image


IR AL SIGUIENTE CAPÍTULO

Herida Oculta cap3

Era una noche fría pese a que era primavera. El viento se había levantado fuertemente y azotaba las ventanas.

- ¿Qué es eso? ¿Porque están las ventanas abiertas?- Exclamó Géminis mientras rescataba las hojas de sus manuscritos que salían volando por doquier.

- Creo que alguien las abrió- Respondió Sagitario.

- ¿y porque alguien iba a abrir las ventanas con trece grados, eh?

Géminis se exaltó de repente como si hubiese tenido una real y profunda epifanía revelándose ante sus ojos. –Virgo…- repuso Géminis con un refunfuño. – ¿No  puede estarse en un solo lugar sin tener que tocar nada?- Expresó irritado.

- Dijo que así el aire se renovaba y la casa quedaba más limpia de impurezas- explicaba Sagitario alzando la mano para atrapar una de las hojas de Géminis.

- Dios mío Virgo y sus malditos métodos de limpieza. Sagitario cierra aquella ventana por favor.

- Géminis esto no te va a gustar, pero un par de hojas salieron por la ventana.

- Es suficiente, se acabó. Estoy harto.

Géminis agarró como pudo todo su enjambre de hojas y las apilo como el desastre que eran, se sacó los lentes de leer con dramatismo y se dirigió hacia su habitación, la cual compartía con Virgo.

Virgo había juntado casi todas las piezas del reloj. Miraba el tablero de números doblado y le entraban nuevamente ganas de llorar. Tenía los ojos un poco hinchados y rojos.

- ¡Vigo!- vociferó Géminis azotando la puerta de la habitación. - ¿Qué anda pasando acá?- Preguntó él al ver a Virgo de rodillas sobre el suelo tapando algo con las manos y dándole la vista hacía su nuca.

- ¡nada! Sólo se me cayó mi reloj y lo estoy juntando- inventó rápidamente Virgo con una cálida sonrisa.

Ciertamente a Géminis por alguna razón no le convencía del todo aquella historia.

- y… ¿no se te “cayó” nada mío, no?

- no, no. Es que estaba en el escritorio y sin querer se enganchó mi sweater en el reloj y… bueno, se me cayó. Rió Virgo poniendo cara burlona.

“y por eso hay pedazos esparcidos hasta el otro lado de la habitación, siendo que el reloj es antiguo de metal” quiso decir géminis pero no se atrevió.

- ¡ah! Tu mano sangra- Señaló Géminis. – ¿Estas bien? - repuso mientras se acercaba a Virgo revelando sus ojos húmedos y rojos.

- No, está bien. Ahora me voy a lavar la mano- contestó Virgo escondiendo su mano.

- Bueno… yo vine a decirte algo… ¿que era?- Decía Géminis haciendo un gran esfuerzo mental – ¡ah! Si. Cuando abras nuevamente las ventanas acuérdate de cerrarlas porque volaron todas mis cosas y ahora voy a tener que pasarlas a limpio nuevamente- Explicó irritado con cara de obviedad.

Virgo no había captado una sola palabra. Veía el ceño fruncido de Géminis, pero solo escuchaba su voz en susurros hacia sus adentros: Por favor no te vayas. No me dejes.

Anhelaba con el alma que Géminis se diera cuenta, que no le dejara en soledad, que le consolase. Virgo observo una última vez a Géminis queriendo dejar como pista sus ojos compungidos.

- Bueno…me voy yendo- Expresó por último Géminis con una sonrisa y se marchó.

Virgo suspiró. Cerró sus parpados y dejó caer una última lágrima pequeña y perfecta. Se levantó cogió una toalla y se la envolvió en la herida que se había hecho con uno de los vidrios. Buscó una escoba, recogió todos los pedazos del reloj y los tiró a la basura. Su pazo era firme, la toalla comenzaba a tener una mancha importante de sangre. Llegó al baño, hizo a un lado la toalla, enjuago su mano, buscó una pinza de depilación, abrió con cuidado su herida y mientras la sangre brotaba introdujo la pinza para extraer el fragmento de cristal que había quedado en su mano. El dolor había sido amargo, pero no más duradero que el que sentía por Escorpio.

r�Z��

Lo que aprendí después del paso del huracán María.

* A comer una vez al día 🍗.

