lago cisne

*La ventana en el hospital*

Esta es una historia muy hermosa que me encantaría compartirla con todos ustedes:

Dos hombres, ambos muy enfermos, ocupaban la misma habitación de un hospital. A uno se le permitía sentarse en su cama cada tarde, durante una hora, para ayudarle a drenar el líquido de sus pulmones. Su cama daba a la única ventana de la habitación. El otro hombre tenía que estar todo el tiempo boca arriba.

Los dos charlaban durante horas. Hablaban de sus mujeres y sus familias, sus hogares, sus trabajos, su estancia en el servicio militar, dónde habían estado de vacaciones.

Y cada tarde, cuando el hombre de la cama junto a la ventana podía sentarse, pasaba el tiempo describiendo a su vecino todas las cosa que podía ver desde la ventana. El hombre de la otra cama empezó a desear que llegaran esas horas, en que su mundo se ensanchaba y cobraba vida con todas las actividades y colores del mundo exterior.

La ventana daba a un parque con un precioso lago. Patos y cisnes jugaban en el agua, mientras los niños lo hacían con sus cometas. Los jóvenes enamorados paseaban de la mano, entre flores de todos los colores del arco iris. Grandes árboles adornaban el paisaje, y se podía ver en la distancia una bella vista de la línea de la ciudad.

Según el hombre de la ventana describía todo esto con detalle exquisito, el del otro lado de la habitación cerraba los ojos e imaginaba la idílica escena.

Una tarde calurosa, el hombre de la ventana describió un desfile que estaba pasando. Aunque el otro hombre no podía oír a la banda, podía verlo, con los ojos de su mente, exactamente como lo describía el hombre de la ventana con sus mágicas palabras.

Pasaron días y semanas. Una mañana, la enfermera de día entró con el agua para bañarlos, encontrándose el cuerpo sin vida del hombre de la ventana, que había muerto plácidamente mientras dormía. Se llenó de pesar y llamó a los ayudantes del hospital, para llevarse el cuerpo.

Tan pronto como lo consideró apropiado, el otro hombre pidió ser trasladado a la cama al lado de la ventana. La enfermera le cambió encantada y, tras asegurarse de que estaba cómodo, salió de la habitación.

Lentamente, y con dificultad, el hombre se irguió sobre el codo, para lanzar su primera mirada al mundo exterior; por fin tendría la alegría de verlo él mismo. Se esforzó para girarse despacio y mirar por la ventana al lado de la cama… y se encontró con una pared blanca.

El hombre preguntó a la enfermera qué podría haber motivado a su compañero muerto para describir cosas tan maravillosas a través de la ventana. La enfermera le dijo que el hombre era ciego y que no habría podido ver ni la pared, y le indicó: “Quizás sólo quería animarlo a usted”. 

flickr

Untitled by mel de k
Via Flickr:
unknown place and date

O que é que eu escuto? - Masterpost de música clássica

Tudo começou com isso:

Well, well, caro anônimo, YOU HAVE RELEASED THE KRAKEN!

Vou dividir a lista por períodos, acho que fica mais fácil pra quem procura músicas de estilos específicos. Aviso: possível overdose de músicas em tom menor, porque eu sou dessas que embarcou nesse mar tempestuoso e melancólico e adora!

(Pra quem não está muito familiarizado com os termos. Uma das divisões da música é pela tonalidade: maior ou menor. As músicas em tom maior são alegres e fofas, borboletas e primaveras, no geral; as músicas em tom menor são mais tristes ou misteriosas. Pode ter música saltitante em tom menor? Claro, e também gosto dessas.)

Continua depois do corte por motivos de: isso é realmente um masterpost!

Keep reading

Fue mi culpa por querer ver en ti
el lago de los cisnes en tu mirada
la luna resbalando su rayo en tus hombros
fue mi culpa por querer ver en ti
la primer palabra que pronuncia
aquel que se va a convertir en poeta
yo estaba tan pleno
y tú tan desmadrada
yo los domingos despierto temprano
y tú duermes toda la tarde por el after
tú te buscas en todos lados
menos dentro de ti
no me retiro reprochando 
sólo aceptando la cruda verdad
estás toda desmadrada
y nada ni nadie podrá repararte
porque ni siquiera
quieres ser feliz
tu estado de ansiedad te acostumbró
a alejar lo bueno que te pasa
por pensar que no lo mereces
arcoíris de la mañana,
estás toda desmadrada
—  Poemas para leer en la banca del parque, Quetzal Noah