laminx

Laminx

Toda su vida los kindred siguieron las hazañas de la peliazul, contando cada vida que tomaba a su paso sin mostrarles respeto a aquellas almas destinadas a la muerte. Tanta pena y tristeza cantaba alrededor de ella pero al parecer no lo notaba. El lobo podía quedarse reposando mientras que la oveja iba en busca de quienes tienen un destino interesante, y Jinx era el humano perfecto para entretenerse. La destrucción parecía ser parte de su día cotidiano, la oveja desea entenderla con el fin de ayudarse ella misma con el peso de tantas vidas que debe juzgar y que recaen en sus hombros forzándola a finalmente sentir.

Llegó finalmente donde se encontraba ella, era uno de esos días donde Jinx se mostraba calma, quizá después de algunas detonaciones anteriormente. Se detuvo frente a ella apuntándole con el dedo como si la condenara.

—Debes saber que la vida tiene un valor que aún no conoces. Permíteme mostrártelo…