* A tomar agua templada 💦.

* A bañarme con agua fría ❄.

* A acostarme a las 9 pm 🌥😴.

* A despertar a las 5 am ☀️.

* A dormir sin abanico 🔥.

* A sustituir la crema de cuerpo por OFF! 🐜.

* A sustituir el incienso por citronela 🔥.

* A compartir con los vecinos y con extraños 🙅‍♂️.

* A compartir tu comida sabiendo que te queda poca.

* A lavar la ropa a mano👕👖.

* A tener paciencia cuando voy al supermercado 🍞🍕.

* A hacer filas de 6 horas con paciencia para echar gasolina⛽️.

* A sobrevivir sin internet 😱.

* A sobrevivir sin servicio telefónico.

* A valorar lo que tengo ❤️.

* A no darle importancia a lo material.

* A descubrir quién está en los momentos difíciles y quien no 👨‍👩‍👧‍👦.

* A dormir en el balcón porque adentro hace mucha calor 😴.

* A controlar el estrés 😏.

* A pensar positivo☺️.

* A no desesperarme🙃.

* A mantener la calma 🙂.

* Que es difícil conseguir baterías D en una crisis.

* A disfrutar cosas simple como un vaso de agua con hielo ❄.

* Que el ser positivo ayuda mucho🙂.

* A amar más a mi patria 🇵🇷❤️.

* Que la naturaleza es más fuerte que nosotros.

* A ser más humanitaria🍂🌾💨⛈.

* A dar el 100% por mis padres.

* A alumbrarme con la luna 🌙.

* A compartir una botella de agua para tres.

* A usar abanicos de mano como las viejitas.


Al final de todo, Maria no solo trajo desgracia, nos abrió un poco los ojos y nos recordó que no podemos perder el calor humano y que no podemos dejarnos llevar por el materialismo.


¡¡ESTAMOS VIVOS Y ES LO QUE IMPORTA!!

-

unknown

watching--the--galaxy  asked:

¿Puedes darme una lista de verbos reflexivos? por favor :)

Oh man. There are… so many reflexive verbs.

Probably hundreds. And some verbs have a different meaning with reflexives… and sometimes there are reflexive expressions. It’s a thing.

For instance, ir is “to go”, irse is “to go away”. Some verbs work that way. Other times it’s a bit more abstract like… dar is “to give” and darse cuenta means “to realize (something)”.

Another one that’s important is that mudar means “to change” or “mutate”, but mudarse is “to change a place of residence”

  • ponerse = to put on oneself OR to become (sudden emotion)
  • ponerse el sol = for the sun to set
  • vestirse = to dress oneself
  • quitarse = to undress oneself / to take off oneself
  • darse cuenta = to realize, to have an epiphany or realization
  • acostarse / tumbarse = to lie down
  • irse = to leave, to go away
  • despertarse = to wake up
  • dormirse = to fall asleep
  • mudarse = to change a place of residence, to move
  • sentarse = to sit down
  • levantarse = to stand up
  • quedarse = to stay behind
  • reírse = to laugh
  • reírse de / burlarse de = to make fun of (someone/something)
  • arrodillarse = to kneel
  • casarse (con) = to get married to (someone)
  • convertirse (en) = to change into, to 
  • sentirse = to feel (emotions)
  • preocuparse (de) = to worry about (someone/something)
  • olvidarse (de) = to forget about
  • parecerse (a) = to look like (someone/something)
  • compadecerse (de) = to pity (someone) / to take pity on (someone)
  • cansarse (de) = to get tired of (someone/something)
  • quejarse (de) = to complain about (someone/something)
  • suicidarse = to commit suicide
  • tranquilizarse / calmarse = to calm down
  • dedicarse (a) = to devote oneself to (someone/something)
  • caerse = to fall down / to sink
  • hundirse = to collapse / to sink
  • enamorarse (de) = to fall in love with (someone)
  • fijarse (en) / concentrarse / enfocarse = to focus on / to concentrate on
  • atreverse (a) = to dare to (do something)
  • aprovecharse (de) = to take advantage of (someone/something)

Many times these reflexives are introduced for the daily routine. This is because reflexives are, by definition, where the subject is also the object.

So, lavarse means “to wash oneself”. And me lavo is “I wash myself” where the “I” is both the subject and the object “myself”. That’s what reflexive is. And that’s why routines end up getting featured.

