las infantas

“Infanta Isabella Clara Eugenia of Spain” (1598-1599) (detail) by Juan Pantoja de la Cruz (1553-1608).

5

S.A.R. la Infanta Doña Alicia de España, nacida Princesa de Borbón-Parma, ha fallecido a los 99 años de edad. La Infanta era tía-abuela de S.M. el Rey Don Felipe y prima-hermana, entre otros, del Gran Duque Juan de Luxemburgo, de la Reina Ana de Rumanía, del Rey Boris III de Bulgaria, del Archiduque Otto de Austria y del Duque Carlos Hugo de Parma.

HRH Infanta Alicia of Spain, née Princess of Bourbon-Parma, has died at 99 years old. The Infanta was a great-aunt of King Felipe VI and a first cousin, among others, of Grand Duke Jean of Luxembourg, Queen Anne of Romania, King Boris III of Bulgaria, Archduke Otto of Austria and Duke Charles-Hugues of Parma.

5

The children of the Catholic Monarchs

Isabel Of Aragon (1470-1498)

John Of Aragon (1478-1497)

Joanna Of Castile (1479-1555)

Maria Of Aragon(1482-1517)

Catherine Of Aragon (1485-1536)

8

The education of the infantas 

Isabel, Juana, María and Catalina de Trastámara, the four daughters of the powerful Catholic Monarchs, were not only educated noble women among the European aristocracy but they were certainly better educated than most women of their era. The preparation of the infantas caused admiration in the courts where they went. Fray Pedro de Ampudia, fray Andrés de Miranda, Beatriz Galindo, Alessandro Geraldini and his brother Antonio, had been important teachers, along with other scholars. Whilst Margaret of Austria was at the Spanish Court we hear of her teaching French to her little sister-in-law, Catalina.

Their academic education consisted of canon and civil law, religion, theology, genealogy and heraldry, history, geography, philosophy, mathematics, literature and languages. They were taught not only the Bible and the works of Saints Augustine, Jerome, and Gregory, but also the classics, including Seneca, Prudentius, and the Roman historians. The infantas strove to become accomplished Latinists and spoke several languages. Juana was able to compose verses in Latin.

The four sisters developed feminine accomplishments in court etiquette, good manners, dancing, drawing, music, poetry, equestrian skills, falconry, hunting, and domestic skills, such as cooking, lace-making, needlepoint, sewing, spinning, and weaving. They had good musical culture and could play one or more instruments. Juana had talented musician in playing the clavichord. Catalina was a true artist in keyboard instruments and harp. Juana and Catalina were two excellent dancers and two exceptional horsewomen.

La educación de las infantas

La reina Isabel siempre quiso que sus hijas fuesen doctas, educadas, pías, justas, serias y complacientes. El destino de todas ellas sería el de ser reinas consortes en un país lejano con el que debían estrechar lazos de amistad y de sangre, donde debían dar hijos a sus regios maridos. Pero también iban a ser embajadoras de sus reinos. La preparación de las infantas causó admiración en las cortes a donde se dirigieron. En esa apreciación están de acuerdo los cronistas y testigos de la época, viajeros que vinieron a visitar el reino y latinistas, humanistas y embajadores.

La Reina no solamente dedicó especial atención a proveer de los mejores tutores y profesores a sus hijos, sino que se preocupó de que sus damas y las hijas de familias distinguidas recibiesen la instrucción necesaria. Isabel educaba a sus expensas a gran número de jóvenes hijas de los nobles, atendiendo con solicitud a su custodia y después les procuraba un honorable partido.

Las infantas aprendieron urbanidad, buenas maneras y manejo propios de la corte. Recibieron clases de historia, derecho civil y canónico, heráldica y genealogía, filosofía, gramática, literatura, poesía, matemáticas, política, geografía, latín y otras lenguas, dibujo y religión. Conocían a fondo la Biblia y el Misal, las vidas de los santos y otros libros de devoción populares. Leyeron a los escritores clásicos como Prudencio, Juvenal, Séneca, Tito Livio o Virgilio, y a los padres latinos San Ambrosio, San Agustín, San Gregorio y San Jerónimo.

Las cuatro hermanas tenían una base de latín tan buena que, más tarde, eran capaces de responder a los discursos de los embajadores improvisando en un latín fluido, clásico y correcto. La infanta Juana recitaba y hasta componía versos en latín. Todas ellas conocieron varias lenguas y aprendieron otras artes como la música, el canto y la danza. Existen testimonios que califican a las infantas Juana y Catalina como excelentes bailarinas, y de todos ellos, que tenían buena cultura musical y podían tocar uno o varios instrumentos. La infanta Juana tocaba con particular gracia el clavicordio y Catalina fue una verdadera artista en instrumentos de tecla y arpa. Se entrenaron en equitación, cetrería y en el deporte de la caza. Catalina es descrita como una amazona excepcional, cabalgaba sin miedo con tanto atrevimiento como un hombre. Lo mismo dicen de Juana.

Las infantas estaban educadas no sólo en tantas artes y ciencias, gracias y conocimientos políticos, sino que también sabían coser, bordar, hilar, tejer y cocinar como campesinas, así como hacer todas las tareas propias de las grandes casas que más tarde tendrían que dirigir. La reina Isabel se preciaba de que su esposo nunca llevó un jubón que no hubiese sido tejido e hilado por ella misma. Quizá pensaba que sus hijas podían, o debían, hacer lo mismo. Era importante, bajo el punto de vista de la reina, que las infantas aprendiesen piedad y caridad. Se tiene noticias de cómo las niñas fueron llevadas a distintos lugares del reino sólo para dar un regalo, donativo o limosna. La reina Isabel también les enseñó a repartir sus propias ropas entre sus sirvientes y les transmitió a sus hijos un cuidado especial por árboles y plantas, y la afición por los animales domésticos y de compañía.


