largo embargo

El enigma que es Víctor (traducción).

¿Por qué conocemos tan poco de la vida de Víctor en Rusia?

Sabemos que pasó la mayor parte de su vida en San Petersburgo, que jamás imaginó que dejaría la ciudad (mencionado en la escena de la playa del capítulo 4). Sabemos que antes de que fuera a entrenar a Yuri en Japón, él vivía en un apartamento caro junto con Makkachin. También sabemos que Yakov ha sido su entrenador por largo tiempo, sin embargo, no es el único entrenador que Víctor ha tenido a lo largo de su vida.

Yakov es lo suficientemente cercano a Víctor como para ser el único que lo llama con el apodo de “Vitya”. Es un hecho que, Yakov, fue el único en ir a ver a Víctor cuando salió de Rusia, incluso trató de hablar con él acerca de ello pero…, bueno, entienden lo que digo.

A pesar de que no sabemos a quién Víctor le dijo, o cuánto informó acerca del irse, nadie a excepción de su entrenador fue a verlo fuera de su maldito país del cual desapareció sin dejar rastros.

Keep reading

21. (Jimin)

Una nueva, ahora tomé interpretación a otra canción de Dean, 21. Sin duda mi favorita, realmente pensaba hacerlo más largo, sin embargo me ha gustado también de esta manera, es hasta ahora para mí, el mejor que he escrito.
Espero les guste.

—————————-


La conocí a los 18, sin querer ni buscarla, ella se había sujetado a mi, a un mero desconocido como si su vida dependiera de ella.
Había corrida bastante por su aspecto, su padrastro la había golpeado después de la muerte de su madre, la cual había muerto por sobredosis.

Estaba sola cuando la encontré, estaba empapada y lágrimas corrían de sus ojos, parecía un pequeño gatito perdido, sus ojos estaban atentos a todo lo que se movía a nuestro al rededor, aún pensaba que algo la seguía.
La había sujetado con fuerza y abrigado en mi chaqueta, nos había protegido abajo de un pequeño local que nos brinda apenas un poco de calor y nos protegía de la lluvia.

En ningún momento se había separado de mi, ni fui capaz de moverme durante dos horas, no quería dejarla ir si ella decidía que estaba mejor y seguria a donde sea que fuera.

-No tengo a dónde ir. No me dejes, por favor.

Habla hablado tan suave y bajo que tuve que pedir que lo repitiera, aunque realmente la había escuchando la primera vez, solo deseaba escucharla hablar y decir aquello una vez más.

Pero yo no tenía a dónde ir, ese día había salido de mi casa con el suficiente dinero para sobrevivir al menos dos meses por mi cuenta, había dejado atrás toda mi vida y hasta aquel momento solo me arrepentía de no haber tomado más dinero, pero no porque lo quisiera para mí, si no que lo quería para poder cuidar de ella.

Ahora ella tenía 21, ambos vivíamos en un cómodo departamento a las afueras de la ciudad, nos había costado conseguir aquel lugar, pero habíamos tenido suerte, teníamos ahora el suficiente dinero para mantenernos los dos y llevar una vida cómoda.

Ella de vez en cuando llegaba llorando, solía tener enamoramientos que al final terminaban en decepciones, siempre llegaba corriendo y se abrazaba de mi, nos manteníamos ahí por horas, sin decir nada hasta que ella limpiaba sus lágrimas en mi camisa y se sentaba en mis piernas para que la arrullara, después de eso ella me contaba lo que pasaba, hablaba sobre lo mucho que ella pensaba que iba a funcionar esta vez las cosas con el tipo, pero después resultaba que la querían para un rato y ella no quería eso, hablaba horas y horas sobre la misma cosa, traía cosas o experiencias que le habían pasado tiempo atrás, cosas que ya sabía yo, pero no me importaba, la seguía escuchando hablar siempre.

Nunca había tenido el valor de decirle que me gustaba y que ella estaría bien a mí lado, yo seguiría protegiéndola, siempre vería por ella, pero ella seguía buscando aquello que la haría tan feliz como yo lo hacía, ella ni siquiera me tomaba en cuenta, me veía como un hermano, yo no podía acercarme de ese modo a ella.

Pero a veces era tan confusa, porque en las noches ella se metía en mi cama y me abrazaba, había ocasiones que me besaba y diablos, aquellos labios eran lo mejor del mundo. Cuando ella hacía eso yo quería seguir besándola y no soltarla, decirle que de olvide de todos aquellos tipos y acepte mis sentimientos, pero ella sigue teniendo 21 y sigue escapando de mi.