But these verbs can sometimes be non-reflexive. Like… lavar el coche/carro/auto means “to wash the car”, which has an object “the car” that is not “oneself”… so the subject is not also the object.

So while lavarse las manoswould mean “to wash one’s own hands”, lavar las manos de alguien would mean “to wash SOMEONE ELSE’S hands”

  • afeitarse = to shave (oneself)
  • ducharse = to take a shower
  • bañarse = to bathe (oneself)
  • lavarse = to wash (oneself)
  • despertarse = to wake up
  • mojarse = to get wet
  • secarse = to dry (oneself)
  • cepillarse el cabello = to comb (one’s own hair)
  • peinarse el cabello = to brush (one’s own hair)
  • cambiarse = to change (one’s outfit)
  • maquillarse / ponerse el maquillaje = to put makeup on oneself

Another common way that reflexives show up would be with expressions that are typically showed with estar.

So, for instance, estar triste means “to be sad”, but entristecerse means “to become saddened”.

Typically emotions or moods have this kind of “verbal form”, and they’re very often reflexive.

  • estar cansado/a = to be tired
    cansarse = to become tired
  • estar triste = to be sad
    entristecerse = to become saddened
  • estar enojado/a = to be angry
    enojarse = to become angered
  • estar furioso/a = to be furious
    enfurecerse = to become infuriated
  • estar alegre / estar contento/a = to be happy
    alegrarse / contentarse = to become happy
  • estar aburrido/a = to be bored
    aburrirse = to become bored
  • estar asustado/a = to be scared
    asustarse = to become frightened
  • estar calmado/a OR estar tranquilo = to be calm
    calmarse / tranquilizarse = to calm (oneself) down
  • estar quemado/a = to be burnt
    quemarse = to burn (oneself)
  • estar enfermo/a = to be sick
    enfermarse = to get sick
  • estar despierto/a = to be awake
    despertarse = to wake up
  • estar dormido/a = to be asleep
    dormirse = to fall asleep
  • estar preocupado/a = to be worried
    preocuparse de = to worry about (someone/something)
  • estar preparado/a = to be prepared
    prepararse = to prepare (oneself)
  • estar divertido/a = to be fun
    divertirse de = to have fun (with something) / to find enjoyment in (something)
  • estar organizado/a = to be organized
    organizarse = to become organized / to organize oneself
  • estar cansado/a = to be married
    cansarse con = to get married (to someone)
  • estar encargado/a = to be in charge
    encargarse de = to take charge of / to be responsible for
  • estar emocionado = to be excited
    emocionarse = to get excited
  • estar animado = to be in a good mood / to be cheerful
    animarse = to cheer up
  • estar acostumbrado/a = to be used to
    acostumbrarse = to get used to
  • estar alejado/a = to be distant/remote
    estar lejos = to be far away
    alejarse = to get away from
  • estar loco = to be crazy
    enloquecerse = to become maddened
    volverse loco = to go crazy

And of course, the verbs that mean “to become” are often reflexive, though used in different situations:

  • ponerse = to become (suddenly, but usually temporary emotions or mood) [ponerse rojo/a “to turn red/to blush”, ponerse enojado/a “to become angry”]
  • volverse = to become (often a sudden, drastic, and profound change) [volverse loco/a ”to go crazy”]
  • hacerse = to become through personal effort [hacerse famoso/a ”to become famous”, hacerse rico/a “to become rich”]
  • quedarse = to become, to be stricken (a long-term, or permanent issue) [quedarse ciego/a “to be blinded”, quedarse sordo/a “to be deafened”, quedarse embarazada “to become pregnant”]
  • transformarse = to transform into
  • convertirse en = to turn into
FORMAS DE CONFESAR TU AMOR: El baño

-Guillermo: 18 años.
-Samuel: 20 años.

Guillermo se dirigía a uno de los laboratorios de la universidad, cuando un sonido proveniente de los servicios higiénicos llama su atención.

Guillermo: (abre la puerta con sumo cuidado e ingresa al baño) ¿Hola? ¿hay alguien aquí?

Samuel: (reprime un leve sollozo y cubre su boca).

Guillermo: Pude oirte desde afuera. ¿Sucede algo? (se acerca a uno de los cubículos) ¿Está todo bien?

