lastimarnos

Cuando nos damos cuenta que nunca podremos olvidar, comenzamos a superar. Entonces perdonamos, y todo lo que antes era tan pesado se vuelve mas liviano. 
Y brillamos, caminamos descalzos sin miedo a lastimarnos. Hasta que un día eso ya no es suficiente, entonces nos volvemos valientes y volamos.
Si no te valoró la primera vez, ¿qué te hace pensar que lo hará a la segunda?¿Cuantas oportunidades le vas a dar de que te lastime? Anda dime…
Me parece increíble que recaiga en nosotros mismos la responsabilidad de que nos rompan el corazón, basarnos en esperanzas falsas de que las personas cambian, de que algo hará que las promesas, esas que se han roto, que se han vuelto repetitivas, se cumplirán, cuando sabemos de antemano que eso no sucederá. Pero ahí vamos de nuevo, a confiar una vez más, esperando que nuestro cariño pueda más que la inestabilidad emocional de quien no te sabe valorar. Y es que, que tanta credibilidad le podemos dar a quien ya nos falló una vez, que riesgos corremos cuando alguien se atrevió a lastimarnos antes, a quien, te ha fallado más de una vez. Somos nosotros mismos los que nos engañamos, los que nos torturamos, pensando que el amor de las cenizas puede renacer, y no digo que no sea posible, todos somos humanos, un error es permisible, pero lo que no lo es, es tolerarlo una y otra vez. No debemos olvidar que ante todo esta nuestra dignidad; quien tolera una falla, está destinado a aceptar muchas más, así que no caigas en la trampa, hay errores que no se pueden perdonar, hay personas que no merecen una segunda oportunidad. No mereces que te rompan el corazón, mereces a un amor que no tenga que perderte para aprenderte a valorar. No des oportunidades a quien no las merece, enamórate de alguien que no se atreva a lastimarte, que se desviva por hacerte reír, que nunca este en su intención hacerte llorar. Yo pregunto…. ¿Si no te valoró la primera vez, ¿qué te hace pensar que lo hará a la segunda?
—  José de la Serna
Porque las mujeres como yo,
que no saben querer,
que nunca se han sentido queridas,
como se merecen,
mentimos todo el tiempo.
“Yo te quiero solo a ti.”
“Soy sólo tuya.”
“No hay nadie más que tú.”
Palabras vacías,
sin una absoluta letra de verdad.
Una noche con uno.
Lo abraza, lo quiere, lo desea,
lo mima, lo ama.
Le hace sentir que tiene poder sobre ella.
Nunca lo tuvo, nunca lo tendrá.
Otra noche con otro,
lo vuelve loco y
se va.
Tal vez vuelva.
Pero, ni se te ocurra pensar
que no ha probado otros labios
antes de regresar.
Las mujeres como yo somos así.
Putas.
Sin sentimientos.
Porque somos las que más sentimos,
si los tenemos.
Porque somos las que más lloran,
si algo les llegara a importar.
Y aquello se va.
Cuántas veces se nos fue el amor.
Cuántas veces nos hemos roto.
Los corazones cansados no quieren
querer.
Las mujeres como yo,
no debemos
fidelidad a nadie más
que a nosotras mismas.
Ya nadie volverá a lastimarnos.
Nos prometemos.
Así empezamos a dañar a los demás.
Así nos dañamos a nosotras mismas.
Esperando a alguien que nos salve.
Que nos vuelva a enseñar la verdad.
Que nos vuelva a mirar como si fuéramos
niñas inocentes.
Que aunque sepan todas nuestras mentiras
las perdonen y nos liberen de ellas.
En nombre de todas esas mujeres,
os pido perdón.
Es algo que no se puede parar.
Autodestrucción, le llaman.
—  12:47am 7-10-166
¿Que nos paso?

¿Por que ahora se volvió tan incomodo?
Recuerdo cuando cada vez que te veía venir podía sentir como mi estomago se daba vuelta y se me erizaba la piel.
Ahora cada vez que te veo cerca solo pienso en tomar otro camino.

Antes solíamos ser tan cercanos y ahora solo pensamos en alejarnos.
Antes cuando te amaba me sentía tan libre. Ahora amándote busco libertad.
Recuerdo todo lo que provocabas en mi con solo llamarme a media noche. Ahora cada vez que suena el teléfono ruego por no ver tu nombre.