La noche que me había atrevido a decirle mis sentimientos no la había planeado.
Ella se estaba arreglando un viernes por la noche, no tenía idea de dónde iría esa vez, quizá ya lo había dicho pero yo me estaba concentrando en como bailaba por toda la casa en aquel pequeño vestido rosa, mientras cantaba a She’s a baby de Zico, se veía tan bonita con su sonrisa resplandeciente, ella era mía, fueron mis pensamientos, ella al final de la noche regresaría conmigo y se dormiría en mis brazos mientras yo le canto al odio.

-Se mía.

Hablé al otro lado de la sala mientras se paraba delante mío para mostrarme mejor su vestido. Había una cerveza en mi mano que había dejado de lado para poder estirar mi mano para que ella la tomara.

Me había sonreído como nunca antes al mismo tiempo que el timbre sonaba, seguramente su nueva conquista estaba al otro lado de la puerta, mientras que yo me le había declarado de aquella manera.
Y ella siguió mirándome con aquella sonrisa ambigua mientras el timbre sonaba una vez más.

Por la mañana

te levantaste sin que la neblina
te dejara ver algo por la ventana
sin embargo miraste largo rato
el borroso fondo blanco igual a tu mente
no sabías si parpadear o moverte

ya era tarde y no te importaba
no te importaba nada
porque sabías que era el último día
que era la despedida definitiva
y no había nada que celebrar
no había nada porque sonreír

y así te quedaste a contraluz
un buen rato hasta desaparecer
sin música incidental
sin palabra, sin murmullo siquiera
con los labios apretados
no volteaste ni la cabeza

no te atreviste tampoco
a decir adiós ni con los ojos
tampoco usaste tu perfume
para evitar dejar algún recuerdo
por efímero que fuera
tan sólo unos segundos duró
el estruendo del portazo
deshecho en un absoluto silencio.

¿Que es el amor?

Para definir el amor hay que saber sus inicios, y para mi este empieza con una mirada enredada con una sonrisa, y que luego con el pasar de los días es un río de dopamina que emerge del corazón y embriaga la mente, estallando fuerte como cataratas en las entrañas.

El amor es la llave que abre tu corazón y altera tu mente, es poner de rumba tus sentimientos. Es el portal de entrar a tu alma y mostrarte tan puro y real, es crecer en plena libertad de la mano de alguien, hacerte niño y adulto al mismo tiempo. 

El amor es brindar con bondad, es ver un niño nacer, es ser libre, es también salvaje, pero no deja de ser un sentimiento muy familiar.

El amor es egoísta y disipado. Es la guerra perdida entre la sequedad y la frialdad, es hacerse volar entre palabras y promesas. Es embriagarse el alma con esas palabras que resuenan en tu cabeza y ponen fiesta en tu vida.

Aveces suena trillado, pero este vibra entre las cuerdas de una guitarra, con esas palabras, en la frecuencia una canción que nos toca el alma.Es pensarle mirando a lo lejos, es ese bello momento en el baúl del tiempo. Es demostrárselo a esa persona que se quiere morir, el amor es sentirlo, es darlo, es hacerlo.
Sin conocer la vida, sin conocer el riesgo, sin conocer el rechazó, en la recamara la ultima capa del consentimiento, es esa parte de ti que se despoja cuando me besas.

El amor  es sentir que se detiene el tiempo al estar con la persona amada, es la conexión repentina entre dos seres que inesperadamente coinciden sin buscarse. La espontaneidad de dos corazónes que corren a velocidades indescifrables, es un lazo constituido por sentimientos intensos indescriptibles que provocan así mismo desgastes emocionales y sentimentales a corto o largo plazo. Sin embargo es lo más maravilloso que dos seres pueden conocer. El amor  es lo que hace saltar a tu corazón, es hacerte inocente y inofensivo al estar los brazos de esa persona, es entregarse en cuerpo y alma, pactar encuentros colaterales entre miradas. 

¡Vaya que palabra! Tan pequeña y tan fuerte, que unifica direcciones, cielos, caminos y puentes. Vaya perfección en una fiesta de errores, la palabra que faltaba en el crucigrama de la vida. El amor es la revolución de las letras profundas que un día estuvieron en el pecho. 

Son esas cuatros letras las que te despojan de un mundo tan vacío, creando un paraíso en tu mente, es esa palabra que te replantea una nueva manera de ver el mundo y la vida, son los pensamientos y emociones guiados por un corazónes acelerados. El amor no son sentimientos que se planifican, ni mucho menos que se obligan, el amor es la fluidez de sentimientos que nacen entre dos personas, es un pacto unilateral, es un juego de tanteo entre lo efímero y lo eterno.

Teoría del amor, Yenifer Reyes y Poeta Efímero