Samuel: (aclara su garganta) Sí, gracias.

Guillermo: Yo… escuché a alguien llorar desde afuera.

Samuel: (limpia su rostro con el dorso de su mano y sale del cubículo) No lo creo. Soy el único que está aquí y todo se encuentra perfecto.

Guillermo: Ajá… tienes los ojos rojos, ¿sabías?

Samuel: (titubeando) Yo… sufro de… es decir… soy como… el sol.

Guillermo: ¿Eres cómo el sol? (ríe levemente) ¿Grande y amarillo?

Samuel: Yo no dije eso, ¿en qué momento dije eso? Que yo sepa nunca dije eso.

Guillermo: (enternecido) Tranquilo. Sólo bromeaba.

Samuel: (lo ignora y se acerca al lavabo. Seguidamente comienza a lavar sus manos y rostro).

Guillermo: Soy–

Samuel: (lo interrumpe) Sé quien eres… Guillermo Díaz. El chico más popular de todos. Hijo del más importante empresario de España.

Guillermo: (suspira) Odio que me conozcan como el popular o como “el hijo del empresario” (se acerca al mayor) Desearía que las personas me reconozcan por lo que soy y no por la estúpida imagen que tienen sobre mí gracias a mi padre.

Samuel: (ríe con burla) No sabes lo que dices. Muchas personas quisieran estar en tu lugar.

Guillermo: Oh sí… “Miren, allá va el hijo del Empresario Díaz, el más importante de todos. Deberíamos hacernos amigos de él sólo por conveniencia” “Oh, ahí viene el niñito rico, el más engreído de todos, mejor vámonos” (sarcástico) No sabes lo magnífico que es oír eso cada vez que voy a algún lugar.

Samuel: Apuesto que es mejor escuchar eso que “miren, ahí va el marica muerde almohadas” (sonríe tristemente mientras ve su reflejo y luego agacha la mirada).

Guillermo: Preferiría que me llamen “marica” a que me llamen “niño rico” (observa el reflejo del contrario a través del espejo) o simplemente no ser reconocido por nadie.

Samuel: Sólo lo dices porque no tienes ni idea de que se siente vivir en ese mundo.

Guillermo: (muerde su labio inferior y desvía la mirada) ¿De qué mundo hablas? ¿El de amar a alguien de tu mismo sexo?

Samuel: (asiente levemente y gira a ver al menor) Créeme. Tú no querrías ser homosexual sabiendo como es el mundo allá afuera.

Guillermo: (chasquea la lengua) ¡Me da igual el mundo! ¿Por qué la opinión de los demás tiene que ser tan importante? ¡Estoy harto de eso!

Samuel: Eres conocido y popular. Muchas personas te tienen respeto y saben quien eres. (en voz baja) A mi nadie me conoce…

Guillermo: (alterado) ¡Me dan igual las personas! (toma aire y trata de relajarse) Escucha–

Samuel: No, ¡tú escucha! (alza los brazos y los deja caer) Quieras o no, los comentarios de las personas siempre influyen en tu vida. ¿Quieres saber por qué lloraba? (guarda silencio) Mirame, ¡Soy gay, me gustan los hombres! (exaltado) Ahora que lo sabes ya puedes dejar de hablarme ¡o ya sé! Insultarme como lo hacen todos (se dirige a la salida pero es sujetado del brazo).

Guillermo: ¡Lo sé! Sé que te gustan los hombres.. lo sé desde hace tiempo.

Samuel: (ríe con burla) Debí suponerlo… Apuesto a que tú también has oído hablar de mí por la misma razón. Anda, ¿qué esperas para burlarte?

Guillermo: Debe ser difícil para ti… (da un largo suspiro y esconde ambas manos en sus bolsillos) Sé quien eres. Sé que tu nombre es Samuel y que tu color favorito es el morado. También sé que prefieres sentarte al lado de la ventana cada vez que llueve. Sé que permaneces cerca de diez minutos en el paradero esperando el bus. Sé eso y muchas más cosas sobre ti.

Samuel: (sorprendido. No sabe si salir corriendo del baño o quedarse ahí) ¿Has contratado a alguien para que me vigile y te haga más fácil la tarea de golpearme?

