laguna de 7 colores

Recuerdo perfecto cuando mire este atardecer, de alguna manera sabia que mi vida estaba cambiando.

Sentí nostalgia de lo que era antes y preocupación por lo que esta apunto de llegar, pero también sentí paz, por lo que era en ese momento.

Yo de muchas personas, tenia la fortuna de estar en un lugar mágico, de esos lugares donde la tierra parece infinita y no existe el tiempo. No era la primera vez en la que miraba a mi alrededor y me daba cuenta que hay momentos únicos, momentos que nos muestran que la vida es mucho mas que simplemente sobrevivir, momentos que te quitan el aliento.

Mi percepción cambio, mi manera de ver el mundo, ver a mis amigos y verme a mi misma simplemente ya no es la misma y como todo cambio viene con algo de sufrimiento y crecimiento.

Ese atardecer, en el lugar mágico, en el lugar que espere conocer desde hacer 3 años, en el lugar que no me defraudó y me enseño un poco más de lo hermosa y sagrada que es la naturaleza, ese atardecer que presentó un antes y un después en mi vida, el atardecer que mas tarde se convirtió en una noche llena de estrellas fugaces, autoconocimiento y silencio. 

Uno nunca olvida los lugares donde se reconoció perdido y logro encontrarse.

Fotografía: Georgina Romero Fernández.