lasvirgenessuicidas

En menos de un año y medio, las cinco hermanas Lisbon, adolescentes entre trece y diecisiete años, se suicidaron. Los jovencitos del barrio habían estado siempre fascinados por esas inalcanzables jóvenes en flor, atraídos por esa casa de densa feminidad enclaustrada, y las primeras muertes no hicieron sino ahondar el misterio y el espesor del deseo.

— Las Vírgenes Suicidas.