Guillermo: (ríe y mueve la cabeza en forma negativa) Estamos en la misma clase de química, ciencias y matemáticas. Siempre me siento detrás tuyo pero… (piensa unos segundos y se acerca más al mayor) pero tú nunca notas mi existencia. Y es extraño porque la única persona que quiero que me mire, no lo hace.

Samuel: (impresionado. No sabe que decir) Estás… me estás… esto es una broma, ¿cierto?

Guillermo: Yo… tú… Tú me gustas. (Ruborizado. Juega con sus dedos y evita hacer contacto visual) Es decir, ¡te vengo observando desde hace un año y no me haces ningún caso tío!

Samuel: Eso quiere decir que tú eres–

Guillermo: (lo interrumpe) No, sin etiquetas (lo mira a los ojos y ve como estos brillan) Sólo soy un chico que gusta de otro chico.

Samuel: (Emocionado, confundido. Sonríe y retrocede unos pasos mientras vuelve a acomodar su cabello) Es que, joder. Lo hice porque… eres tan lindo que… prefería no mirarte. Nunca pensé que llegarías a dirigirme siquiera una palabra.

Guillermo: (se encoge de hombros) Pues, que te puedo decir… soy toda una caja de sorpresas.

Samuel: Joder… (mira el reflejo de ambos en el espejo. Lucen como dos personas normales, comunes y corrientes) ¿Quieres ir a almorzar terminando las clases? Digo, pareces buena persona y podríamos seguir platicando.

Guillermo: Me parece bien.

Samuel: (mira al suelo. Por alguna razón siente que las cosas cambiarán a partir de ese momento) Ésto es… es tan… tan extraño (levanta la vista y se encuentra con la hermosa sonrisa del pelinegro, hace lo mismo)

Guillermo: (mira el reloj de su muñeca) Debo ir a clases… bueno, más bien, debemos ir a clases. ¿Me acompañas?

Samuel: ¿Juntarte conmigo no dañará tu reputación? (divertido)

Guillermo: A la mierda la reputación… (se queda pensando unos segundos y finalmente planta un leve beso en la mejilla del mayor) Vamos, se nos hace tarde (lo jala bruscamente del brazo y desaparecen del baño).

Adjsjdhgfd esta idea surgió a raíz de una conversación que estaba teniendo con una amiga (somos raras :‘v)

MatadmeplsxD

La tienda

Vegettaxx

Narra Vegetta

Estaba con Staxx en una tienda de noche comprando varias cosas ya que nos ibamos de viaje en la mañana con los chicos.
-Staxx esperame aqui que debo ir al baño.- Dije para dejarle las cosas e ir al baño. Era un baño toh asqueroso chaval.. hasta las ganas se me habian quitado, decidi que era mejor lavarme las manos ya que las tenia un poco sucias tambien.
En eso entra staxx riendo ¿Que leches?
-¿Que que pasa?.- Dije extrañado
-Nada nada, ehm yo tambien me lavare las manos chaval.- Dijo para abrir el grifo de al lado
-Oye staxx.. y ¿como te siente?.- Dije interesado ya que hace poco habia terminado con su novia no se por que.
-Pues bien ¿a que viene la pregunta?.- Respondio mirandome
-No no, es que bueno ya sabes.- Dije tratando de darme a entender
-¡AHHH!.. pues bien ¿no?.-

Con la tonteria vi que su estado de animo cambio, bravo Samuel es que dan ganas de agarrarte a palos. Sacando esa minipelea con mi subconsciente saque mi lado infantil y le tire agua haciendo que se le mojara su camisa blanca
-¡¡CHAVAAAL!!.- Grito sorprendido para despues reir y ¡buah! agua en mi carita
-Vas a pillar.- Y ese fue el comienzo de una guerra de agua… por dios donde estan las madre de estos crios, me estaba divirtiendo a mas no poder con este tio.