¿Donde quedo todo lo que fuimos? ¿Como pudo desaparecer?
Donde esta ese mundo que creamos para los dos, en donde podía sentirme a salvo de cualquier cosa. Ahora cuando pienso en el solo me genera inseguridad.

¿Cuando fue que cambiamos amor por odio, besos y caricias por peleas y grito?
¿En que momento fue que esto tan único que teníamos se rompió?

Quisiera volver el tiempo atrás y cambiar lo que sea que salio mal, pero es algo imposible. El tiempo seguirá pasando y nosotros con cada segundo nos alejaremos mas del otro hasta llegar al punto de por miedo a lastimarnos, mas de lo que ya estamos, no volveremos hacia atrás. Cada quien seguirá su camino y hará lo que sea necesario con tal de no cruzarse con el otro.
Quisiera que no me importara tanto el dolor que siento. Quisiera no preocuparme tanto por lo que piensas. Quiera salir corriendo y encararte y que de un momento a otro me termines de hacer mierda o me salves de ella.

Disculpa si son muchas pregunta pero no volveré a dormir hasta saber ¿Como pasamos de un “eres mi todo” a un “ya no hay mas nada”?

Creíamos haber encontrado algo que nunca cambiaría y dimos un paso atrás para no lastimarnos.
—  The Place of Whispers (Kariu)
Qué bueno que me diste bien bonito en la madre. Qué ricos besos me diste cuando tuviste ganas. Qué bonito fue creer que me dejarías llenarte la boca de tulipanes. Qué bonito dormirnos y encontrarnos desnudos y amanecidos con la piel impregnada de aliento. Qué bonito el inocente sentimiento de pensar que el amor te hacía efecto. Qué bonito tomarnos de la mano. Qué bonito decir que no íbamos nunca a lastimarnos. Qué bonito que lo olvidaste. Qué bonito tu silencio. Qué bonita tu repentina ausencia sin avisar las razones. Qué bonito deshacerme en un mar de dudas. Qué bonito saber que estás de vuelta. Qué bonito saber que ahora yo tengo el privilegio de mandarte a la chingada.
—  Cartas para una chica destruida, Quetzal Noah
Y volvías. Nos hacíamos daño. Nos besábamos. Nos matábamos en miradas. Volvíamos a lastimarnos. Y te ibas, con esa sonrisa que hablaba de que tarde o temprano ibas a regresar.
Pero era absurdo, y lo sabes, esperar todo el tiempo a un fantasma que a veces se sentía como lo más real de mi vida.
Y un día regresaste, diciéndome que tú y yo éramos almas gemelas destinadas a reencontrarse el resto de sus vidas, pero no te dejé volver.
No sé, es que de pronto me di cuenta que no hay felices para siempre desfragmentados por ratos. Que el amor eterno no se vive por partes.
—  Paola E. Haiat

Love Note #19

Las palabras tienen un poder increíble en nuestras vidas. Como mucha gente dice: pueden alegrarnos, cambiarnos, mejorarnos e incluso lastimarnos. A veces por más que uno haya conocido palabras por años, pueden cambiar completamente su significado para nosotros. Ahora la palabra amor ha tornado en un completo nuevo significado, y eso es increíble para mí. Todo ahora se relaciona contigo en mi vida, en especial palabras que están llenas de romance. Las palabras de los libros de romance ya no son las mismas, las palabras dichas en las películas de romance ya no son las mismas, las palabras que escribo o digo ya no son las mismas; han cobrado un sentido más especial y poderoso. Escucho la palabra amor y me vienes tú a la mente porque eso es lo que me haces sentir por ti; escucho la palabra ternura y me vienes tú a la mente porque eso es lo que tú eres; escucho la pálabra felicidad y me vienes tú a la mente porque eso es lo que causas en mí. Pero sobretodo las palabras que más significado han tomado son 2 cosas:

1.- Tu nombre: Cuando escucho tu nombre y se me viene una oleada de amor y una sonrisa que simplemente no puedo controlar.

2.- Te amo: Cuando escucho de tus labios decir “Te Amo mi ángel” se me llena el cuerpo de una felicidad que nunca he experimentado y nunca se va sin importar el tiempo. Sólo con 2 palabras me causa que desborde de amor y felicidad.

Te amo Pablo. Espero que mis palabras causen tanto efecto en ti como lo han hechos las tuyas en mi corazón.