Sources:

ZALAMA, MIGUEL A. Juana I: Arte, poder y cultura en torno a una reina que no gobernó. Centro de Estudios Europa Hispánica 2010
ARAM, BETHANY. La reina Juana, Gobierno, piedad y dinastía. Marcial Pons, ediciones de Historia,S.A. 2001
MARQUEZ DE LA PLATA, VICENTA. El Trágico Destino de los Hijos de los Reyes Católicos. Santillana Ediciones Generales S.L 2008
DE AZCONA,TARSICIO. Isabel la Católica: Vida y Reinado. La esfera de los Libros S.L., 2002
DEL VAL VALDIVIESO, MARÍA ISABEL. La educación del príncipe y las infantas en la corte castellana al final del siglo XV. Universidad de Valladolid.
GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, ENRIQUE. Reina Humanista.


youtube

Harto.

Estoy harto de las voces metálicas enlatadas que salen de los sucios altavoces.

Estoy harto de que me recomienden, de los cinturones y de la seguridad.

Estoy harto de las normas, también de las que son absurdas y sobre todo de las innecesarias.
Pero estoy especialmente harto de la letra pequeña; de los que van por la espalda, que te ofrecen paraísos terrenales en islas desiertas y luego las llenan de víboras para que coman tu cuenta corriente, por cierto, también estoy harto de las cuentas corrientes, de lo corriente, en general.

Harto del conformismo, del “saber estar y comportarse”, del “estudia si quieres ser alguien” del “niño, deja ya de joder con la pelota”. A ver cuando nos enteramos de que joder es necesario para salvaguardar la especie.
Harto del neoliberalismo, del abuso de autoridad, de las prisas, harto de los competentes y las competiciones, de la comida basura, de la ropa de marca y los televisores de plasma, del toque de queda.
Harto del modernismo, de los clichés y las modas, de los clones, de la burocracia y los tecnócratas.

Harto de la justicia robada, de las verdades compradas, de los informativos, de los debates de la televisión, de los partidos de la televisión, de las series de televisión, de la televisión.

Harto de los plenos del congreso y del congreso, de los congresistas y de alimentar con nuestro sudor a su familia.

Harto de no beber en los parques, de no fumar en los bares y de quitarle el mono a policías drogadictos con mis canutos y aguantar su prepotencia. 
Harto de la prepotencia y de la falta de todo: de amor, de besos, abrazos, arañazos, sonrisas, miradas complacientes, miradas sexuales, miradas furtivas, miradas, de comunicación, de sexo, de sentido común, de sentido, de paz.


Harto de la apariencia, de la gente que ‘va de’ y no es absolutamente nada. 
De los medios de desinformarción y de las radio-fórmulas. Harto de acumular y acumular, de comprar y comprar, de gastar y tirar.

Harto del “acuéstate temprano”, “no fumes”, “no te drogues”, “come a tu hora”, “portate bien”, “cuidate”… Que no me cuido, joder, que no quiero vivir hasta los ochenta para jubilarme a los sesentaysiete , que muy bien lo tenéis que pasar en el asilo los que os torturáis cuidadosamente de críos.

Harto de la seriedad, de la puntualidad, del tiempo, los relojes, los horarios, las horas y todo lo que coarta mi libertad de decidir qué y cómo en cada momento. 

Harto del amor cursi, de casarse (porque sí), del amor insano, de tener hijos (porque así ha de ser).
Harto de la unilateralidad del amor y de su lucha de egos, harto del amor que te venden en las marquesinas y cumplimos a raja-tabla.

Harto del s.XXI y de las luces, de las casas que joden las primeras líneas de playa, de los eufemismos y de los que siempre quieren quedar bien (por encima de todo).

Harto del miedo que nos infunden y no nos deja follar tranquilos.

Harto del Rey, de la reina, del príncipe, de las infantas, de sus primos, sus cuñados, sus tíos, sus yernos, sus abuelos y todos sus muertos. De la realeza y de los vagos que viven a costa del resto.

De la heteronomía hasta los treinta, de los colegios de curas, de los curas y sus curas. 
De las multinacionales, de los monopolios, de los empresarios, de las empresas.
Harto de la jerarquía, de la oligarquía.

Harto de la democracia.

Harto del “tú no debes” mucho más del “tú no puedes”.
Harto de los genocidios que permite dios y que avalan las superpotencias, harto de las superpotencias.

Harto de no poder sonréir a la gente cuando paseo porque o están mirando a su smartphone o se van a sentir agredidos.

Harto de que le hayamos robado la plenitud a la vida.
Harto de ser cómplice de todo esto.
Harto de no saber cambiar nada sin el resto.
Harto de estar harto.
Harto.

3

Madrid, 29.03.2017

Sus Majestades los Reyes Don Felipe y Doña Letizia visitaron la capilla ardiente de S.A.R. la Infanta Doña Alicia de España.

Madrid, 03.29.2017

Their Majesties King Felipe and Queen Letizia attended the funeral chapel for HRH Infanta Alicia of Spain.

© Gtres