Despues de un rato estabamos absolutamente empapados ni un solo centímetro de nuestra ropa estaba seca, joeer
-Ostras chaaaval.- Dije mirandonos
-Mejor vamonos de aqui.- Dijo staxx para darme una seña y salimos para ver todo oscuro…¡¡¡NOS HAN ENCERRADO AYUDA!!! ¡¡HELP!!
-¡¡QUE NOS HAN DEJADO AQUI ADENTRO!!.- Grito staxx para descojonarse de la risa. yo mientras fui a la puerta donde estaba cerrada hasta con candado..
-¿Y ahora?.- Pregunte nervioso, pero staxx no respondia aun se reia a niveles insospechados. Espere un rato hasta que paro ¡maeee mia! este chico se rie demasiado.
-¿Ya?.- Dije arqueado una ceja
-Joder chaval.- Dijo secando sus lagrimas de la risa y respirando..hombre claro si se estaba casi ahogando.
-Como te decia..¿y ahora?.- Repeti para que tomara en cuenta la situacion.
-Pues no tengo idea.. dejame..- Dijo para sacar su movil y hacer un gesto molesto el cual entendi perfectamente..su movil estaba muerto.
-¿Y si gritamos?.- Dijo
-No creo que sea una buena idea.- Respondi

De pronto un ruido se escucho mejor dicho una lata sonando contra el suelo haciéndonos quedar helados, la luz del baño se apago como si esto fuera una película paranormal y un escalofrió recorrió toda mi espalda.
-MIEDRGSDF.- Tape mi boca tratando de no decir la palabrota aunque no entendi por que ya que no habia nadie.
Staxx no dijo nada del miedo pero si agarro mi mano fuertemente y aunque estuviera oscuro sentía como me miraba a los ojos, por instinto le abrace acariciándole el cabello para que se calmara el correspondió el abrazo pasando sus manos por mi cintura
-Calma.- Dije
-Si tu eres el que se deberia calmar jajaj.- Dijo con su cabeza en mi pecho.

De pronto la luz de la tienda se encendio y vi..
-Frank..frank..frank..frank…- Repetia, el miedo que sentia no me dejaba decir otra cosa
-Chaval que me rayas el nom..bre.- Dijo abriendo los ojos mirando.
-¿Dime que tu también lo ves?.- Pregunte tratando de pensar si es que era imaginación mia o no
-S..si.- El también veia la lata que estaba literalmente en el aire a unos cuantos metros de nosotros. Lo unico que mi mente pudo pensar era retroceder cosa que hice jalandole del brazo. En eso la lata cayo al suelo y la luz empezo a parpadear..ostrassss..
Jale mas a frank para meterlo el el baño para despues entrar yo y cerrar con seguro.
-Tengo miedo.- Dijo abrazándome..wow desde cuando staxx actuaba tan.. no se
-Calma..yo tambien pero..-
-No me dejes.- Dijo para entrelazar sus manos con las mias..para..para..¿what?
-Staxx..ehm..- No sabia que pensar.
De pronto comenzo a llorar y aunque actuara raro no me importo, solte una de mis manos para tomarle de la barbilla y verle.. sus ojos trasmitian el miedo de un niño solitario.
Algo me tenia hipnotizado.. no podia pensar, no podia moverm..no..si me estoy moviendo..y hacia sus labios ¡¡NO NO NO NO NO!!..
Sus labios rozaron con los mios y nos fundimos en un beso apasionado..¡¡¡PERO QUE LECHES PASA AQUI ESTAN PASANDO COSAS PARANORMALES Y ME ESTOY BESANDO CON EL AUNQUE EN REALIDAD NO SOY YO..BUENO SI PERO NO QUIERO.. BUENO SI QUIERO PERO NO ASI.. Y NO EN ESTA SITUACION!!!

En un pestañeo estaba en el lavamanos con staxx mirandome y el agua mojando mis manos
-Vegetta… ¡señorr! llevo como 5 minutos llamandote.- Dijo para cerrar el grifo y secarse sus manos.
-¿Habra sido una señal?.- Susurre cosa que el escucho
-¿Que habra sido una señal vegettable?.- Dijo mientras yo cerraba el grifo
-Esto.- Dije para agarrale de las mejillas y besarle, el se resistió hasta me empujaba pero no podia conmigo hasta que cedió asi que me relaje a los pocos segundos me separe de el viendole toda la cara roja..
-¡¿QUE HACES CHAVAL?!.- Grito molesto.
-Otra vez.- Esta vez no resistio y me agarro del cuello, tenia todo claro..excepto lo de la lata..nee no importa.
Al quedarnos sin aire me separe sonriendo y arqueando una ceja
-No sabia que le gustaba al señor.- Dijo aun rojo
-¿Y yo te gusto?.- Dije solo para confirmar lo que sabia ¿confirmamos?
-Tu que crees.- dijo ¡Confirmamos!
Esta vez le agarre y el de un salto paso sus piernas por mi cintura asi que le sente en el lavamanos mientras jugaba con su lengua..pero antes..
-Espera.- Dije separándome de el para acercarme a la puerta y cerrarla con pasador.
-Listo.- Dije para volver a besarle mientras le quitaba la camisa.. lo ibamos a hacer en el baño.


