las pelotas

                      Se había echo de una pequeña cesta y muchas hojas de colores, las cuales las arrugo hasta conseguir hacerles una consistencia en forma de ‘pelota’. Coloco la cesta al menos unos 3 metros de distancia de donde se encontraba  y  así practicar su puntería. Lo cierto es que había más de una actividad en la cual podía entretenerse dentro del palacio, pero la princesa parecía bastante divertida con aquel ‘juego’ si es que se le podía llamar así “¡Si! lo hice…  ¡tres canastas seguidas!” dijo casi eufórica por aquel logro que para alguien más podía significar nada. 

Nunca me sentí solo. He estado en una habitación y he tenido impulsos suicidas. He estado deprimido, me he sentido horrible más allá de lo descriptible, pero nunca pensé que una persona podía entrar a una habitación y curarme. Ni varias personas. En otras palabras, la soledad no es algo que me moleste, porque siempre tuve este terrible deseo de estar solo. Siento la soledad cuando estoy en una fiesta, o en un estadio lleno de gente vitoreando algo. Citaré a Ibsen: “Los hombres más fuertes son los más solitarios”. Nunca pensé: “Bueno, ahora va a entrar una rubia hermosa y vamos a tener sexo, y me va a lamer las pelotas, y me voy a sentir bien”. No, eso no iba a ayudar. ¿Has visto cómo piensa la gente común?: “Guau, es viernes por la noche, ¿qué vamos a hacer?, ¿quedarnos aquí sentados?”. Bueno, sí. Porque no hay nada allá afuera. Es idiotez. Gente idiota mezclándose con gente idiota. Que se idiotizan entre ellos. Nunca tuve la necesidad de lanzarme a la noche. Me escondía en bares porque no quería esconderme en fábricas. Eso es todo. Les pido perdón a los millones de personas que habitan ahí fuera, pero nunca me sentí solo. Me gusta estar conmigo mismo. Soy la mejor forma de entretenimiento que puedo encontrar.

Charles Bukowski

Te juro que si al hombre le hubieran dado alas me iría al fin del mundo solo con vos ♫

La noche me recuerda, que el día es pasado
y pienso cuantas cosas, salieron bien…
Como me gustaría, poder frenar el tiempo
en el preciso instante, que sos feliz.


Cuántas veces soñás,
cuántas cosas serán verdad
hoy es un dia bueno, no sé cómo decirlo bien

Que lindo es ver la luna, después de la tormenta
los rayos te atraviesan, no puedo hablar
Te juro que si al hombre, le hubieran dado alas
iría al fin del mundo, sólo con vos