Actualidad
-¿Amor por que no me respondes? llevo 5 minutos llamandote.- Dijo Frank abrazándome por la cintura y dandome un beso en la espalda
-Disculpa cariño es que estaba recordando aquel dia de la tienda.- Respondi volteando para verle su cara
-Ah si el dia que me partiste el culo.- Dijo riendo, joeer que mal a sonado eso
-No hables asi.- dije en plan serio cosa que el notó
-Lo siento, te amo.- Dijo para darme un leve beso y agarrarme la mano
-Te amo mas.- Dije acomodándome para dormir..
-Oye..- Dije volteando mirando el techo
-Dime.- Pregunto
-Nunca entendi lo de la lata…- Dije tratando de buscar una respuesta.
-Pues..eso nunca lo sabremos..pero venga duermete que mañana empezamos la mudanza.- Dijo sonriente..

___________________________________________________

Esto tenia tantos finales XD

Sandía

Cansada de que la tratasen como a un bebé Annie planea tomar medidas drásticas para cambiar el asunto.

Dejó su peluche a un lado y le dijo :
- “Lo siento Teddy, ya no podré dormir contigo ni llevarte a mis paseos”.
Prosiguió a buscar entre la ropa de su madre algo de su talla.. todo fue inútil, pero eso no la detuvo, se colocó una polera que rozaba el suelo y los infaltables tacones rojos que tanto le gustaban.
Cuando en eso oyó la voz de su madre, quien le decía que ya era tiempo de almorzar.
Cuando entró a la cocina su madre no pudo evitar reír.
- ¿Cual es el chiste? - dijo la niña algo malhumorada.
- Se le nota algo molesta señora ¿tuvo un mal día en el trabajo?- dijo su madre siguiendo el juego.
- No, hoy no me salí de las lineas al pintar ¿Qué hay de almuerzo? - preguntó.
- A ver, para mi hija hay un exquisito almuerzo y para nosotras sandía - contestó.
- Sandía ¿solo sandía?
- Sí, puesto que los adultos debemos trabajar para conseguir almuerzo, solo habrá sandía hoy ¿hay algún problema con eso pequeñ.. ¡perdón! ¿señora grande ?
- ¿Traba qué? ¿problema? No, no- contestó la niña con una mueca- Me iré a lavar las manos ¿si? no tardaré - agregó.
Su madre asintió sonriendo.
Llegó a la pieza, se quitó toda la ropa de su madre rápidamente y volvió a la cocina.
- ¡Volví! -gritó agudamente la niña
- Había una señora hace un rato ¿te despediste de ella? -preguntó su madre.
- Si mamita, ya nunca más volverá- prometió la pequeña.

- ¿Mami?
La madre pudo divisar los tacones rojos mientras revolvía la olla.
- Mami te estoy hablando ¿me oyes?
- Si, si hija, te oigo.
- ¿En donde andabas esta vez? - preguntó la niña.
- En un recuerdo nuestro de hace muchos años ya.
- Cuentame mami, yo pondré la mesa, tu sientate acá, mi marido traerá el postre hoy.
- ¿Postre?
- Si, sandía.
La madre sonrió.

anonymous asked:

I'm little confused about adding things like "me, te, se, y nos" to typically non-reflexive verbs. For example, would you say "Puedes me comprender?" or would you say "Puedes comprénderme?" if you wanted to say "can you understand me?". Does the same rule apply for typically-reflexive verbs too? (like vestirse, sentirse, ducharse, etc). Does it have anything to do with commands? What about "lo, la, los, y las"???? Ugh, estoy confundida!

First some terms…

Direct Objects - me, te, lo/la, los/las, nos, os - are people or objects that receive the action of a verb.

When you say “I hit the ball”, “the ball” is the direct object. Same thing with “I hit her”, where “her” is now a direct object.


Indirect Objects - me, te, le, les, nos, os - are typically people or personified things (companies, countries, cities), or groups of people in singular nouns (la gente, el grupo, el equipo) where someone receives the result of the action but it is not done to them.

In other words, they are “to whom or for whom” an action is done.

When you say te mando la carta “I send you the letter”, la carta is the direct object but the te - “(to) you” - is the indirect object.

You can make it emphatic by saying me mandas la carta a mí, te mando la carta a ti, le mando la carta a él/ella etc. but you don’t have to.

You only really might want to when it’s le or les which is 3rd person. Basically since le could be “(to) him” or “(to) her” or a Usted. In which case something like les mando la carta a ellos / ellas / Ustedes helps be more clear.


Reflexives - me, te, se, nos, os - are verbs that have the same subject and direct object.

In the sentence me maquillo “I put on makeup” the yo is doing the action (maquillo) and is receiving the action (me)… so it’s reflexive.

This is different from a regular direct object sentence like te maquillo “I do your makeup” where te relates to “you” but the yo is still doing the action with maquillo.

To make it reflexive they correspond; me maquillo, te maquillas, se maquilla, se maquillan, nos maquillamos etc.


Your question is related to how people deal with the pronouns in the sentences.

When it’s one verb that’s conjugated it all goes in front.

Me lavo las manos. = I wash my hands. [reflexive]
Te escribo la carta. = I’m writing the letter to you. [indirect object]
Me golpearon. = They hit me. [direct object]


When it’s two verbs (or more), everything can go before the first verb or put onto the last verb in the infinitive.

Me tengo que lavar las manos. = I have to wash my hands. [reflexive]
Tengo que lavarme las manos. = I have to wash my hands. [reflexive]

Les debo mandar la carta (a ellos/ellas). = I should send them the letter. [indirect object]
Debo mandarles la carta. = I should send them the letter. [reflexive]

No los/las quiero ayudar. = I don’t want to help them. [direct object]
No quiero ayudarlos. / No quiero ayudarlas. = I don’t want to help them. [direct object]

The same applies for the gerund [“-ing” form] but there are accents if you attach it.

Me sigo lavando las manos. = I keep washing my hands. [reflexive]
Sigo lavándome las manos. = I keep washing my hands. [reflexive]

Les estoy mandando la carta. = I am sending them the letter. [indirect]
Estoy mandándoles la carta. = I am sending them the letter. [indirect]


You only need an accent mark for the infinitives if you’re doing an indirect and direct object at the same time or reflexive and direct object, which can have its own kind of confusing rules with 3rd person which I don’t know if you’re at yet. So I don’t want to confuse you but it would look like…

Me la debes mandar. = You should send it to me. [indirect + direct; la = la carta]
Debes mandármela. = You should send it to me.

Te lo tengo que decir. = I have to tell you it. [indirect + direct; lo = algo]
Tengo que decírtelo. = I have to tell you it.


Si lastimas a mi amigo/a, te las vas a ver conmigo. = If you hurt my friend, you’ll have to deal with me.

[verse las caras = “to deal with”, but literally “to see each other’s faces”; reflexive + direct object]

Si lastimas a mi amigo/a, vas a vértelas conmigo. = If you hurt my friend, you’ll have to deal with me.

EDIT: Commands also get accent marks if it’s one or both, except in some cases with certain verbs.

Dime. = Tell me. [tú]
Dígame. = Tell me. [Usted]
Díganme. = Tell me. [plural]

Dímelo. = Tell me it. [tú]
Dígamelo. = Tell me it. [Usted]
Díganmelo. = Tell me it. [plural]

Mándame… = Send me… [tú]
Mándeme… = Send me… [Usted]
Mándenme… = Send me… [plural]

Mándamelo. = Send it to me. [tú]
Mándemelo. = Send it to me. [Usted]
Mándenmelo. = Send it to me. [plural]


So for your example it would be me puedes comprender / puedes comprenderme

Though I should say, if you mean “to understand” as in someone’s words you typically use entender and not comprender

People often say, ¿Me entiendes? “Do you understand me? / Do you hear me?” 

Usually comprender means “to understand (deeply)”. You would say entender if you mean “do you understand what I’m saying” and comprender if you’re saying “do you know what I mean / do you understand the consequences”.